Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

La colección de gatos de Marianne C. Gourary

Fiesta de gatos,de Tom Mouser (1865)

Fiesta de gatos, de Tom Mouser (1865)

La neoyorquina Marianne Gourary no solo tuvo gatos, coleccionó libros y obras de arte sobre gatos y reunió cientos de piezas, entre las que se encontraban obras de Théophile Steinlein, Tusuguharu Foujita y Gottfried Mind. La enorme colección, dividida en 244 lotes, salió a subasta el jueves 29 de octubre de 2015 en Bloomsbury de Londres.

Dos gatos, de Iwao Akiyama (1984)

Dos gatos, de Iwao Akiyama (1984)

El hombre del bosque y el gato de la montaña, de Theodore Lane (1821)

El hombre del bosque y el gato de la montaña, de Theodore Lane (1821)

Marianne Gourary falleció el jueves 2 de octubre de 2014 a los 93 años en su casa de Manhattan. Nació en Múnich, Alemania, en 1920, hija de Ernst y Marta Wildmersdoerffer, que fallecieron en 1929 y 1931, respectivamente. Su hermano gemelo fue enviado a Inglaterra, y Marianne a Suiza, donde estudió en el Instituto Internacional de Ginebra y, posteriormente, en la Universidad de esa misma ciudad. Antes de licenciarse se casó con Orazio Frugoni, con el que emigró a Nueva York en 1949. Sus amigos suizos le pusieron el mote de “La Bise”, por el helado y cortante viento que sopla desde el lago Lemán. Era conocida por sus comentarios acerbos e inteligentes observaciones.

Un libro de gatos de Théophile Alexandre Steinlen (1930)

Gato de Tsuharo Foujita (1930)

Se casó con su segundo marido, Paul Gourary, en Nueva York, y llenaron su casa de cuadros y libros. Marianne era una apasionada de la música clásica y se dice que solo escuchaba una emisora dedicada a este tipo de música. En la necrológica del New York Times encontramos lo siguiente: “Sentía un gran afecto por los gatos y apreció su compañía durante los últimos años de su vida. Era una mujer llena de curiosidad y coleccionó libros sobre muchos temas. Era demócrata y neoyorquina”. Y al final de dicha nota, también se piden donaciones para The Humane Society of New York City, una organización que lleva más de cien años defendiendo a los animales en la ciudad de Nueva York; para Bideawee Pet Welfare Organization, que con sus 112 años es la asociación de defensa animal más antigua de Nueva York y alrededores, y para su emisora de radio favorita, WQXR. No cabe duda de que Marianne Gourary amaba a los animales. Sabemos que tuvo un gato blanco llamado Muffy, pero no hay noticia de otros.

Ilustraciones de El gato con botas, de Walter Crane - 1875

Ilustraciones de El gato con botas, de Walter Crane (1875)

La colección, una de las mayores de esta clase, estaba compuestas por cuadros, caricaturas y un sinfín de ilustraciones originales. Entre los libros se encontraba una edición del siglo XIX de “El gato con botas”, de Walter Crane. Había prosa y poemas ilustrados de Ted Hughes, T.S. Eliot y Charles Baudelaire, así como el famoso libro de Champfleury “Les Chats”, publicado con gran éxito en 1860 e ilustrado por pintores como Manet y Delacroix.

Gata siamesa y gatitos, de Orovida Camille Pissarro (1946)

Gata siamesa y gatitos, de Orovida Camille Pissarro (1946)

Aunque se dedicaba sobre todo a coleccionar libros y cuadros de artistas occidentales, también adquirió numerosas obras de artistas japoneses, como una plancha xilográfica del artista contemporáneo Iwao Akiyama, una de las primeras ediciones de “Soy un gato”, del autor Natsume Soseki (https://gatosyrespeto.org/2015/04/23/soy-un-gato-de-natsume-soseki/) y un magnífico retrato de Tsuguharu Foujita (https://gatosyrespeto.org/2014/12/05/mike-y-el-pintor-foujita/).

