Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

El gato serval

Patas largas, cuerpo delgado, pelaje moteado, orejas grandes y cabeza pequeña para su tamaño, así es el serval (Leptailurus serval), la única especie del género Leptailurus. Según su ADN comparte antepasado común con el león, y otros estudios  indican que se encuentra próximo al caracal (https://gatosyrespeto.org/2020/02/27/el-gato-caracal/). Fue descrito en 1776 por el naturalista alemán Johann Christian Daniel von Schreber.

Grabado de 1892
Grabado de William Goodall

Mide entre 85 y 112 cm de largo, incluido un rabo de entre 30 y 50 cm. Las hembras suelen pesar de 9 a 16 kilos y los machos de 12 a 26 kilos. Las orejas, muy desarrolladas, y el cuello largo le permiten oír y ver por encima de la alta hierba de la sabana. La gran mayoría ostenta puntos o manchas por todo el cuerpo, aunque algunos solo tienen unas pocas marcas encima de los ojos y anillas en la cola. Son animales longevos que alcanzan los 20 años.

Hay servales totalmente negros debido al melanismo (https://gatosyrespeto.org/2019/03/21/los-gatos-negros-y-el-melanismo/), pero no abundan. Y menos aún los servales blanquecinos, que padecen de leucitismo causado por el gen mutante chinchilla, un inhibidor del depósito de pigmentos. Esto es más común en leones, pero en servales solo se conocen cuatro casos en cautividad en Norteamérica.

Serval negro
Serval blanco
Servales negros en las llanuras de Namiri

Es un carnívoro que se alimenta de roedores, pájaros, insectos, ranas y lagartijas. No suele atacar a presas de un tamaño superior a los 200 gramos. Es el felino con las patas más largas con relación al cuerpo y llega a correr a 80 kilómetros por hora. Puede permanecer hasta 15 minutos perfectamente inmóvil, con los ojos cerrados, escuchando a los roedores moverse debajo de tierra.

Es un cazador eficaz con un éxito del 50% en sus intentos, comparado al uno de diez de la mayoría de felinos. Realiza saltos hasta de cuatro metros de largo y de más tres metros de alto. Si la presa es grande se come la carne y los huesecillos, dejando la pluma o la piel, los intestinos, las patas o el pico.

Foto de Ole Jorgen Liodden

El periodo de gestación oscila entre 8 y 10 semanas, y la hembra tiene camadas de dos a cuatro crías una o dos veces al año. El gato serval, bastante común en África, vive principalmente en sabanas húmedas. Necesita agua y no se le encuentra en zonas desérticas o estepas áridas. Sabe escalar y nadar, aunque prefiere evitarlo.

Foto de Willem Kruger

Su gran depredador es el hombre. Fueron cazados sin piedad por su piel y siguen siendo abatidos en zonas con granjas, aunque ataquen a las aves domésticas en contadísimas ocasiones. Han desaparecido completamente de la provincia del Cabo, en Sudáfrica, pero parece que algunos ejemplares aún subsisten en Marruecos, donde se le daba por extinguido.

Un caso curioso es el de la planta petroquímica Secunda Synfuels Operations, a 140 km al este de Johannesburgo, con una superficie vallada de 85 km cuadrados. La densidad de población de servales es la mayor de todas las zonas estudiadas. Puede haber tres razones que lo expliquen. Primera, que la planta está rodeada de marismas, hogar de numerosos roedores, la presa favorita del gato. Segunda, la valla que cierra toda la zona impide que entren otros carnívoros, anulando la competencia. Y tercera, no les caza el hombre.

Los servales, al igual que los guepardos, no rehúyen al ser humano y son fáciles de domesticar. No todos los felinos ronronean, pero el serval sí. Maúlla, gruñe y escupe como cualquier gato que se precie. Comparte más aspectos de su comportamiento con el gato doméstico y, además, no es muy grande. En otras palabras, el animal perfecto para los amantes del exotismo.

Desgraciadamente, estas personas no se dan cuenta de que el serval es un animal salvaje que puede adaptarse momentáneamente al ser humano – porque no le queda más remedio –, pero que necesita mucho espacio, también necesita cazar y no está hecho para complacer a un dueño egoísta al que solo le interesa tener a un “gato” diferente.

La escritora francesa Colette (https://gatosyrespeto.org/2018/12/13/los-gatos-de-colette/) cuenta cómo le regalaron a Bâ-Tou y se la llevó a casa. Le dijeron que era una onza y que venía de Chad, pero por la descripción que hace Colette: “Era del tamaño de un spaniel, patas largas y musculosas…” y la foto, lo más probable es que fuera una serval hembra. Tenía veinte meses entonces. Aceptó dormir en una cesta, supo usar la bandeja con serrín, incluso se asomaba a la bañera cuando la escritora estaba en su interior.

Pero una mañana, Bâ-Tou apretó demasiado el brazo de Colette y esta la empujó. La gata serval dejó escapar un maullido terrible y se lanzó de nuevo contra la escritora, que pudo agarrarla por el collar. Pero “Bâ-Tou optó, en el momento crucial, por la paz, la amistad, la lealtad, y se acostó, lamiéndose la nariz”.

Colette, Edmond Jaloux y Amar Aîné (dueño del circo Amar) con un guepardo

Con el tiempo, Colette se dio cuenta de cómo miraba a los otros gatos que entraban en el jardín, o al perrito que un día tuvo en su regazo. Acaba el capítulo dedicado a Bâ-Tou del libro “Les chats de Colette” (Ediciones Albin Michel) diciendo: “El cielo romano te protege ahora y un foso, demasiado ancho para tu impulso, te separa de aquellos que van al jardín zoológico a burlarse de los felinos; espero que me hayas olvidado a mí que, a sabiendas de que eras inocente, acepté que se hiciera de ti un animal en cautividad”.

Como Bâ-Tou, la inmensa mayoría de felinos salvajes “adoptados” para el placer y diversión de algunos ignorantes acaban en refugios. Con un poco de suerte, contarán con algo de espacio, pero muchos vivirán el resto de su vida en una jaula porque tuvieron la mala suerte de ser escogidos para satisfacer a seres caprichosos.

Y no hablemos de los cruces entre felinos salvajes de pequeño tamaño y gatos domésticos, algo que debería estar totalmente prohibido. El gato Savannah es el ejemplo perfecto, resultado de un cruce entre una siamesa hembra y un serval macho. Desde nuestro punto de vista, una auténtica aberración.

Tres gatos Savannah


Deja un comentario

Gatos, Paul Gauguin y la Polinesia

(1884)

Paul Gauguin no hizo muchos cuadros que incluían gatos. El primero, titulado “Gatito”, fue pintado en 1884, durante su estancia en Rouen, ciudad en la que pasó diez meses con su familia. ¿Vivía ese gatito en casa con ellos? Es muy posible que tuvieran una gata y que diera a luz.

Gatito (1888)
Gatito comiendo (1888)

No volvemos a encontrar más cuadros con gatos hasta cuatro años después, en 1888, cuando está instalado en Bretaña, concretamente en Pont-Aven, sin su familia. En estas dos obras, el gatito es negro y parece ser el mismo. Siguiendo con nuestras conjeturas, podría tratarse de un gato que vivía en la posada de Marie-Angélique Satre, a la que inmortalizó en el cuadro “La bella Ángela”.

Autorretrato (1889)

Pero dejémonos de imaginaciones y volvamos a lo que sí sabemos. Paul Gauguin nació en París el 7 de junio de 1848, hijo de Clovis Gauguin, periodista republicano, y de Aline Chazal, hija de Flora Tristán, escritora, pensadora, militante socialista y feminista. Huyendo de las persecuciones de Napoleón III, se trasladaron a Perú, país en el que tenían parientes cercanos por parte de Aline. Su padre falleció en 1951 durante la travesía y Paul vivió en Lima hasta los siete años, cuidado por niñeras y criados.

Estudio de gatos y cabeza

Después de graduarse en el instituto, se alistó en la Marina. Fue nombrado teniente y luchó en la guerra franco-prusiana de 1870 participando en la captura de seis barcos alemanes. Al cabo de un año dejó la Marina y trabajó como corredor de Bolsa de gran éxito durante once años. Llevaba una vida burguesa con su esposa danesa, Mette-Sophie Gad y sus cinco hijos. En 1874 conoció al pintor Camille Pissarro, descubrió a los impresionistas y empezó a pintar. Expuso por primera vez con estos en 1879.

Mimi y su gato (1890)

Tres años después, con la caída de la Bolsa francesa, abandonó su profesión y se trasladó a Rouen, la capital de Normandía, donde ya estaba su mentor Camille Pissarro. Dedicado en cuerpo y alma a la pintura, realizó unos cuarenta cuadros en solo diez meses, pero no ganaba lo suficiente para alimentar a sus hijos. Decidieron mudarse a Copenhague con la familia de Mette, y allí vendía lona alquitranada sin mucha convicción.

Estudio de gatos

Regresó a París en 1885, dejando a su mujer e hijos en Dinamarca. En 1887 se fue a Panamá con el pintor Charles Laval para trabajar en las obras del Canal. Debido a las durísimas condiciones laborales, se marcharon en cuanto reunieron bastante dinero y se detuvieron en Martinica. En esa isla, que le dejó un recuerdo imborrable, permanecieron siete meses.

