Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Los gatos y los fotógrafos: Brassaï

La portera (1942)

La portera (1942)

Los gatos atraen a los fotógrafos: Henri-Cartier Bresson, Willy Ronis, Edouard Boubat, Edward Weston, Martine Frank, Izis Bidermanas, solo por mencionar unos cuantos. Pero todos estos fotógrafos se hicieron famosos entre los años 30 y 60 del siglo pasado. La mayoría vivió en Francia, aunque no todos eran franceses, excepto Edward Weston, un enamorado de los gatos californiano. Dado que nos proponemos publicar periódicamente entradas de “gatos y fotógrafos”, tendremos que profundizar en el tema. En febrero publicamos una entrada de Willy Ronis (https://gatosyrespeto.org/2015/02/02/los-gatos-de-willy-ronis/) y en octubre del año pasado, otra cortita de Henri-Cartier Bresson (https://gatosyrespeto.org/2014/10/31/el-fotografo-y-el-gato-ulises/), pero ¿hay fotógrafos actuales que también se apasionan por los gatos y los fotografían en las calles, ventanas, tejados? Sabemos de una pareja en Boston, Jason y Elizabeth Putsché (https://gatosyrespeto.org/2015/03/09/fotografos-de-baltimore-en-defensa-de-los-gatos/).

Brassai y su cámara

Brassai y su cámara

Hoy hablaremos de Brassaï, cuyo nombre completo era Gyula Halász Brassaï. No hemos conseguido saber si le gustaban los gatos ni si tuvo un gato; solo sabemos que hizo fotografías geniales de los gatos de París. De hecho, Brassaï fotografiaba París, a los habitantes de París, durante sus largos paseos, por lo que su amigo Arthur Miller le puso el apodo de “El ojo de París”. En la época en que recorría las calles de la ciudad, se veían más gatos que ahora. Era casi imposible que la portera no tuviera un gato y que ese gato no saliese al patio de entrada, incluso a la calle, dando un salto desde la ventana. Había un gato en el café de la esquina; la dueña de la mercería tenía un gato que recibía a las clientas sentado en el mostrador y otro reinaba en la trastienda del ultramarinos de la esquina. Había muchos gatos bien alimentados y felices en las pequeñas calles de los barrios más populares. También había menos coches, los vecinos se conocían, las compras se hacían en el barrio…

Gata en escaparate - 1939

Gata en escaparate – 1939

Pero volvamos a Brassaï. Nació en Hungría, concretamente en Brasov (de ahí su seudónimo) el 9 de septiembre de 1899 de padre rumano y madre armenia. Creció hablando húngaro y rumano. Cuando tenía tres años, la familia vivió en París durante un año, mientras su padre enseñaba en La Sorbona. Estudió pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Hungría, en Budapest. Sirvió en el regimiento de Caballería del ejército austrohúngaro hasta el final de la I Guerra Mundial.

Gato en ventana - 1953

Gato en ventana – 1953

En 1920 se trasladó a Berlín, donde trabajó como periodista, y en 1924, a París, donde permanecería el resto de su vida. Hablaba poco francés y decidió mejorarlo leyendo la obra de Marcel Proust. También en París trabajó de periodista y no tardó en trabar amistad con Henry Miller, León-Paul Fargue y Jacques Prévert.

El gato

El gato

Su amor por la ciudad le llevó a fotografiarla. Años después escribiría que usó la cámara “para captar la belleza de las calles, de los jardines bajo la lluvia, de la niebla, y para plasmar París de noche”. En 1933 publicó su primera colección de fotografías con el título de “Paris de nuit” (París de noche) con un éxito inmediato. Fotografió a muchos de sus amigos artistas, entre ellos Salvador Dalí, Pablo Picasso, Henri Matisse y Alberto Giacometti, y escritores como Jean Genet y Henry Malraux.

Gato en sombrerería

Gato en sombrerería

En 1948 expuso en solitario en el Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York, y de nuevo en 1953, 1956 y 1968. Ese mismo año (1948) se casó con Gilberte Boyer y obtuvo la nacionalidad francesa después de muchos años siendo apátrida.

Pero Brassaï no solo se dedicó a la fotografía. Rodó una película, “Tant qu’il y aura des bêtes” (Mientras haya animales), en 1956, premiada en el Festival de Cannes, y escribió diecisiete libros y un gran número de artículos. Abandonó la fotografía en los años sesenta para dedicarse únicamente a la escultura.

