Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Gatos de cerámica y Lisa Larson

1984

La ceramista Lisa Larson, de soltera Alhage, nació en el año 1931 en Härlunda, un pequeño municipio no lejos de Gotemburgo, en Suecia. Su padre dirigía una aserrería y era un apasionado del arte. A menudo regresaba de sus viajes de negocios con cuadros para el hogar familiar. En palabras de la artista: “El arte abundaba en casa y crecí convencida de que sería una artista”.

1961
Stina con gato (1950-60)

Desde muy joven le atraía crear; diseñaba ropa, pintaba las paredes de su casa y esculpía figuras en trozos de madera recuperados de la aserrería de su padre. Ya era una adolescente cuando, durante el luminoso verano sueco, un invitado de su padre cambió su futuro. “Un profesor de la Escuela de Artes y Diseño de Gotemburgo vio un dibujo mío y me convenció para que solicitara una plaza. Se me ocurrió presentar tres figuras claramente inspiradas en el escultor Axel Döderhultarn y aceptaron mi candidatura”.

Lisa Larson (1955-60)
1957

Antes de ingresar en la Escuela de Artes, Lisa Alhage soñaba con ser diseñadora de moda, profesión que acabó ejerciendo su hermana Titti Wrange. Pero cuando empezó las clases de cerámica, encontró su auténtica vocación. Recuerda: “Descubrir que la arcilla era el material que siempre había buscado fue una sensación maravillosa”. Solía quedarse en el taller después de las clases para seguir practicando en el torno y crear piezas.

Lisa Larson fabricando gatos
1955

Al cabo de un año en Gotemburgo conoció al amor de su vida en un baile navideño. Se llamaba Gunnar Larson, un estudiante de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad propenso a vestirse de negro. Lisa recuerda que bailó con todas las chicas antes de sacarla a ella. La acompañó a casa y el flechazo fue mutuo. A los seis meses se mudó a la habitación que alquilaba Gunnar: “Éramos pobres, pero fueron años maravillosos”.

Lisa Larson y un siamés

Para su licenciatura, Lisa Larson participó en un concurso de arte con una vasija de color canela con decoraciones esculpidas. Uno de los miembros del jurado era Stig Lindberg, el director artístico de la famosa fábrica de porcelana Gustavsberg, que le ofreció un contrato de un año, pero Lisa llevaba tiempo soñando con tener un estudio propio.

Gato de Stig Lindberg
1965
1965

Llegaron a un acuerdo con Lindberg: tanto Gunnar como ella podrían trabajar libremente en proyectos personales. Y funcionó, estuvieron 26 años en la fábrica Gustavsberg. Corrían los años cincuenta del siglo pasado cuando el diseño sueco alcanzó toda su gloria. Era habitual que los fabricantes de muebles, de telas y de objetos para el hogar contratasen a artistas para sus diseños. Suecia exportaba creaciones al mundo entero.

La fábrica Gustavsberg estaba ubicada a las afueras de Estocolmo y era uno de los principales fabricantes de cerámica de Escandinavia. Lisa y Gunnar fueron alojados en una habitación con cocina americana y ducha en un edificio donde ya residían otros jóvenes artistas. Durante un año se les daba libertad absoluta para trabajar en un estudio llamado The Playhouse al que Stig Lindberg iba regularmente a supervisar los trabajos.

2017
Serie África (1959)

Aquí es donde Lisa Larson empezó a crear gatos de cerámica. “Siempre he tenido gatos, eran parte de mi vida mientras crecía en el campo. Tengo muy claro que los gatos nos tranquilizan, sobre todo cuando deciden instalarse en tu regazo”.

2017

El primer gato de cerámica que realizó tenía el rabo muy tieso y estaba hecho de gres marrón claro con rayas negras y una cara blanca. Era un gato modernista al que siguieron otros dos del mismo estilo, muy de la época. Más tarde formarían parte de la serie “Pequeño zoo”, su primer éxito en Gustavsberg.

El primer gato de Lisa Larson
La primera serie

La ceramista no se ha limitado a crear figuras de gatos. Una de sus series más famosas es “Las chicas ABC”, creadas en 1958 como sujetalibros, y producidas por Gustavsberg hasta 1973. También tiene en su haber un sinfín de animales de todo tipo, pero por lo que hemos podido ver los gatos son los más numerosos.

Los años setenta marcaron el declive de la fábrica Gustavsberg, y Lisa Larson dejó la empresa en 1980, dedicándose a trabajar para otras empresas suecas y alemanas de cerámica y porcelana. En 1992 fundó el Ceramic Studio dentro de la compañía Gustavsberg con Franco Nicolosi y Siv Solin.

Gato tiesto

Los objetos diseñados por Lisa Larson siguen reproduciéndose a mano. Se realizan moldes a partir del modelo original donde se coloca la arcilla con un elevado contenido de cuarzo y chamota. Una vez secada la figura se decora a mano y se esmalta antes de cocerla a 1.240 grados. En algunos casos se redecora la figura ya cocida y se vuelve a cocer a 800 grados.

La ceramista descubrió el arte japonés en los años cincuenta en una exposición. Visitó Japón en varias ocasiones durante los sesenta y setenta además de exponer una vez en Tokyo. En el año 2000, alguien le regaló a la dueña de una tienda de diseño de Osaka uno de los leones de Lisa Larson. La propietaria se puso inmediatamente en contacto con el Ceramic Studio y le hizo un pedido. No se había equivocado, las figuras se vendieron enseguida.

Serie Japón

Actualmente, más de la mitad de la producción del estudio se exporta a Japón. Entre 2014 y 2015, una retrospectiva de la obra de Lisa Larson recorrió ocho ciudades japoneses y fue vista por más de 200.000 personas. Lisa reconoce que “me divierte ser famosa en mi vejez”.

Gunnar falleció el 2 de junio de 2020 a los 94 años, llevaban 68 años juntos. Lisa vive en Nacka, en un piso lleno de fotos, cuadros, esculturas, bocetos, caballetes, pinceles, proyectos sin terminar y… suponemos que algún gato, pero no podemos asegurarlo. Sigue trabajando.

Lisa Larson (2022)
Las chicas

Ha creado cientos de diseños, algunos de ellos auténticos clásicos buscados por anticuarios y coleccionistas. Sus figuras son amables, cálidas, entrañables y aparentemente sencillas. En 2019 dijo: “Me quedan tantas cosas por hacer que no tengo tiempo de envejecer”. Los gatos también ayudan a mantenerse joven.


4 comentarios

Gatos y mujeres artistas (Parte 2)

Gatito (Judith Linhares)

Judith Linhares es una declarada feminista que realiza cuadros muy personales y políticos. Nació en 1940 y se dio a conocer en los sesenta y setenta con el auge artístico en la Bahía de San Francisco. Se trasladó a Nueva York en los ochenta y reside allí desde entonces. Suele vivir con dos gatos porque, según ella, son su inspiración. Pero no suele plasmarlos en sus cuadros, lo que no nos permite dedicarle toda una entrada. La foto en que se la ve sentada en el suelo con su gato Nelson fue hecha por Stephen Spretniak en 2001 para el catálogo de una exposición.

Judith Linhares (Foto de Stephen Spretniak, 2001)

Nuestra favorita es de 2015: ella barriendo el estudio con dos gatos tumbados en el suelo haciendo lo que hacen todos los gatos cuando se barre.

Judith Linhares en su estudio (Junio de 2015)

Martha Stettler (25 de septiembre de 1870 – 16 de diciembre de 1945) fue una pintora y grabadora Suiza nacida en Berna. Estuvo entre los fundadores de la parisina Academia de la Grande Chaumière, que codirigió desde 1909 hasta su muerte. La incluimos aquí porque el cuadro “Naturaleza muerta con gato” (el único pintado por ella con un gato) tiene una peculiaridad: hay tres gatos, uno dentro y dos fuera.

Naturaleza muerta con gato (Martha Stettler)

Olga Ivinskaya, poetisa, escritora y traductora soviética nacida en Tambov, Rusia, el 16 de junio de 1912, fue la gran amiga y amante de Boris Pasternak, ganador del premio Nobel, durante los últimos trece años de la vida de este y le inspiró el personaje de Lara para la novela “Doctor Zhivago”, escrita en 1957.

Olga Ivinskaya

La detuvieron en dos ocasiones por su relación con Pasternak, la primera en octubre de 1949, y la condenaron a cinco años en un gulag, pero fue liberada en 1953. Al morir Pasternak en 1960, volvió a ser detenida con su hija Irina, fruto de su primer matrimonio. Cumplió cuatro años de una condena de ocho. Nunca recuperó la correspondencia ni los documentos requisados por el KGB. Falleció en Moscú el 8 de septiembre de 1995.