Natividad (1896)

De vuelta en París, y ya con cuarenta años de edad se unió a un grupo de pintores más jóvenes conocidos como la Escuela de Pont-Aven. Entonces realizó “La lucha de Jacob con el ángel”, obra admirada por Pablo Picasso, Henri Matisse y Edvard Munch. En el verano de 1888 cruzó Francia para reunirse con Vincent Van Gogh, que le había invitado a Arlés. Entre otras obras pintó “Café de noche en Arlés”, con un gato blanco y negro sentado al lado de la mesa de billar.

Café de noche en Arlés (1888)

La relación entre los dos pintores acabó mal después de que Gauguin hiciera el retrato “Van Gogh pintando girasoles”, que le hará decir a este último: “Soy yo, pero estoy loco”. Todo terminó con el famoso episodio de la oreja cortada el 23 de diciembre de 1988.

Van Gogh pintando girasoles

En 1891, sin dinero, vivió algún tiempo en París. Después de vender varios cuadros gracias a un artículo entusiasta del crítico de arte Octave Mirbeau, zarpó para la Polinesia y optó por quedarse en Tahití con la esperanza de huir de la civilización occidental, sus artificios y convencionalismos.

Estudio con gato

Allí conoció a Teha’amana, también llamada Tehura, de 13 años. Al principio fue su modelo, pero el pintor, que tenía entonces 43 años, la convirtió en su “vahiné”. Pintó unos setenta lienzos en pocos meses, pero la dicha no duró. Pidió que se le repatriara en 1893.

Mujer con gato

De nuevo en París, Paul Gauguin conoció al famoso marchante Ambroise Vollard (https://gatosyrespeto.org/2018/04/26/un-gato-sin-nombre-y-el-marchante-ambroise-vollard/) e intentó venderle algunos de sus cuadros tahitianos, pero Vollard no estaba entusiasmado. Durante una breve estancia en Bretaña, le rompieron una tibia durante una pelea, quedando cojo para el resto de su vida.

Pareja sentada con gato (1897)

Desesperado por regresar a Tahiti, se vio obligado a ceder a muy buen precio cerámicas y obras de la época de Pont-Aven, así como unos lienzos de Van Gogh a Ambroise Vollard, algo que nunca le perdonó. El 3 de julio de 1895 volvió a embarcarse para la Polinesia. Vivió unos años felices con Pau’ura, su nueva “vahiné”, de 14 años.

Estudio de gatos

Puede que la muerte de Aline, su hija favorita, en 1897, le empujara a pintar el cuadro “¿De dónde venimos, qué somos, adónde vamos?”, de cuatro metros de largo y que debe mirarse de derecha a izquierda. Casi en el centro de este cuadro muy simbólico se encuentran dos gatos blancos al lado de una niña comiendo una fruta.

De dónde venimos, qué somos, adónde vamos (1897-98)
Detallle

A pesar de sus reticencias, el pintor acabó firmando un contrato con Vollard, que le mandaba 300 francos al mes, además de lienzos y pinturas, a cambio de veinticinco cuadros anuales, la mayoría de ellos naturalezas muertas. Este acuerdo permitió a Gauguin vivir sin demasiadas preocupaciones a partir de 1898.

Naturaleza muerta con gato (1899)

Sus problemas de salud se agravaron – la herida en la pierna nunca se curó del todo, contrajo sífilis – y empezó a usar morfina, láudano y arsénico para aliviar los dolores. Después de un intento de suicidio, se mudó a las Marquesas. Llegó a las islas el 16 de septiembre de 1901, se instaló en Atuona y, al principio, creyó haber encontrado el paraíso terrenal.

Mujeres, niños y gato (1897)

Pero no tardó en cambiar de opinión al descubrir los abusos de la administración colonial. Intentó luchar para aliviar la situación de los indígenas y los incitó a dejar de pagar impuestos. Su condición física no le impidió tener una nueva “vahiné”, Marie-Rose Vaeoho, de 13 años, a la que dejó embarazada.

Flores y gatos (1899)

Muy debilitado por su herida, ahora convertida en un dolorosísimo eccema purulento, carcomido por la sífilis, murió el 8 de mayo de 1903 en una cabaña miserable. Reposa en el cementerio de Atuona, el mismo en el que setenta y cinco años después sería enterrado Jacques Brel unos metros más allá.

Tumba de Jacques Brel
Tumba de Gauguin
Jacques Brel en 1959

Los cuadros de Paul Gauguin demuestran que los gatos (y los perros) formaban parte de la vida de los polinesios, al menos en Tahití y la isla de Hiva-Oa. El gato está cerca de los seres humanos, forma parte del hogar. Es curioso, pero todos los gatos incluidos en los lienzos son blancos, excepto en “Madre con niños y gato”, pintado en 1901 ya en Atuona.

Madre con niños y gato (1901)

El arqueólogo y explorador Thor Heyerdahl, en el libro “Fatu-Hiva – De vuelta a la naturaleza”, describe su estancia de quince meses en Fatu Hiva, isla de las Marquesas, entre 1937 y 38, y hablando de los gatos, dice: “En Fatu-Hiva, a los gatos se les llama ‘poto’. El hecho de que estos animales parezcan tener un alto grado de inteligencia probablemente hizo que los nativos llamaran a los recién llegados ‘poto’, cuyo significado real en polinesio es ‘listo’”

Paul Gauguin tocando el armonio (París, 1895)


Deja un comentario

Gatos de todos los colores, por la pintora Joan Brown

A mediados de los años setenta del siglo pasado, la pintora Joan Brown fue una de las mujeres que demandaron al Club de Remos de South End y al Club Dolphin, ambos en San Francisco, que prohibían la entrada a toda persona del sexo femenino. Y ganaron. Más tarde, ya en los ochenta, también apeló y ganó al temible IRS (Hacienda Pública estadounidense) el litigio para desgravar los gastos de su gato Donald.

Joan Brown con Donald en los años ochenta
Armonía (1982)

Nacida el 13 de febrero de 1938 en San Francisco, Joan Brown vivió y trabajó en esta ciudad casi toda su vida. Decidió estudiar en la Escuela de Bellas Artes de California casi por casualidad y allí conoció a artistas como William T. Wiley y Manuel Neri, con el que se casó y tuvo a su hijo Noel.

Joan, Noel, perro y gato (Navidad 1970)
El gato adolescente Donald (1983)

Entre los profesores, su mayor influencia fue Elmer Bischoff, que la inspiró para pintar lo que veía; algunos de sus mejores cuadros son retratos de amigos, de sí misma, de su familia – en este último apartado incluimos a sus tres gatos y numerosos perros – y de otros animales. En 1959 realizó una serie de dibujos con ratas debido a un sueño en el que veía una espléndida rata cerca del fregadero. Cuando fue a acariciar la larga y peluda cola (más parecida a la de un gato que a la de una rata), descubrió que debajo había garras afiladas.

Donald y rata sin nombre (1982)
Gato gris con madroño y abedules (1968)

El cuadro “La novia” está fechado en 1969. La novia gata lleva a una rata enorme con correa y muchos peces de diferentes colores flotan en el cielo. Joan Brown confiaba implícitamente en su subconsciente y se identificaba con los gatos, quizá porque su signo en el zodíaco chino era el tigre. “Creo que los gatos son mi alter ego”, dijo en 1985. “Uso el gato a menudo en mi trabajo. El gato es un ser andrógino, no es ni masculino, ni femenino, sino ambos a la vez”.

La novia (1969)
Año del tigre (1983

Entre todos los animales que pintó, los gatos y perros ocuparon un lugar especial. Por sus retratos sabemos que tuvo al menos tres gatos, empezando con la gata Leelah, a la que vemos en el autorretrato de Joan con un enorme pez en brazos fechado en 1970. Leelah vuelve a estar en otro autorretrato, esta vez con su hijo Noel y un perro con pinta de San Bernardo, también del mismo año.

Autorretrato con pez y la gata Leelah (1970)
La enfermera cósmica (1978)

Luego llegaron Donald y Toby. Según las fechas de los cuadros debieron vivir juntos durante varios años, y también con un sinfín de perros.

Autorretrato con Donald (1982)
En su estudio con el retrato del gato Toby (1980)
El gato Toby (1981)

Joan Brown se casó cuatro veces, primero con Bill Brown, un compañero de estudios, en 1956. El matrimonio fue anulado a los seis años y volvió a casarse con el escultor Manuel Neri, con el que recorrió Europa. Se divorciaron en 1966. Dos años después conoció a Gordon Cook. Aunque ambos eran muy diferentes, se inspiraban mutuamente. En 1980 se caso por cuarta vez con Mike Hebel.

Mujer con máscara (1972)

A partir de esta época, en la década de los ochenta, incluyó regularmente a sus gatos en los cuadros. La obra demuestra una mayor introspección, centrándose más en la metáfora, quizá debido a la reciente muerte de sus progenitores, como puede verse en el lienzo que dedica a su padre, un sargento del ejército estadounidense.

A la memoria de mi padre, J.W. Beatty (1970)
Modelo con gatos (1972)

Además de pintar, le encantaba bailar y nadar. Como buena nativa de San Francisco, no dudaba en zambullirse en las heladas aguas de la Bahía. En 1972 empezó a entrenar con el famoso nadador Charlie Sava, que acabó siendo su amigo hasta el día de su muerte.

