Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Los gatos de Ferdinando Scianna, un fotógrafo siciliano

13901350_1057624607605961_5576426248999878585_n

ferdinando-scianna“Una fotografía no es la creación del fotógrafo. Él se limita a abrir una pequeña ventana y a captarla. Entonces el mundo se inscribe en el negativo. El fotógrafo está más cerca de la lectura que de la literatura. Los fotógrafos leen el mundo”.

Son palabras de Ferdinando Scianna, nacido el 4 de julio de 1943 en Bagheria, Sicilia. A los diez años le regalaron una cámara, un gesto que marcó su destino. El hombre que acabó en la Agencia Magnum, el “Olimpo” de los fotógrafos, como la llaman, empezó fotografiando a sus compañeros de colegio, lo que le hizo muy popular según él mismo cuenta en una entrevista concedida a Mónica Cuende, de la revista El Duende, en 2006.

882a048beda0791a696250ed8cb40881 001469d26c27f2fb13e9ca400fa95a7c

Mientras estudiaba Literatura, Filosofía e Historia del Arte en la Universidad de Palermo, realizó un sinfín de fotos de las fiestas, de los acontecimientos de la isla y de sus personajes. Parte de estas fotos se publicaron en 1965 en el libro “Feste Religiose in Siciliai”, ganador del Premio Nadar 1988, que incluye un ensayo del escritor siciliano Leonardo Sciascia, en lo que fue su primera colaboración con una larga lista de literatos. Se trasladó a Milán en 1967 y al año empezó a trabajar para la revista L’Europeo, primero como fotógrafo y a partir de 1973 como periodista.

1982

1982

En 1977 se fue a París y trabajó redactando artículos políticos para Le Monde Diplomatique y sobre literatura y fotografía para La Quinzaine Littéraire. Ese mismo año publicó en Francia “Les Siciliens”, con textos de Dominique Fernandez y de su gran amigo Leonardo Sciascia, y en Italia “La villa dei mostri”, con una introducción de Sciascia. En esa época conoció a Henri Cartier-Bresson, que le había influenciado mucho en su juventud. Cartier-Bresson le introdujo en Magnum Photos en 1982 y se convirtió en miembro oficial de la agencia en 1989, el primer italiano y fotógrafo de moda que lo conseguía.

1986

1986

En esos siete años conoció y colaboró con numerosos escritores, entre ellos Manuel Vázquez Montalbán, que se encargó de la introducción de “Le Forme del Caos”. Descubrió España, especialmente Andalucía, gracias a Sciascia. Contribuyó de forma esencial en las campañas de Dolce e Gabbana de la segunda mitad de la década de los ochenta. Según él mismo dice, la fotografía de moda “me ayudó a borrar mis prejuicios y a descubrir algo fundamental para mi carrera, que la diferencia entre los retratos y las instantáneas era menos radical de lo que pensaba. Por mucho que alguien pose, siempre ocurre algo que no se puede calcular, y eso es la fotografía…todo pasa en un instante”.

1993

1993

gato

Volvió a explorar los rituales religiosos con “Viaggio a Lourdes” (1995) y dos años después publicó una serie de fotos de personas durmiendo, “Dormire forse sognare” (Dormir, quizá soñar). Sus retratos del escritor Jorge Luis Borges se publicaron en 1999, el mismo año que realizó la exposición “Niños del mundo”.

Jorge Luis Borges (1984)

Jorge Luis Borges (1984)

En 2002 terminó “Quelli di Bagheria”, un libro en torno a su ciudad natal en el que intenta reconstruir el ambiente de su juventud mediante escritos y fotografías de la ciudad y de sus habitantes.

liguria-italia

Liguria (Italia)

Roma 1981

Roma, 1981

Actualmente vive en Milán, donde regresó a finales de los ochenta. Dejó Sicilia en 1967 y no ha vuelto a vivir allí desde entonces. Sin embargo, en una entrevista concedida en 2010 a Lucia Magi, del diario El País, dice: “Puedo ver el mundo solo por el prisma de Sicilia”. Y un poco más abajo añade: “El amor por esa tierra siempre es oscuro, atormentado. A menudo obliga a poner distancias. Es bipolar, una continua contradicción entre afecto y rencor”.