Olga Ivinskaya

Rhys Caparn (1909-1997) fue una escultora estadounidense conocida por sus obras semiabstractas dedicadas en gran parte a los animales. Sin embargo, solo hemos encontrado una escultura de gato, realizada en 1939. Estudió en París y Nueva York, y expuso por primera vez a los 23 años.

Gato (Rhys Caparn, 1939)

En esta foto realizada en 1948 por Maya Deren (otra gran amante de los gatos https://gatosyrespeto.org/2017/11/30/la-vida-privada-de-una-gata-y-maya-deren/) la vemos sujetando a un gatito blanco, quizá el modelo de la escultura. Decía que iba al zoológico de Nueva York dos o tres veces a la semana para dibujar a los animales y entenderlos mejor.

Rhys Caparn (Foto de Maya Deren, 1948)

Kasia von Szadurska, en realidad Margarethe Casimirowna Schadursky-Sternberg, fue una retratista e ilustradora expresionista alemana. Nació el 23 de febrero de 1886 en Moscú y falleció el 3 de abril de 1942 en Berlín. Se casó en 1910 con un tal Otto Ehinger, que se trasladó a Meersburg en 1914 mientras ella permanecía en Constanza, al otro lado del lago del mismo nombre. Por alguna razón desconocida, él quiso mantener el matrimonio en secreto.

Autorretrato (Kasia von Szadurska)

Siguieron viviendo en casas separadas hasta 1922 cuando Kasia se mudó a Meersburg. Se divorciaron en 1935 después de que fuera acusada de tener una relación extramatrimonial; su marido obtuvo la custodia de sus dos hijos. Con la aparición del nacionalsocialismo no pudo seguir exponiendo y dependía totalmente de encargos para sobrevivir. Falleció a los 56 años.

(Kasia von Szadurska)

Sonia Delaunay (Sarah Ilínichna Stern) nació en Odesa el 13 de noviembre de 1885. Estudió en Rusia y en Alemania antes de trasladarse a París, donde pasó la mayor parte de su vida y fundó el Orfismo con su marido Robert Delaunay y otros. En 1964 se convirtió en la primera mujer viva con una retrospectiva en el Louvre.

Sonia Delaunay

Durante su estancia en Madrid conoció a Serguéi Diaghilev y diseñó el vestuario de  “Cleopatra” representada en Madrid, y de “Aida”, en Barcelona. Decoró el “Petit Casino” madrileño y fundó la tienda “Casa Sonia”, con sucursal en Bilbao, en la que vendía sus diseños. Tuvo un famoso salón en la capital española hasta su regreso a París en 1920.

Gato y perro descansando (Sonia Delaunay, 1969)

Aquí la vemos con dos de sus pasiones, el teléfono y el gato. Falleció el 5 de diciembre de 1979 y está enterrada al lado de su marido, que murió en 1941.

Sonia Delaunay

Sophie Kerr (23 de agosto de 1880 – 6 de febrero de 1965) fue una prolija escritora a principios del siglo XX cuyas historias en torno a mujeres inteligentes y ambiciosas reflejaban su trayectoria. En una época en que pocas mujeres eran autosuficientes, se trasladó a Nueva York. Trabajó como editora de una revista y escribió más de 500 relatos cortos, 23 novelas, poemas y una obra de teatro estrenada en Broadway.

Sophie Kerr

En 1965 legó 578.000 dólares al Washington College dr Chestertown, Maryland, para un premio literario anual. Desde 1968, la universidad ha repartido más de 1,4 millones de dólares entre jóvenes y prometedores escritores.

Sophie Kerr y Thomas Hardy

Sophie tenía un importante gato negro llamado – cómo no – Thomas Hardy que aparecía en las felicitaciones de Navidad de 1960.

Tilla Durieux, de verdadero nombre Ottillie Godefroy, fue una actriz de teatro y cine de las primeras décadas del siglo XX. Nacida el 18 de agosto de 1880, debutó en el teatro Moravian de Viena en 1902.  Se casó tres veces; la primera en 1904 con el pintor berlinés Eugen Spiro, del que se divorció al año después de enamorarse del marchante Paul Cassirer. Se casaron en 1910 y se divorciaron en 1926. Durante el juicio, Cassirer se excusó y se suicidó en una sala contigua.

Tilla Durieux (Foto de Becker & Maass, 1922)

Volvió a casarse con el financiero Ludwig Katzenellenbogen, promotor del teatro Neues Schauspielhaus de Berlín. Creemos que las fotos fueron tomadas en los años 20 en Berlín, cuando era famosa en esa ciudad. En 1941, Katzenellenbogen fue detenido por la Gestapo en Tesalónica y murió en un campo de concentración en 1944. Tilla era miembro del Socorro Rojo Internacional. Falleció el 21 de febrero de 1971.

Tilla Durieux en 1923

Acabamos este artículo con la foto de una mujer totalmente desconocida y de su gato.


Deja un comentario

Gatos y mujeres artistas (Parte 1)

Dolores del Río

Muchas artistas tuvieron gatos, pero a veces solo encontramos una o dos fotos, un cuadro y poco más. Por eso hemos decidido reunir a varias mujeres (pintoras, escritoras, escultoras, actrices) fotografiadas con gatos o que han realizado obras representando gatos, y acompañar las imágenes con una corta reseña de sus vidas. Por cierto, la selección no puede ser más ecléctica.

Dolores del Río

Dolores del Río, de verdadero nombre Dolores Asúnsolo López Negrete (Durango, México, 1906 –  Los Ángeles, EE UU, 1983). En 1921, a la edad de quince años, se casó con el escritor Jaime Martínez del Río, un rico hacendado licenciado en leyes dieciocho años mayor que ella, cuyo apellido adoptaría más tarde como nombre artístico. Su belleza llamó la atención del director estadounidense Edwin Carewe, que le dio un pequeño papel en una película.

Dolores del Río

Su fulgurante éxito hizo que se instalara en Estados Unidos entre los años 1925 y 1942. La llegada del cine sonoro no supuso ningún problema y se adaptó sin dificultades. Ya de vuelta a México, se entregó en cuerpo y alma al cine nacional convirtiéndose en la gran estrella del país. Las cuatro fotos que publicamos son claramente publicitarias, incluso cuando está sentada delante de una chimenea con el mismo gato negro en brazos. Sin embargo, tanto la actriz como el gato parecen cómodos juntos.

Dolores del Rio

Elin Kleopatra Danielson-Gambogi (3 de septiembre de 1861 – 31 de diciembre de 1919) fue una pintora finesa, conocida sobre todo por sus obras realistas y retratos. Formó parte de la primera generación de mujeres finesas que recibió una educación profesional. Tenía diez años cuando su padre se suicidó, pero a pesar de las dificultades, su madre y su tío materno la alentaron para que se dedicara a la pintura. Solo encontramos un cuadro suyo con gatos, realizado en 1892.

Elin Danielson-Gambogi (1892)

Feliza Bursztyn (8 de septiembre de 1933 – 8 de enero de 1982) fue una artista colombiana que utilizó chatarra de hierro y acero para realizar composiciones que ella misma denominaba “chatarras” y estuvo entre los primeros artistas colombianos en realizar instalaciones. Ninguna de sus chatarras representa a un gato, pero encontramos una maravillosa foto tomada en su taller con su precioso gato. Falleció de un infarto a los 48 años en París.

Feliza Bursztyn

 Frida Kahlo (Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón) nació el 6 de julio de 1907 en casa de sus padres en Ciudad de México, hoy convertida en museo y conocida como la Casa Azul. A los seis años tuvo poliomielitis y a los 18 años, el autobús en el que viajaba con su novio fue arrollado por un tranvía. Sufrió graves fracturas y una lesión en la espina dorsal. Una forzada inmovilidad de meses la empujó hacia la pintura.

Frida Kahlo – Autorretrato, 1940

Se relacionó con numerosos artistas, entre ellos Diego Rivera con el que se casó el 21 de agosto de 1929. La artista fue famosa en vida, pero no nada comparable a la auténtica “Fridamanía” de estas últimas tres décadas. El accidente le dejó terribles secuelas. Falleció el 13 de julio de 1954 a los 47 años. No creemos que le gustaran especialmente los gatos, prefería la compañía de perros, monos y cervatillos.