Sin título - 1938

Sin título – 1938

Falleció en 1984 y está enterrado en el cementerio de Montparnasse, el barrio donde pasó sus primeros años en París. En 2000 se celebró una gran retrospectiva suya en el Centro Georges-Pompidou con 450 obras.

Brassaï dijo: “A veces nos preguntamos si la vida tiene sentido, pero conocemos a seres que le aportan sentido”.

Anuncios


Deja un comentario

Los gatos realistas de Gottfried Mind

Gatos jugando en un taburete

Gatos jugando en un taburete

Gottfried Mind nació en Berna en 1768, hijo de un carpintero de Lipsich, entonces en la Alta Hungría, que se había trasladado a Suiza. De niño tuvo poco contacto con otros chicos de su edad debido a su mala salud y a problemas físicos. Le gustaba pintar y dibujar, pero su padre no consideraba el papel como una materia digna y se empeñaba en darle trozos de madera para que esculpiera, algo que tampoco se le daba mal. A los nueve años conoció a un pintor llamado Lengel y copió algunos dibujos de animales que este le enseñó.

Gata y gatito

Gata y gatito

Solo asistió a la escuela durante un año y medio. El director del colegio escribió que el niño era “incapaz de realizar tareas duras, pero tiene mucho talento dibujando, sobre todo a las criaturas del Señor, a las que reproduce con caprichos artísticos e inteligencia”.

Gata con tres cachorros

Gata con tres cachorros

Al regresar a Berna, su padre le colocó de aprendiz con el pintor y grabador Freudenberg, conocido sobre todo por sus grabados de pueblos suizos. A cambio de algunas monedas, una cama y comida, Gottfried coloreaba los grabados de su patrón. Imprimir con colores resultaba muy caro en la época y lo habitual era hacer grabados en blanco y negro que luego coloreaban los aprendices.

Hasta la muerte de Freudenberg en 1802 no tuvo la oportunidad de realizar obras originales. La viuda del grabador necesitaba dinero y le alentó a pintar acuarelas. Fue entonces cuando empezó a dibujar sus famosos gatos, así como osos, que copiaba en el famoso “Bärengraben” (Parque de los osos) de Berna, cuyo emblema heráldico es el oso.

Gato

Gato

Se dio a conocer poco a poco a través de los grabados de sus obras realizados por impresores.

Pero ¿por qué fueron los gatos el tema favorito de Gottfried Mind hasta el punto de ser llamado aún en vida “el Rafael de los gatos”, como demuestra el libro: Der Katzen-Raphael. Zwölf Blätter Katzengruppen. Nebst einer kurzen Lebenskizze Mind’s und der Novellette ‘Der Katzen-Raphael’ von Franz Freiherrn Gaudy (El Rafael de los gatos. Doce láminas con grupos de gatos. Con un breve esbozo sobre la vida de Mind y el relato “El Rafael de los gatos” del barón Franz Gaudy)?

Portada libro

Portada libro

Gato lavándose

Gato lavándose

Gottfried Mind es uno de los primeros ejemplos documentados de autismo. Tenía grandes dificultades en relacionarse con otras personas, pero no con los gatos. Permaneció en la casa de la viuda de Freudenberg y se cuenta que vivía rodeado de gatos. También se sabe que su favorita se llamaba Minetta y que era capaz de quedarse horas en una posición incómoda para no despertar a un gato. Le bastaba con observar a un gato unos minutos para luego pintarlo de memoria.

Dos gatos blancos en una mesa

Dos gatos blancos en una mesa

En 1809, varios gatos callejeros de la ciudad de Berna empezaron a mostrar síntomas de hidrofobia, es decir, rabia, y las autoridades decretaron que todos los gatos debían ser sacrificados. La orden, cumplida a rajatabla, significó el sacrificio de unos ochocientos gatos. Gottfried consiguió salvar a su amada Minetta, pero la muerte de los animales a los que tanto quería le produjo un enorme pesar y nunca consiguió superarlo del todo. Falleció en 1814, cuando apenas contaba 46 años.


Deja un comentario

El gato pescador, una especie en peligro

fishing-cat-15090705

El gato pescador, Prionailurus viverrinus, es más grande que el gato doméstico y está adaptado para cazar peces en riachuelos. Su tamaño oscila entre 57 y 115 cm de largo, con una cola entre 24 y 40 cm y un altura de unos 40 cm. Puede llegar a pesar 16 kilos. Las patas son relativamente cortas y la cabeza, ancha. El pelo es grisáceo con rayas marrones que van de la frente al final del cuello y manchas pardas repartidas por el cuerpo.

