Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Gatos en el arte minwha coreano

La palabra “minwha” significa literalmente “pintura del pueblo”. En un principio eran obras producidas por artistas itinerantes, en su mayoría anónimos y carentes de estudios formales. El arte minwha también poseía una dimensión mágica al creerse que los cuadros protegían a sus dueños y a sus familias de las fuerzas del mal.

Gato perseguido por perro (Siglo XIX, Instituto de Arte de Minneapolis)

El gran auge del arte minwha fue en el periodo tardío de la dinastía Joseon, que reinó durante cinco siglos, nada menos, logrando 200 años de paz después de la última invasión manchú en el siglo XVI. En este periodo, las pinturas minwha gozaron de su mayor popularidad y reconocidos artistas trabajaban por encargo de la aristocracia.

 

Es posible que a primera vista estas pinturas parezcan sencillas y fáciles de hacer, pero una de las artistas que se dedica al arte minwha hoy en día, Jung Seung Hui, explica que no tiene nada de sencillo: “Empecé al poco de terminar los estudios en la universidad, hace 40 años. En esa época no se estudiaba el arte minwha y no me quedó más remedio que ser autodidacta. El papel que se usaba antaño como base era el papel tradicional hanji con colores de tintes naturales. Sin embargo, estos colores se desvanecen rápidamente y ahora los mezclamos con otros para que duren más. Tardo unas dos semanas en hacer un cuadro pequeño, pero un panel de grandes dimensiones puede llevarme hasta dos años”.

Gato en otoño (Jeong Seon, siglo XVIII)

Los temas más populares eran árboles, el sol, la luna, insectos, aves y animales, entre ellos, gatos y tigres.  La pintora sigue diciendo: “Es un arte impregnado del humor coreano, muy satírico. Los tigres no parecen feroces, son más bien graciosos. La creatividad en estas pinturas es infinita, aunque los temas se repitan”.

Gatos acechando

Abundan las pinturas de tigres con aves. Una de las explicaciones es que el tigre simbolizaba el poder, la autoridad, la aristocracia, y la urraca, al pueblo llano. Siempre parece que la urraca u otro pájaro estén a punto de hostigar al pobre felino al que llamaban “tigre idiota”, en una clara alusión sátira de las diferencias sociales.

Byeon Sang-byeok es uno de los artistas más famosos del periodo Joseon tardío que también pintó obras minwha. Vivió en el siglo XVIII, era miembro del Dohwaseo o Real Academia de Pintura, y acabó siendo magistrado. No sabemos si siguió pintando después de obtener este cargo. Dibujaba sobre todo gatos y gallos, hasta el punto de que llegaron a apodarle “Byeon goyangi” (el gato Byeon) y “Byeon dak” (el gallo Byeon).

Gato con margaritas (Byeong Sang-byeok)

En uno de sus cuadros más conocidos, “Myojakdo” o “Gatos y gorriones”, se ve a dos gatos y a varios pájaros. Está pintado sobre seda, mide 93,7 por 42,9 centímetros y se encuentra en el Museo Nacional de Corea, en Seúl. Los gatos y las aves eran temas habituales en la pintura minwha ya que ambos animales simbolizaban la longevidad.

Gatos y gorriones (Byeon Sang-byeok)

El gato que trepa por el tronco del árbol mira al que se ha quedado en el suelo como si  se comunicaran. El artista usó un pincel muy fino para pintar a los dos gatos y a los gorriones, mientras que el tronco del árbol está hecho con trazos más gruesos, más fuertes.

Gato con pájaro (Byeon Sang-byeok)

Otro cuadro suyo es “Gukjeong chumyo”, que traducido literalmente significa “Gato otoñal en un jardín con crisantemos”, pintado sobre papel tradicional. Mide 29,5 por 23,4 centímetros y se encuentra en el Museo de Arte Gansong de Seúl. Además de animales, Byeon Sang-byeok también hizo numerosos retratos de la aristocracia Joseon.

Gato otoñal con crisantemos (Byeon Sang-byeok)

Unos doscientos años antes, en el siglo XVI, un pintor llamado Yi Am exhibió un estilo propio, alejado del estilo chino de la dinastía Song imperante entonces en Corea. Al igual que Byeon, se especializó en retratos, entre los que está uno del Rey Jungjong de Joseon, pero también pintó animales. Posiblemente sea uno de los primeros pintores oficiales que hizo suyo el arte minwha, quizá porque le aportaba una mayor libertad.

Gato perseguido por perro (Yi Am)

En uno de los dos cuadros que hemos encontrado, el gato trepa por el tronco de un árbol mirando hacia abajo, aunque los dos perros que están en el suelo no parecen tener malas intenciones. En el otro, el gato se enfrenta al perro. En ambos, el gato es blanco y negro con ojos saltones. Ninguno de los gatos de otros cuadros de estilo minwha tienen ojos parecidos. Al contrario, son animales muy realistas.

Gato y perro (Yi Am)

En el siglo XIX, ya al final de la dinastía Joseon, otro célebre pintor fue Jang Seung-eop, más conocido por el seudónimo de Owon. Vivió entre 1843 y 1897, y fue uno de los escasos pintores que tuvo una importante posición en la corte.

Jang Seung-eop

Era huérfano y aprendió a pintar en el seno de otra familia. El aristócrata Yi Ung-heon le acogió en su hogar cuando cumplió veinte años ofreciéndole la posibilidad de pasar largas horas pintando. Su reputación como pintor de talento creció rápidamente, dedicándose sobre todo a paisajes, flores y escenas de la vida cotidiana.

Jang Seung-eop

Hemos encontrado tres cuadros suyos con gatos. En uno de ellos hay una madre gata con su camada, una escena que no se repite en ningún otro de los cuadros minwha.

Jang Seung-eop

El arte minwha decayó al desaparecer la longeva dinastía Joseon y desapareció del todo bajo el mandato colonial japonés. Revivió en los años ochenta y su popularidad sigue actualmente. Se usa para decorar la puerta de entrada de las casas, biombos, muebles para atraer la felicidad, la suerte, la prosperidad y también para alejar a los malos espíritus.

Gato e insecto

Gato y mariposa

Incluimos en la entrada algunos de los cuadros minwha de tigres, y al final dos de tigres fumando en pipa.


Deja un comentario

La gata Lydia y el dibujante Horst Janssen

1979

Horst Janssen fue un prolijo dibujante y grabador alemán nacido el 14 de noviembre de 1929 en Oldemburgo, Baja Sajonia, hijo de Martha Janssen, de profesión modista. Nunca conoció a su padre, un viajante de comercio, y fue adoptado por su abuelo. En 1942, al empezar a estudiar en el Instituto Nacional de Educación Política de Hasselüne, a unos 90 kilómetros de Oldemburgo, su profesor de dibujo se dio cuenta de su talento y le animó a seguir.

Gato y pájaro (Grabado)

Horst Janssen

Su madre murió un año después – Horst Janssen tenía 14 años – y fue adoptado por la hermana menor de esta, que también le empujaría a estudiar Bellas Artes pagando por sus estudios. En 1946 se trasladó a Hamburgo, donde vivía su madre adoptiva, y estudió en la Escuela Estatal de Bellas Artes con el profesor Walter Malhau, que le consiguió sus primeros encargos.

Gato azul (1961)

En 1947, el semanario Die Zeit, de Hamburgo, publicó un dibujo suyo titulado “La princesa y el guisante”, y al año siguiente ilustró el libro infantil “¿Estáis todos?”, con versos de Rolf Italiaander. Su primer hijo nació en 1950, fruto de la relación con Gabriele Gutsche, una mujer casada. Empezaba a experimentar con grabados sobre madera y estaba fuertemente influenciado por la obra del noruego Edvard Munch.

El gato Pharyah

Noche de luna

El profesor Gustav Hassenpflug logró que le expulsaran de la Escuela Estatal de Bellas Artes sin llegar a graduarse. Janssen caía francamente mal a este profesor quizá porque tenía una relación con su esposa, con la que se casaría en 1955 y tendría una hija, Katrin. Se divorciaron en 1959. Después de una exitosa exposición en la galería Hans Brockstedt de Hanover, se sumió en la técnica del aguafuerte y estudió con Paul Wunderlich.