Frida Kahlo con gato

Irène Nemirovsky era una novelista rusa que escribió en francés. Nació en Kiev el 11 de febrero de 1903 y falleció en 19 de agosto de 1942 en el campo de concentración de Auschwitz. Tuvo mucho éxito en Francia en los años treinta, pero cayó en el olvido después de la II Guerra Mundial. La autora fue deportada unos meses antes que su marido, Michel Epstein, que también murió en la cámara de gas del mismo campo en noviembre. Ambos eran apátridas, ya que nunca consiguieron que Francia les concediera la nacionalidad a pesar de llevar viviendo más de 20 años en el país.

Irène Nemirovsky y Kissou (1928)

Hemos encontrado dos maravillosas fotos de la escritora con su enorme gato Kissou, que debía pesar cerca de nueve kilos.

Irène Nemirovsky

Jennifer Higdon es una compositora estadounidense nacida en Brooklyn el 31 de diciembre de 1962. Aprendió sola a tocar la flauta a los 15 años, Aunque no empezó a estudiar música en serio hasta los 18 años y composición hasta los 21, está entre los compositores más importantes de música clásica contemporánea.

Jennifer Higdon con Beau

Su trabajo abarca un amplio género, desde obras orquestales a música de cámara, coral, para viento, canciones y óperas. Ha sido admitida en la Academia Americana de Artes y Letras durante la ceremonia anual celebrada el 18 de mayo de 2022. No nos cabe la menor duda de que la compositora adora a los gatos.

Jennifer Higdon
Jennifer Higdon

Jean Iris Murdoch nació en 15 de julio de 1919 en Dublín y falleció el 8 de febrero de 1999 en Oxford. Autora y filósofa, publicó numerosas novelas psicológicas salpicadas de elementos satíricos, cómicos y filosóficos. Era una gran amante de los gatos, pero solo hemos podido encontrar una foto suya con un precioso callejero. Se casó con John Bailey, crítico literario y novelista, en 1949 y estuvieron juntos cuarenta y tres años. Durante los dos últimos años de su vida, en los que el Alzheimer destruyo su gran intelecto, su marido se dedicó totalmente a cuidar de ella.

Iris Murdoch

Maya Lin es una arquitecta y escultora estadounidense nacida en Athens, Ohio, el 5 de octubre de 1959. Saltó a la fama en 1981, cuando aún estudiaba en la Universidad de Yale, al ganar el concurso para el Monumento dedicado a la memoria de los veteranos de la Guerra de Vietnam en Washington DC. Se trata de un muro de granito negro pulido de 75 metros de largo en el que están escritos todos los estadounidenses que murieron como resultado de dicha guerra.

Maya Lin

Desde entonces ha diseñado numerosos memoriales, edificios públicos y privados, paisajes y esculturas. Es conocida por su lucha contra el deterioro medioambiental. Hemos encontrado dos fotos suyas con gatos. La primera, probablemente al principio de su carrera, cuando tenía un gato negro, y la segunda, más reciente, con un importante gato blanco y negro tumbado en la mesa de su estudio.

Maya Lin


Deja un comentario

Los gatos gordos de Fernando Botero (II)

El 7 de junio de 2016 publicamos una entrada sobre los gatos gordos del pintor Fernando Botero (https://gatosyrespeto.org/2015/06/07/el-gato-gordo-de-fernando-botero/), centrándonos sobre todo en sus esculturas. Han pasado siete años desde entonces y hemos descubierto que hay muchísimos gatos en su obra, así que repetimos.

Uno de los cuadros que le ayudó a alcanzar la fama fue “La familia presidencial”, pintado en 1967 en Nueva York. Es una representación muy crítica del poder que muestra al presidente, a su esposa con una estola de zorro colgada del brazo, a la abuela/suegra y a la hija acompañados por un general y un obispo. Detrás del presidente vemos al pintor ante su lienzo aludiendo claramente a “Las Meninas” de Velázquez, y en primer término, un gato marrón con collar y una serpiente. No nos atrevemos a hacer ningún comentario sobre el simbolismo de estos dos animales.

La familia presidencial (1967)
Ereván (Armenia)

No es de extrañar que Botero haga referencia a un cuadro de Velázquez, ya que al parecer, durante su estancia en Madrid en 1952, mientras estudiaba en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, se dedicaba a vender dibujos y cuadros delante del Museo del Prado para sobrevivir.

Gato con pelota
La solterona con su gato (1974)

El pintor nació el 19 de abril de 1932 en Medellín. Tenía un hermano cuatro años mayor que él, y cuatro años más tarde, en 1936, nació su hermano menor y su padre falleció. En 1944, a petición de un tío, estudió tauromaquia, pero cuando su familia entendió que no era su vocación, pudo dedicarse a la pintura.

1978
Medellín (Colombia)

Sufragó sus estudios realizando ilustraciones para un periódico local antes de trasladarse a Bogotá en 1951, año en que ya tuvo dos exposiciones individuales. E 1952 ganó el segundo premio en IX Salón Nacional de Artistas, y con el dinero del premio se compró un billete en un barco italiano que le llevó a Barcelona, y de allí se fue a Madrid.

1995
Rambla del Raval (Barcelona)

De Madrid pasó a París, luego a Italia y en 1955 regresó a Bogotá, donde expuso las obras hechas en Europa. Pero no recibió críticas positivas ya que en Colombia estaba de moda la vanguardia francesa. Después de una temporada en México, se trasladó a Nueva York, ciudad en la que se instaló definitivamente.

1996

Aunque los comienzos fueron duros, logró exponer individualmente en 1962 con bastante éxito. A finales de los sesenta y principios de los setenta empezó una larga serie de cuadros sobre la familia con toques satíricos, cómicos y también muy cariñosos. En los retratos de familia en interiores suele haber gatos. En el exterior perros. A veces los dos.

Niña con gato

El primero que encontramos fue “Familia”, de 1969. Un padre, una madre y sus dos hijos están acompañados por un gato enorme, totalmente desproporcionado, más grande que el niño sentado en el regazo de su padre y que parece sonreír, lo que no hace la familia.

Familia (1969)
Familia (1997)

En “La familia colombiana” (1973), un cuadro muy curioso por cierto, el padre sujeta a un gato atigrado en el regazo, mientras que la madre, de pie detrás de él, lanza una mirada asesina a la criada que les trae una bandeja con café. Ahora bien, ¿por qué hay un adolescente desnudo dormido en el sofá?

La familia colombiana (1973)

Pero en otro cuadro de 1970, el gato en brazos del niño es minúsculo. Esta familia no tiene nada de colombiana, es el vivo retrato de la perfecta familia nuclear estadounidense: padre, madre, dos hijos, una hija, perro y… dos gatos, todos posando delante de la perfecta casa con jardín.

Una familia (1970)

De la misma época hay cuadros de burdeles y desnudos. “La casa de Mariduque” satiriza claramente las costumbres sexuales. Un hermoso gato blanco con collar está acostado en el suelo a la izquierda, y a la derecha, una criada muy pequeña dispuesta a barrer las colillas tiradas en el suelo, el plátano a medio comer y ¿el hombre durmiendo la borrachera debajo de las sillas?

La casa Mariduque (1970)
Mujer sentada con gato (1994)

Uno de nuestros preferidos en “Naturaleza muerta con sopa verde”, realizado en 1972. Según muchos críticos, se nota claramente la influencia de Jan Davidson y Jan Van Eyck, dos grandes maestros holandeses del siglo XVII. En la mesa, un plato de sopa recién servida de la sopera. Pero el gato no esperará a que le inviten a participar en la comida.

Naturaleza muerta con sopa verde (1972)

Otro cuadro maravilloso pintado en 1969 se titula “Las hermanas”, con nada menos que cuatro gatos de colores diferente, quizá uno para gata hermana, ya que la mujer que sujeta al gato parece más bien la criada. Uno de los gatos, subido al aparador, puede que intenté cazar algo.

Las hermanas (1969)

Fernando Botero siguió añadiendo gatos en sus cuadros en la década de los noventa, en muchas ocasiones al lado de una mujer sola, como en “Mujer desnuda con gato”, de 1995.

Mujer desnuda con gato (1995)

También de esa época, concretamente de 1994, es el cuadro de un enorme gato rubio de pie en una cama en la que casi no cabe.

1994

No hemos podido fechar todos los cuadros del pintor con gatos. Es posible que el más reciente sea “Dos hermanas”, del que también encontramos el boceto.

Dos hermanas

También desconocemos la fecha de otro favorito nuestro, “Escena doméstica”. Una madre tiene un gato en brazos, tal vez para protegerlo de las intenciones de uno de sus hijos, mientras el otro está a punto de tirar la plancha al suelo. La niña, más modosa, juega tranquilamente con su muñeca.

Escena doméstica

No sabemos si Fernando Botero tiene o tuvo gatos, pero un artista que retrata a un gato sentado en una silla tapizada (1969) al lado de una pelota debe sentir afecto por ellos.