Gato de verano en balaustrada, de Théophile Alexandre Steinlen (1909)

Gato de verano en balaustrada, de Théophile Alexandre Steinlen (1909)

Gato negro en periódico. de Henri-Charles Guérard

Gato negro en periódico, de Henri-Charles Guérard

Mitsou, de Balthus (1921)

Mitsou, de Balthus (1921)

Otro de los mejores lotes contiene el libro “Mitsou”, que Balthus (https://gatosyrespeto.org/2015/04/03/mitsou-el-eterno-gato-del-pintor-balthus/) escribió e ilustró con 40 dibujos en blanco y negro a la edad de 12 años, y donde cuenta su primer amor gatuno, un callejero que desapareció después de compartir su vida durante un tiempo.

Marianne tuvo una hija de su primer matrimonio, Corinne Frugoni, y un hijo del segundo, John Gourary, que en principio debía heredar una tercera parte de los bienes de su padre. Corinne heredaría otra tercera parte y los hijos de John la otra al morir Marianne. Indagando un poco, hemos descubierto que en 2010 John llevó a su madre a juicio por la propiedad de la colección de libros de “fêtes” (festividades) que había reunido Paul Gourary, todos ellos anteriores al año 1800. Paul Gourary había fallecido el 28 de enero de 2007 dejando una herencia de unos 17 millones de dólares. La colección estaba valorada en 5,2 millones de dólares. John ganó el juicio.

Cuando encontramos la noticia sobre la colección de Marianne Gourary, nos sorprendió que fuera puesta a la venta casi exactamente un año después de su muerte. Es triste que ya no pueda verse en su integridad y que se haya dispersado entre una multitud de compradores. Ojalá Marianne Gourary la hubiera donado a un museo.

Anuncios


Deja un comentario

Cuadros de gatos y mujeres por el pintor húngaro János Vaszary

Gato en cojines

Gato en cojines

János Vaszary es un pintor húngaro nacido el 30 de noviembre de 1867 en Kaspovár y fallecido el 19 de abril de 1938 en Budapest cuya obra puede clasificarse dentro del impresionismo.

Autorretrato

Autorretrato

Nació en el seno de una familia eminentemente católica, como demuestra el hecho de que su tío fuera el arzobispo de Esztergom. Estudió arte bajo la tutela de János Greguss en la Universidad Húngara de Bellas Artes antes de seguir sus estudios en Múnich. Después de ver una exposición de cuadros de Jules Bastien-Lepage en 1899, decidió instalarse en París y matricularse en la Academia Julian. Aunque posteriormente empezó a interesarse por el arte del pueblo húngaro, sus principales influencias siempre fueron el impresionismo y el fauvismo.

Adolescente con gato

Adolescente con gato

En 1905, el emperador Francisco José I de Austria compró uno de sus cuadros, “El aparcero”, para el castillo de Buda en Budapest, dándole fama. Ese mismo año se casó con Mary Rosenbach, a la que todos llamaban Mimi. Pocos años después compró una casa de campo en Tata, un pueblo situado en el condado de Komárom-Esztergom, al norte de Hungría, en la que residió de forma permanente entre 1916 y 1919, y donde pasaría la mayoría de los veranos posteriores.

La casa del pintor en Tata

La casa del pintor en Tata

Aparte de sus maravillosos retratos de mujeres con gatos, hemos descubierto una foto del pintor con dos gatos en el jardín de su casa de Tata. Por mala suerte hay muy poco publicado sobre János Vaszgary que no esté en húngaro, e incluso en el idioma de su país natal, la documentación no abunda. Nos ha sido imposible encontrar una sola mención a sus cuadros con gatos o saber si sentía afecto por ellos, aunque nos atreveríamos a decir que sí. Parece muy difícil que alguien que no ame a los gatos sea capaz de pintar cuadros como los suyos.