Villa Palagonia Bagheria (Sicilia 1972)

Villa Palagonia, Bagheria, Sicilia, 1972

Ferdinando Scianna no hace muchas fotografías últimamente; se dedica sobre todo a digitalizar su inmensa colección de negativos. Ha publicado más de cincuenta libros, el último, “El espejo vacío: Fotografía, identidad y memoria”, en 2015.

No sabemos si tuvo un gato, ni si le gustaban los gatos, o si simplemente fotografió algunos gatos que se cruzaron en su camino. En otra entrevista realizada por Angela Madesani en Milán en enero de 1998, la periodista le dijo que durante toda su carrera había fotografiado animales y él contestó: “Los animales participan en nuestra vida. Forman parte del mundo real, como todo lo demás. Por eso, también los capta mi objetivo”. Creemos que merece la pena publicar las fotos de gatos realizadas por Ferdinando Scianna por su sencillez, espontaneidad y belleza.

Anuncios


Deja un comentario

El gato de Cheshire

El gato de Cheshire visto por Tim Burton

El gato de Cheshire visto por Tim Burton

El gato de Cheshire se hizo famoso gracias a Lewis Carroll, el autor de “Alicia en el país de las maravillas”, novela escrita en 1865. Es un gato peculiar que tiende a aparecer y desaparecer sin previo aviso poniendo nerviosa a Alicia, que durante su segundo encuentro se lo dejó claro: “Le agradecería que no se empeñara en aparecer y desaparecer con tanta rapidez, una acaba mareada”. En esa ocasión, el gato desapareció con lentitud, empezando con la punta del rabo y terminando con su sonrisa, que se quedó flotando algún tiempo. Y Alicia pensó: “¡Vaya! A menudo he visto gatos sin sonrisa, pero nunca una sonrisa sin gato”.

Aquí todos estamos locos

Aquí todos estamos locos

El gato de Cheshire y su sonrisa pasaron de la literatura a la cultura popular para introducirse en otros medios, desde las viñetas políticas al cine, pasando por la televisión, los videojuegos y otros.

Pero ¿dónde encontró Lewis Carroll al gato de Cheshire? La frase “Sonríes como un gato de Cheshire” era conocida en Inglaterra mucho antes de que Lewis Carroll, que nació en el condado de Cheshire, escribiera “Alicia en el país de las maravillas”. Una de las posibilidades propuestas es que existían numerosas vaquerías en la zona y que los gatos eran felices con semejante abundancia de leche y nata. Según el “Brewer’s Dictionary” (Diccionario Brewer): “No se ha encontrado una explicación plausible para esta frase, pero se dice que en Cheshire se vendía un queso en un molde con forma de gato que parecía estar sonriendo. La tradición mandaba que el queso se cortara a partir del rabo; por lo tanto, lo último que se comía era la cabeza del gato sonriente”.

Alicia y el gato de David Geoffroy

Alicia y el gato, de David Geoffroy

En 1853, doce años antes de la publicación de la novela, el escritor inglés Samuel Maunder avanzó la teoría de que la frase se debía a los intentos fallidos de un pintor para dibujar un león rampante en los letreros de diversas posadas. El león parecía más un gato sonriente que un león con las fauces abiertas.

El gato de Cheshire de Arthur Rackham

El gato de Cheshire, de Arthur Rackham

Ya en 1788 se decía que “sonríe como un gato de Cheshire” de cualquiera que enseñaba los dientes y las encías cuando se reía, según Francis Grose en su “Diccionario clásico del idioma vulgar”. El escritor William Makepeace Thackeray también usó la expresión en su novela “Los recién llegados” (1855): “Esta mujer sonríe como un gato de Cheshire”.

Algunos estudiosos de Lewis Carroll creen que pudo inspirarse en una escultura de la iglesia de Croft, en North Yorkshire, de la que su padre, el reverendo Charles Dodgson, era rector y donde el autor residió entre 1843 y 1850.

El gato de Cheshire (de Sergey Tyukanov 1994)

El gato de Cheshire, de Sergey Tyukanov, 1994

En 1992, miembros de la Lewis Carroll Society propusieron que el gato de Cheshire estaba inspirado en la escultura de una de las columnas de San Nicolás, en Cranleigh, pueblo que el escritor visitaba a menudo cuando vivía en Guilford, aunque esta posibilidad es más que dudosa, ya que no residió allí hasta tres años después de que se publicara “Alicia en el país de las maravillas”. Otros sugieren que proviene de una talla de la iglesia de Croft-on-Tees, en el norte de Inglaterra, de la que su padre también fue rector.