1969


Deja un comentario

Gatos de cerámica y Beatrice Wood

En el precioso libro titulado “Artful Cats”, de Mary Savig, publicado por la Smithsonian Institution, y al que pronto dedicaremos una entrada, se habla de la artista Beatrice Wood y de su amor por los gatos. Además de ser la “Mama of Dada” (Mamá de Dada), en referencia a su relación con Marcel Duchamp, el pionero del dadaísmo, también fue la madre de numerosos gatos durante su larguísima vida a los que consagró una serie de  preciosos platos de cerámica.

Beatrice Wood nació en San Francisco el 3 de marzo de 1893 en el seno de una familia adinerada. A los cinco años se trasladaron a Nueva York. Su madre se esmeró en prepararla para su presentación en sociedad, y convertirla en una joven culta llevándola a museos y exposiciones. Pero las cosas no salieron como estaban planeadas. En 1912, Beatrice anunció que quería ser pintora.

Beatrice Wood, foto de Francine Gealer (1998)

Su madre la inscribió en la Academia Julian, en Giverny, el pueblo de Monet, un centro educativo muy de moda entonces, y la mandó a Francia con una institutriz, pero Beatrice se aburrió y se escapó para instalarse en una buhardilla. Ya en París, su madre no se rindió y la apuntó a clases de baile e interpretación con actores de la Comedia Francesa en un intento de alejarla de la vida bohemia.

Clitemnestra (hacia 1950)

Se acercaba la I Guerra Mundial y regresó a Nueva York. Con el nombre artístico de “Mademoiselle Patricia” y gracias a su perfecto francés, trabajó en el Teatro Francés de Repertorio Nacional. Un día, una amiga le dijo que un francés estaba hospitalizado con una pierna rota y no tenía a nadie con quien hablar. Era nada menos que el compositor Edgar Varèse, y este le presentó a Marcel Duchamp.

Beatrice Wood en su taller

Beatrice, recordando esta época, dijo que era “una mujer monógama en un mundo polígamo”, pero acabó en un círculo de bohemios que no tenían el menor respeto por la moralidad burguesa. Marcel Duchamp la introdujo en el grupo dadaísta de Nueva York, que existía gracias al patrocinio de Walter y Louise Arensberg.

El último amor

La artista empezó a pintar en broma, para demostrarle a Duchamp que cualquiera podía hacer arte moderno. El cuadro se publicó en una revista y él la invitó a trabajar en su estudio. En 1917 participó en la exposición “Independents”.

Beatrice Wood con gata

Un año después huyó a Montreal para trabajar en el teatro, harta de que su madre interfiriese en todos los papeles que le ofrecían. Paul, el director del teatro, le propuso casarse para que sus padres la dejaran en paz. Fue un matrimonio sin amor y nunca consumado; además, Paul, era un jugador empedernido.

De vuelta a Nueva York se enamoró del actor y director británico Reginald Pole y, aunque hubo más hombres en los años siguientes, siempre dijo que nunca había dejado de amarle. Pole la presentó a Annie Besant, de la Sociedad Teosófica, y al sabio indio Jiddu Krishnamurti. Cuando el actor se enamoró de una chica mucho más joven y le rompió el corazón, Beatrice se mudó a California, donde ya vivían los Arensberg, Annie Besant y Krishnamurti.

Sin casar (1965)

En un viaje a Holanda, compró un juego de platos esmaltados con un brillo muy especial. Al no encontrar una tetera a juego, quiso hacerla ella misma, y en 1933 se apuntó a un curso de cerámica. Reconoce que se convirtió en ceramista por casualidad.

Pero sus cerámicas se vendían fácilmente. A finales de los años treinta estudió con Glen Lukens y, posteriormente, con el matrimonio formado por Gertrud y Otto Natzler. Ambos eran autodidactas (Gertrud torneaba las piezas y Otto las esmaltaba), pero están entre los mejores ceramistas del siglo pasado.

El trabajo de Beatrice acabó siendo radicalmente diferente al de los Natzler. Aprendió a manejar los esmaltes a base de errores, sorprendiéndose siempre de los resultados al sacar las piezas de la mufla.

Beatrice Wood y dos estatuas de gatos

En 1947 se compró una casa en Ojai. Ya había expuesto sus cerámicas en el Museo de Arte de Los Ángeles y en el Metropolitano de Nueva York, además de recibir pedidos regulares de tiendas como Neiman Marcus, Gumps y otras. Su casa estaba en la misma calle que la de Jiddu Krishnamurti, al que admiraba profundamente.

Beatrice Wood Center

En 1961, el Departamento de Estado organizó una exposición itinerante de su trabajo en catorce ciudades de India, país del que se enamoró. Regresó de nuevo en 1965, y por tercera y última vez en 1972, cuando compró una gran cantidad de arte popular que sirvió para aumentar su importante colección.

Dos años después, en 1974, invitada por su gran amiga Rosalind Rajagopal, hizo construir una casa y un estudio en los terrenos de la Fundación Happy Valley. La obra fue financiada en parte con la venta de un dibujo de Marcel Duchamp. Legó la casa, un gran número de obras, su biblioteca y su enorme colección de arte popular a la Fundación.

Beatrice Wood

Beatrice tuvo muchos gatos y dedicó un cuento a uno llamado Picasso, “The cat who had his nose out of joint” (El gato cabreado), literalmente “El gato al que se le desencajó la nariz”. En el cuento, Picasso, un horrible gato amarillo con una elevada opinión de sí mismo, vivía con una vieja y un viejo que le adoraban y le dejaban hacer lo que quería.

El cuento del gato Picasso

La vieja le había llamado por un pintor al que no entendía, pero al que fingía comprender. El gato Picasso disfrutaba de la más pura felicidad hasta que un terrible día, la vieja apareció con un gatito salvado de la basura. Picasso no lo soportó y decidió que solo entraría para comer (era verano); total, su sitio favorito era el albaricoquero delante de casa.

El gato que se fue a Filadelfia

Las cosas no acabaron ahí. Miró, pues así había bautizado la vieja al nuevo, salió, descubrió el albaricoquero y se apoderó de él. Y ocurrió algo peor. Dalí, el dachsund de la pareja con el que Picasso se llevaba muy bien, regresó de vacaciones y solo hizo caso a Miró. Picasso casi tuvo un ataque. Pasaron las semanas, llegó el otoño y el frío, la pareja encendió la chimenea, Dali y Miró disfrutaban del calor, pero Picasso seguía empeñado en no entrar.

Poco a poco – el frío ayudó –, Picasso comprendió que si quería volver a ser feliz, debía dar el primer paso. Y con toda la dignidad de la que era capaz, entró en casa, se frotó contra las piernas de la vieja, olió a Miró y descubrió que era un olor agradable, saludó a Dali y al viejo, y por fin se sentó delante de la chimenea.

Hemos hecho un brevísimo resumen del cuento, pero merece ser leído. Beatrice Wood demuestra conocer muy bien a los gatos cuando describe las reacciones de Picasso ante la llegada de una “intrusa”. No empezó a escribir seriamente hasta los 90 años, animada por su amiga, la escritora Anaïs Nin.

Murió el 12 de marzo de 1998 a los 105 años. Los últimos 25 años de su vida fueron los más productivos. Preguntada por el secreto de su longevidad y energía, solía contestar: “Se lo debo todo a los libros de arte, al chocolate y a los hombres jóvenes”. Su casa fue convertida en el Beatrice Wood Center y puede visitarse en Ojai, California.


Deja un comentario

Los gatos de dos amigos, Giuseppe Ungaretti y Pericle Fazzini

Giuseppe Ungaretti y gato

El poeta Giuseppe Ungaretti sentía auténtica pasión por los gatos y debió tener muchos, pero dos quedaron registrados en los anales de la historia: Kiki, un regalo del escritor Alberto Moravia, y el más famoso de todos, Bobosse, con el que se hizo toda una serie de fotos.

Alberto Moravia y Giuseppe (1963)

En la época, finales de los años cincuenta y principios de los sesenta, Ungaretti, su esposa Jeanne Dupoix, su hija Ninon y Bobosse vivían en la planta baja de una casa en la plaza Remuria, una bonita plazoleta con frondosos árboles no lejos del Circo Massimo. Bobosse era un gato grande atigrado, un verdadero gato romano, con mucho carácter.

Ungaretti con Jeanne y Bobosse

Walter Mauro, autor de la biografía “Vita di Giuseppe Ungaretti”, cuenta que Bobosse era un comilón, pero no solo le interesaba la comida, también podían invadirle violentos ataques de glotonería literaria. Y así, un día hizo tiras un estudio sobre el poeta Giacomo Leopardi (1798-1837), obligando a Luigi Silori, el asistente de Ungaretti, a sumirse en una complicada tarea de reconstrucción.