Retrato de mujer con gato

Retrato de mujer con gato

Mujer con dos gatos

Mujer con dos gatos

Una vez dicho eso, sigamos con la vida del pintor. Fue corresponsal de guerra en el frente serbio durante la Primera Guerra Mundial. Los cuadros correspondientes a esa época cobraron un fuerte dramatismo. Desde 1920 hasta 1932 impartió clases en la Universidad de Bellas Artes, donde había estudiado, y en 1924 fue uno de los fundadores de la “Képzőművészek Új Társasága” (La Nueva Sociedad de Artistas), cuyo acrónimo “KÚT” significa “fuente” en húngaro.

Mujer con gato (1909)

Mujer con gato (1909)

Cuando se retiró en 1932, llevaba varios años padeciendo una enfermedad de corazón y pensó trasladarse a vivir a su casa de Tata, pero la muerte le impidió volver allí con vida. Está enterrado en el cementerio del pueblo con su esposa, que falleció cuatro años después, en 1942.

El pintor en su jardín de Tatra en 1920

El pintor en su jardín de Tata en 1920

János Vaszary fue un pintor prolijo y sus obras siguen vendiéndose actualmente alcanzando precios que varían entre los 2.500 euros por sus dibujos y un máximo de cien mil euros en 2014 por una pintura al óleo titulada “En la playa”.


Deja un comentario

Los gatos de tres compositores rusos

Stravinsky y California

Stravinsky y California

Muchos son los compositores a los que les gustan o gustaron los gatos, y hoy hablaremos de tres.

El primero es Aleksandr Borodín, que nació en San Petersburgo en 1833 y falleció a la edad de 54 años en la misma ciudad el 15 de febrero de 1887 mientras bailaba alegremente en una fiesta de disfraces organizada por la Academia de Medicina en honor a sus profesores. Efectivamente, Borodín tenía dos grandes amores, la música y la ciencia, y se pasó la gran mayoría de su vida entre el laboratorio, dando clases en la Academia de Medicina, donde los alumnos le adoraban, y delante del piano. Perteneció al grupo de Los Cinco, también conocidos como “El gran puñado”, formado por los compositores Mili Balákirev, César Cuí, Modest Músorgski, Nikolái Rimski-Kórsakov y él mismo. Compuso la magnífica ópera “El príncipe Igor”, entre otras muchas obras, todas con un marcado acento ruso.

Aleksandr Borodin

Aleksandr Borodín

Mientras estudiaba en Heidelberg conoció a Ekaterina Sergeyevna Protopopova, una consumada pianista con la que compartía el mismo gusto por Schumann y Chopin, además de ser una de las primeras defensoras de los derechos de la mujer. Se casaron en 1863. Borodin adoraba a su esposa y luchó para que las mujeres pudieran estudiar Medicina en Rusia y lo consiguió al establecer las famosas “Clases de medicina para mujeres”.

Ekaterina Sergeyevna Protopopova, esposa de Borodin

Ekaterina Sergeyevna Protopopova, esposa de Borodín

Pero hablemos de gatos. En su autobiografía, Rimski-Kórsakov describe las cenas en casa de su amigo: “Los numerosos gatos de los Borodín paseaban a sus anchas por la mesa, olisqueando los platos de los comensales o saltando en sus regazos. Los felinos estaban protegidos por Ekaterina Sergeyevna. Todos tenían una historia. Por ejemplo, uno se llamaba “Pescador” porque era capaz de pescar a través de un agujero en el hielo. Otra tenía la costumbre de volver a casa con un gatito de muy corta edad agarrado con los dientes y el gatito se quedaba a vivir en casa. Una vez tuve que apartar a un gato que se dirigía hacia mi plato y Ekaterina procedió a contarnos su vida. En otra ocasión, uno se instaló en el hombro de Borodin, que exclamó: “Oiga, caballero, ¡ha ido demasiado lejos!”, pero el gato no se movió.