Ilustración de Barry Moser

Ilustración de Barry Moser

Sea como sea, el gato de Cheshire se ha hecho famoso. Alicia se encuentra con él en varias ocasiones: una, en la cocina de la Duquesa; otra, él está en la rama de un árbol cuando Alicia le pregunta qué camino debe tomar y el gato contesta, con tremenda lógica: “Depende de dónde quieras ir”, y por fin en el campo de croquet de la Reina de Corazones, donde se debatirá si una cabeza sin cuerpo puede ser decapitada.

El gato desapareciendo (de John Tenniel)

El gato desapareciendo, de John Tenniel

ilustracion-de-john-tenniel

Ilustración de John Tenniel

Este gato ha inspirado a numerosos dibujantes. El primero fue John Tenniel, que ilustró el libro en vida de Lewis Carroll. Este, al parecer, le dio muchísimos detalles y supervisó el trabajo, lo que indica que su gato de Cheshire es tal como lo imaginó el autor. El segundo fue Arthur Rackham, cuyas ilustraciones de 1907 revolucionaron la forma que tenía de verse el cuento. Luego hubo muchos más. Incluimos un dibujo de Barry Moser, que ilustró el libro en 1982 y ganó el Premio del Libro Americano al Mejor Diseño e Ilustraciones en 1983. También hemos incluido un dibujo del pintor surrealista ruso Sergey Tyukanov y del dibujante David Geoffroy.

El gato de Cheshire (de John Tenniel)

El gato de Cheshire, de John Tenniel

Whoopi Goldberg como el gato de Cheshire

Whoopi Goldberg como el gato de Cheshire

 En los años sesenta y setenta del siglo pasado, Lewis Carroll volvió a ponerse de moda y con él, el gato sonriente. Pero antes, en 1951, Disney hizo una adaptación animada de la novela donde el gato de Cheshire era un personaje inteligente y travieso que a veces ayudaba a Alicia, y otras, la metía en líos. En la adaptación televisiva de 1999, Whoopi Goldberg encarna al gato, un aliado y amigo de Alicia. En la película de 2010 dirigida por Tim Burton, el gato de Cheshire también se llama “Chess” y tiene la facultad de hacer desaparecer lo que le rodea.

La cabeza del gato (de Arthur Rackham)

La cabeza del gato, de Arthur Rackham

talla-de-la-iglesia-san-nicolas-en-cranleigh

Talla de la iglesia de San Nicolás, Cranleigh, Inglaterra

Para terminar, reproduciremos parte de una conversación entre Alicia y el gato, cuando intenta convencerla de que todo el mundo está loco y ella le pregunta: “¿Cómo sabe que usted está loco?” “Para empezar, un perro no está loco”, contestó el gato, “¿estás de acuerdo?” “Supongo”, dijo Alicia. “Pues bien”, siguió diciendo el gato, “un perro gruñe cuando se enfada y mueve el rabo cuando está contento. Pero yo gruño cuando estoy contento y muevo el rabo cuando me enfadó. Por lo tanto, estoy loco”.


3 comentarios

El gato en la pintura de los Bassano

Las bodas de Canaán

Las bodas de Canaán

La familia Bassano estaba compuesta por Jacopo Bassano (Circa 1510 – 14 de febrero de 1592), hijo de Francesco Bassano el viejo y padre de Francesco Bassano el joven (26 de enero de 1549 – 4 de julio de 1592), Giambattista dal Ponte (1553 – 1613), Leandro Bassano, también llamado Leandro dal Ponte (19 de junio de 1557 – 15 de julio de 1622) y Girolamo dal Ponte (3 de junio de 1566 – 8 de noviembre de 1621). Los seis fueron pintores y los seis nacieron en Bassano del Grappa, una localidad a unos 60 kilómetros de Venecia. De ellos, los más conocidos son Jacopo, Francesco el joven y Leandro.

El mes de enero

El mes de enero

detalle

Francesco el viejo fue un pintor de fama local cuyo taller produjo sobre todo obras religiosas. Jacopo Bassano estudió en el taller de su padre antes de trasladarse a Venecia en la década de 1530 donde trabajó con Bonifazio de Pitati y conoció la pintura de Ticiano e Il Pordenone. Al fallecer su padre en 1539, regresó a Bassano del Grappa para hacerse cargo del taller. Jacopo incorporó influencias artísticas de lo más diversas en su obra, como Durero, Parmigianino, Tintoretto y Rafael entre otros, a pesar de no volver a alejarse de su ciudad natal. Posiblemente se deba a que fuera un apasionado coleccionista de grabados de estos artistas.

jacopo-bassano-la-cena-en-emaus-2

La cena de Emaús

jacopo-bassano-la-cena-en-emaus

La cena de Emaús (2)

Dos de sus hijos, Giambattista y Girolamo, se dedicaron sobre todo a copiar las obras de su padre, por lo que bastantes cuadros atribuidos a Jacopo probablemente sean de ellos.