Cartel de la exposición “Perro, gato, ratón”

 

 

 

 

 

 

 

 

Gato y rata

En ese periodo, su mayor influencia fue el francés Jean Dubuffet y el arte marginal. Volvió a casarse con Brigit Sandner pocas semanas después de obtener el divorcio de su primera mujer, pero el matrimonio solo duró unas semanas. Un año después se casó con Verena von Bethmann Hollweg, que dio a luz a Philip, su tercer hijo. Este matrimonio duro ochos años; se divorciaron en 1968.

Ese mismo año empezó una apasionada historia de amor con Gesche Tietjens. Viajaron a Svanhall, Suecia, y allí aprovechó para pintar maravillosos y luminosos paisajes. Se separaron en 1972, cuando ella estaba embarazada de su hijo Adam. Siguieron una larga lista de relaciones más o menos duraderas, todas reflejadas en un sinfín de retratos y representaciones eróticas. También hizo numerosos dibujos y grabados de sus hijos.

Para entonces era un dibujante y grabador de renombre internacional. Ya en 1965, la galería Kestner de Hannover le había dedicado una retrospectiva en la que el director de la galería le había alabado como “el mejor dibujante con Picasso, aunque Picasso es de una generación anterior”. Su obra era reputada por seguir la tradición de artistas como Goya, Ensor, Glinger, Redon y Kubin.

Fue galardonado con el Premio Edwin Scharff en 1966. Al año siguiente fallecieron dos personas que habían sido importantes en su juventud, su tía y madre adoptiva Anna y su profesor Alfred Malhau. Su trabajo empezó a mostrar el dolor por perder a dos seres tan queridos. Ganó el Primer Premio de Arte Gráfico en la Biennale de Venecia de 1968. Expuso con mucho éxito en 1970 en Londres, en 1971 en Oslo y Gotemburgo, en 1974 en Nueva York, en 1975 en Torino, en 1976 en Barcelona, en 1980 en Chicago, en 1982 en Tokio…

Gato de lunes

Dos hombres se mantuvieron siempre leales a Horst Janssen a pesar de los altibajos en sus relaciones debido a su carácter imprevisible. Uno de ellos era el galerista Hans Brockstedt, a quien conoció a finales de la década de los cincuenta y que expuso treinta grabados en color el 17 de mayo de 1958. Esa misma noche se vendieron veinticuatro grabados entre 40 y 60 marcos cada uno. Tres décadas después, estos mismos grabados valían entre 4.000 y 6.000 marcos.

Gato salvaje

El galerista, que trabajó mucho con Horst Janssen organizando exposiciones por todo el mundo y obteniendo encargos de ilustraciones para libros, fue una de las personas más importantes de su vida. A pesar de las discusiones, separaciones y reencuentros, el artista le dijo una vez: “Cuando muera, pronunciaré cinco nombres, y uno de ellos será el tuyo”.

Gato con pájaro (1959)

Queda por saber cuáles fueron los otros cuatro. Probablemente otro sería el del impresor Hartmut Frielinghaus, del que dijo que “si no hubiera existido el arte de Frielinghaus, no habría habido grabador Janssen”. Pero al parecer, como con todas las personas que se cruzaban en su camino, la relación no fue fácil y el impresor incluso llegó a decir que había momentos en que le habría estrangulado con sus propias manos.

Si no dibujara, mataría

Desde siempre Horst Janssen había dibujado animales, entre ellos gatos, pero en la década de los ochenta la gata Lydia entró en su vida y debió ocupar un lugar muy importante. Por los numerosos retratos, sabemos que era una gata negra, y nada más. En ninguna biografía del artista se menciona a Lydia, tampoco si le gustaban los gatos, aunque nos atrevemos a decir que basta con ver sus dibujos y grabados para afirmar que sí, claro que le gustaban mucho los gatos.

Buenos días, Lydia

Lydia (Litografía)

Hemos encontrado un dibujo de un gato rubio acompañado del siguiente texto: “¡Socorro, señores! ¡Gente! Félix, el gato de Kerstin Schlüter, se ha perdido. Atiende al nombre de Feli. 500 para la persona que lo encuentre. Y agradecimiento eterno. Vuestro Janssen”. Más abajo está el teléfono de la Sra. Schlüter y el del propio Janssen.

Janssen con Lydia (1984)

Lydia ronroneando

Es muy posible que Lydia acompañara a Horst Janssen hasta casi el final de su vida, pero seguro que le hizo compañía en 1990 cuando se cayó de su balcón desde una altura de 3,50 metros. Lo peor es que en la caída se llevó por delante los ácidos que usaba para los grabados y sufrió una quemadura en la córnea en ambos ojos, además de fracturarse la tibia y la pelvis. Tardó meses en recuperar la vista.

Janssen con Lydia (Carta con dibujo)

Lydia deprimida (1981)

Falleció de un derrame cerebral el 31 de agosto de 1995. No creemos que Lydia estuviera aún con él ya que habría tenido más de quince años, aunque conocemos a varios gatos que han alcanzado los veinte.  Horst Janssen está enterrado en el cementerio Gertruden de Oldemburgo.

Tres representaciones de Lydia


Deja un comentario

Gatos y cuentos de hadas de Adrienne Ségur

En 1952, un periodista publicó lo siguiente en “Le Figaro littéraire”: “Fui a casa de Adrienne Ségur, un hada. Me recibió un gato imperial y pájaros de diverso plumaje. De hecho, todos los animales de ‘Érase una vez’ se habían instalado en los recovecos de la casa. ¿Y qué me dijo el hada? ‘Voy hacia la fantasía para evadirme. Los niños hablan con los animales, y los animales les hablan, es natural. Mis animales hablan con los ojos, el hocico, las patas’”.

Adrienne Ségur con un gato

Cómo los gatos aprendieron a ronronear (Joan Bennett)

El hada Adrienne Ségur era una ilustradora de cuentos que prestó una atención muy especial a los gatos. Aparecen en sus dibujos casi en la misma proporción que príncipes y princesas. Incluso recopiló cuentos de gatos en un libro especialmente dedicado a ellos.

El gato con botas (Charles Perrault)

El gato arrepentido

Fue una mujer muy bella, de aspecto misterioso y elegante, que llevó una vida discreta, quizá porque se sentía más cómoda en su mundo que en compañía de los mortales. Nació el 23 de noviembre de 1901 en Atenas, hija del escritor francés Nicolas Ségur y de la griega Kakia Anastose Diomedes Kyriakos. A pesar de llevar el mismo apellido que la famosa escritora, la Condesa de Ségur (de soltera Sofia Fiodorovna Rostoptchina, casada con Eugène de Ségur), no parece que les uniera parentesco alguno.

Foto de Erwin Blumenfeld

El gato de Baba Yaga

Empezó a dibujar siendo niña y en 1928 ilustró en blanco y negro la novela de juventud de André Maurois “Le Pays des trente-six mille volontés” (El país de los treinta y seis mil deseos), aunque usó el seudónimo de Adrienne Novel. Dos años después ilustró una serie de cuentos de los que era autora, “Cotonnet”, “Cotonnet aviador” y “Cotonnet en América”, con un conejito como protagonista. Estos primeros dibujos son encantadores y sencillos, tienen poco que ver con los que la hicieron famosa en la década de los cuarenta.

El gato y el gallo enfermo

El gato que habla (Natalie Savage Carslon)

En 1932 se casó con el poeta y pensador egipcio Mounir Hafez, diez años menor que ella y uno de los grandes referentes del sufismo en Francia. A partir de ese momento, la pareja pasó los inviernos en El Cairo y los veranos en París. En 1936,  Adrienne Ségur empezó a ocuparse de la página infantil de Le Figaro, de la que acabó siendo directora en 1939. Una vez finalizada la II Guerra Mundial, empezó a ilustrar cuentos infantiles para la editorial Flammarion.

Mounir Hafez

El gato Patripat (India)

Al cabo de unos años, la editorial alquiló para ella una casa a unos diez kilómetros de Blois, a dos horas en coche de París. Los que la conocieron entonces dicen que vivía rodeada de gatos y de pájaros, y que su pasatiempo favorito era caminar por el bosque y observar a los animales en libertad.

El niño que pintaba gatos (Japón)

Kip, el gato hechizado (Suecia)

También dicen que en cuanto hacía bastante calor, dejaba las ventanas abiertas para que sus pájaros pudieran volar libremente y regresar cuando quisieran. Esto nos hace pensar que ella y su marido no llevaban la vida convencional de un matrimonio de la época.