No tenemos fotos ni retratos de Aleksandr y Ekaterina con sus gatos, pero nos fiaremos de la descripción de Rimski-Kórsakov. Queda muy claro que en la casa de la familia Borodin, los gatos eran los reyes.

Stravinsky con gatos en Venecia

Stravinsky con gatos en Venecia

El siguiente compositor es Ígor Stravinski, nacido en Oranienbaum, Rusia, el 17 de junio de 1882 y fallecido en Nueva York el 6 de abril de 1971 a los 88 años. Está considerado como uno de los compositores más influyentes del siglo XX. Fue alumno de Nikolái Rimski-Kórsakov. Serguéi Diáguilev, el fundador de los famosos Ballets Rusos, le pidió que compusiera para sus ballets después de oír “El pájaro de fuego” en París. Stravinski compuso “Petrushka” (interpretado por el famoso bailarín Vaslav Ninjinski) y “La consagración de la primavera” para Diáguilev. El estreno de este último ballet tal vez sea el escándalo más famoso de la historia de la música, con peleas a puñetazo limpio entre los espectadores hasta el punto de que la policía hizo acto de presencia en el segundo acto.

Stravinsky y California

Stravinsky y California

El 23 de enero de 1906 se casó con su prima Yekaterina Nosenko, a la que conocía desde pequeño. Su matrimonio duró 33 años, pero el verdadero amor de su vida fue su segunda esposa, Vera de Bosset (1888-1982). Stravinski conoció a Vera a principios de los años 20, cuando aún estaba casada con el pintor y escenógrafo Serguéi Sudeikin. Parece ser que el flechazo fue inmediato y Vera dejó a su marido al cabo de un tiempo. Desde ese momento y hasta la muerte de Yekaterina en 1939, Stravinski llevó una doble vida, invirtiendo parte de su tiempo con su primera familia en Biarritz y el resto con Vera en París. Stravinski y Vera se casaron en 1940 en Bedford, Massachusetts, donde se había trasladado solo en 1939 para dar una serie de conferencias en la Universidad de Harvard. La pareja no tardó en mudarse a West Hollywood hasta que en 1969 fijaron su residencia en Essex, Nueva York. Obtuvo la nacionalidad estadounidense en 1945.

Igor Stravinsky y su gato California - Foto de Henri Cartier-Bresson (1947)

Igor Stravinsky y su gato California – Foto de Henri Cartier-Bresson (1945)

El compositor y arreglista Nicholas Nabokov, primo hermano del famoso escritor Vladimir Nabokov, visitó a Stravinsky en su casa de California en compañía de Balanchine y de su esposa de entonces, Maria Tallchief, en 1947. Describió el hogar del músico como “una casa de una sola planta, no muy grande, rodeada por un estrecho porche y con una amplia terraza en el lado izquierdo, amenizada por la presencia de un gato, un loro, un canario y varios periquitos”. No cabe duda de que el gato en cuestión era California, fotografiado en brazos de Stravinsky por Cartier-Bresson en 1945.

En 1916 compuso “Las nanas del gato”, publicadas con traducción muy al principio de la existencia de este blog: https://gatosyrespeto.org/2014/01/20/las-nanas-del-gato/

El tercer y último compositor es Dmitri Dmítrievich Shostakóvich, nacido en San Petersburgo el 25 de septiembre de 1906 y fallecido en Moscú el 9 de agosto de 1975 a los 69 años.

Dmitri Shostakovich con gato

Dmitri Shostakóvich con gato

Se hizo famoso en la Union Soviética con el apoyo del mariscal Mijaíl Tujachevski, aunque su relación con el gobierno pasó por momentos complejos y difíciles. No obstante, fue alabado y premiado por el Estado, además de formar parte del Soviet Supremo desde 1962 hasta su muerte. Compuso quince sinfonías y seis conciertos, quince cuartetos de cuerda, un quinteto para piano, dos tríos para piano y dos piezas para octeto de cuerda. Al principio de su carrera compuso unos preludios para piano y, posteriormente, dos sonatas, así como otros veinticuatro preludios y fugas. También tiene en su haber tres óperas, varias colecciones de canciones, ballets y muchísima música para cine.