Distribución del gato pescador

Distribución del gato pescador

Es otro felino que desmiente la creencia de que a los gatos no les gusta el agua. Es un nadador potente y puede recorrer distancias nada despreciables bajo el agua. En muchos casos se limita a pescar en aguas poco profundas, pero en otros se sumerge totalmente para atrapar peces con sus patas delanteras. Según un estudio llevado a cabo en India durante un año, se alimenta básicamente de peces, que representan el 76% de su dieta, así como de pájaros acuáticos, insectos y algunos roedores.

Fishing_cat_(f._viverrina)

Tiene dos peculiaridades: las patas delanteras parcialmente palmeadas, con garras que no son del todo retráctiles y dejan una huella muy característica, así como dos capas de pelo. La primera, que está más cerca de la piel, es extremadamente densa y corta, impidiendo que penetre el agua y protegiéndole en aguas frías. Una segunda capa de pelo más largo y mucho menos denso nace entre la primera.

Vive en regiones del sureste de Asia, el norte de India y Sri Lanka. Suele encontrarse en zonas pantanosas, manglares y áreas de vegetación densa cerca de ríos y riachuelos. Se le ha visto a 1.525 metros de altura en el Himalaya indio entre los matorrales que bordean los riachuelos e incluso en hábitats muy degradados cerca de estanques de acuicultura.

La identificación del gato pescador es difícil debido a su parecido con el gato leopardo (Prionailurus bengalensis), cuya distribución es mucho mayor. El aspecto de los cachorros es casi idéntico.

fishing-cat 2

Se cree que son poliestrales, es decir que tienen varios celos al año, como el gato doméstico. También se habla de un maullido característico durante el celo, pero hasta ahora no ha sido descrito ni grabado. Preparan guaridas entre los matorrales, los juncos, las grietas o troncos huecos en lugares apartados. Se han avistado cachorros en los meses de abril y junio. Las camadas pueden ser de uno a cuatro cachorros, pero suelen ser de dos. El periodo de gestación dura de 63 a 70 días y los gatitos pesan unos 170 gramos al nacer. Abren los ojos al cabo de unas dos semanas y empiezan a comer carne a los 53 días. El destete tiene lugar de cuatro a seis meses después de nacer y suelen independizarse entre el año y año y medio.

fishing-cat

El gato pescador es bastante común en el este de India y Bangladesh, pero es cada vez más difícil avistarlo en el resto de las zonas que solía ocupar. Todo sugiere que la población ha bajado de forma significativa en los últimos diez años, e incluso en humedales protegidos y zonas reservadas al estudio del felino, los investigadores no han podido documentar su presencia.

Actualmente, los manglares de la isla de Java, que son su principal hábitat, cubren menos del 11% de la superficie que ocupaban originalmente. Los pesticidas usados en los arrozales contaminan las presas del gato pescador y se sabe que se les caza y pone trampas. En Camboya se le cazaba y comía incluso en zonas protegidas donde era habitual encontrar trampas. Hacía una década que no se avistaba un gato pescador en este país, pero en septiembre pasado, un investigador consiguió varias fotos demostrando que aún sobrevive en algunas zonas.

fishing-cat

FCat1691-47

En un estudio realizado en Tailandia, se descubrió que de 19 gatos pescadores a los que se les había colocado un collar de seguimiento, nueve habían sido matados por furtivos. En este país se ha conseguido que las autoridades lo incluyan en su política de protección de recursos naturales, además de realizar una amplia campaña de concienciación entre la población.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) le ha incluido en su lista de especies en peligro en su hábitat natural y que podría estar en peligro de extinción en un futuro próximo. La mayor amenaza es la creciente pérdida de humedales incluso en zonas protegidas, además de la caza furtiva. Se han establecido proyectos para la conservación y protección no solo del gato pescador, sino también de los humedales donde habitan, además de haberse declarado ilegal su caza y captura. Sin embargo, la caza furtiva sigue existiendo, como lo demuestra la venta de su piel en algunos mercados.


Deja un comentario

La gata Carmen, Jeanne Augier y el Hotel Negresco

Jeanne Augier y el portero del Negresco

Jeanne Augier y el portero del Negresco

El hotel Negresco, cuyas cuatro fachadas, los tejados y el hall de entrada con su enorme vidriera fueron declarados monumento histórico el 13 de junio de 2003, es muy especial. Pero su peculiaridad no reside en ser un lujosísimo hotel de Niza donde se han hospedado famosos, ricos, políticos y artistas, sino porque hay un gato residente.