El gato con la cola torcida (Frances Carpenter – Tailandia)

El gato y el ciervo (Rusia)

Era una apasionada de “Alicia en el País de las Maravillas”, de Lewis Caroll, y en 1949 realizó unas brillantes ilustraciones en blanco y negro para el libro. Sus dibujos dieron vida a los cuentos de los hermanos Grimm, de William Hauff, Hans Christian Andersen, Madame d’Olnoy, Pável Bazhov y otros escritores del mundo entero.

Alicia en el País de las Maravillas

Flammarion publicó en 1951 una colección de cuentos de hadas de autores franceses titulada “Il était une fois” (Érase una vez) con dieciséis ilustraciones de Adrienne. Fue considerado por la crítica literaria como el libro infantil más bello de Francia. La editorial demostró una enorme confianza en el talento de la artista al encargar veinte mil ejemplares para la primera edición, en vez de los habituales cinco mil para un libro de ese tamaño.

La gata princesa (Madame d’Olnoy)

La gata princesa

No solo tuvo un enorme éxito en Francia, sino también entre los lectores de habla inglesa, sobre todo en Estados Unidos, donde Random House lanzó posteriormente el maravilloso “The Golden Book of Fairy Tales” (El libro de oro de los cuentos de hadas), una recopilación de veintiocho cuentos procedentes de Francia, Alemania, Rusia, Dinamarca y Japón.

La gata princesa (Músicos)

En 1965 publicó otra colección de diecisiete cuentos dedicados únicamente a los gatos. “Le chat Jérémie et autres histoires de chats” (El gato Jeremías y otras historias de gatos), traducido al inglés en 1967 con el título de “My Big Book of Cat Stories”. Algunos títulos de estos cuentos son inolvidables, “Jeremías o el gato que se hizo jefe guardabosques”, “El gato con el rabo torcido”, “El gato arrepentido” o “El gato oreja de mantequilla”.

Gato ojo de aceite

El gato Jeremías jefe guardabosques no es otro que el gato Catafay Ivanovich del cuento ruso “El gato y la zorrita”, al que también llaman “Yeremey” (https://gatosyrespeto.org/2020/01/02/gatos-en-el-folclore-ruso/).

El gato Yeremey (Rusia)

El gato Yeremey, dueño del bosque (Rusia)

Las ilustraciones de la artista son sumamente detalladas e imaginativas, propias de los cuentos de hadas. También trabajó con autores de la talla de Colette (https://gatosyrespeto.org/2018/12/13/los-gatos-de-colette/) y diseñó decorados de espectáculos, así como tarjetas de felicitación para marcas como Van Cleef y Arpels. Siempre dio gran importancia a la expresión de los personajes.

Las tres hilanderas

Las tres hilanderas

Adrienne Ségur falleció el 11 de agosto de 1981. Había dejado de dibujar hacía ya varios años debido a la artrosis. Sus últimas ilustraciones fueron para la novela “La légende de Venise” (La leyenda de Venecia), de Simone Kervyn. En los dos retratos fotográficos incluidos aquí tendría unos 35 años. Son obra del fotógrafo alemán Erwin Blumenfeld, que se instaló en París en 1936. Fue una mujer que se rodeó de un aura de misterio y se sabe muy poco de su vida privada.

Hans y el gato atigrado (Hermanos Grimm)


Deja un comentario

Gatos, mujeres y la fotógrafa Brooke Hummer

Brooke Hummer es una fotógrafa estadounidense afincada en Chicago. Estudió Historia del Arte en la Universidad Wesleyan y Fotografía en el Instituto Brooks. Empezó trabajando en Outside Magazine y, posteriormente, en Crain’s Chicago Business. Es la fundadora del colectivo femenino Cabinet Shop Studio. Nos ha sido imposible saber más; creemos que se ocupa de campañas de moda, pero no estamos seguros. Realizó una serie de fotografías de mujeres con gatos. Las presenta con las palabras siguientes: “Los retratos femeninos en la historia del arte visual acostumbran a honrar la pureza, la inocencia o el vínculo con un hombre poderoso; por eso me he apropiado de los estilos clásicos de la pintura para crear un proyecto que homenajea la independencia y el poder de unas hermanas fuertes y solteras (y sus gatos)”.

Brooke Hummer

Hemos traducido partes de la entrevista que la asociación APA (American Photographic Artists) le hizo a Brooke Hummer acerca de estos retratos y hemos buscado el original que lo inspiró.

“La idea inicial fue de mi agente Andrea Donadio cuando me pidió que le hiciera una felicitación de Navidad. Quería algo humorístico del tipo “madre e hija”, pero con su gato Bunny. Dado que trabajo habitualmente en entornos naturales, pensamos hacer lo mismo, pero no funcionó y empezamos a buscar retratos clásicos de madres e hijas. A las dos nos atraía el estilo hiperserio de los retratos naífs del siglo XIX en Estados Unidos y decidimos copiarlos. Trabajamos en el estudio y tardamos una hora. Casi no fue necesario retocarlos”.

Andrea y Bunny

Naíf americano (1845)

“Varias mujeres recibieron la felicitación y me pidieron un retrato con su gato. Seguía sin pensar en una serie basada en retratos clásicos con gato añadido, pero supe inmediatamente que el siguiente vendría del renacimiento italiano porque pasé un año en Florencia cuando estudiaba Historia del Arte. Había disfrutado plasmando a Andrea con toda su fuerza, lo opuesto de un retrato maternal. Y me di cuenta de que podía trastocar el insultante término de “Cat Lady”, la mujer de los gatos, que suele ir acompañado del epíteto “vieja” o “loca” y, a la vez, reinterpretar la forma en que se ha retratado a la mujer en la historia. El segundo retrato fue el de Lindsey Tyler, una productora de la agencia de publicidad FCB. En este retrato, en vez de un paisaje toscano, integré el skyline de Chicago, como si Lindsey fuese la dueña de la ciudad. Solo entonces, al ver a estas dos mujeres fuertes, se me ocurrió la idea de una serie”. Hemos encontrado dos retratos de Lindsey y la gata Clementine, uno de perfil y otro de frente. El que seleccionó la fotógrafa para la serie es el de perfil, pero aquí mostramos los dos.

Lindsay y Clementine

Antonio Lupari Gozzadini (1485)

Lindsay y Clementine

“El siguiente es el de Kristen y Javi, basado en un autorretrato de Gertrude Abercrombie (https://gatosyrespeto.org/2017/07/20/gatos-soledad-surrealismo-y-gertrude-abercrombie/), una pintora surrealista de Chicago. Reconozco que este tercer retrato rompe la idea de la serie, o sea satirizar la visión masculina de la mujer, pero adoro la obra de Gertrude Abercrombie y siento cierta obsesión por ella. Kristen no tiene gato y pedimos prestado uno negro. En el cuadro original, el gato saca la lengua; estaba dispuesta a retocar la foto para que fuese igual. Normalmente fotografiamos primero a la mujer y luego al gato. En esta ocasión ocurrió una cosa alucinante, el gato sacó la lengua en la segunda sesión. Nos quedamos atónitas, no podíamos creerlo”.

Kristen y Javi

Yo y gato, de Gertrude Abercrombie

“El cuarto es una copia del cuadro de Ammi Phillips “Niña con vestido rojo” (https://gatosyrespeto.org/2017/08/17/gatos-en-retratos-naif/). También tiene un gato en brazos, y me hizo gracia algo tan reconocible. Técnicamente hablando, Cora no es una mujer, tiene 12 años, pero me parece un retrato genial. La niña de cara inocente, con ese ridículo vestido y las botas militares que lleva habitualmente”.

Cora y Creo

Niña con vestido rojo, de Ammi Phillips

“El siguiente es el de Julie con Rola. Julie adora a los gatos y a Gustav Klimt, y estaba empeñada en que debía ser un retrato suyo. Pero es conocido de todos que Klimt era un notable misógino y me incliné por Judith con la cabeza de Holofernes en la mano izquierda”.

Julie y Rola

Judith I, de Gustav Klimt

“Después está el cuadro de “Madam X”, basado en el retrato que John Singer Sargent hizo a Mme. Gautreau, considerado escandaloso en la época. No me parece que sea una mujer sumisa, por eso me gustó. Este necesitó mucha posproducción y fue el primero en que me encargué de hacerlo todo yo”.

Chrystyne, Duncan e Idaho

Madam X, de John Singer Sargent

“A continuación viene la fotografía estilo El Fayum, como los retratos naturalistas pintados en tablas de madera que cubren el rostro de las momias de esa zona de Egipto. Amber es egipcia, y al principio pensé en Cleopatra, pero está el vínculo con Elizabeth Taylor. Aunque ya lo había hecho, lo descarté. Preferí buscar un tema menos visto”. Aquí incluimos ambos retratos.