Autorretrato con Charlie Sava (1974)
Donald (1983)

En 1975 compitió por primera vez en la carrera desde la isla de Alcatraz hasta la costa de San Francisco. Un buque de carga pasó cerca de los nadadores, creando una ola que desorientó a varios de ellos. Joan fue rescatada una hora después, con alucinaciones e hipotermia. Pero eso no le impidió volver a probar suerte al año siguiente y conseguirlo.

La vidente (1980)
Donald (1986)

Expuso por primera vez en solitario en la galería Spasta de San Francisco en 1958, a los 20 años, y en 1960 en la galería Staempli de Nueva York. La crítica no tardó en incluirla entre los pintores figurativos de la Bahía de segunda generación y su obra formó parte de la serie de exposiciones “Young America” en el Museo Whitney de Arte Americano en 1960 y en el Carnegie en 1964, además de la famosa “Funk” del Museo de Arte de Berkeley en 1974.

Obelisco con gato negro (1981)
Donald

Dio clases de dibujo y pintura entre 1961 y 1966 en la Escuela de Bellas Artes de California, así como en la Academy of Art College de San Francisco entre 1971 y 1973, y ese último año también en el Mills College de Oakland. Fue nombrada profesora asistente numeraria de la Universidad de California en Berkeley.

Retrato de familia (1981)

En 1977 obtuvo una beca Guggenheim que le permitió visitar Egipto por primera vez. Durante los años siguientes viajó a China, India y Latinoamérica, entrando en contacto con otras culturas y creencias. Siempre le interesaron las filosofías basadas en un concepto masculino-femenino, como el yin y yang chino. El 6 de agosto de 1985, en una conferencia en San Diego, dijo que “todas las culturas antiguas usaron la dualidad, el principio masculino-femenino, para llegar a un total, y este principio es innato al ser humano”.

Autorretrato en Egipto
Mujer con gatos

En 1980, Joan Brown conoció al líder espiritual indio Sai Sathya Baba y comenzó a seguir sus enseñanzas, coincidiendo con una serie de críticas a su obra, debido a bruscos cambios de estilo, que no le sentaron nada bien. Se centró en monumentos instalados en lugares públicos, sobre todo obeliscos, porque según sus propias palabras: “No me gusta el elitismo que veo en el mundo del arte últimamente. Estoy a favor de devolver el arte al pueblo”.

Obelisco en la plaza Horton, San Diego (1985)

Su hijo Noel Neri, escultor conceptual radicado en Filadelfia, dice, hablando de su madre: “Joan no fue una artista genial, pero sí una muy buena pintora. Se ofreció a sí misma a través de sus obras. Hay mucho de ella en sus cuadros, era una persona generosa y abierta”.

Modelo con gatos (1974)

Noel acompañó a su madre a Puttaparti, India, en 1990, para ayudarla a instalar el obelisco que había diseñado para la entrada del ashram de su guía espiritual. La obra se retrasó y Noel regresó a Estados Unidos. El 26 de octubre, una pequeña torre del piso superior del obelisco se cayó mientras trabajaba en el mosaico en compañía de Bonnie Lynn Mainric (43 años), de San Francisco, y de Michael Oliver (25 años), de Santa Cruz. Los tres fallecieron.

Preguntas y respuestas

Tenía 52 años, seguía casada con Mike Hebel y creía en la reencarnación.

Solsticio de verano (1982)


Deja un comentario

Un gato llamado Murr y E.T.A. Hoffmann

El gato Murr

El libro se titula en realidad “Opiniones del gato Murr”, y es la segunda y última novela de su autor, E.T.A. Hoffmann, nacido el 24 de enero de 1776 en Königsberg, Prusia. Ha sido traducido a un sinfín de idiomas y, sinceramente, si no lo han hecho, merece la pena leerlo. Es divertido, irónico, entrañable, inquietante y mucho más.

Edición alemana reciente
Edición alemana 1855

El gato Murr es autodidacta, lee y escribe sin la menor dificultad. No vayan a creer que se inclina por historietas o novelitas, no, para nada, Murr dedica su tiempo a la Filosofía. En la introducción a la autobiografía del gato Murr, el supuesto editor dice que este libro, más que cualquier otro, necesita un prólogo, dada la extraña forma en que está compuesto. Quizá sea mejor resumir brevemente esta introducción.

Edición inglesa
Edición francesa

Dicho editor tenía un amigo muy querido que le rogó encarecidamente que se hiciera cargo del manuscrito de un joven autor. Prometió encontrar un impresor y quedó bastante sorprendido al descubrir que el manuscrito contenía la vida y las opiniones de un gato escritas por él mismo. Pero había dado su palabra, y ya que el estilo de las primeras páginas le pareció brillante, se lo entregó a un impresor.

Edición española
Edición italiana

Cuando le llegaron las pruebas de imprenta, vio con horror que algunos fragmentos de otra biografía se entremezclaban con los trepidantes hechos de la vida de Murr, concretamente la del maestro de capilla Johannes Kreisler. Le costó algún tiempo elucidar el misterio, pero lo consiguió.

Edición lituana
Edición turca

Cuando Murr empezó a escribir sus opiniones, encontró otro libro en el estudio de su amo y procedió a arrancar las páginas y a colocarlas como papel secante entre las suyas. Estas páginas no se entresacaron del manuscrito y fueron impresas como si formaran parte de la biografía.

Edición Zúrich, 1914
Edición finlandesa

El editor reconoce humildemente que él tuvo la culpa, pero se consuela enseguida. El lector evitará fácilmente cualquier confusión, ya que cuando se pasa a los hechos de Kreisler se indica con las letras P.d.D. (papel de deshecho) y cuando se vuelve al gato Murr, con M. cont (Murr continúa). Y añade que los amigos del maestro de capilla se alegrarán de conocer las extrañas circunstancias de su vida.

Pero hablemos un poco del hombre que decidió escribir una autobiografía felina. E.T.A. Hoffmann fue jurista, pintor, músico y escritor. La “A” de su tercera inicial corresponde a Amadeus, nombre que adoptó a los veintiocho años debido a su admiración por Mozart. No tuvo una infancia muy feliz. Sus padres se divorciaron cuando era aún muy joven y su madre, propensa a la depresión, regresó con su familia.

E.T.A. Hoffmann, autorretrato

Creció en una casa con su abuela materna, tres tías y un tío tan malhumorado como estricto. Pero la vida musical en la ciudad de Königsberg era muy activa y la familia celebraba veladas musicales con regularidad. A los 16 años ingresó en la Universidad para estudiar derecho, muy a pesar suyo, pero acabó gustándole y se convirtió en un buen abogado.

El gato Murr, por Diana Ringo
El gato Murr, por Josef Hegenbarth

Durante el tiempo de prueba en el tribunal de Königsberg, Hoffmannn daba clases de piano y se enamoró perdidamente de una de sus alumnas, que no había cumplido los treinta años, pero estaba casada con un hombre de sesenta. A pesar de la oposición del marido, la relación duró hasta 1798, aunque de modo epistolar en los últimos años.

El gato Murr, por Carl Spitzweg

Un año después dio al traste con su nuevo puesto de “asesor del gobernador” de Posen al realizar caricaturas de varios notables de la ciudad y distribuirlas durante los carnavales de 1802. Exiliado a Plock hasta 1804, se casó con Michaelina Rorer, hija de un secretario de juzgado polaco.

El gato Murr, por Harald Metzkes

Destinado a Varsovia, rehusó jurar lealtad a Napoleón en diciembre de 1806 y perdió el trabajo. Su esposa regresó a Posen con Cecilia, la hija de ambos, nacida en 1805 y fallecida en 1807, y Hoffmann se fue a Berlín y poco después consiguió el puesto de director en el teatro de Bamberg. Fueron años muy difíciles, y cuando Joseph Seconda le ofreció ser director musical de su compañía operística, los Hoffmann se trasladaron a Dresden en 1813.

Maximilian Liebenwein (Edición de 1923)
Maximilian Liebenwein

No tardó en discutir con Seconda y el matrimonio partió hacia Berlín en 1814. Allí consiguió trabajo en el tribunal de la Corte. Su ópera “Undine” se estrenó con mucho éxito, pero el teatro ardió después de veinticinco representaciones. A partir de 1819, Hoffmann se vio envuelto en varios litigios debido a sus opiniones liberales y a sus caricaturas. Falleció de sífilis el 25 de junio de 1822, en Berlín, a los 46 años.

Volvamos al gato Murr. En la edición original alemana hay un dibujo del gato Murr, obra de Hoffmann, en la portada (reproducido en la edición inglesa de 1999). En mayo de 1820, Hoffmann escribió a su amigo el Dr. Friedrich Speyer: “Un gato auténtico al que había criado, un gato macho de gran belleza (su semblanza está bastante bien reproducida en la portada) y de aún mayor inteligencia, me dio pie para la divertida broma que se abre camino entre una obra muy seria”.

El gato Murr visto por E.T.A. Hoffmann (Primera edición)

El verdadero Murr murió, tal como cuenta Hoffmann a sus lectores al final del segundo volumen, a finales de noviembre de 1821. El escritor mandó una necrológica a sus amigos, como si se tratara de un ser humano: “En la noche del 29 al 30 de noviembre, después de una breve aunque grave enfermedad, mi amado protegido, el gato Murr, dejó esta vida por un mundo mejor, falleciendo el cuarto año de una prometedora carrera. Los que han conocido al joven desaparecido, que le vieron seguir el camino de la virtud y de la justicia, entenderán mi dolor y lo honrarán con su silencio”.