Vivía en Leningrado (actual San Petersburgo) cuando el ejército alemán y finés asedió la ciudad en el verano de 1941. El sitio duraría 900 días y se estima que de los tres millones y medio de habitantes de la ciudad, murieron un millón y medio. Shostakóvich sobrevivió a los primeros bombardeos y se unió a la patrulla de “vigilancia nocturna” dedicada a apagar los incendios provocados por los bombardeos alemanes. Durante los pocos momentos de tranquilidad empezó a componer su Séptima Sinfonía Leningrado. Fue evacuado de la ciudad a través del “Camino de la vida”, construido a través de las frágiles capas de hielo del lago Ladoga.

Dmitri Shostakovich con gatito

Dmitri Shostakóvich con gatito

Solo hemos encontrado dos fotografías del compositor con un gato, pero se sabe que siempre tuvo perros y gatos en casa, que jugaba al ajedrez y al póquer, que montaba en bicicleta y que, sobre todo, era un forofo del fútbol. Anotaba todos los resultados, a menudo iba a partidos e incluso intentó sin éxito arbitrar un encuentro.

También se dice de él que era educado y modesto, sin la más mínima arrogancia. Trataba a todo el mundo con la misma cortesía, sin importarle el rango social. No tenía caprichos y se preocupaba muy poco por la ropa que llevaba.


Deja un comentario

42 gatos: el cuadro “Los amantes de mi esposa”

Los amantes de mi esposa

Los amantes de mi esposa

El pasado 3 de noviembre, el cuadro “Los amantes de mi esposa”, donde aparecen retratados 42 gatos, se vendió en Sotheby’s por 862.000 dólares, todo un récord, aunque no se acerca ni por asomo a lo que pagó el multimillonario hombre de negocios Bidzina Ivanishvili por “Dora Maar con gato”, de Pablo Picasso, que también subastó Sotheby’s por 95,2 millones de dólares en 2006.

Gato y acuario

Gato y acuario

Gatos en sofá

Gatos en sofá

La Sra. Kate Birdsall Johnson, una millonaria afincada en San Francisco, sentía verdadera pasión por los gatos, sobre todo persas y angoras, y encargó el enorme lienzo al pintor Carl Khaler. Se dice que llegó a tener 350 gatos en su residencia de verano en Sonoma, California, comprada en 1878 a la bodega “Buena Vista”, entonces en bancarrota. La bodega volvió a comprar la propiedad en 1949 y sigue produciendo vino actualmente. La magnífica casa, llamada “El castillo”, de estilo neogótico, ardió en 1927. Varios criados se dedicaban exclusivamente a cuidar a los gatos, así como a los loros y cacatúas que coexistían en la mansión. Todos los gatos tenían nombre y acudían cuando se les llamaba.

Gato

Gato

En 1891, la Sra. Johnson encargó a Carl Khaler un gigantesco cuadro de algunos de sus gatos. Carl Kahler, de origen austríaco, se había dado a conocer sobre todo en Australia y Nueva Zelanda, donde se dedicó durante siete años a pintar escenas de caballos. Al trasladarse a Estados Unidos, tenía la intención de pasar algún tiempo en el desierto de Yosemite y hacer bocetos de la naturaleza, pero durante su estancia en San Francisco fue invitado a conocer la mansión gatuna de la Sra. Johnson. Esta aprovechó para encargarle el cuadro, aunque el artista jamás había pintado un gato. Durante los tres años siguientes, Carl Kahler se dedicó a dibujar a los gatos en diversas posturas y a familiarizarse con sus diferentes personalidades y rasgos. Sus esfuerzos culminaron en el famoso cuadro “Los amantes de mi esposa”, y se cuenta que fue bautizado jocosamente así por Robert C. Johnson, el marido de la Sra. Johnson, aunque lo ponemos en duda ya que dicho caballero falleció en 1889.