Amber y Whisky

Retrato de EL Fayum (Principios de nuestra era)

Amber y Whisky

“El octavo es Elaine con su gato Loki Lucifer. Es una talentosa fotógrafa y técnica digital de aquí, de Chicago. En cuanto empezamos a hablar, supimos que debíamos enfocarlo hacia la Virgen y el Niño, y nos inclinamos por los cuadros de estilo gótico de los siglos XII y XIII”. En este caso, Gatos y Respeto se permite añadir que, en la iconografía cristiana de la época, la bendición con la mano derecha estaba reservada únicamente a Cristo.

Elaine y Loki

Berlinghiero Berlinghieri (Siglo XIII)

“Para Reba y Neva quería que llevara ropa voluptuoso. Reba creció en Trinidad y Tobago y es una conocida chef de un restaurante de Chicago que está muy de moda. Viste de una manera muy informal, por eso me hacía mucha gracia cambiarle completamente el estilo y basarme en los retratos coloniales miniaturistas. Hice varias pruebas, pero creo que este es el definitivo”. La fotógrafa se refiere a Reba con el vestido azul y no hemos encontrado ningún retrato que pueda servir de modelo.

Reba y Neva

Reba y Neva

El retrato de Reba y Neva es el último de la serie “oficial”, sin embargo aparece un décimo, el de Amanda y Piggy, que se basó, a todas luces, en los retratos flamencos de los siglos XVI y XVII, pero no sabemos por qué no se incluyó en la serie.

Amanda y Piggy

Gillina van Vlierden, de Gortzius Geldorp

Al final de la entrevista, la fotógrafa Brooke Hummer dice que, en un principio, se impuso muchas reglas para comunicar el mensaje feminista de la serie, pero que las “rompe” a medida que avanza. Habla en presente. Quizá la serie no esté acabada aún y por eso no están incluidos Amanda y Piggy.


Deja un comentario

Gatos tatuados de Kazuaki “Horitomo” Kitamura

El estudio de tatuajes State of Grace (Estado de Gracia), de San José, California, publicó en 2013 el libro “Monmon Cats”, con texto y dibujos de Kazuaki “Horitomo” Kitamura. Sus 118 páginas contienen un sinfín de maravillosos dibujos de tatuajes de gatos. Ahora bien, no se trata de los típicos tatuajes de gatitos bonitos, sino de espléndidas obras por sus colores, complicado diseño y simbolismo. “Monmon” significa “tatuado” en japonés.

Pero ¿qué empujó a Kitamura, más conocido como “Horitomo” en el mundo del tatuaje, a centrar su trabajo en los gatos? En la introducción del libro, el artista explica que el gato no ha sido bien tratado en algunas partes del mundo: “Me parece que hay ciertas similitudes entre los sentimientos encontrados que mucha gente tiene acerca de los gatos y los tatuajes en la sociedad japonesa. Por eso me parece que los gatos y los tatuajes están hechos el uno para el otro”.

Sigue diciendo que siempre le han inspirado los grabados del gran artista Kuniyoshi Utagawa (https://gatosyrespeto.org/2017/08/10/los-muchos-gatos-de-utagawa-kuniyoshi/), que vivió a finales del periodo Edo y principios de la era Meiji. Los tatuajes se usaron como castigo en Japón, pero al final de la época Edo (siglo XIX) empezaron a ponerse de moda y muchos dibujos eran obra de los grabadores. Esa moda quizá se deba a la publicación de la novela china “Suidoken”, ilustrada con grabados de escenas heroicas, dragones, tigres y flores que acabaron “grabados” en la piel de ricos mercaderes.

A principios del siglo XX, los tatuajes fueron prohibidos en Japón y no volvieron a legalizarse hasta el año 1948, durante la ocupación estadounidense. Por entonces, los tatuajes se asociaban sobre todo a los Yakuza, la famosa “mafia” japonesa. Los dibujos no solo servían para embellecer el cuerpo, sino como protección.

Yakuzas tatuados

Tatuaje Yakuza antiguo

El tatuaje tradicional japonés, “irezumi”, no tiene nada que ver con el occidental. Se realiza manualmente, con tinta “nara”, la misma que usaban los grabadores de la época Edo, y requiere largas horas de trabajo. Un tatuaje de cuerpo completo como el de los Yakuza puede llegar a costar 30.000 euros.

Los tatuajes siguen sin ser muy bien vistos en Japón. En 2012, el alcalde de Osaka lanzó una campaña para que las empresas despidieran a los empleados tatuados. Muchos baños públicos, playas o gimnasios no permiten la entrada a personas tatuadas, quizá por la connotación Yakuza. Pero son cada vez más populares, basta con no enseñarlos en público.

Horitomo descubrió los tatuajes hace más de treinta años, cuando abandonó las cocinas del restaurante donde aprendía a ser un chef por la tabla de surf. Algunos de sus amigos estaban tatuados y la idea le gustó. Después de un incidente muy desagradable con una ola, decidió que el surf no era lo suyo y pensó en aprender a tatuar. Algo que, según él, su madre sigue sin perdonarle.

Empezó su aprendizaje en 1993 en un estudio en Nagoya, uno de los primeros en ofrecer tatuajes con la técnica y modelos occidentales. Cuatro años después se mudó a Tokio, donde trabajó en dos estudios, y en 1998 se fue a Osaka para ser el primer artista de un estudio recién abierto. Para entonces había ido a convenciones por todo el mundo, tanto en Europa como Estados Unidos. En esa época era conocido como “Washo”.

A medida que profundizaba en el arte de los tatuajes, se interesó por la técnica tradicional japonesa y estudió con el gran maestro Yoshihito Nakano, conocido como Horiyoshi III, autor de numerosos tatuajes Yakuza. Al acabar su formación, el maestro le dio el nombre de Horitomo, formado a partir del prefijo “hori”, cuyo significado es “grabar”.

Horyoshi III (Yoshihito Nakano)

Transcurrieron otros cuatro años hasta que Masoyischi Kikuchi, el productor del videojuego “Yakuza”, vio los dibujos de varios de los mejores tatuadores tradicionales del momento, entre los que estaba Horitomo. Se puso en contacto con él y le pidió que se uniera al equipo de la primera entrega del videojuego.

En todos estos años de aprendizaje, Horitomo había tenido una compañera: una gata llamada Ginnan que su esposa llevó a casa después de encontrarla hambrienta y en mal estado en Osaka. Horitomo se enamoró de Ginnan, otro nombre para las nueces de Gingko, y en gran parte fue su inspiración para el libro “Monmon Cats”. Falleció en 2015, siendo ya muy mayor.

La gata Ginnan

En palabras de Horitomo: “Los dragones son muy importantes en los tatuajes japoneses, gustan a todo el mundo, pero no se prestan a muchos cambios. Sin embargo, el gato permite añadir símbolos, motivos budistas o procedentes de leyendas tradicionales”. Y añade: “Además, tengo la sensación de que al dibujarlos y pintarlos, los gatos me prestan parte de sus poderes”.

En 2007, Horitomo, su esposa y Ginnan se trasladaron a San José, California, donde empezó a trabajar en el famoso estudio “State of Grace”, propiedad de Ryudaibori, otro  célebre tatuador, antes conocido como “Horitaka”.

Horitomo y Ginnan

Horitomo y Ginnan

A su llegada a San José, Horitomo se dio cuenta rápidamente de que los tatuadores supuestamente tradicionalistas no respetaban las imágenes escrupulosamente. Por ejemplo, el símbolo estaba en el hombro equivocado, el sable en la mano incorrecta. Fue cuando decidió escribir su primer libro, “Immovable—Fudo myo-o Tattoo Design by Horitomo” (Inamovible – Tatuajes Fudo myo-o, por Horitomo), de 185 páginas, publicado también por el estudio “State of Grace”.

Además de seguir diseñando tatuajes y tatuando, participa regularmente en sesiones colectivas para mostrar cómo se realiza el “tebori”, el tradicional tatuaje manual japonés. Consiste en el uso de agujas esterilizadas, afiladas a mano y de un grosor algo mayor que las máquinas eléctricas. El tatuaje se elabora introduciendo las agujas en la piel mediante pinchazos sumamente precisos. Es un método bastante más doloroso que el occidental.