La muerte del gato Murr
Michael Gavrichkovym

Se sabe que la novela fue escrita entre 1819 y 1821. Murr debió de ser un gato muy querido que acompañaba al escritor en su estudio y al que observaba mientras dormía entre papeles y libros. Las convenciones sociales y literarias son víctimas de la pluma de Hoffmann. Murr, un gato bastante pedante, nunca deja de ironizar acerca de los ideales de la época.

E.T.A. Hoffmann y Murr en Bamberg

E.T.A. Hoffmann no tuvo una vida fácil; tendía a expresar sus opiniones en unos años muy antiliberales, a burlarse de políticos y nobles, y de vez en cuando, a enamorarse de quien no debía.

Michael Gavrichkovym (Edición rusa de 2018)
Michael Gavrichkovym


Deja un comentario

Los gatos de Miné Okubo

La pintora Miné Okubo nació el 27 de junio de 1912 en Riverside, California. Sus padres, naturales de Japón, se conocieron cuando llegaron a Estados Unidos para representar a su país en la Exposición de Artes y Oficios celebrada en Saint Louis, Misuri, en 1904. Su padre, Tametsugu Okubo, tenía un título universitario, y su madre Miyo Kato, era una famosa calígrafa.

Miné Okubo
Gato y pez

Sin embargo, cuando decidieron quedarse en Estados Unidos, Tametsugu trabajó en una tienda de caramelos y como jardinero, mientras que Miyo se ocupaba de la casa y de los siete hijos de ambos. Miné recordaba a su madre pintando cuando tenía un momento libre, pero solía perder la paciencia con ella porque era incapaz de producir copias exactas.

1992

Miyo falleció en 1940, y un año después Miné pintó “Miyo y gato”, en el que se la ve sentada en el banco de un parque con un libro en el regazo (¿la Biblia?) y un gato a su lado. Los gatos fueron un tema recurrente en su pintura y siempre que firmaba un autógrafo añadía el pequeño dibujo de uno. Incluso hemos leído que en algún momento de su vida fue “canguro” de gatos en Nueva York, pero no hemos podido comprobar la veracidad de la información.

Miyo y gato, 1941

Los Okubo era una de las pocas familias japonesas de Riverside. Aunque Miné se interesó por la ciencia siendo adolescente, acabó convenciéndose de que era “un mundo de hombres” y se decantó por las artes. En 1933 obtuvo una beca para la Universidad de California en Berkeley. Después de licenciarse, trabajó en el Proyecto Federal de Arte pintando murales. En 1938 ganó la codiciada beca Bertha Henicke Taussig, que le permitía viajar durante dieciocho meses por Europa estudiando arte.

La II Guerra Mundial estalló en septiembre de 1939 mientras Miné estaba en Suiza, pero consiguió embarcar en Francia y regresar a Estados Unidos. En 1940, ya en San Francisco, ganó el primer premio en la Exposición de Arte de la Universidad de California y fue escogida para ayudar a Diego Rivera en algunos de sus murales.

1976
Mamá gata y Pete en árbol, 1966

El 19 de febrero de 1942, la vida de Miné Okubo, y de gran parte de la comunidad japonesa de Estados Unidos cambió para siempre. El presidente Franklin Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 9066 para el traslado forzoso de japoneses y descendientes de japoneses afincados en la Costa Oeste a campos de detención. La familia Okubo fue separada e internada en diversos campos.

Miné y uno de sus hermanos acabaron en el centro de “reubicación” de Tanforan, un antiguo hipódromo en San Bruno, California, donde compartían un box de 6 por 3 metros que aún olía a estiércol y dormían en sacos de heno. Posteriormente fueron trasladados al campo de detención de Topaz, en Utah.

Haciendo frente a las dificultades, y con los pocos medios de que disponían, Miné Okubo, el profesor Chiura Obata y otros detenidos daban clases de arte en Tanforan y, más tarde, en Topaz. También fue una de las fundadoras de la revista literaria Trek, en Topaz, para la que realizaba ilustraciones. Al estar prohibidas las cámaras fotográficas en el campo, decidió documentar su experiencia mediante dibujos. Realizó más de mil.

A principios de 1943, un dibujo suyo de unos centinelas en el campamento ganó un premio ofrecido por el Museo de Arte de San Francisco y fue publicado por el periódico San Francisco Chronicle, cuyos editores le encargaron una serie para el suplemento dominical. Esto, a su vez, llamó la atención de la revista Fortune, que la contrató para un número especial sobre Japón con otros dos artistas “nikei” (japoneses nacidos en Estados Unidos), Yasuo Kuniyoshi y Taro Yashima. Sus ilustraciones describiendo los campamentos causaron sensación.

Con la ayuda de Fortune, Miné Okubo pudo salir de Topaz en 1944 e instalarse en Nueva York gracias a que los editores de la revista le habían conseguido un apartamento de alquiler controlado en Greenwich Village, donde viviría y trabajaría hasta los últimos meses de su vida. Sin dejar de pintar e incluso de exponer, puso orden en los dibujos realizados durante su encarcelamiento y en 1946 publicó “Citizen 13660” (Ciudadana 13660), el número que le había asignado el Estado.

El libro incluye doscientos seis dibujos y textos suyos en los que describe las tormentas de polvo, la falta de intimidad, los “exámenes de lealtad” a los que debían someterse los internos, los barracones…

Pese al éxito del libro, se sentía incómoda en el mundo de los galeristas y volvió a aceptar encargos para pintar murales, además de trabajar como ilustradora y publicar dibujos en revistas. Casi cuarenta años después de su publicación, “Citizen 13660” fue galardonado con el Premio American Book en 1984 y por The National Women’s Caucus of Art (Asamblea Nacional de Mujeres por el Arte) en 1991.

En una ocasión, Miné Okubo dijo: “Sabía que nunca me casaría. Pobre de mi madre. Arruinó su vida por trabajar tanto para sus hijos. Nunca tenía tiempo para sí misma. Dejó de pintar. Yo tenía claro que no lavaría los calcetines de nadie ni cocinaría para nadie. Ni hablar”.

También dijo que su madre le sugirió que dibujara un gato cada día, pero que no solo debía mostrar su aspecto físico, sino su personalidad. No hemos encontrado ninguna fotografía de la artista con un gato, pero algo nos hace sospechar que compartió su vida con más de uno.

Ella misma se tachaba de “inadaptada”, y los que la frecuentaban la describen como una mujer ingeniosa, divertida, gruñona, creativa y bromista. Se la conoce sobre todo por los dibujos del denigrante trato al que fueron sometidos durante tres años los japoneses estadounidenses después del ataque a Pearl Harbor – a pesar de que muchos murieron luchando en las filas del ejército americano –, pero dejó más de dos mil obras de diferentes formatos y estilos. Falleció el 10 de febrero de 2001.

“Soy una persona que desea contribuir a mejorar este mundo. Para mí, el arte y la vida son lo mismo. He tardado 50 años en descubrirlo, pero ya lo he conseguido”.

Miné Okubo

Queremos acabar esta entrada con una foto que no tiene nada que ver con gatos, pero que ilustra perfectamente el miedo producido por la ignorancia, el desconocimiento y la cerrazón que suele traducirse en racismo. Una mujer señala un cartel que reza: “Japos, seguid andando. Esto es un barrio blanco”.


2 comentarios

Gatos en el Antiguo Egipto

Bronce y oro, 600 a.C.

Durante mucho tiempo se creyó que el gato había sido domesticado en Egipto, pero en 2004 un grupo de arqueólogos franceses descubrió en Chipre los restos de un gato de ocho meses en un yacimiento neolítico fechado en 9500 a.C. y se han encontrado otros en poblados cercanos a Jericó que remontan a 6000 años a. C.

Peso, 305-30 a.C.

Los restos más antiguos conocidos en Egipto proceden de una tumba de época prefaraónica de Mostwagedda, al sur de Asiut, en la que un hombre está enterrado con una gacela y, a sus pies, un gato, datado en 4000 a.C., aunque es imposible saber si era salvaje o domesticado.

Gata amamantando, 664-30 a.C.

Los gatos salvajes más comunes eran el Felis chaus (gato de la junga) y el Felis silvestris Lybica (gato del desierto), animales de pequeño tamaño que debieron acercarse a los poblados y acabaron por convivir con los seres humanos.

Felis chaus
Felis silvestris

Las primeras imágenes de gatos son las de una estela procedente del templo donde se veneraba al faraón Neferkara Pepy (2236-2143 a.C.) en Saqqara. Tres representaciones juntas podrían significan “multitud”, de ahí que se haya transcrito como “Ciudad de los gatos”.

En un contexto doméstico, el gato aparece por primera vez en la tumba de Baket III, en Beni Hasan, donde uno se enfrenta a un ratón. Se han encontrado figuritas de gatos en tumbas del Imperio Medio, lo que indica su creciente popularidad. Se estima que el gato azul moteado de loza está fechado entre 1850 y 1650 a.C. La pequeña vasija de alabastro en forma de gato (1980-1801 a.C.) es la representación tridimensional más antigua conocida de un gato.