Ungaretti (1961)

Pero Bobosse no saltó a la fama por glotón, sino porque el escultor Pericle Fazzini, gran amigo del poeta, le plasmó en la escultura titulada “Gato de largo rabo” o también “El gato de Ungaretti”, que la galería del Laocoonte ha utilizado para promocionar la reciente inauguración de la exposición “Laocoon Zoo”, dedicada a esculturas de animales de artistas italianos.

Giuseppe Ungaretti describió a su amigo Pericle Fazzini como “el escultor del viento”. Se conocieron en Roma en 1930 y la amistad entre ambos duró hasta que la muerte se llevó al poeta.

Fazzini y Ugaretti (1952)

Giuseppe Ungaretti nació el 8 de febrero de 1888 en Alejandría. Su padre había emigrado a Egipto desde Lucca, Toscana, para trabajar en el canal de Suez, y murió cuando Giuseppe solo tenía dos años. Su madre María continúo al frente de la panadería familiar en el barrio árabe de la ciudad, y a pesar de las dificultades pudo mandar a sus dos hijos a la École Suisse Jacot, una de las mejores de Alejandría. Allí, Giuseppe aprendió francés y leyó a Leopardi, Baudelaire, Mallarmé, Nietzsche.

Ungaretti, por Fazzini

Al acabar los estudios decidió ir a la universidad en París. Conoció a numerosos artistas y trabó amistad con Guillaume Apollinaire. En 1916 publicó su primera colección de poemas, entre los que había uno dedicado a su amigo Mohammed Sceab, que se había suicidados tres años antes.

Participó en la I Guerra Mundial como soldado en la Brigada “Brecia” cuando Italia entró en la guerra. En 1918 combatió en la Champaña francesa y escribió el famoso poema “Soldati” en el bosque de Courton. De regreso a París el 9 de noviembre, descubrió el cuerpo de su amigo Apollinaire, víctima de la gripe española, en el ático que compartían.

1963

En 1920 conoció a Jeanne Dupoix y se casaron a los pocos meses. Tuvieron dos hijos, Anna Maria, apodada Ninon, y Antonietto. Se trasladaron a Italia en 1921. Durante un viaje a Argentina en 1936 le ofrecieron la cátedra de Literatura italiana en Sao Paolo. Aceptó y trasladó a su familia a Brasil, donde permanecieron hasta 1942. Su hijo Antonietto murió en ese país a los nueve años de una apendicitis mal curada.

A partir de 1942 enseñó Literatura moderna y contemporánea en la Universidad Sapienza de Roma. En 1944 le apartaron del puesto, al que fue reintegrado posteriormente, y siguió enseñando hasta 1965. En 1958 murió su esposa Jeanne después de una larga enfermedad. Al cabo de unos años mantuvo una relación con la italo-brasileña Bruna Bianco, 52 años más joven que él, tal como lo atestiguan nada menos que 400 cartas. Falleció en Milán el 1 de julio de 1970. A su entierro, celebrado dos días más tarde, no acudió ningún miembro del Gobierno italiano.

El escultor Pericle Fazzini nació en Grottammare, al sur de San Marino, el 4 de mayo de 1913. Empezó su formación en el taller de carpintería de su padre Vittorio. Gracias a la ayuda del poeta Mario Rivosecchi pudo irse a Roma en 1930 y estudió en la “Escuela libre del desnudo”.

Pericle Fazzini (1937)
Pericle Fazzini (Gatos jugando)

En 1931 ganó el concurso para el monumento del Cardenal Dusmet, pero nunca llegó a realizarlo. Obtuvo una beca y expuso por primera vez en la galería Dario Sabatello en 1933. El Museo del Jeu de Paume de París compró “Retrato de Anita” en 1934.

Pericle Fazzini (1947)
Pericle Fazzini (Gatos jugando)

Volvió a exponer en París con mucho éxito en 1938. Se instaló en un estudio en la Via Margutta de Roma y siempre trabajó allí. Participó en la Biennale de Venecia en 1939. Se casó con Anita Buy en 1940, poco antes de irse para cumplir el servicio militar en Zadar, Croacia, entonces parte de Italia. En esta época realizó dibujos para varias revistas.

Pericle Fazzini (1953)

Hizo numerosas esculturas de su esposa que le valieron premios. En 1949 participó en la exposición Arte Italiano del siglo XX y ganó el Premio San Vicente con la escultura “La sibila”. En 1954 ganó el Primer Premio de Escultura en la Biennale de Venecia. Un año después empezó a enseñar en la Academia de Florencia, y entre 1958 y 1965 fue profesor en la Academia de Bellas Artes de Roma.

Pericle Fazzine (La sibila)
El escultor con su familia

Creó numerosos proyectos monumentales y en 1970 empezó la imponente escultura “La resurrección” para la sala Nervi (diseñada por el arquitecto Pier Luigi Nervi) dentro de la Ciudad del Vaticano y utilizada por los Papas como espacio alternativo a la Plaza de San Pedro para las audiencias generales de los miércoles. Fue inaugurada en 1977 con el beneplácito de Pablo VI. Sus obras están en colecciones privadas y en numerosos museos, como el Hakone de Japón, la colección Peggy Guggenheim de Venecia, el Instituto de Arte de Chicago, el Momat de Tokio y el Museo de Arte Contemporáneo de Montreal.

Pericle Fazzini (Gato de larga cola)
Pericle Fazzini (Litografía, 1974)

Falleció en Roma el 4 de diciembre de 1987 a los 64 años.

Pericle Fazzini (Gato rascándose)


Deja un comentario

Gatos, CoBrA y Karel Appel

Christian Karel Appel nació en la casa familiar de Ámsterdam el 25 de abril de 1921. Su padre, Jan Appel, tenía una barbería en la planta baja, y su madre era Johanna Chevalier, descendiente de hugonotes franceses (calvinistas perseguidos hasta el siglo XVIII en Francia). Realizó su primer óleo a los 14 años, y su tío Karel Chevalier, un apasionado pintor aficionado, le regaló una caja de óleos y un caballete el día que cumplió 15 años.

1948

A los 19 años ingresó en la Rijks-Academie, donde estudió hasta 1943 y conoció a Corneille, a quien le unió una profunda amistad que duraría hasta el final de su vida. Expuso en solitario por primera vez en la ciudad de Groningen, Países Bajos, en 1946, y participó en la exposición colectiva Jonge Schilders en el Museo Stedelijk de Ámsterdam.

1950
1950

En 1948 fue uno de los fundadores del Nederlandse Experimentale Group (Grupo neerlandés experimental) y ese mismo año redactó el manifiesto CoBrA con Corneille, Constant y otros. CoBrA era el acrónimo de “Copenhague Bruselas Ámsterdam”, las tres ciudades de donde eran originarios sus fundadores.

1951
1951
1953

El movimiento se desintegró en 1951, solo resistió tres años, pero en sus 18 primeros meses de vida, CoBrA reunió al mayor grupo de pintores expresionistas de la historia y tuvo importantes repercusiones en Europa y al otro lado del Atlántico.

Figura con gato, 1959
1969
1969

Se propusieron ser una red internacional y crear arte para el pueblo. Constant –  aprovechamos para incluir un cuadro suyo con un gato, claro está – dijo: “Estábamos convencidos de que el arte era un arma invencible en la lucha por la libertad. Éramos pobres, pero llenos de entusiasmo y nos daba igual que se rieran de nosotros. Compartíamos una actitud, y eso solo ocurre en muy pocos momentos”.

Constant, 1949
Encuentro feliz, 1974

Al año siguiente de la creación del movimiento, Karel Appel terminó el fresco “Niños haciendo preguntas” para la cafetería del Ayuntamiento de Ámsterdam, pero la controversia fue tal que estuvo tapado durante diez años. El pintor decidió mudarse a París.

1975
1976

En 1956, el Museo Stedelijk le encargó otro mural para el restaurante que por suerte no sufrió la ignominia del primero. Pero para entonces, Karel Appel era famoso y había sido galardonado con el Premio de la UNESCO en la Bienal de Venecia.

El gato verde, 1978
Gato payaso, 1978
Retrato de un gato, 1978

El primer cuadro suyo con un gato que hemos encontrado es de 1948. En una monografía publicada por el Museo de Bellas Artes de Bilbao con ocasión de una exposición se comenta que los animales ocuparon un lugar preeminente en las obras del pintor a partir de 1947, sobre todo en dibujos. En general se trataba de peces, aves o gatos.