El Negresco poco después de su inauguración

El Negresco poco después de su inauguración

El gato, en realidad una gata, se llama Carmen y fue recogida por el encargado del bar después de que falleciera Poussy, el anterior gato residente del Negresco. Carmen vive principalmente en el bar, donde le dan de comer lata dos veces al día detrás de la barra. Prefiere la comida para gatos a los deliciosos platos del restaurante con varias estrellas de la Guía Michelin. A veces hace una escapada hacia la sala de teléfonos, donde sabe que le guardan “caramelos” gatunos. También sale por la puerta principal y hace compañía al portero mientras husmea el aire marino que llega del otro lado del famoso Paseo de los Ingleses. Carmen, a pesar de vivir en un palacio, hace la vida normal de un gato un poco consentido.

Carmen en el bar del Negresco

Carmen en el bar del Negresco

Pero ¿por qué vive Carmen en el Negresco? Porque la Sra. Jeanne Augier, propietaria del hotel, que tiene ahora 92 años, adora a los animales, hasta el punto de haber legado parte de su fortuna a dos refugios. En 2009 creó el Fondo de Protección Mesnage-Augier-Negresco, que gestiona el hotel de cinco estrellas y sus bienes personales con un triple objetivo: la defensa animal, la ayuda a las personas con minusvalía y la salvaguarda del hotel y de las colecciones que contiene. En 2013, Jeanne Augier fue más allá, pidió la tutela del Estado para el Fondo y dejó su presidencia. Ahora está en manos de seis administradores escogidos por ella y de un administrador judiciario que, según exigió la Sra. Augier, no fuera de la región.

Carmen en la terraza del Negresco

Carmen en la terraza del Negresco

NICPQR23Q211_FC_NEGRESCO CHAT.JPG

El hotel Negresco fue creado por Henri Negrescu, de origen rumano, que durante años trabajó de maître para las familias más ricas en los grandes hoteles palacios europeos. Su sueño era tener su propio hotel de lujo, lo que hizo realidad con la ayuda financiera de dos magnates del automóvil, Dion-Bouton y Alexandre Darracq. La construcción se debe al arquitecto Edouard-Jean Niermans, que se había encargado del hotel Palace de Madrid, del Ritz de París y del Palace de Biarritz. Inaugurado con gran pompa el 4 de enero de 1913, parece ser que estuvieron presentes siete cabezas coronadas, nada menos. De 1914 a septiembre de 1918 fue requisado y usado como hospital militar. Ante la dificultad de conseguir las indemnizaciones necesarias para restaurarlo y por la falta de clientela, Henri Negrescu se arruinó y vendió el hotel a una empresa hotelera belga en 1920. Jean-Baptiste Mesnage lo compró en 1957 y confió la dirección a su hija Jeanne, que acababa de casarse con Paul Augier, un abogado y político de Niza.

La Sra. Augier reconoce que muchos intentaron comprarle el Negresco, entre otros un jeque de los Emiratos Árabes y Bill Gates, y a los dos les contestó lo mismo: “No tienen ustedes bastante dinero”.

Carmen y el barman

Carmen y el barman

Cada año, la Sra. Augier entrega 25.000 euros a dos refugios para animales; uno se encuentra en Solenzara, Córcega, y otro en Gervasy, en el Gard. La fundación también se encargará de que ese dinero siga llegando a los refugios aunque la Sra. Augier ya no esté. En 2009 dijo: “Me enfurece saber que hay voluntarios que pasan verdaderas dificultades financieras y se sacrifican para evitar que la eutanasia sea la única solución para los animales que son abandonados al poco de haber sido adoptados. Sobre todo porque algunas asociaciones, como la SPA de París, por ejemplo, han acumulado un importante patrimonio gracias a los donativos”.

Los toros de la gruta de Lascaux

Los toros de la gruta de Lascaux

A pesar de sus años, Jeanne Augier sigue luchando contra “la barbaridad de la tauromaquia”, un combate que empezó años atrás. Hace algún tiempo que en Francia los protaurinos intentan avalar la tradición de las corridas sirviéndose de los magníficos toros de Lascaux (entre 17.000 y 18.000 a.C). En una noticia del 1 de octubre pasado, nos hemos enterado de que la dueña del Negresco escribió a la conservadora de la gruta de Lascaux pidiéndole textualmente que “rechace esta apropiación intelectual y pida a los promotores tauromáquicos que pongan fin a una amalgama que envilece la imagen de Lascaux”. Y añadía: “Quiero expresarle mi más profunda indignación ante semejante escándalo. ¿Cómo puede compararse una barbarie que degrada la imagen de Francia a una maravilla prehistórica?”