Loza esmaltada
Alabastro

A partir del reinado de Tutmosis III (1479-1425 a.C.) el gato se representa con mayor frecuencia en las tumbas, sobre todo en Tebas. En una estela de la tumba de Meri-meri, contemporáneo de Amenofis III (1391-1353 a.C.), hay un gato debajo de la silla de la mujer. Su posición se repetirá infinidad de veces en el arte egipcio: sentado, con el rabo metido entre la curva de la pierna y la tripa, para reaparecer después.

(Detalle)

En una pintura mural fechada hacia 1250 a.C. de una tumba de Deir el-Medina se ve al escultor Ipuy, que vivió en el reinado de Ramses II (1279-1213 a.C.), sentado con un gato minúsculo en el regazo, y a su lado, su esposa Duammeres con la gata madre mirándonos desde debajo de su silla.

El gato es, en realidad, un elemento muy menor, sea simbólico o no, en la composición general y suele rellenar un espacio vacío (debajo de una silla), algo muy corriente en el arte egipcio.

Estela de Deir el-Medina, 1200 a.C.

Encontramos gatos en las escenas de caza de las tumbas, como por ejemplo en la pintura que describe a Nebanum en un pequeño bote de papiro a punto de lanzar un palo. Su esposa está detrás y su hija, entre sus piernas (llenando un espacio vacío). El muerto siempre iba acompañado de su familia, y queda claro que el gato de Nebanum formaba parte de ella. Se estima que fue realizada en 1450 a.C.

(Detalle)

Por cierto, el gato también tuvo un papel en la medicina egipcia, famosa en el mundo antiguo. La grasa, el pelo y los excrementos del gato macho, así como la placenta y el pelo de la gata hembra formaban parte de diversas recetas, todas ellas de uso externo. Por ejemplo, la placenta de una gata mezclada con otros elementos impedía la aparición de canas, y el pelo de gata mezclado con leche humana y resina se aplicaba en las quemaduras, acompañado del debido sortilegio.

Cabeza de gato, 664-30 a.C.

La forma animal no necesitaba ser explicada porque formaba parte de la vida diaria. No había gran diferencia entre el ser humano y el animal al no existir la categoría de “animal”. En otras palabras, los seres vivos incluían a los dioses, a los humanos y a los animales. El corazón y la lengua del dios creador Ptah estaba “presente en “todos los dioses, todas las personas, todo el ganado, todos los gusanos, todo lo que vive”.

Ataúd de madera, 332-30 a.C.

Ra, el dios sol, se representaba de numerosas formas, y una de ellas era con cabeza de gato. En el “Libro de los muertos”, un gato en la viñeta correspondiente al sortilegio 17 mata al enemigo del dios sol, la serpiente Apofis, con un cuchillo sagrado, haciendo posible que el sol vuelva a salir al día siguiente y el mundo no desaparezca.

Entre 1540 y 1069 a.C. los artesanos que construyeron y decoraron las tumbas reales del Nuevo Imperio del Valle de los Reyes vivían en el poblado de Deir el-Medina, no lejos de Tebas. Dejaron numerosos documentos escritos en tinta sobre papiro, así como pequeñas escenas en óstracos, placas de piedra caliza mucho más baratas y abundantes que el papiro.

Óstraco
Papiro

La mayoría de óstracos son del periodo ramésida (1295-1069 a.C.) y muchos fueron hechos por diversión. Entre las escenas de animales, los gatos ocupan un lugar de importancia, pero los roles suelen estar invertidos. El ratón se ha convertido en rey y el gato le abanica.

En otro, fechado hacia 1150 a.C., un ratón observa a un gato castigar a un joven. ¿Habría atormentado a un gato? Por cierto, las tumbas de Deir el-Medina son las que contienen más representaciones de gatos.

En el pensamiento egipcio, un concepto era formado por dos opuestos, por ejemplo, el valle del Nilo y el desierto, el Alto y el Bajo Egipto. En 1850 a.C. aproximadamente las diosas Sejmet y Bastet eran consideradas opuestos complementarios, pero cada una seguía representada con cabeza de leona.

Gato en marisma, 1900 a.C.

No se sabe exactamente en qué época empezó a verse a la gata como una manifestación de Bastet, pero la asociación cobró mucha importancia cuando la ciudad de Bubastis obtuvo preeminencia durante la vigésima segunda dinastía (945-715 a.C.). El nombre de uno de los reyes de dicha dinastía fue Pamiu (Gato macho), que reinó entre 773 y 767 a.C.

Bastet

El festival de la diosa Bastet en Bubastis se convirtió en uno de los mayores y más populares, y también se celebraba en otras partes del país, como Esna y Tebas en el Alto Egipto, así como en Menfis. Bastet pasó a ser un elemento habitual en los nombres personales de la época tolemaica y solo era superada en popularidad por Osiris.

Bastet

Los cementerios de animales se hicieron más habituales durante el último periodo faraónico, desde 400 a.C. Cada vez se momificaron más animales al considerarse manifestaciones de un dios. Algunas de las necrópolis de gatos cercanas al templo de Bastet en Bubastis remontan al 900 a.C.

Momias de gatos

Hemos encontrado la información para este artículo en “The Cat in Ancient Egypt”, el espléndido libro de Jaromir Malek, una de las mayores autoridades mundiales en arte y cultura egipcios. Es conservador del Archivo del Instituto Griffith en el Ashmolean Museum de Oxford, y autor de decenas de estudios y libros sobre esta materia. Uno de ellos, “Egipto: 4.000 años de arte(Phaidon), está publicado en español.

Sarcófago de Ta-miut, la gata del príncipe Tutmosis, 1150 a.C.


Deja un comentario

Los diez gatos del pintor Ferdinand Desnos

Miski, Ohnet, Toutou

Ferdinand Desnos, nacido el 29 de julio de 1901 en Pontlevoy, un pueblo no lejos de Tours y muy cerca del río Loira, hijo y nieto de panaderos, manifestó desde muy joven una afición por el dibujo y, animado por su madre, a los diez años ya elaboraba sus propios colores. Pintados a los 19 años, sus primeros óleos describen escenas y paisajes del campo del centro de Francia.

Ferdinand Desnos en su estudio de París (1956)

Se casó en 1923 con Andrée Vinet y se trasladó à Montrichard, a diez kilómetros de su pueblo natal. El matrimonio tuvo cuatro hijas. Cuatro años después, a pesar de la delicada salud del pintor, la familia se trasladó a París, al barrio de Ménilmontant. Allí, en sus pocas horas libres, descubrió las galerías de arte, el Louvre y otros museos en los que pasaba muchas horas. Trabajó algún tiempo en una tienda de juguetes antes de conseguir un puesto como electricista en el periódico “Le Petit Parisien”.

El pintor en el paraíso

En las oficinas del periódico conoció al crítico holandés Fritz-René Vanderpyl, que frecuentaba a un grupo de artistas formado por pintores, poetas y más artistas que se reunían en el café “La Closerie des Lilas”, al final del bulevar Saint-Michel. Ferdinand Desnos se codeó con Apollinaire, Max Jacob, Edith Stein, Picasso o Paul Fort, e hizo retratos de muchos de ellos. Incluimos aquí el del poeta Paul Fort, al que pintó con un gato en el famoso café. Probablemente, el gato negro vivía en el establecimiento.

El poeta Paul Fort (1943)

Fritz-René Vanderpyl vio en Ferdinand Desnos a un auténtico naif, un arte que empezó a imponerse cuando Wilhelm Uhde descubrió a Henri Rousseau (El aduanero) en 1909 y a Séraphine Louis en 1911. Aprovechamos para incluir los únicos dos cuadros de gatos, no de tigres, pintados por Rousseau. Vanderpyl consiguió que Desnos expusiera en el Salón de los Independientes en 1931 y que vendiera algunos cuadros.

El aduanero Rousseau (Pierre Loti con uno de sus gatos)

El aduanero Rousseau (El gato atigrado, 1863)

Al estallar la II Guerra Mundial, Desnos enfermó de tuberculosis y se recluyó en Bois, donde siguió trabajando sin su familia. Sin embargo, y siempre gracias a su amigo Vanderpyl, expuso en solitario por primera vez en la galería La Boétie en 1942.

Dos mujeres y un gato

La guerra terminó, pero dos fallecimientos le afectaron profundamente; el de su hermano mayor, François, al que estaba muy unido, y el de su primo, el poeta surrealista Robert Desnos, que sucumbió de tifus en un campo de concentración en Chequia. Nos permitimos una pequeña digresión: Robert Desnos era el compañero de Yuki, modelo y esposa del pintor Tsuguharu Fujita, que la confió al poeta, su amante desde hacía años, en 1931 cuando dejó París.

Yuki, Robert Desnos y sus gatos

No sabemos si el cuadro “El testamento” está dedicado a uno de ellos, pero la  composición es maravillosa: El pintor, delante del muerto, nos mira mientras un hombre toca el piano, y la viuda y un perro parecen llorarle. Varias mujeres desnudas o semidesnudas están a la derecha, además de cuatro gatos, otros dos perros, una ardilla, dos pajaritos, una cabra blanca y, a la izquierda, delante de la Muerte, un ciervo. Su hermano François era cazador, quizá le cuadro le esté dedicado.