Gato y rana, 1980, Naoshima
Gato sobre rojo, 1980
1980

Poco a poco, el motivo animal cobró otra dimensión, convirtiéndose en un factor clave de su obra y de su manera de concebir el arte. En una entrevista dijo: “El animal me parece algo asombroso. Me gustaría tener la mirada de un animal que, por primera vez, empezara a pintar el mundo de los humanos”.

1981
1981

En 1978 creó un “portafolio” que contenía 17 litografías de gatos a los que puso nombre. Las incluimos todas, así como la lista de la carpeta. Puede que a primera vista se parezcan mucho; sin embargo, son realmente expresivas y totalmente acordes con sus definiciones. Actualmente, el portafolio completo puede alcanzar los veinte mil dólares.

No hemos localizado más cuadros de gatos a partir de 1981. ¿Dejaron de interesarle entonces? Corresponde a la época en que diseñó la increíble estructura “Rana con gato”, que tuvo el honor de ser la primera obra de arte instalada en la isla de Naoshima, Japón, para el Proyecto de Arte Benesse.

Gato descansando
Gato andando

Tampoco sabemos si convivió con gatos. Hay muchas fotografías en internet del artista en su estudio, en galerías, ante sus cuadros, pero muy pocas que reflejen su vida personal. En 1947 conoció a su primera esposa, Tonie Sluyter, en Ámsterdam, y en 1955 a su segunda esposa, Machteld van der Groen, que luego fue modelo para Balenciaga.

Gato de noche
Gato triste

Se casó por tercera vez con Harriet de Vizer a finales de los setenta y fue su relación más duradera. Harriet se encargó de realizar un archivo en condiciones de las obras de su marido y de gestionarlas de forma profesional.

Gato sonriente
Gato verde

Además de pintar, de hacer cerámicas, esculturas y muchas otras cosas, Karel Appel era un apasionado de la música. En 1957, durante su primer viaje a Nueva York – aunque ya había expuesto tres años antes en la célebre galería de Martha Jackson – conoció a grandes músicos de jazz, como Dizzy Gillespie, Miles Davis, Count Basie y la cantante Sarah Vaughan, a la que hizo un retrato.

Gato rosa
Gato luminoso

Años después, en 1961, el cineasta Jan Vritman realizó un cortometraje documental en torno al artista trabajando en su estudio. La banda sonora, titulada “Musique Barbare”, fue compuesta por el propio Appel y Dizzy Gillespie. Al igual que sus cuadros, es espontánea, colorida y expresiva, a base de percusión y sonidos electrónicos. El álbum, que salió al mercado en 1963, incluía una litografía firmada y la voz del artista comentando sus teorías artísticas en inglés, al parecer un idioma que nunca llegó a dominar del todo.

Gato acechando
Gato diablo

A finales de los sesenta compró el castillo de Molesmes, cerca de Auxerre, Borgoña, Francia, que vendió al conocer a Harriet para trasladarse a Mónaco. También vivió en Nueva York durante un tiempo y tuvo un estudio a las afueras de Florencia. Viajó por todo el mundo para asistir a bienales y presentar exposiciones de sus obras.

Gato de casa
Gato asustado

Recibió un sinfín de premios; diseñó varios decorados para óperas, entre los que destacaremos los de “La flauta mágica” en 1995 para la Ópera de Holanda; sus murales decoran las paredes de edificios públicos e instituciones, entre ellos la UNESCO en París, y sus diseños escultóricos pueden verse en todo el mundo.

Gato peleón
Gato azul

En 2003, año en que el gobierno francés le otorgó la Legión de honor, se vio obligado a mudarse a Zúrich por razones de salud. En esa ciudad fue operado del corazón en 2005 y falleció el 3 de mayo de 2006 a los 85 años. Está enterrado en el cementerio del Père-Lachaise de París. Su esposa Harriet, nacida en 1943, murió el 20 de abril de este año.

Acerca de un gato
Gato inocente

Karel Appel dijo: “La creación es como un volcán en erupción. Creo que el punto de partida de cualquier arte es el caos”.

Gato soleado


Deja un comentario

Los gatos del pintor Guillaume Cornelis van Beverloo “Corneille”

No hemos encontrado una sola foto de Corneille con un gato, y sin embargo sorprende la enorme cantidad de cuadros con el gato como motivo principal o como parte de una composición.

Cabeza de mujer
El gato y el pez (Estructura metálica)

Tampoco es fácil enterarse de las fechas en que pintó esos cuadros, pero creemos que la “producción gatuna” empezó en los años ochenta hasta quizá unos dos o tres años antes de que falleciera. El pájaro, el gato y la mujer son temas recurrentes de esta época y a menudo los tres ocupan el mismo lienzo.

Gato enamorado

Conocido como el pintor del color, él mismo dijo: “En mi larga vida como pintor, he vivido con pasión. Si debiera volver a vivirla, haría lo mismo. Hice de mi vida un bello día lleno de colores”.

Gato azul con pájaro negro
Gato azul con pájaro rojo

Guillaume Cornelis van Beverloo, de seudónimo Corneille, nació el 3 de julio de 1922 en Lieja, Bélgica. Sus padres eran holandeses y la familia regresó a Ámsterdam cuando él tenía 12 años. Estudió en la Academia de las Artes de Ámsterdam durante un corto periodo, pero le pareció una enseñanza demasiado academicista y prefirió ser autodidacta. Consiguió seguir pintando a pesar de las terribles condiciones que padeció Holanda durante la Ocupación alemana en la II Guerra Mundial.

Ensoñación de verano

En 1947 fue invitado a pasar cuatro meses y a exponer en Budapest, donde descubrió la pintura de Paul Klee (https://gatosyrespeto.org/2016/08/04/los-gatos-de-paul-klee/) y de Joan Miró (https://gatosyrespeto.org/2019/03/28/los-gatos-de-joan-miro/) hojeando un libro de arte en una librería. Allí también conoció al diseñador y coleccionista Jacques Doucet.

Gato amarillo (Alfombra)

Junto a Karel Appel y Constant fundó en 1948 el grupo Reflex en Ámsterdam y unos meses después, el 8 de noviembre, en el café Notre Dame de París, también con Appel y Constant, además de Christian Dotremont, Asger John y Joseph Noiret, firmó el manifiesto del grupo CoBrA, en directa oposición al surrealismo de André Breton, al que consideraban demasiado teórico.

Gato y arcoíris (Alfombra)

Este movimiento experimental se convirtió en uno de los más explosivos de la posguerra. Los miembros del grupo se dedicaron a crear imágenes basadas en el arte primitivo, dibujos infantiles y obras de pacientes internados en hospitales psiquiátricos. Su meta era expresarse libremente mediante el color y la palabra, sin imposiciones ni reglas. De hecho, en esta época, además de pintar, Corneille era el poeta del grupo. Pero hablaremos más largamente de CoBrA en otra entrada dedicada a Karel Appel, que también pintó numerosos gatos (aunque no tantos como Corneille).

Después de la disolución de CoBrA, se fue a vivir a París y empezó a exponer en las grandes galerías de la ciudad, como la Maeght (1950), la Colette Allendy (1954) y la Ariel (1961), así como en la Lefebre Gallery de Nueva York (1962), y en el Museo de Curasao (1954), el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (1956) y el Stedelijk Museum de Ámsterdam (1956 y 1960).

Gato de la suerte de Jaffa
Marguerita

En 1948 viajó a Túnez y quedó marcado, al igual que artistas como Delacroix, Renoir y Matisse. En 1950, viviendo ya en París, aprovechó para estudiar grabado en el taller de Stanley William Hayter. Sus primeras cerámicas están fechadas en 1954 y sus primeras esculturas en madera policromada en 1992.

La gata (1987)

Este mismo año pasó varias semanas en Malí y Costa de Marfil para el rodaje de la película “Sueño de África”, dirigida por Joss Wassink, estrenada durante la exposición “Corneille, el rostro africano”, organizada por Ronald A.R. Kerkhoven.

El gran gato azul y el pájaro

Creó esculturas en bronce, resina y vidrio, diseño joyas, vajillas en porcelana de Limoges, tapices. No dudó en diseñar obras para promocionar un banco (ABN AMOR) y una ONG (Greenpeace), entre otros organismos e instituciones.

Gato pez
Gato volador (2003)

Apasionado de la fotografía, en 1977 aparecieron varios álbumes sobre sus viajes por África y su colección de arte africano.