Gato y abeja

Gato y abeja

Dos gatos

Dos gatos

El gato sentado en el centro es “Sultán”, uno de los favoritos de la Sra. Johnson, que lo compró en París por 3.000 dólares, quizá durante el viaje que hizo para estar al lado de su marido cuando este enfermó en la capital francesa. Es posible que a su izquierda se encuentre “Su alteza”, un soberbio angora blanco al que Carl Kahler retrató en otra ocasión sentado en una mesa cubierta por una tela bordada. Otros cuarenta gatos completan el cuadro, que mide 177 cm de alto por 256 cm de ancho y pesa 102 kilos con marco incluido. La revista “Cat Magazine” declaró en 1949 que era “el mejor cuadro de gatos jamás pintado”.

El enfrentamiento

El enfrentamiento

En 1893, la Sra. Johnson prestó “Los amantes de mi esposa” a la Exposición Universal de Chicago, donde causó sensación. La Sra. Johnson falleció de neumonía en 1894 a los 61 años, y aquí nos encontramos con dos versiones. En una se dice que dejó 500.000 dólares para el cuidado de sus gatos y en otra, que fueron 20.000 dólares y que solo tenía 32 gatos cuando murió. Al no haber herederos (su hija adoptiva Rosalind también había fallecido), los bienes de la Sra. Johnson fueron subastados en 1894 y el cuadro pasó a pertenecer a Ernest Haquette, también de San Francisco, que lo expuso en su “Palacio de arte de salón”, destruido en el Gran Terremoto de 1906. El cuadro se salvó milagrosamente. A continuación pudo verse en la galería Piedmont, un museo cuyo propietario era Frank C. Havens, donde fue muy admirado. Los Sres. Julian, de Chicago, que lo adquirieron en los años cuarenta, lo llevaron de gira por Estados Unidos y finalmente, al Madison Square Garden, donde se celebraba una exposición felina. La obra se hizo famosa y se vendieron 9.000 grabados de la misma. En 1961, el cuadro fue comprado por John y Helene Gaydon, de Buena Park, California, que lo colgaron en su tienda de antigüedades. Posteriormente fue adquirido por dos coleccionista privados. Durante la subasta en Sotheby’s de Nueva York la puja ascendió en dos minutos a 680.000 dólares (precio de adjudicación). El precio final de 826.000 dólares incluye la comisión de Sotheby’s.

El conquistador

El conquistador

Como hemos dicho antes, el pintor Carl Kahler nació en Austria en 1855 y estudió en Múnich, París e Italia, donde ganó importantes premios. Llegó a Melbourne en diciembre de 1885 y al poco tiempo se dio a conocer como retratista. La Australian Artists Association (Asociación Australiana de Artistas) organizó varias exposiciones de sus obras y sir Henry Brougham Loch, el gobernador del país, posó para él. Sus cuadros de carreras de caballos fueron muy alabados por la prensa, y la famosa empresa Goupil, de París, no tardó en realizar reproducciones fotográficas de los mismos. Dejó Australia en 1890 para ir a Nueva Zelanda y de allí, a San Francisco. Murió a los 51 años durante el terrible terremoto de 1906.