Francesco Bassano el joven, el mayor de los hijos de Jacopo, también empezó pintando en el taller familiar, pero se trasladó a Venecia para abrir una “sucursal” donde se dedicó a pintar una serie de obras históricas en el Palacio del Dogo. Tenía una fuerte tendencia a la hipocondría y se suicidó tirándose de una ventana cinco meses después de la muerte de su padre en 1592.

El rico Epulón y el pobre Lázaro

El rico Epulón y el pobre Lázaro

detalle

detalle

Leandro, el tercer hijo de Jacopo, se convirtió en el primer ayudante de su padre cuando su hermano Francesco se fue a Venecia. A pesar de que su padre le legó el taller de Bassano del Grappa, prefirió hacerse cargo del taller de su hermano en Venecia a la muerte de este. Además de sus obras religiosas, es conocido por sus retratos y se hizo tan famoso que el dogo de Venecia de entonces, Marino Grimani, le nombró caballero. Su estilo difiere del de su padre en que pintaba con “toques más finos, colores más claros, aplicados en zonas bien definidas, al contrario de su padre, que usaba pinceladas densas y robustas” según The Grove Dictionnary of Art (2007). No solía fechar sus cuadros y no siempre los firmaba por lo que han llegado a atribuirse a otros pintores, como ocurrió con “Retrato de un anciano”, actualmente en el Museo de Bellas Artes de Budapest, que se creyó obra del Tintoretto.

La casa de María, Marta y Lázaro

La casa de María, Marta y Lázaro

detalle

detalle

Los tres Bassano más famosos tenían algo más en común aparte de ser pintores y padre e hijos. Los tres incluyeron gatos en sus obras. Francesco en contadas ocasiones, pero Jacopo y Leandro bastante a menudo. En muchas obras de estos pintores, los gatos ocupan casi un lugar central, como puede verse en los cuadros que incluimos aquí.

La entrada en el Arca

La entrada en el Arca

detalle-de-la-entrada-al-arca

detalle

Pero quizá lo más curioso es que el gato representado siempre parece el mismo. Se trata de un gato callejero blanco, con manchas grises atigradas en el lomo y en la cabeza. No ocurre lo mismo con los perros, que también representaban a menudo.

La Última Cena

La Última Cena

La Comunión

La Comunión

Ahora bien, no avanzamos la hipótesis de que el mismo gato sirviera en vida de modelo a todos los Bassano, sería el gato más longevo del mundo… Pero sí es posible que en un momento dado, la familia de pintores tuviera un gato así, un gato por el que quizá sintieron mayor afecto que por otros y al que reprodujeron mucho tiempo después de que ya no estuviera con ellos.


Deja un comentario

El gato de Iriomote

Otra estatua dedicada al gato iriomote

Estatua dedicada al gato de Iriomote

El gato de Iriomote (Prionailurus bengalensis iriomotensis) es una subespecie del gato de Bengala (https://es.wikipedia.org/wiki/Prionailurus_bengalensis) que habita exclusivamente en la pequeña isla de Iriomote, Japón. Está incluido en la lista

Gato iriomote

Gato de Iriomote

de especies en grave peligro de extinción de la Lista Roja de Especies Amenazadas del UICN desde 2008, al contar con menos de 250 ejemplares adultos. En 2007 se estimó que solo quedaban entre cien y ciento siete individuos en la isla.

La isla Iriomote es la más grande del grupo de islas Yaeyama, y la segunda mayor de la prefectura de Okinawa, después de la isla de Okinawa. Ocupa una superficie de 290 kilómetros cuadrados y contaba con 2.347 habitantes en 2005. La única forma de llegar a la isla es por ferry desde Ishigaki, otra isla situada a 31 km de distancia. Iriomote se encuentra a algo más de 250 km de las costas de Taiwán.