El testamento (1950)

En 1948 regresó a París con su mujer y dos de sus hijas para instalarse en una modesta portería que no tardó en ser transformada en taller. El escritor y diplomático libanés Salah Stétié dijo en sus memorias (“L’Extravagance”, 2014): “Era un pintor al que solo le interesaba lo mágico, un pintor primario, con cuadros de formatos muy diversos, que colgaba de abajo arriba en el hueco de la escalera del inmueble del que era conserje, lo que provocaba la indignación de los vecinos”.

Hombre de espaldas

Y sigue diciendo: “Sin embargo, no se atrevían a protestar mucho porque Ferdinand, su mujer y sus dos hijas – las tres algo avergonzadas por los pintarrajos del marido y padre – eran los mejores porteros de todo el barrio, siempre y cuando se soportara a los diez gatos de la familia que se habían apoderado del edificio”.

Ferdinand Desnos (1956)

La mujer vista por Picasso y Desnos

¡Diez gatos! Siempre gracias a Salah Stétié sabemos que la gata blanca se llamaba Doucette y que era una de las favoritas del pintor. Aquí la vemos sentada debajo de una sombrilla roja, acompañada de otros gatos de espaldas.

Su pasión por los gatos hizo que fuera un gran amigo de otro gran defensor de los gatos y animales en general, Paul Léautaud (https://gatosyrespeto.org/2017/09/28/300-gatos-y-paul-leautaud/). Le hizo numerosos retratos, tres de ellos con gatos. El primero, de 1950, es de un estilo totalmente diferente al habitual del pintor. En el segundo, de 1953,  también incluye a la mona que el escritor y crítico encontró un día en su jardín. En el tercero, realizado un año después, el pintor visita a Léautaud en su casa.

Paul Léautaud delante de su casa (1950)

Paul Léautaud, sus gatos y su mona (1953)

(Detalle)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visita a Paul Léautaud (1954)

Ferdinand Desnos se hizo muchos autorretratos, pero solo uno con algunos de sus gatos. En el de 1953 le vemos con tres gatos, uno blanco y negro en sus hombros, otro intentado escalar por su espalda y el tercero, uno rubio, nos observa con aire nada tranquilizador. El gato blanco y negro podría ser el mismo que mira por la ventana de la portería.

 

Autorretrato (1953)

(Detalle)

Nos ha sido imposible encontrar la fecha de muchas de sus obras, pero nos ha sorprendido que en numerosas escenas de su región natal, los personajes estén acompañados por un gato, como en “La gran familia” o en “La cabrera”.

La gran familia (1919)

La cabrera

En 1954, algunos críticos redescubrieron al pintor en el Salón de los Independientes, donde nunca dejó de exponer anualmente. Paul Chardourne le compró varios cuadros de gran tamaño, así como Raoul Tubiana, el cirujano y coleccionista que le apoyó y cuidó hasta su muerte por tuberculosis el 16 de noviembre de 1958, a los 57 años, después de pintar casi 800 cuadros.

Leda, cisne y algunos gatos

Queremos acabar esta entrada con “La Cena en el Sena”, un lienzo que nos parece increíble y en el que también hay un gato, aunque no se vea a primera vista. Representa una curiosa Última Cena y actualmente se encuentra en la colección del Museo de Arte Naif y Artes Singulares de Laval, en la región de País de Loira. Con Notre Dame en segundo término, vemos a Cristo y a los doce apóstoles en el centro de la mesa. A la izquierda, justo después de un personaje vestido con caftán (el sultán de Marruecos, Mohammed V), se encuentra un hombre vestido de rojo con gafas redondas, el amigo del pintor, Salah Stétié.

La Cena en el Sena (1954)

(Detalle)

Delante de Cristo, en el otro lado de la mesa, hay una segunda mesa colocada transversalmente donde se están poetas como Verlaine, Mallarmé, Rimbaud y otros, así como Léautaud y el pintor con algunos de sus cuadros. Y aquí hay un gato blanco, en el respaldo de la silla de Ferdinand Desnos. Todos están rodeados de una multitud de personas comiendo, bebiendo, jugando, tocando, bailando… Una obra inverosímil, con un enorme sentido del humor.

Ferdinand Desnos en su estudio (1956)


Deja un comentario

Gatos australianos y Barbara Hanrahan

Niña con gato y pájaros (1988)

Barbara Hanrahan fue una grabadora y novelista australiana nacida en Adelaida el 6 de septiembre de 1939. Al fallecer su padre de tuberculosis cuando ella tenía un año, creció en una casa habitada únicamente por mujeres: su madre, que trabajaba como dibujante de publicidad y no volvió a casarse hasta bastantes años después, su abuela y su tía abuela.

Gato, pájaros y sol (1990)

Estudió en la Escuela Técnica de Thebarton, el barrio de Adelaida en el que vivía, y posteriormente se diplomó como profesora de arte en el Adelaide Teachers’ College. Entre 1957 y 1960 también se apuntó a clases nocturnas en la recientemente fundada Escuela de las Artes del Sur de Australia, donde el artista alemán Udo Sellbach la introdujo en el arte del grabado.

El ojo de Dios

Gato y flor

De esa época es el “Gato con rama”, que no fue impreso hasta 1972, acompañado de un pequeño poema que dice: “El gato y las hojas que caen. Vean al gato en el muro jugando con las hojas que caen, hojas marchitas – 1, 2 y 3 – del noble saúco”. La artista comentó en una ocasión que le había marcado el expresionista alemán Ernst Ludwig Kirchner (https://gatosyrespeto.org/2015/03/04/ernst-ludwig-kirchner-y-cien-gatos/), pintor y grabador que dedicó más de cien obras a los gatos.

Gato con rama

Gato y perro (1990)

En 1963 dejó Adelaida para trasladarse a Londres y se matriculó en la Escuela Central de Arte para estudiar con la famosa grabadora Gertrude Hermes (de la que incluimos el único grabado que hizo con un gato). Libre por fin del encorsetamiento convencional de la clase media de Adelaida, se sumergió en la escena pop londinense.

Otros gatos y Henry (Gertrude Hermes, 1952)

Niña y niño (1987)

Experimentó con grabados basados en el cine, las revistas y la cultura pop estadounidense en general, además de tocar temas abiertamente sexuales. Al graduarse en 1963, regresó a Adelaida porque se quedó sin dinero, pero volvió a Londres un año después quedándose en la capital británica hasta 1975.

Gato, perro, sirena y sol

Allí conoció a Jo Steele, un ingeniero australiano que acabó convirtiéndose en escultor y que sería su compañero de por vida. Fueron años difíciles para Barbara Hanrahan. Dio clases en escuelas de arte y, al fallecer su abuela, se centró en temas como la familia. Sin dejar de crear numerosos grabados, empezó a escribir y publicó su primer libro semi-autobiográfico, “The Scent of Eucalyptus” (El olor del eucalipto), en 1973.

Jo Steele en la casa de ambos

Gatos con niña (1989)

En 1971, su primera exposición individual, en la Galería Clyde Jessop, no tuvo el impacto deseado entre la crítica, que la ignoró y solo vendió dos grabados. Sin embargo, y a pesar de no vivir en Australia, ya había expuesto con éxito en Adelaida y en Sídney.

Chica con pelo de musgo

Al volver a Adelaida en 1975 enseñó Grabado en la Escuela de Arte del Sur de Australia, pero al cabo de un año se fue de nuevo a Londres y trabajó con Blair Hughes-Stanton. La artista se decantó por colores atrevidos con un gran énfasis en el detalle y una mezcla entre realidad y fantasía.

Poemas (1970)

Chica con gato (1980)

De nuevo en Adelaida en 1978 siguió dando clases y produciendo grabados sin dejar de escribir. Para entonces había publicado otras tres novelas y ya era bastante conocida como escritora. Siempre inquieta, decidió volver a Londres en 1981 y permaneció allí tres años antes de regresar definitivamente a Adelaida en 1984 al diagnosticarle un cáncer.

Madre y niña (1989)

A pesar de su enfermedad, la tremenda producción de la artista apenas disminuyó hasta el día de muerte, el 1 de diciembre de 1991, a los 52 años. Hizo miles de grabados y publicó nada menos que catorce libros. Jo Steele, que quedó a cargo de la herencia de Barbara Hanrahan, donó unos 300 grabados a la Galería Nacional de Australia y otros 200 a la Galería de Arte del Sur de Australia. Sus memorias se publicaron póstumamente en 1998.

Niña con gato y pájaros (1989)

El mundo de abajo

Si tomamos en cuenta su enorme producción, las obras que incluyen un gato representan una parte ínfima de la misma. Quizá tuviera gatos, pero algo nos dice que no fue así. Tenía un pie en un continente y el otro en el lado opuesto del mundo, no habría sido práctico vivir con un gato. Ya sabemos que no son animales muy viajeros. Como mucho, hubo gatos en el hogar matriarcal en el que creció.

Niña con gato y pájaros

Existen tres versiones del mismo grabado con una pequeña leyenda debajo que dice así: “El perro viene cuando se le llama, el gato se va. La mejilla del mono está muy calva, a la cabra le gusta jugar”.

 

 

 

 

 

 

 

 

En todos los grabados suyos incluidos en esta entrada hay un gato, aunque en un par de ellos quizá sea algo difícil verlos.

Composición

Los gatos acompañan a las mujeres y a las niñas en sus obras. Hemos encontrado tres grabados con mujeres sentadas en gatos, más una sentada en un tigre. En los dos en color, las mujeres alzan una rama con hojas, la misma rama que acompaña a varios gatos. En los otros dos, el tigre tiene cara de sol, y en “Cat Lady”, un sol idéntico está en el cielo. Los mismos simbolismos se repiten constantemente en sus grabados con gatos.