Deja un comentario

Los gatos inesperados de Bill Traylor

Bill Traylor es uno de los tres grandes artistas de arte marginal de Estados Unidos. Los otros son Martín Ramírez (1895-1963), procedente de México e internado en un hospital psiquiátrico de California, y Herny Darger (1892-1973), bedel en un hospital de Chicago, pero al contrario del artista del que hablaremos hoy, ninguno de los dos dibujó gatos.

Bill Traylor era un pintor afroamericano nacido el 1 de abril de 1853 en Benton, Alabama, y que fue esclavo hasta 1865, año en que entró la Caballería de la Unión en la plantación propiedad de George Hartwell Traylor. Bill, como sus padres, fue registrado con el apellido del dueño al que pertenecía.

Bill Traylor

No se sabe mucho de su juventud, excepto que se quedó trabajando en la plantación como jornalero después de la Guerra de Secesión estadounidense. En 1887 se casó con Larisa Dunklin y tuvieron ocho hijos, y en 1890 tomó una segunda esposa que concibió otros cinco, pero tuvo alguno más con dos mujeres con las que no se casó. Según él, había criado a más de veinte hijos.

Gato y perro

En 1928, a los 75 años, después de que sus hijos se trasladaran al norte de Estados Unidos y del fallecimiento de Larisa, su primera esposa, se mudó a Montgomery y trabajó abriendo carreteras, en la construcción y, finalmente, en una fábrica de zapatos. No debió ser fácil dejar la plantación donde había pasado toda su vida, pero después de encontrar trabajo, alquiló una habitación y luego una pequeña casa.

Varios años después, el reuma le impidió seguir trabajando, no pudo pagar el alquiler y fue a engrosar la lista de los sintecho. Consiguió cobrar una minúscula pensión y dormía entre los ataúdes en la parte trasera de la funeraria Ross-Clayton. Durante el día se instalaba en la calle Monroe, en el centro de la comunidad afroamericana de Montgomery.

Cesta y gato

Para entonces ya tenía 83 años, y la gran pregunta es qué empujó a este hombre, nacido en la esclavitud, que no sabía leer ni escribir, que no había tenido – que se sepa – el más mínimo contacto con el arte, a armarse de un lápiz y una regla para empezar a dibujar. Más asombroso aún es el hecho de que, durante los tres años siguientes, nunca dejó de pintar y se cree que llegó a producir entre 1.200 y 1.600 cuadros.

Gato moteado y perro

Su rutina era invariable: una vez recogido su camastro en la funeraria, se acercaba a la calle Monroe apoyándose en dos bastones por el reuma y se sentaba en una caja de madera entre una máquina expendedora de Coca-Cola y una sala de billares. Se colocaba una tabla sobre las rodillas y empezaba a dibujar en trozos de cartón que había encontrado.

Bill Traylor fotografiado por Horace Perry

Su aspecto, medía casi dos metros y llevaba una tupida barba, atraía a niños y adultos. Pasaba una cuerda por los cartones y los colgaba en la verja que tenía detrás. Sus primeros dibujos eran sencillas siluetas de trazos rectos que rellanaba a lápiz, pero su estilo no tardó en enriquecerse y complicarse. Las siluetas humanas se convirtieron en animales de todo tipo, gatos, perros, vacas, toros, aves, serpientes, incluso insectos. Aparecieron elaboradas composiciones.

Hombre y gato en forma orgánica

Un día, un joven pintor llamado Charles Shannon pasó por delante del puesto de Bill Traylor y se quedó sorprendido al descubrir sus dibujos. Habló con él y empezó a llevarle lápices de colores, ceras, témpera y papel. La mayoría de la información que tenemos acerca de la vida del artista se debe a las largas charlas que ambos mantuvieron. Al principio se limitó a volver cada día y a hablar de lo que pintaba Bill Traylor, pero aunque le contaba historias de su pasado, no solía explicarle qué significan para él sus dibujos.

El viejo pintor rechazaba gran parte de los materiales que Charles Shannon y otros le ofrecían, limitándose a colores primarios y a soportes espesos como el cartón. Sus colores favoritos eran el azul cobalto, el rojo y el negro, como demuestran sus composiciones más complicadas. No respetaba la perspectiva ni la lógica del tamaño, pero eso no quita nada de fuerza a sus imágenes.

Aunque Bill Traylor jamás aprendió a escribir, alguien debió enseñarle a firmar porque en algunos cuadros está su nombre en letras grandes. Muchos de sus personajes llevan un sombrero de copa que recuerda al del famoso Baron Samedi, el loa de la muerte de los ritos vudú. También parecen señalar con el dedo índice, ¿o se trata de un cuchillo? Hay gatos enmascarados, gatos moteados, gatos que no parecen gatos…

Charles Shannon compró algunas obras de Bill Traylor y en 1940 consiguió organizar una exposición en Montgomery con cien dibujos. Un año después organizó otra en la Escuela Fieldston de Cultura Ética de Nueva York, donde Alfred Barr, entonces director del MoMA, los vio. Quiso comprar varios para los archivos del museo y para su colección privada, pero al ofrecer solo un dólar por cada uno, Shannon no aceptó.

Bill Traylor y uno de sus cuadros

En 1942, el pintor decidió ir a visitar a sus hijos y otros parientes a Detroit, Chicago, Nueva York, Filadelfia y Washington DC. Después de perder una pierna por la gangrena, regresó a Montgomery en 1945 para vivir con su hija Sally. Falleció el 23 de octubre de 1949. Se cree que jamás volvió a dibujar después de dejar Alabama.

No fue reconocido hasta 1982 durante la exposición “Black Folk Art in America” (Arte folk negro en América), en la que los organizadores incluyeron treinta y seis dibujos suyos. En 1996, el MoMa expuso algunos de sus trabajos, y ese mismo año, seis semanas después de la muerte de Charles Shannon, el museo incluyó varios dibujos en una exposición.

Hombre con yugo más perro

Bill Traylor le dijo una curiosa frase a Charles Shannon, refiriéndose a la gente que le compraba algún dibujo: “Los compran incluso si no los necesitan”. Lo que podría dejar entender que los consideraba como una protección, como objetos de poder.


Deja un comentario

Gatos, algunas flores y la pintora Elizabeth Blackadder

Gato entre tulipanes

Por alguna extraña razón, la pintora escocesa Elizabeth Violet Blackadder no es muy conocida fuera de Gran Bretaña, a pesar de ser la primera mujer elegida miembro de la Real Academia Escocesa, en 1972, y de la Real Academia (británica), en 1976.

Flores y gato negro

Nació el 24 de septiembre de 1931 en Falkirk, Escocia. Sus padres, Thomas y Violet, ya tenían dos hijos. Aunque había perdido a su marido cuando la niña tenía solo diez años, su madre decidió que Elizabeth no pasaría por las dificultades que ella había tenido que soportar e hizo todo lo posible para que recibiera una educación.

Gatos e hibiscos

Pasó gran parte de su infancia sola debido en parte a su afición por la lectura. De adolescente empezó a coleccionar flores de jardines y del campo, secándolas entre papel secante y, posteriormente, etiquetándolas con su nombre en latín. Años después, esta afición se transformó en preciosas acuarelas de flores muy detalladas.

Un gato en su estudio

Llegó a Edimburgo en 1949 para estudiar Bellas Artes y se licenció cum laude en 1954, después de haberse especializado en arte bizantino bajo la dirección de otro pintor escocés, William Gillies, que enseñó durante cuarenta años en la Universidad. En sus dos últimos años de carrera conoció al artista John Houston, con quien se casaría en 1956.

Elisabeth, John y gato negro

Gato grande y pequeño

La calidad de su disertación hizo posible que consiguiera dos becas, una de la Real Academia Escocesa y otra de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Edimburgo. Utilizó el dinero para visitar Turquía, Grecia e Italia durante tres meses, pero en vez de irse en primavera o verano, lo hizo en pleno invierno, en 1955. Quizá pensó que al ir mucho más al sur, no pasaría frío.

Gatos en un kilim

No tardó en descubrir que también en los países supuestamente cálidos hacía frío, puede que no tanto como en Edimburgo, y que la mayoría de las casas carecían de calefacción. No se desalentó y realizó maravillosos dibujos de Pisa y de Florencia, fascinada por las iglesias románicas de los siglos XII y XIII, en una época en la que aún había pocos turistas en Italia.