Deja un comentario

Un gato en la gran pantalla: “Harry y Tonto”

harry_tonto

En 1974 se estrenó “Harry y Tonto”, dirigida por Paul Mazursky, que se había dado a conocer con “Bob, Carol, Ted y Alice” y “Blume enamorado”. En esta ocasión contaba la historia de un profesor retirado de 72 años que sigue viviendo en el mismo piso que había compartido con su esposa y sus hijos en el Upper West Side de Nueva York. Pero el edificio va a ser derribado y sustituido por un aparcamiento cubierto, y Harry no tiene más remedio que irse con su amado gato Tonto. Una serie de pequeños acontecimientos convierte un viaje a Chicago en un recorrido con su gato de costa a costa en el que descubre un mundo que nunca se había molestado en mirar, conoce a gente, hace nuevos amigos y se despide de otros.

harry-and-tonto

El actor Art Carney, que encarna a Harry en la película, dijo: “No me gustaban los gatos hasta hacer esta película, pero Tonto es un gato impresionante. Tenía dos dobles, otros dos gatos que se le parecían como dos gotas de agua, por si se cansaba o se ponía enfermo, pero es un profesional de pies a cabeza. Nunca requirió los servicios de los dobles”. (Revista Times)

harryandtonto02_2

Tonto, un gato pelirrojo, es realmente el coprotagonista de la película, ya que aparece en más de la mitad de las secuencias. Art Carney ganó el Oscar al Mejor Actor en 1975, a pesar de la competencia: Jack Nicholson por “Chinatown”, Dustin Hoffman por “Lenny”, Al Pacino por “El padrino II” y Albert Finney por “Asesinato en el Orient Express”. El actor dijo en algún momento que media estatuilla pertenecía a su compañero de reparto. Tonto se llevó el Premio Patsy, el equivalente al Oscar para los actores de cuatro patas. Sin embargo, la decisión no fue bien vista por todo el mundo… Se puso en duda la legalidad de la votación, se habló de interferencia por parte de la productora, Fox Studios, y otros pensaban que el perro Higgins debía ser el ganador por interpretar a Benji en la película del mismo nombre. Pero cualquiera que haya visto “Harry y Tonto” estará de acuerdo en que Tonto se merecía el galardón. Además, nos parece mucho más complicado convencer a un gato que a un perro para que se comporte de cierta forma delante de una cámara.

harryandtonto07

Según el director Paul Mazursky, se le ocurrió que Harry paseara a Tonto con correa por las calles de Nueva York porque su madre tenía un gato manx pelirrojo al que paseaba por el Village. En la película, Tonto es la razón por la que Harry acaba cruzando Estados Unidos. El hijo del profesor le lleva al aeropuerto para que vuele a Chicago, pero Harry se resiste a que Tonto pase por la máquina de rayos X y decide coger el autobús. Harry no consigue convencer a Tonto para que use el lavabo del autobús y pide al conductor que detenga el vehículo. Tonto se escapa, el autobús se va, Harry encuentra a Tonto y compra un coche de segunda mano para llegar a Chicago. Posteriormente, sigue camino hacia Los Ángeles.

harryandtonto20

paul-mazursky-harry-and-tonto

El realizador Paul Mazursky también dijo que su plano favorito es el de Tonto en el piso de Harry, al principio de la película, cuando la cámara está a la altura del gato andando. Para conseguirlo, la adiestradora de Tonto se tumbó en una manta con la cámara mientras dos personas tiraban de la manta delante del gato.

harryandtonto28

Según el director, colocaban trocitos de hígado crudo alrededor de Art Carney para que Tonto se le acercara siempre que fuera necesario para la escena. Betty Schumacher, la adiestradora, dijo en una ocasión que el actor trataba al gato como a un igual y que por eso Tonto se llevaba bien con él.

maxresdefault

Tonto es el protagonista, pero hay más gatos en la película. Cuando Harry y Tonto aún están en Nueva York y salen a hacer la compra, Tonto se fija en una gata de una tienda de ultramarinos. Hacia el final de la película, Harry está sentado solo en un banco en la playa de Venice, California, cuando llega una mujer mayor para alimentar a varios gatos callejeros que aparecen de pronto. En esa misma escena, Harry ve a un gato anaranjado en la playa y corre hacia él.