Bow-Wow y Cat Woman (1977)

En su libro más autobiográfico, “Michael and Me and the Sun” (Michael y yo y el sol), dice, hablando de su vida de adolescente en Adelaida: “Era dos personas. Una parte de mí parecía estar de acuerdo en quedarme con ellas (mi madre, mi abuela y mi tía abuela) y sentarme en el jardín, arrancar la mala hierba del césped y de debajo de los prunos. Pero siempre, desde muy pronto, aparecía otra persona que quería ser como fue mi padre, que no quería preocuparse por cositas como ‘¿Tienes las uñas sucias? ¿Habrá polvo en los muebles?’ Es la parte que se liberaba cuando hacía grabados, la parte que me obligó a irme”.

Cat Lady (1977)

Tiger Lady (1990)

La obra de Barbara Hanrahan recogió el espíritu de su época. Fue una pionera en su Australia natal en la lucha por la igualdad de género y la liberación social. Exploró arquetipos femeninos en su obra: la madre, la hija, la virgen y el objeto del deseo. Y el gato tuvo un significado en sus grabados.

Iris en su jardín (1979)


Deja un comentario

Gatos en autorretratos – Parte 2

Foujita

TSUGUHARU FOUJITA (https://gatosyrespeto.org/2018/06/14/gatos-en-los-autorretratos-de-tsuguharu-foujita/) tiene tantos autorretratos con gato que incluso dedicamos hace unos dos años y medio una entrada a este tema, pero no podíamos dejar de incluirle aquí.

Foujita

ALICIA FRANCE, nacida en Rochdale, parte del Gran Manchester, es una pintora figurativa que estudió en la Universidad de Newcastle. Su “Autorretrato con gato”, adquirido por la Colección Ruth Orchard en 2017, es un óleo sobre plancha de aluminio.

Alicia France (2017)

CHRISTOPHE GOL es un artista contemporáneo francés. Por sus exposiciones, hemos deducido que debe vivir cerca de Marsella, pero no sabemos nada más. El cuadro se titula “Autorretrato… o en la piel de un gato”.

Christophe Gol

EDWARD GOREY (https://gatosyrespeto.org/2014/09/13/las-ilustraciones-de-edward-gorey/) El primer año de este blog le dedicamos una entrada que ahora nos parece demasiada corta para un hombre que se apasionó tanto por los gatos y que dijo “No concibo la vida sin gatos”.

Edward Gorey

GOSIA JANIK es una fotógrafa polaca especializada en retratos. Se licenció en 2002 y abrió su estudio dos años después. Actualmente reside en Madrid y se dedica sobre todo a la fotografía de moda. Experimenta con los autorretratos y en muchos de ellos está incluido un gato o, mejor dicho, su gato. No sabemos cómo se llama, pero también es el protagonista de muchas otras fotos.

Gosia Janik

FRIDA KAHLO, nacida en Coyoacán el 6 de julio de 1907, no pintó gatos. El único cuadro es este autorretrato realizado casi al final de su matrimonio con Diego Rivera. Algunos interpretan al gato negro en su hombro izquierdo como una señal de mal augurio, pero existe una foto de Frida en el patio de su casa con su mono en brazos y un gato negro alejándose. ¿No será que sencillamente quiso incluir a los dos animales que la acompañaban? Falleció el 13 de julio de 1954. También hemos incluido el sello que le dedicó la República de Togo.

Frida Kahlo

DORA KALLMUS, nacida en Viena en 1881 en una familia de abogados judíos, fue la primera mujer admitida (1905) en los cursos de teoría en el Graphische Lehr und Versuchsanstalt (Instituto de Formación Gráfica). En 1907 abrió un estudio y adoptó el seudónimo de Madame d’Ora. El éxito fue tal que en 1907 abrió un segundo estudio en París en el que retrató a todos los famosos de la época. Amiga del modisto Balenciaga, este ideó un plan para sacarla a ella y a su hermana Ana del país con un visado español en 1940, cuando Alemania invadió Francia. El plan fracasó y Ana fue deportada a Polonia, donde murió en el campo de Chelmo. Dora consiguió esconderse cerca de Lyon y no regresó a París hasta 1946. En 1959 quedó inválida en un accidente de tráfico y murió en Austria el 28 de octubre de 1968.

Dora Kallmus (Madame D’Ora) (1925)

ERNST LUDWIG KIRCHNER (https://gatosyrespeto.org/2015/03/04/ernst-ludwig-kirchner-y-cien-gatos/) En 1919, mientras estaba afincado en Davos, Suiza, recuperándose de una crisis nerviosa y de un accidente, empezó a pintar gatos, sobre todo a su gato negro. Se cree que firmó más de cien obras de gatos entre cuadros y dibujos.

Ernst Ludwig Kirchner (1919)

PAUL KLEE (https://gatosyrespeto.org/2016/08/04/los-gatos-de-paul-klee/) no pintó muchos gatos, pero hay varias fotos de él con su gato. Aquí, saltándonos las reglas del autorretrato, incluimos la que le hizo su hijo Felix en 1929 con Fripouille, nombre que puede traducirse como bribón, pillo, malandrín.

Paul Klee y Fripouille (Felix Klee, 1929)

LOTTE LASERSTEIN, nacida en Paslek, Polonia, el 28 de noviembre de 1898, fue una de las primeras mujeres que ingresó en la Academia de Berlín. Esta institución la galardonó con la Medalla de Oro en 1925, dos años antes de abrir su estudio en Berlín. Sus retratos suelen ser de mujeres independientes en entornos urbanos, representando la “Neue Frau” o “Nueva mujer” de finales de los 20 y de principios de los 30 en Alemania. En 1934 fue declarada “tres cuartos judía” por la nueva ley racial nazi y en 1937 tuvo que emigrar a Suecia. Siguió pintando con éxito hasta los años cincuenta, cuando la moda se inclinó hacia el modernismo y la abstracción. Falleció el 2 de enero de 1993 en Kalmar, Suecia. En “Autorretrato con gato”, de 1928, se plasmó fríamente con rasgos andróginos, el perfecto ejemplo de la estética del movimiento “Nueva objetividad”, muy alejado del expresionismo.

Lotte Laserstein (1928)

PAUL G. OXBOROUGH es un pintor estadounidense nacido en 1965. Estudió en el College of Art de Minneapolis y en el Atelier Lesueur. Ha expuesto en las Galerías Nacionales de Retratos Británica y Escocesa, así como en el Smithonian y otros museos. También sabemos que se le encargó el retrato del gobernador de Minnesota y que su gato se llama Murph.

Paul G. Oxborough

FRITZ SCHOLDER (https://gatosyrespeto.org/2018/02/01/gatos-indios-norteamericanos-y-fritz-scholder/) También nació en Minnesota, como el pintor anterior, pero huyo del frío y se instaló en Santa Fe, Nuevo México. Puede afirmarse que su pintura acabó con muchos estereotipos y cambió definitivamente el concepto de “artista indio”.

Fritz Scholder (2003)

FRANCISCO TOLEDO (https://gatosyrespeto.org/2020/12/03/los-gatos-zapotecas-del-artista-francisco-toledo/) El pintor realizó numerosos autorretratos durante su vida. Nos ha sido imposible encontrar la fecha de su “Autorretrato con gato”.

Francisco Toledo

LOUIS VALTAT nació en Dieppe, Normandía, el 8 de agosto de 1869. Fue admitido a los 17 años en la Escuela de Bellas Artes y completó sus estudios en la Academia Julian. Allí trabó amistad con Pierre Bonnard, otro amante de los gatos. Enfermo de tuberculosis, pasaba temporadas en Banyuls, en el Rosellón, y luego en la Costa Azul, donde visitaba a Auguste Renoir. El famoso marchante Ambroise Vollard se enamoró de su obra y vendió varios de sus cuadros al coleccionista ruso Ivan Morosov. Fue famoso en vida y nombrado Caballero de la Legión de Honor en 1927. Una vez terminada la II Guerra Mundial, sufrió de glaucoma y pintó su último cuadro en 1948. Tenía treinta años cuando hizo este autorretrato. Falleció el 2 de enero de 1952.

Louis Valtat (1899)

OTTO VAN VEEN, también llamado Otto Venius u Octavius Vaenius, nació en Leiden en 1556 y fue un pintor, dibujante y humanista afincado en Amberes y Bruselas. Tenía un importante taller en la primera ciudad y fue maestro de Peter Paul Rubens entre 1594 y 1598, cuando este tenía unos veinte años. Adquirió una relevante formación intelectual con el pintor y humanista Dominicus Lampsonius y de 1575 a 1580 vivió en Italia. Como pintor de retratos destaca su contribución al retrato de grupo. Su “Autorretrato rodeado de su familia”, actualmente en el Museo del Louvre, representa la idea de la concordia familis desde un punto de vista humanista. Y lo más importante de todo, incluye a un gato blanco al que se le considera claramente de la familia.