El gato de Iriomote fue descubierto en 1965 por Yukio Togawa, un autor especializado en libros de animales. Yoshinori Imaizumi, director del departamento zoológico del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia de Tokio, fue el primero en describirlo en 1967.

Cascada Maaree, donde unos niños avistaron a un gato iriomote el 5 de mayo de 1965

Cascada Maaree, donde unos niños avistaron a un gato de Iriomote el 5 de mayo de 1965

Sin embargo, antes de su descubrimiento científico, hacía tiempo que el gato de Iriomote era conocido por la población local, que le llama “yamamayaa” (gato de la montaña) o “yamapikaryaa” (el que brilla en la oscuridad).

Hábitat del gato iriomote

Hábitat del gato de Iriomote

El pelo del gato de Iriomote es gris oscuro con marcas marrones, y zonas más claras en la tripa y la parte inferior de las extremidades, así como manchas blancas en las mejillas. Entre cinco y sietes rayas recorren su lomo, pero al contrario del gato de Bengala, se detienen antes de llegar a los hombros. Los flancos son moteados y tres o cuatro rayas irregulares le recorren el pecho. El rabo es marrón oscuro y moteado. Tiene orejas redondeadas, ojos de color ámbar y una nariz grande y chata. Los gatos machos miden entre 50 y 60 centímetros de largo y pesan entre 3,5 y 5 kilos; las hembras son más pequeñas y no suelen sobrepasar los 55 centímetros de largo y los 3,5 kilos de peso. Son gatos de patas cortas y de hombros musculosos. No saltan con la misma facilidad que otros gatos.

img1e2bbdaezik4zj

Viven sobre todo en los bosques subtropicales que cubren gran parte de la isla, y en general a una altitud no superior a los 200 metros. Prefieren las zonas cercanas a los ríos y las lindes de los bosques. A pesar de cazar en tierra firme, también atrapan presas en árboles y en ríos. Son animales nocturnos y están especialmente activos en las horas del crepúsculo. Durante el día duermen en troncos huecos y en grutas. Su territorio varía de uno a siete kilómetros cuadrados.

iri

iriomote75

Se alimentan de pájaros, reptiles, anfibios, peces y crustáceos. Suelen ingerir entre 400 y 600 gramos de comida al día. Al ser los únicos carnívoros de la pequeña isla y no tener competencia, disponen de una dieta muy variada. Los gatos, al comerse pájaros del tamaño de una paloma, suelen dejar las plumas, pero el gato iriomote no se molesta en arrancar las plumas de su presa. Tampoco la mata inmediatamente rompiéndole la médula espinal; prefiere sujetarla en la boca hasta que deja de moverse.

iriomote-cat

Durante el celo, los gatos se vuelven activos durante el día. La época de celo transcurre de diciembre a marzo. Las hembras paren de uno a tres gatitos entre abril y junio en lugares secos y bien ventilados. Los gatitos se quedan cerca de la madre hasta los once meses y no alcanzan la madurez hasta los veinte.

Se estima que el gato de Iriomote vive entre siete y ocho años en la naturaleza.

Estatua de gato iriomate en el puente de Nakama

Estatua al gato de Iriomote en el puente de Nakama

Se cree que el gato de Iriomote empezó a separarse genéticamente del gato de Bengala hará unos 200.000 años, cuando las islas dejaron de estar conectadas a Asia por un puente natural.

Panel explicativo

Panel explicativo

Leyendo lo anterior, cabe preguntar por qué el gato de Iriomote está en grave peligro de extinción. La isla es pequeña, pero está muy poco poblada. Hay una industria turística limitada sobre todo a la costa. No tiene competencia por parte de otros depredadores y hay comida en abundancia. Las principales amenazas son el desarrollo urbanístico, los perros, los vehículos y las trampas para atrapar jabalíes. Otro problema son los gatos domésticos asilvestrados que se cruzan con el gato de Iriomote, con la consecuente hibridación. Asimismo, los gatos domésticos han traído enfermedades contagiosas. A partir de 2001, todos los habitantes propietarios de gatos en la isla han tenido que inscribir a sus animales domésticos en el Ayuntamiento, y a partir de 2008 es obligatorio hacerles las pruebas para detectar enfermedades, vacunarlos, esterilizarlos y colocarles microchips.

Señal de tráfico

Señal de tráfico

Otra grave amenaza para el gato de Iriomote es la aparición del sapo de la caña de azúcar en la isla. El batracio secreta un liquido venenoso por unas glándulas en las orejas. Se empezaron a tomar medidas para exterminarlo en 2008.