Gatos venecianos

A su regreso se casó con John Houston y recorrieron Escocia. Los dos pintores siempre se apoyaron mutuamente, pero cada uno supo retener un estilo propio, totalmente distinto el uno del otro. Después de Escocia, viajaron a Francia, deteniéndose primero en Bretaña. La pasión por los viajes es algo a lo que se ha entregado la pintora durante toda su vida.

En 1962 obtuvo un puesto de profesora en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Edimburgo, donde siguió dando clases hasta 1986, superando en cuatro años a su antiguo profesor William Gillies. Ese mismo año ganó el Premio Guthrie a la Mejor Artista Joven que entrega la Real Academia Escocesa.

(1980)

Por entonces pintaba paisajes, desnudos y naturalezas muertas. Hasta más tarde no empezó a pintar gatos solitarios, gatos en compañía, gatos con flores… En los años sesenta, Elizabeth Blackadder siguió viajando a Francia, descubrió España y Portugal, y pintó esos países al tiempo que empezaba a cobrar cierta reputación por la calidad de sus acuarelas de flores, pintadas con suma precisión.

Gato en cesta

No fue a Japón hasta mucho más tarde, en los años ochenta, y estuvo allí en dos ocasiones. Huyendo del bullicio de Tokio, pasó tiempo observando los meticulosos jardines zen de Kioto. Aunque no tengamos constancia de ello, estamos seguros de que también observó a gatos.

Gato y planta

A su regreso de su primer viaje a Japón en 1985, empezó a trabajar en el Glasgow Print Studio, en una serie de serigrafías de flores. Sin embargo, hacía muchos años que ya realizaba magníficos grabados.

Gatos atigrados

Carey

A sus casi 89 años sigue pintando con el mismo cuidado, estudiando el espacio que separa a los modelos, sean gatos o flores, para obtener el equilibrio perfecto. Uno de nuestros cuadros favoritos es “Autorretrato con gato”, realizado en 1976. Se trata de un cuadro dentro de otro, donde la pintora se representa de perfil mientras que el gato nos observa con sumo interés. El lienzo es muy sencillo, pero a la vez posee una gran fuerza.

Autorretrato con gato (1976)

Gatas y gato

Los gatos son los únicos seres vivos, con excepción de los peces de colores, que tienen derecho a romper la paz de sus cuadros florales, pero en general también son gatos muy tranquilos. Muchos duermen, otros están tumbados o sentados mirándonos. Solo la acuarela “Pelea de gatos” rompe las habituales situaciones gatunas.

Pelea de gatos

Sus gatos hacen su vida, no tienen nada de antropomorfos, sencillamente son gatos. Queda claro que hace tiempo que Elizabeth Blackadder vive con ellos. Algunos de los que retrata son suyos; por ejemplo, no sería de extrañar que los dos gatos blancos y negros de las dos acuarelas sean el mismo gato de la fotografía.

Con su gato (Foto de Anne Purkiss)

Solo un gato tiene nombre, el de “Kikko en una alfombra”. Pero algunos se repiten, como los gatos negros, las gatas carey, entre ellas “Gata durmiendo”, que incluso parece estar embarazada.

Kikko en una alfombra

Gata durmiendo

Su marido John Houston falleció en 2008. La Scottish National Gallery (Galería Nacional Escocesa) realizó una gran retrospectiva de la pintora en honor a su octogésimo cumpleaños en 2011, poniendo su obra al alcance de un público más general. Un año después se le pidió que creara la tarjeta de felicitación navideña que manda el primer ministro escocés.

Gato en caja

Además de ser la primera mujer miembro de la Academia Escocesa y de la Británica, también es Oficial de la Orden del Imperio Británico desde 1992, y en 2001 fue nombrada “Pintora y Limner (retratista) de Su Majestad en Escocia”, la primera artista en recibir este reconocimiento en los 300 años desde que Isabel I lo instauró.

Gato y orquídea


Deja un comentario

Los gatos urbanos de Thiago Goms

Comunicación

Muchos artistas urbanos dedican algunos murales a gatos, y ya hemos publicado una entrada acerca de uno de ellos, el célebre C215 (https://gatosyrespeto.org/2017/10/19/los-gatos-del-grafitero-c215/), pero nunca habíamos encontrado uno que solo pintara gatos. Se trata de Thiago Goms, un artista brasileño, concretamente de Sao Paolo, que vive una verdadera historia de amor con los gatos.

Thiago Goms delante de uno de sus murales

Los retrata en todas las ciudades que cruza y en todas las superficies que encuentra. Son gatos de cuerpo humano, el cuerpo algo desgarbado de un adolescente a punto de dejar de serlo, de manos largas y dedos finos, de rostro curiosamente expresivo, a pesar de su sencillez. Visten ropa muy colorida y se aplican a multitud de quehaceres. Son gatos amables, pero algo melancólicos.

Cidade Tiradentes, Sao Paulo (2015)

Los hay de todos los tamaños. Algunos son enormes y cubren la pared de un edificio de cinco pisos, aprovechando para sentarse en otro edificio pintado. Otros aparecen en tapias de jardines o en el muro exterior de una casa. También pinta acuarelas y tintas chinas. Pero siempre gatos.

Dibujo tinta china

Confusión (Acuarela)

Thiago Goms nació en Sao Paulo, Brasil, en 1984. Al principio trabajaba con sprays, pero se pasó al acrílico porque cree que se aproxima más a la sensación que comunica una obra en un lienzo. Cuenta que, de pequeño, solía andar mucho por el centro de la ciudad y le fascinaba el arte urbano que veía en las paredes ciegas de los edificios. Se preguntaba quiénes eran los autores y cómo conseguían hacerlo.

Sao Paulo (2017)

Con el tiempo empezó a memorizar los dibujos y las escenas, y a reproducirlas en sus cuadernos de colegio. Unos años después, unos amigos que ya pintaban en el distrito de Grajau, uno de los más duros de la ciudad, le convencieron para que pasara del espacio restringido de una página a la extensión que ofrece una pared. No tardó en acostumbrarse a medida que sus ganas de pintar seguían aumentando.

No solo observaba a las personas a su alrededor, su familia, sus amigos, sino también a los gatos callejeros de la ciudad. Poco a poco, basándose en la influencia de algunos cómics y de otros artistas, nació un personaje gatuno antropomorfo capaz de plasmar el comportamiento de la gente que le rodeaba. Es posible que los gatos de Thiago Goms tengan nombre, pero si es así, no se lo ha dicho a nadie.

Sao Paulo

Encontramos una pequeña entrevista realizada hace un par de años, publicada en “Streetart360”, de la que traducimos unos pasajes:

  • ¿Cuándo descubriste el arte y creaste tu primer mural?
  • Me gustaba dibujar de niño. Era el más pequeño de siete niños, y mis hermanos mayores ya pensaban en cosas de adultos. Me escapaba dibujando un mundo mío influido por los dibujos de la tele.
  • ¿Cuál fue tu primer mural, aún existe?
  • Hice mi primer graffiti en la pared de un colegio cerca de mi casa. Pero ya no está.
  • ¿Colaboras con otros artistas, y con quién te gustaría colaborar en el futuro?
  • Cuando haces graffiti lo normal es colaborar con otros artistas. Aunque últimamente intento trabajar en solitario para entender mejor mi obra y crear algo nuevo. Me gusta encontrarme con artistas y crear una atmósfera usando técnicas diferentes, como cuando pinto con mi amigo Emilio Cerezo en España. Nuestras creaciones no tienen nada que ver, pero es genial. O también colaborar con mi amigo Lobot, de Sao Paulo, que hace obras abstractas.
  • ¿Tienes una ciudad favorita para pintar?
  • Me gusta pintar donde sea en Brasil, es mi país favorito para pintar, pero también me gustaría probar en Japón. Nunca he estado, debe de ser asombroso.

Galería Urba en Ifo, Suecia (Thiago y Digrid)

Y ante la pregunta de por qué siempre pinta gatos, contestó: “Para mí, el gato simboliza el concepto mismo de libertad. No están domesticados, a pesar de lo que creemos, y es lo que busco”.

Con Enric Font en Barcelona

Los murales de Thiago Goms decoran puertas, paredes y espacios vacíos en ciudades brasileñas como Sao Paulo, Salvador de Bahía, Curitiba, Porto Alegre, Recife y Río de Janeiro. En Europa ha pintado en Barcelona, Valencia, Múnich, Berlín, Zagreb, Viena y, últimamente, Lisboa.