Otto van Veen (1584)

BRETT WALKER, fotógrafo y aventurero, nació en 1962 en el norte de Inglaterra en una familia obrera. A los dieciocho años ya trabajaba en Londres como fotógrafo y a los veintidós era el único europeo en la industria de la moda en Tokio. Al cabo de unos años decidió dejarlo todo y subirse a bordo de un buque de la marina mercante, pero no por eso abandonó la fotografía. Pasó largas temporadas en Angola, Bangkok y Brasil fotografiando a los chicos de la calle. Sus fotografías son descarnadas y directas. Aquí le vemos en un autorretrato con su gato negro tuerto.

Brett Walker con su gato

WANDA WULZ (https://gatosyrespeto.org/2017/08/24/yo-gato-y-gato-sin-mi-de-wanda-wulz/) Acabamos con la fotógrafa Wanda Wulz y su famoso autorretrato “Yo + gato” con su gata Muncincina.

Wanda Wulz


Deja un comentario

Gatos en autorretratos – Parte 1

Clara MacLean Sargeant (Década de 1920)

Muchos artistas convivieron y conviven con gatos, algunos – la minoría – no los incluyen en sus obras, otros les dedican decenas de cuadros, esculturas, páginas… Y también los hay que se retratan con ellos. Hemos escogido a treinta y dos artistas contando a Clara MacLean Sargeant, de la que solo sabemos que nació en Iowa en 1885. Nos ha sorprendido que todos los autorretratos con gatos son de artistas contemporáneos. Si ya tienen una entrada en nuestro blog, nos limitamos a indicar el enlace y quizá a añadir un comentario sobre la obra. Los artistas aparecen por orden alfabético. Dada la extensión de la entrada, la hemos dividido en dos partes.

Gertrude Abercrombie (1934)

GERTRUDE ABERCROMBIE (https://gatosyrespeto.org/2017/07/20/gatos-soledad-surrealismo-y-gertrude-abercrombie/) Curiosamente, cuando realizamos la entrada no incluimos ninguno de estos dos autorretratos. Decía que siempre se pintaba a sí misma.

Gertrude Abercrombie

BALTHUS, de nombre completo Balthazar Klossowski de Rola. Le dedicamos una entrada en 2015 (https://gatosyrespeto.org/2015/04/03/mitsou-el-eterno-gato-del-pintor-balthus/), pero este autorretrato merece un comentario. Pintado en 1935, en el lienzo blanco apoyado contra el taburete se lee en inglés: “Retrato de Su Majestad el Rey de los Gatos, pintado por sí mismo”. Firmaba las cartas a su futura esposa como “Rey de los Gatos”, y en sus memorias dijo: “Entendí muy pronto mi afiliación secreta y misteriosa al mundo de los gatos. Sentía el mismo interés por la independencia”.

Balthus (1935)

WILL BARNET (https://gatosyrespeto.org/2017/04/06/los-gatos-del-pintor-estadounidense-will-barnet/) A Will Barnet le gustaban los gatos y durante toda su vida le acompañó alguno. Estos dos autorretratos, hechos con muchos años de diferencia, lo demuestran.

Will Barnet (1967)

Will Barnet

HILDA BELCHER nació en Vermont, Estados Unidos, en 1881. Fue la segunda mujer que ingresó en la Academia Nacional de Diseño de Nueva York. También estudió en la famosa Art Students League de Nueva York, donde posteriormente dio clases. Se dedicó sobre todo a los paisajes y a los retratos. Hemos encontrado otros cuatro cuadros con gatos. Falleció el 27 de abril de 1963.

Hilda Belcher (Circa 1932)

FERNANDO BEORLEGUI BEGUIRISTAIN, nacido el 21 de enero de 1928 en Campanas, Navarra, pasó la mayoría de su vida en Éibar, Gipúzkoa, porque le sedujo su urbanismo laberíntico. Empezó con un estilo más convencional y realista, inclinándose hacia la abstracción en los años setenta. En la década siguiente dio otro paso hacia delante y sus obras crecieron en tamaño y dramatismo sin dejar nunca de lado una fuerte crítica social. Este curioso autorretrato donde se le ve pintando una caja de madera acompañado de un gato flotante fue realizado en 1992. No hemos encontrado otras obras del artista incluyendo a un gato.

Fernando Beorlegui Beguiristain (1992)

LOUISE BOURGEOIS nació el 25 de diciembre de 1911 en París y falleció el 31 de mayo de 2010 en Manhattan, Nueva York. Escultora, litógrafa y pintora conocida sobre todo por sus instalaciones y esculturas de gran tamaño. Se sabe que en los años cincuenta tenía dos gatos, Champfleurette (de Champfleury, el autor del primer libro dedicado a los gatos) y Tyger. En esta escultura, la artista se mete literalmente en la piel de un gato. Pronto le dedicaremos una entrada.

Louise Bourgeois (2007)

MYRTLE BROOME, nacida el 22 de febrero de 1888, fue una egiptóloga y artista británica. Estudió con el legendario sir William Petrie. En 1927 participó como artista en las excavaciones de Qau el-Kebir (Antaeopolis) y a partir de 1929 acompañó a la Sociedad de Exploración de Egipto durante ocho temporadas al famoso templo de Seti, en Abidos, donde copió las pinturas. Es considerada una de las grandes copistas del arte egipcio. En este autorretrato tenía unos 26 años. Falleció el 27 de enero de 1978.

Myrtle Broome (1914)

JOAN BROWN, de nombre real Joan Vivien Beatty, nació el 13 de febrero de 1938. Fue miembro de la “segunda generación” del Movimiento Figurativo de la Zona de la Bahía (San Francisco y alrededores). En un primer periodo, sus cuadros incluían a mujeres y animales, antes de empezar a integrar imágenes místicas y New Age. Tenía 22 años cuando en 1960 fue incluida en la exposición anual de “descubrimientos” del Museo Whitney. Realizó numerosos autorretratos y cuadros de sus gatos. Falleció a los 59 años, el 26 de octubre de 1999, en Puttaparti, India, mientras participaba en la instalación de un obelisco que había diseñado. También debemos dedicarle una entrada.

Joan Brown (Autorretrato con pez y gato, 1970)

FEDERICO CANTÚ, pintor, escultor, grabador y muralista mexicano, nació el 3 de marzo de 1907. A los 14 años ingresó en la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán, en Ciudad de México. Posteriormente estudió en Francia y en España antes de regresar a México en 1926. Expuso por primera vez en Los Ángeles, California, en 1929. Sus obras fueron expuestas en la Tate Gallery, en el Museo de Arte Moderno de Chicago y en los Museos Vaticanos. Falleció a los 81 años, el 29 de enero de 1989, en Ciudad de México. No hemos encontrado más cuadros de gatos del pintor.

Federico Cantú (1937)

FERNANDO CASTILLO fue un pintor mexicano nacido en 1895 y formado en las Escuelas al Aire Libre de México que realizó una obra escasa. Trabajó como arriero y pastor, entre otros oficios, para ganarse la vida. En 1928 fue admitido en la Central Popular de San Pablo y exhibió sus obras en la Feria Internacional de Sevilla. Falleció en 1940. Dudamos que este cuadro, titulado “El gato negro”, sea un autorretrato, pero es tan bonito que no hemos podido resistir a la tentación de incluirlo aquí.

Fernando Castillo (1929)

GERTRUDE DES CLAYES nació en 1879 en Aberdeen, Escocia. Estudió en la Academia Julian de París y recibió una medalla en el Salón Francés de 1909. Vivió en Londres de 1906 a 1912 y fue miembro de la Sociedad Nacional de Retratistas (fundada en 1910). En 1912 se trasladó a Montreal, donde permaneció hasta 1936. Falleció en Londres en 1949.

Gertrude Des Clayes (Década de 1930)

FRANCESCO CLEMENTE nació en Nápoles el 23 de marzo de 1952 en una familia aristocrática. Ya adolescente empezó a dedicarse a la pintura y a la poesía de forma autodidacta. Abandonó pronto los estudios de Arquitectura y en 1971 tuvo una primera exposición de collages en Roma. Unos años después viajó a la India, país que le marcó profundamente, y abrió un estudio en Madrás. Su éxito internacional empezó en los ochenta. Expuso en Nueva York, donde tiene otro estudio. Este cuadro se titula “Autorretrato como gato”.

Francesco Clemente (1999)

FERDINAND DESNOS es un pintor naíf autodidacta nacido el 29 de julio de 1901 en el centro de Francia. Casado y padre de cuatro hijas, dibujó y pintó en sus pocas horas libres. En 1927 se trasladó a París para “probar suerte”. Allí se hizo amigo de Maurie Utrillo, Paul Fort y posteriormente de Paul Léautaud, gran amante de los gatos. La tuberculosis le obligó a regresar al campo, pero volvió a París en 1948 aunque pasaba temporadas en un sanatorio. En 1954, los críticos empezaron a interesarse por su obra gracias a André Breto, a quien le había hecho un retrato. Murió el 16 de noviembre de 1958. En vida interesó a un puñado de coleccionistas; hoy se le estudia, dedica retrospectivas y su obra está en numerosos museos.

Ferdinand Desnos (1953)

LEONOR FINI (https://gatosyrespeto.org/2016/04/21/gatos-suenos-disfraces-y-leonor-fini/) Incluimos dos autorretratos de la famosa pintora que sentía pasión por los gatos persas. En uno de ellos, si se fijan, el gato que tiene la pata encima de su hombro no es persa, ni siquiera parece un gato de raza, algo poco habitual en su obra.

Leonor Fini

Leonor Fini