El gato y la luna enamorados (Pieza metálica)

En 1996 publicó una antología de poemas dedicados a los gatos e ilustrada por él, “El pintor y sus gatos”. Incluimos una dedicatoria de Corneille en la que puede leerse: “A la gloria de Luna”. Suponemos que Luna era la gata de la persona a quien iba dirigida la dedicatoria.

En 1999 descubrió el aquagrabado, técnica reciente que conjuga la escultura y la litografía o, mejor dicho, un grabado con relieve, el método ideal para los trazos concretos y los colores vivos del pintor.

En 2001, la editorial L’Estampe le consagró una importante retrospectiva, “Corneille, 50 años de estampas”, recopilando obras desde los años de CoBrA hasta el 2000, además de publicar un libro del mismo título. El 24 de septiembre de 2003, el Museo Ramat Gan de Arte Israelí expuso numerosos grabados suyos demostrando su importancia en el medio.

Siempre dispuesto a experimentar, decoró plumas estilográficas, coches, un  globo aerostático, corbatas e incluso un tranvía en Ámsterdam, por lo que fue acusado de interesarse solo por el dinero y de venderse al mejor postor. Su segunda esposa, la bailarina Natacha, dijo en su defensa: “Corneille es el eterno viajante, el hombre con suelas de viento con un pie en un arenero, un joven gran pintor”.

Efectivamente, recorrió el mundo, México, Brasil, Indonesia, Japón, Israel, Estados Unidos, Italia, Hungría, Dinamarca… No solo visitaba estos países, en muchas ocasiones se instalaba durante varios meses e incluso años para conocerlos mejor. Fue un gran coleccionista de arte africano desde que empezó a recorrer el continente en los años cincuenta.

Gato, mujer y pájaro en el desierto
Los gatos (2004)

Muchos críticos de arte describen su enfoque como imaginativo y poético, caracterizado por un exagerado uso del color y de motivos recurrentes muy simbólicos. En 2007, para la inauguración del Museo CoBrA, se definió como “un pintor de la alegría”. Nunca dejó de pintar. En los últimos años de su vida viajaba regularmente a Israel para trabajar con el taller Jaffa.

Gatos en el campo

Falleció el 5 de septiembre de 2010 en Villiers-Adam, a unos 40 km al norte de París, donde se había instalado definitivamente en 1995. Está enterrado no lejos de su compatriota Vincent Van Gogh, del que era un gran admirador.

China Suite II (2004)


Deja un comentario

Gatos en autorretratos – Parte 1

Clara MacLean Sargeant (Década de 1920)

Muchos artistas convivieron y conviven con gatos, algunos – la minoría – no los incluyen en sus obras, otros les dedican decenas de cuadros, esculturas, páginas… Y también los hay que se retratan con ellos. Hemos escogido a treinta y dos artistas contando a Clara MacLean Sargeant, de la que solo sabemos que nació en Iowa en 1885. Nos ha sorprendido que todos los autorretratos con gatos son de artistas contemporáneos. Si ya tienen una entrada en nuestro blog, nos limitamos a indicar el enlace y quizá a añadir un comentario sobre la obra. Los artistas aparecen por orden alfabético. Dada la extensión de la entrada, la hemos dividido en dos partes.

Gertrude Abercrombie (1934)

GERTRUDE ABERCROMBIE (https://gatosyrespeto.org/2017/07/20/gatos-soledad-surrealismo-y-gertrude-abercrombie/) Curiosamente, cuando realizamos la entrada no incluimos ninguno de estos dos autorretratos. Decía que siempre se pintaba a sí misma.

Gertrude Abercrombie

BALTHUS, de nombre completo Balthazar Klossowski de Rola. Le dedicamos una entrada en 2015 (https://gatosyrespeto.org/2015/04/03/mitsou-el-eterno-gato-del-pintor-balthus/), pero este autorretrato merece un comentario. Pintado en 1935, en el lienzo blanco apoyado contra el taburete se lee en inglés: “Retrato de Su Majestad el Rey de los Gatos, pintado por sí mismo”. Firmaba las cartas a su futura esposa como “Rey de los Gatos”, y en sus memorias dijo: “Entendí muy pronto mi afiliación secreta y misteriosa al mundo de los gatos. Sentía el mismo interés por la independencia”.

Balthus (1935)

WILL BARNET (https://gatosyrespeto.org/2017/04/06/los-gatos-del-pintor-estadounidense-will-barnet/) A Will Barnet le gustaban los gatos y durante toda su vida le acompañó alguno. Estos dos autorretratos, hechos con muchos años de diferencia, lo demuestran.

Will Barnet (1967)

Will Barnet

HILDA BELCHER nació en Vermont, Estados Unidos, en 1881. Fue la segunda mujer que ingresó en la Academia Nacional de Diseño de Nueva York. También estudió en la famosa Art Students League de Nueva York, donde posteriormente dio clases. Se dedicó sobre todo a los paisajes y a los retratos. Hemos encontrado otros cuatro cuadros con gatos. Falleció el 27 de abril de 1963.

Hilda Belcher (Circa 1932)

FERNANDO BEORLEGUI BEGUIRISTAIN, nacido el 21 de enero de 1928 en Campanas, Navarra, pasó la mayoría de su vida en Éibar, Gipúzkoa, porque le sedujo su urbanismo laberíntico. Empezó con un estilo más convencional y realista, inclinándose hacia la abstracción en los años setenta. En la década siguiente dio otro paso hacia delante y sus obras crecieron en tamaño y dramatismo sin dejar nunca de lado una fuerte crítica social. Este curioso autorretrato donde se le ve pintando una caja de madera acompañado de un gato flotante fue realizado en 1992. No hemos encontrado otras obras del artista incluyendo a un gato.

Fernando Beorlegui Beguiristain (1992)

LOUISE BOURGEOIS nació el 25 de diciembre de 1911 en París y falleció el 31 de mayo de 2010 en Manhattan, Nueva York. Escultora, litógrafa y pintora conocida sobre todo por sus instalaciones y esculturas de gran tamaño. Se sabe que en los años cincuenta tenía dos gatos, Champfleurette (de Champfleury, el autor del primer libro dedicado a los gatos) y Tyger. En esta escultura, la artista se mete literalmente en la piel de un gato. Pronto le dedicaremos una entrada.

Louise Bourgeois (2007)

MYRTLE BROOME, nacida el 22 de febrero de 1888, fue una egiptóloga y artista británica. Estudió con el legendario sir William Petrie. En 1927 participó como artista en las excavaciones de Qau el-Kebir (Antaeopolis) y a partir de 1929 acompañó a la Sociedad de Exploración de Egipto durante ocho temporadas al famoso templo de Seti, en Abidos, donde copió las pinturas. Es considerada una de las grandes copistas del arte egipcio. En este autorretrato tenía unos 26 años. Falleció el 27 de enero de 1978.

Myrtle Broome (1914)

JOAN BROWN, de nombre real Joan Vivien Beatty, nació el 13 de febrero de 1938. Fue miembro de la “segunda generación” del Movimiento Figurativo de la Zona de la Bahía (San Francisco y alrededores). En un primer periodo, sus cuadros incluían a mujeres y animales, antes de empezar a integrar imágenes místicas y New Age. Tenía 22 años cuando en 1960 fue incluida en la exposición anual de “descubrimientos” del Museo Whitney. Realizó numerosos autorretratos y cuadros de sus gatos. Falleció a los 59 años, el 26 de octubre de 1999, en Puttaparti, India, mientras participaba en la instalación de un obelisco que había diseñado. También debemos dedicarle una entrada.

Joan Brown (Autorretrato con pez y gato, 1970)

FEDERICO CANTÚ, pintor, escultor, grabador y muralista mexicano, nació el 3 de marzo de 1907. A los 14 años ingresó en la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán, en Ciudad de México. Posteriormente estudió en Francia y en España antes de regresar a México en 1926. Expuso por primera vez en Los Ángeles, California, en 1929. Sus obras fueron expuestas en la Tate Gallery, en el Museo de Arte Moderno de Chicago y en los Museos Vaticanos. Falleció a los 81 años, el 29 de enero de 1989, en Ciudad de México. No hemos encontrado más cuadros de gatos del pintor.

Federico Cantú (1937)

FERNANDO CASTILLO fue un pintor mexicano nacido en 1895 y formado en las Escuelas al Aire Libre de México que realizó una obra escasa. Trabajó como arriero y pastor, entre otros oficios, para ganarse la vida. En 1928 fue admitido en la Central Popular de San Pablo y exhibió sus obras en la Feria Internacional de Sevilla. Falleció en 1940. Dudamos que este cuadro, titulado “El gato negro”, sea un autorretrato, pero es tan bonito que no hemos podido resistir a la tentación de incluirlo aquí.