Alfama, Lisboa

Exposición en Lisboa

Sus obras forman parte del Museo Urban Nation de Berlín, el primer museo permanente de arte callejero y graffiti, inaugurado en 2017. El centro expone las obras de 150 artistas internacionales, especializados en desarrollar proyectos artísticos en muros, edificios y espacios públicos, entre los que está Thiago Goms.

Berlín

En directo (Stroke, Múnich, 2014)

Sin embargo, al preguntarle por su obra favorita, el artista dijo que se encuentra en Fanzara, un pueblecito de la provincia de Castellón, España. ¿Qué empujó a Thiago Goms a pintar un mural en un lugar tan apartado? La respuesta es el MIAU (Museo Inacabado de Arte Urbano).

El MIAU surgió como una iniciativa de Javier López y Rafa Gascó para evitar que Fanzara, una localidad de 300 habitantes, desapareciera del mapa. Se les ocurrió convertir el pueblo en un museo de arte urbano. Hasta aquí todo bien, pero no hay que olvidar que la mayoría de los habitantes tenían entonces entre sesenta y setenta años.

No se desanimaron y obtuvieron los permisos; después de todo, si era un fracaso bastaría con volver a pintar las paredes de blanco. Invitaron a quince artistas españoles que se alojaron en casas particulares. En un abrir y cerrar de ojos, cuarenta y cuatro obras decoraban las paredes vacías del lugar.

La gente del pueblo estaba encantada. Al año siguiente, en 2015, se celebró la segunda edición, y Santiago Goms pintó un espléndido mural de un gato protegiéndose bajo una capucha y escondiendo a otro más pequeño.

Desde entonces, cada mes de julio, varios artistas urbanos acuden a Fanzara a pintar paredes, y miles de visitantes desfilan por el pueblo para admirar el museo al aire libre. Pero por falta de espacio, las obras tienen un plazo de vida determinado y son sustituidas cada equis tiempo, como lo demuestra el mural a la izquierda del gato de Thiago Goms.  No sabemos cuál fue primero, si el barco o el granjero.

MIAU, Fanzara

MIAU, Fanzara

Esperamos sinceramente que el mural del artista brasileño siga donde está muchos años, al igual que su gato roquero que adorna una casa en una calle del pueblo. Por cierto, hay una pequeña ciudad en Arizona llamada Miami que también decoró sus paredes con gatos: (https://gatosyrespeto.org/2015/10/15/los-121-gatos-de-miami-arizona/).

MIAU, Fanzara


Deja un comentario

Los gatos negros de Adolphe Willette

1910

El nombre de Adolphe Willette siempre estará ligado al rótulo del famoso cabaret Le chat noir, un gato negro en un creciente de luna. El artista nació el 30 de julio de 1857 en Châlons-sur-Marne, región vitícola por excelencia, concretamente del champán, hijo de un coronel trasladado a Dijon, otra región vitícola, la del borgoña.

Adolphe Willette en 1913

A los 18 años ingresó en la Escuela de Bellas-Artes de París. Publicó sus primeros dibujos en La France illustrée, que pagaba la magnífica suma de 20 francos por dibujo, pero un tal Mathieux, encargado de las ilustraciones, solo le ofreció 20 francos por cuatro dibujos. Peor aún, la censura prohibió la publicación de uno de los cuatro y Mathieux rehusó pagarle, dando pie a una amargura que nunca abandonaría al futuro satírico.

Cuando era alumno del pintor Alexandre Cabanel, este le expulsó de sus clases al descubrir que se había autorretratado en los frescos del Panteón de París. De hecho, todavía se le ve como el duque de Anjou, sentado a la izquierda de San Luis y vestido con una blusa roja, en el panel central. A los 21 años evitó hacer el servicio militar gracias a su hermano, médico militar voluntario en Cochinchina.

Era la época de los cabarets, todos con nombres maravillosos, La rata muerta, La gran pinta o La abadía de Thelema. Le chat noir estaba a punto de abrir sus puertas. Pero el joven artista pasó por momentos muy difíciles, incluso consideró el suicidio, antes de conseguir el encargo de decorar la sala de billar y el salón de un castillo.

En 1880 fue contratado para plasmar con dibujos el viaje de Gambetta, un importante político de la III República, a Cahors, pero de poco le sirvió esta oportunidad ya que se dedicó a retratar a los obreros que se oponían a los discursos vociferantes del político.

En octubre de 1881, al inaugurarse el cabaret Le chat noir, pasó inmediatamente a formar parte del grupo con acceso a la sala trasera, llamada “El instituto”. Rodolphe Salis le encargó un enorme cuadro titulado “Parce Domine” (Perdona, Señor) para decorar la pared de un cabaret, aunque la obra no tiene nada de alegre. Actualmente expuesta en el Museo de Montmartre, describe la huida enloquecida de un grupo de personas variopintas detrás de un Pierrot con una pistola humeante en la mano. A la derecha se ve a una mujer sentada en un monstruoso gato negro blandiendo un bebé en la mano.

Parce Domine

Parce Domine (detalle)

Un año después, el Salón de París rechazó exponer el cuadro “Dos amigos”, llamado también “La mujer con gato”. Decidió mudarse a Montmartre y vivir en el pequeño taller que le había alquilado su hermano Théodore. Este último le presentó a otro gran amante de los gatos, Théophile Alexandre Steinlein (https://gatosyrespeto.org/2014/11/25/steinlen-el-dibujante-de-gatos/), cuya amistad conservó toda la vida.

Dos amigos o La mujer del gato

Su primera ilustración para la revista Le chat noir apareció en el número diez. En esta época también diseñó el famoso rótulo del cabaret. Las cosas le iban algo mejor, recibía pequeños encargos, colaboraba en revistas, pero sus cuadros seguían siendo rechazados en los salones, o si eran aceptados, como ocurrió en 1883, eran retirados por “ultraje a las buenas costumbres”.

Rótulo del cabaret Le chat noir

El 11 de marzo de 1885 se organizó el primero de una serie de “Bailes incoherentes”. Willette acudió disfrazado de Pierrot. Al parecer, fue a partir de ese momento cuando dio rienda suelta a su desmesurada inclinación por los disfraces y el travestismo.

Visto como Pierrot, por Marcellin Desboutin

Cuando vuelva papá – I Guerra Mundial

También en esa época pintó “Venus pasando delante del sol”, posiblemente un encargo de Le chat noir, donde se ve a Pierrot, el doble de Willette, rodeado de gatos negros y enseñando sus bolsillos vacíos. En la parte superior hay otro gato negro en el ala de un molino formada por notas musicales.

Venus pasando delante del sol

Venus (detalle)

Hasta febrero de 1888 no pudo exponer en solitario. Como puede verse por el cartel de Hérel, Willette estaba unido a la imagen de un gato negro. Queda por saber si se debía a que era un asiduo del cabaret Le chat noir o si le gustaban los gatos. A partir de entonces dibujó sobre todo para anuncios y para la prensa. En sus numerosas colaboraciones con el periódico Courrier français, firmaba artículos con el seudónimo C Lechat, lo que suena como “C’est le chat” (Ha sido el gato).

Los pajaritos mueren patas arriba (Le Courrier français, 1888)

El Sagrado Corazón de Montmartre se abrió al culto en 1889, a pesar de que la basílica no estaba terminada. Aquel día, Willette y una veintena de amigos organizaron el cortejo de La Fête du “Dyable” (La fiesta del diablo). Desnudos y pintados de rojo interrumpieron la ceremonia, pero la policía no tardó en restablecer el orden.

Abadie hizo el Sagrado Corazón, pero esto es obra de Dios.

Pasaron los años, Willette siguió sobreviviendo con momentos mejores que otros. Conoció a Christiane Bastion, a quien todos llamaban Cri-Cri, cuando esta vendía flores en el Folies Bergères. Convertida en su amante y modelo, ambos pasaban los veranos en una casita con jardín que ella tenía en L’Isle-Adam, a unos kilómetros al norte de París. Cri-Cri criaba pollos y conejos, tenía una cabra y alimentaba a unos sesenta gatos. Cuando el carnicero les presentó la factura, no tenían dinero para abonarla y Willette propuso decorarle la tienda. La imagen de un buey vestido de domingo con rostro alegre permaneció en la tienda hasta una reforma en 1970.