El Centro de Defensa del Gato de Iriomote fue creado en 1995 con el fin de defender y llegar a una mejor comprensión de la vida de estos gatos tan especiales. El gobierno de la prefectura de Okinawa y el Ayuntamiento de Taketomi pusieron señales de tráfico advirtiendo de la presencia del gato iriomote, construyeron túneles debajo de las carreteras para permitir que cruzara con mayor seguridad e instalaron bandas sonoras para limitar la velocidad.


Deja un comentario

Los gatos persas blancos de Arthur Heyer

6c7b4dbea24145701aa5a6426f270bcf

El pintor Arthur Heyer nació el 28 de febrero de 1872 en el pueblo de Haarhausen, estado de Turingia, en el centro de Alemania.

Autorretrato - 1926

Autorretrato – 1926

Fue el segundo hijo de Georg Hermann Heyer, el maestro del pueblo, y de su esposa Friederice. En 1875, la familia se trasladó a Gotha, una ciudad mucho mayor, donde cursó los estudios primarios.

A los 18 años ingresó en el Centro de Artes Decorativas de Berlín y estudió con el profesor Max Friedrich Koch. Permaneció en esta ciudad durante cinco años, hasta 1895, ganándose la vida mediante la publicación de dibujos en diversos semanarios, sobre todo el satírico “La Avispa”, dirigido entonces por Eugen Richter. También en esta época viajó en varias ocasiones a la zona de Transilvania que todavía pertenecía a Hungría.

En 1896 se mudó definitivamente a Budapest, entonces parte del Imperio austrohúngaro, para trabajar en la Editorial Tarulat, y obtuvo la nacionalidad húngara en 1900. Diez años después tuvo su primera exposición en esta ciudad, a la que siguieron otras en Hungría y Alemania.

Arthur+Heyer+2

Arthur_Heyer_-_A_Bulldog_with_White_Persian_Cat

462f2bbb-60d7-4e9f-8250-6681ef27eb7c_570

En 1911 recibió el Premio Conde Andrássy, y poco después expuso en el Palacio de Cristal de Múnich y en el Künstlerhaus de Viena. El duque Carl Eduard le nombró profesor en 1913. Entre 1914 y 1918 fue uno de los numerosos artistas que trabajaron en Berlín para retratar la I Guerra Mundial.

arthur-heyer-Two-Cats

b67d72a2fd5ab492c16f7aaef7fc0b68

cat-and-dog-arthur-heyerjpg-jpeg-image-750504-pixels-1404937012_org

En 1919 publicó dos libros infantiles que él mismo ilustró con dibujos de animales, En Wunderwald, ein Märchen (En el bosque maravilloso, un cuento de hadas) y Niki, eine drollige Hundegeschichte (Niki, la historia de un perro gracioso).

Falleció a los 59 años, el 31 de julio de 1931, en Budapest, su ciudad adoptiva, donde se le honró con un funeral de Estado. Está enterrado en el cementerio de Kerepesi.

db_Arthur_Heyer1

catphoto

Además de sus dibujos satíricos, Arthur Heyer se dedicó sobre todo a pintar animales, muy especialmente gatos, y entre estos únicamente a persas blancos. Se rumorea que tuvo un perro llamado Mucki, aunque no podemos confirmarlo. Sabemos que hizo decenas de cuadros de magníficos persas blancos como la nieve, de los que publicamos unas cuantas reproducciones, y que al parecer muchos de sus cuadros fueron encargos. Pintaba en un estilo naturalista propio de la época, aunque muy estático. La mirada sus animales parecía pérdida, sin mucha expresión. Aun así, era un pintor hábil y elegante. Hoy en día existe una cantidad ingente de reproducciones de cuadros suyos, sobre todo de gatos, hasta el punto de que se le ha dado el apodo de “Cat Heyer”.

white-persian-cat-and-jack-russell-arthur-heyer

Si les gusta la obra de este pintor, les recomendamos que entren en este enlace http://www.thegreatcat.org/the-cat-in-art-and-photos-2/cats-in-art-20th-century/arthur-heyer-1872-1931-german-hungarian/ Se trata de la página “The Great Cat”, de la que es autora Laura Vocelle, que publica semanalmente una entrada sobre pintores y gatos. Los textos son cortos, pero la documentación, enorme. Una página muy recomendable para los amantes de los gatos.