Fernando Castillo (1929)

GERTRUDE DES CLAYES nació en 1879 en Aberdeen, Escocia. Estudió en la Academia Julian de París y recibió una medalla en el Salón Francés de 1909. Vivió en Londres de 1906 a 1912 y fue miembro de la Sociedad Nacional de Retratistas (fundada en 1910). En 1912 se trasladó a Montreal, donde permaneció hasta 1936. Falleció en Londres en 1949.

Gertrude Des Clayes (Década de 1930)

FRANCESCO CLEMENTE nació en Nápoles el 23 de marzo de 1952 en una familia aristocrática. Ya adolescente empezó a dedicarse a la pintura y a la poesía de forma autodidacta. Abandonó pronto los estudios de Arquitectura y en 1971 tuvo una primera exposición de collages en Roma. Unos años después viajó a la India, país que le marcó profundamente, y abrió un estudio en Madrás. Su éxito internacional empezó en los ochenta. Expuso en Nueva York, donde tiene otro estudio. Este cuadro se titula “Autorretrato como gato”.

Francesco Clemente (1999)

FERDINAND DESNOS es un pintor naíf autodidacta nacido el 29 de julio de 1901 en el centro de Francia. Casado y padre de cuatro hijas, dibujó y pintó en sus pocas horas libres. En 1927 se trasladó a París para “probar suerte”. Allí se hizo amigo de Maurie Utrillo, Paul Fort y posteriormente de Paul Léautaud, gran amante de los gatos. La tuberculosis le obligó a regresar al campo, pero volvió a París en 1948 aunque pasaba temporadas en un sanatorio. En 1954, los críticos empezaron a interesarse por su obra gracias a André Breto, a quien le había hecho un retrato. Murió el 16 de noviembre de 1958. En vida interesó a un puñado de coleccionistas; hoy se le estudia, dedica retrospectivas y su obra está en numerosos museos.

Ferdinand Desnos (1953)

LEONOR FINI (https://gatosyrespeto.org/2016/04/21/gatos-suenos-disfraces-y-leonor-fini/) Incluimos dos autorretratos de la famosa pintora que sentía pasión por los gatos persas. En uno de ellos, si se fijan, el gato que tiene la pata encima de su hombro no es persa, ni siquiera parece un gato de raza, algo poco habitual en su obra.

Leonor Fini

Leonor Fini


Deja un comentario

Los gatos de cerámica de Émile Gallé

Émile Gallé, un gran artista del Art Nouveau, debía sentir predilección por los gatos ya que es casi la única representación de un animal que salió de su taller de fayenza.

El maestro vidriero, ebanista y ceramista nació el 4 de mayo de 1846 en Nancy, capital de la Lorena, en el noreste de Francia. Su padre, Charles Gallé, pintor y gran conocedor de las técnicas del esmalte, y su madre, Fanny Reinemer, nacida en el seno de una familia de negociantes de fayenza y cristal, fundaron una empresa familiar de producción propia que pronto tuvo éxito.

Émile Gallé

Una vez acabado el bachillerato en 1865, Émile se trasladó a Weimar para perfeccionar el alemán y realizar estudios de mineralogía, antes de aprender a soplar vidrio en  Meisenthal y familiarizarse con la fayenza en Saint-Clément. También estudió ebanistería.

En la Exposición Internacional de Lyon de 1872 obtuvo una Medalla de Oro en la “Clase 33” (Porcelana y cristales). En 1875 se casó con Henriette Grimm, hija de un pastor protestante, con la que tuvo cuatro hijas. Dos años después se hizo cargo del negocio familiar, que amplió en 1885 para incluir la ebanistería.

Bandeja

En la Exposición Universal de 1889 celebrada en París fue galardonado con tres premios por sus cerámicas, cristales y muebles. A partir de ese año se dedicó a desarrollar técnicas nuevas y a crear innovadores procesos de fabricación para los objetos de cristal. En 1898 depositó dos patentes, una por “un tipo de decoración con pátina sobre cristal” y otra por “un tipo de marquetería en vidrio y cristal”.

Merece la pena hablar un poco sobre esta última. Con una pinza se colocaban a la preforma en plena fusión fragmentos de cristales de diferentes colores que se habían modelado previamente. A continuación se pasaba sobre un mármol hasta conseguir una incorporación perfecta. Era una técnica complicada y muchas piezas se rompían. Después de fallecer Émile Gallé, el único artista capaz de dominarla fue Charles Schneider (1881-1953). Actualmente ha desaparecido.

Fue un gran vidriero y estuvo entre los más renombrados artistas del Art Nouveau. Nancy, la ciudad donde pasó su vida, era y es una ciudad industrial, anclada en la tradición. Émile Gallé fue el primero en romper las reglas y en revindicar un “art nouveau” (arte nuevo) basado en la naturaleza.

Émile Gallé, artista e industrial, se alzó contra el creciente empobrecimiento de las artes decorativas, que se limitaban a copiar antiguas fórmulas y estilos. Diseñó objetos en los que forma, función y elegancia estaban unidas, y con la naturaleza en el centro del proceso creativo.

Pero ¿por qué ese empeño en centrarse en la naturaleza? Porque, además de artista, era un apasionado botánico. Sus trabajos de genética y evolución del mundo vegetal son poco conocidos y van en la misma dirección que los de Gregor Mendel. En la puerta de su taller de Nancy podía leerse la frase siguiente: “Mis raíces están en el corazón del bosque”.

En el último decenio del siglo XIX, Émile Gallé estaba en contra de la deforestación y el desbrozado salvaje por miedo a que se perdieran para siempre especies de plantas. Ya en 1887 creó una Sociedad para la protección de las plantas salvajes. Tenía una enorme colección de especies en el parque de su casa y coleccionaba plantas de Japón gracias al botánico y dibujante Tokuso Takashima, al que conoció en 1885 cuando este estudió en la Escuela Forestal de Nancy, Sentía pasión por las orquídeas.

Tampoco es muy conocida su faceta de humanista, que compartió con su gran amigo el botánico Georges Le Monnier, fundador del primer liceo para el sexo femenino en Nancy, uno de los primeros de Francia, y primer titular de la cátedra de Botánica y Ciencias de la Universidad Popular de Nancy, que ayudó a crear con Émile Gallé.

El vidriero fue tesorero de la Liga Francesa por los Derechos Humanos y fiel defensor de los judíos de Rumanía, país donde la Constitución de 1866 solo otorgaba la nacionalidad a las personas de confesión ortodoxa. Asimismo, fue uno de los primeros en defender públicamente al capitán Alfred Dreyfus, a pesar de vivir en una ciudad conocida por estar en contra.

En 1901 fundó la Escuela de Nancy o “Alianza Provincial de las Industrias Artísticas”, de la que fue su primer presidente y redactor de los estatutos. De hecho, el movimiento “Art nouveau” marcó a la ciudad, que sigue siendo una de los mayores exponentes de este estilo basado en las curvas y la imaginación.

Pero poco se sabe acerca del porqué se fabricaron tantos gatos de loza fina en su taller. El modelo más habitual era un gato de treinta centímetros de alto y doce de ancho, amarillo, decorado con corazones y círculos azules y blancos, ojos de vidrio y una sonrisa. Aquí vemos a una pareja de gatos que son botes de tabaco, aunque la mayoría eran figuras sin ningún uso práctico.

Y aquí uno de los pocos perros, un bulldog, que salió del taller Gallé. Aparte de los gatos amarillos, hemos descubierto otros de todo tipo, incluso uno decorado con naipes.  Todos sonríen, todos tienen ojos de vidrio y uno no corresponde al modelo habitual: Es amarillo, pero está agachado y su cabeza es móvil.

Como dijimos antes, Émile Gallé también era ebanista e hizo toda una serie de mesas que se encajaban unas en otras, muy de moda en la época (y muy prácticas, por cierto) con gatos de marquetería. Verdaderas maravillas.

El artista falleció el 23 de septiembre de 1904, a la temprana edad de 58 años, y su viuda Henriette, ayudada por el marido de una de sus hijas, se hizo cargo de la dirección del taller de vidrio. En 1908 publicó “Ecrits pour l’art” (Escritos para el arte), una compilación de los principales escritos de Émile Gallé sobre botánica y floricultura, así como sus discursos y varios artículos en torno al arte y los artistas. Sociedad anónima desde 1927, la empresa dejó de producir en 1931.

En 1904, meses antes de que falleciera, el Museo de Arte Decorativo de Nancy le compró treinta y ocho cristales a Émile Gallé. La popularidad y renombre del artista hizo que incluso durante su vida se realizaran numerosas falsificaciones, sobre todo de sus obras de cristal.