Carta

La vida empezó a sonreír a Willette en los últimos años del siglo XIX y el éxito seguiría acompañándole casi hasta su muerte. En 1905, el Salón de París expuso por fin el cuadro “Parce Domine”, treinta años después de haberlo rechazado en 1885. Ilustró “Los miserables”, de Víctor Hugo, y varias entregas de los libros “Claudine”, de Colette (https://gatosyrespeto.org/2018/12/13/los-gatos-de-colette/).

Menú para el restaurante Tabarin (1905)

En 1909, a los 52 años, se casó por segunda vez con Charlotte Duchâteau, una joven criada de 21 años de la que se enamoró locamente nada más verla sirviendo en una cena en casa de un amigo, pero la depresión no tardó en hacer su aparición. Falleció el 4 de febrero de 1926, tres años después de su gran amigo Steinlein.

Pierrot y Colombine, la colada

Adolphe Willette siempre quiso tensar la cuerda. Se atrevió a mofarse, a criticar, a burlarse, a usar el desnudo hasta el punto de que algunos le tacharon de pornógrafo. En 1905 publicó una viñeta de una inmensa lucidez en Le Courrier français. Una vez dijo: “Era mucho más feliz siendo infeliz”.

En África los únicos caníbales son los blancos (1905)


Deja un comentario

El Gato del Río y Hernando Tejada

El Gato del Río (Hernando Tejada)

Hernando Tejada, al que todos llamaban cariñosamente “Tejadita”, nació el 1 de febrero de 1924. Fue un reconocido pintor y escultor colombiano que se empeñó en donar un gato a la ciudad de Cali. Pero no se trata de un gato cualquiera, sino de una estatua de bronce de 4,50 metros de alto y de 3,5 toneladas de peso. El 3 de julio de 1996 tuvo lugar la inauguración del monumento y durante dos años, hasta su muerte el 1 de junio de 1998, el artista pudo visitar a su gato a las orillas del río Cali.

Gata Bandida (Nadin Ospina)

Gata Cálida (Emilio Hernández Villegas y Alejandro Valencia Tejada)

El Gato del Río le costó 30 millones de pesos colombianos a Hernando Tejada y lo pudo financiar mediante 250 pequeñas réplicas del Gato fundidas en el taller de su sobrino, Alejandro Valencia Tejada, para poder donar la estatua a la ciudad de Cali. Se tardó siete meses en realizar una escultura en cera perdida de semejantes dimensiones, algo nunca hecho antes en Colombia.

Gata Ceremonial (Pedro Alcántara Herrán)

Gata Decorativa (Lorena Espitia)

Al cabo de unos diez años, Julián Domínguez, entonces presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Lucy Tejada, hermana del escultor, y Alejandro Valencia, el hijo de esta, pensaron que el Gato no podía seguir solo en la Avenida del Río. Además, desde la muerte de Hernando Tejada, la ciudad lo había descuidado al Gato y presentaba un aspecto deplorable, con las placas conmemorativas arrancadas, varios bigotes rotos, cubierto de pintadas y otros horrores.

Gata Dulce (Fabio Melecio Palacio)

Gata en Cintas (Cecilia Coronel)

El proyecto se inauguró en octubre de 2006 y no solo sirvió para recuperar el monumento, sino también sus alrededores, mediante la realización de quince esculturas que se instalaron alrededor del Gato del Río en un parque debidamente adecuado. Todas las esculturas tienen el mismo diseño estructural, obra de Alejandro Valencia, y fueron decoradas por quince artistas diferentes.

Gata Entrañable (Ever Astudillo)

Gata Kuriyaku (Carlos Jacanomijoy)

Se unieron al proyecto, llamado “Las novias del Gato” o también “Las gatas del Gato”, reconocidos artistas como Maripaz Jaramillo, encargada de la Gata Coqueta, y Omar Rayo, de la Gata Presa. Las gatas son de mucho menor tamaño que el Gato del Río, están hechas de fibra de vidrío y cada una cuenta con un panel explicativo donde se indica su nombre, el porqué de dicho nombre y una biografía del autor. Poco a poco se fueron sumando gatas y hoy son muchas más que las quince originales.

Gata Coqueta (Maripaz Jaramillo)

Gata Presa (Omar Rayo)

En un principio, solo habría una gata haciendo compañía al Gato del Río, mientras las catorce restantes se distribuirían por diversos puntos de la ciudad. Se pidió a los habitantes de Cali que eligieran a la novia del Gato y parece ser que el número de votantes fue muy superior al registrado en las elecciones municipales anteriores. La escogida fue la Gata Fogata, obra de Roberto Molano González. Sin embargo, mucha gente se opuso al traslado del resto de las gatas y se acabó adecuando el parque para que se quedaran.

Gata Fogata (Roberto Molano González)

Hay gatas distinguidas, como la Ilustrada, obra de Lucy Tejada, que homenajea a Hernando Tejada, o la Gata Annabella, una superestrella, como lo demuestra su traje. Gracias a la iniciativa de la Cámara de Comercio, el Gato del Río está ahora mucho más cuidado y la Avenida del Río se ha convertido en la mayor atracción turística de Cali. Incluso se dice que es el monumento más visitado de Colombia.

Gata Ilustrada (Lucy Tejada Saénz)

Gata Annabella, la superestrella (Diego Pombo)

Wilson Díaz llamó a su gata No Hay Gato porque no encontró una sola referencia a los gatos en el Antiguo Testamento. A Rosemberg Sandoval se le ocurrió comprar tres mil diminutos muñecos de plástico para el pelo de la gata. Perforó la escultura para ver el efecto, pero no quedó nada convencido. Entonces la rayó con grafito y la bautizó Sucia, lo que nos hace pensar que quizá este señor no sea muy amante de los gatos.

Gata No Hay Gato (Wilson Díaz)

Gata Sucia (Rosemberg Sandoval)

Una de las favoritas es la Gata Siete Vidas, y el autor, Melqui David Barrero Mejías, firmó en la pata delantera enyesada de la pobre y su nombre no necesita explicación. Quizá una de las más increíbles sea la Gata Gachuza, de Ángela Villegas, llena de pinchos para protegerse de los gatos machos que la persiguen, según reza el cartel. El día de la inauguración en 2006, Alejandro Valencia vio a una señora sentada en el zócalo de la Gata ocupada en intentar sacarle una de las púas…

Gata Siete Vidas (Melqui David Barrero Mejías)

Gata Gachuza (Ángela Villegas)

También está Engállame la Gata, de nombre curioso, cubierta de calcomanías para motos, un medio de transporte muy apreciado en Cali. Esta última, al igual que la Gata Dormida Aquí y Allá, de Adriana Arenas Ilián y la Gata Frágil, de Juan José Gracia Cano, llegó a la orilla del río en abril de 2014. Ninguna sigue el modelo diseñado en 2006, dos están sentadas y otra, dormida. Las nuevas gatas que hacen compañía al Gato del Río están financiadas por donaciones de particulares.

Gata Engállame (Ana María Millán Strohbach)

Gata Dormida Aquí y Allá (Adriana Arenas Ilián)

Gata Frágil (Juan José Gracia Cano)

El Gato del Río es probablemente el felino más querido de la ciudad. Dicen que hasta los niños de muy corta edad dejan de llorar y empiezan a reír cuando están en su presencia. No fue el único gato obra del escultor Hernando Tejada, que sentía una gran predilección por ellos. En el taller de su sobrino Alejandro están los moldes de una pareja gatuna que el escultor no tuvo tiempo de acabar antes de fallecer.

Gata Mac (Mario Gordillo)

Gata Melosa (Pablo Guzmán)

El Gato del Río se fundió en el taller de Rafael Franco, en Bogotá, y la realización está plagada de anécdotas. Por ejemplo, se fundió por secciones que fueron soldadas posteriormente, y Alejandro, director del proyecto, se percató de que el felino estaba abollado. Rafael le confesó que había usado silicona blanda para acabar el molde. La solución: convencer a alguien para que se metiera dentro de la estatua con protectores auditivos y corrigiera los defectos. Los vecinos amenazaron con denunciarlos por el estruendo…

Gata Vellocino de Oro (José Horacio Martínez)

Gata Yara, la diosa de las aguas (María Teresa Negreiros)

También se le cortó la cabeza al Gato. Una vez acabado, Alejandro vio que la cabeza no estaba correctamente proporcionada y llamó a su tío para que le autorizara a descabezarlo. Cuenta que, al igual que la Reina de Corazones en Alicia en el País de Las Maravillas, pronunció la frase: “¡Que le corten la cabeza!” Y por último, hubo que desmontar el tejado del taller para sacar al Gato y llevarlo a Cali.