Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Los gatos y el abandono

Abandono_1

A partir del mes de marzo empiezan a aparecer gatos abandonados. Suelen tener unos seis u ocho meses y representan la primera avanzadilla de la oleada de abandonos de los meses estivales.

Abandono_2

Estamos seguros de que las personas que recogen gatitos de seis semanas o dos meses en verano lo hacen con toda la buena voluntad del mundo, pero no han pensado en las consecuencias. Muchos gatos nacen en junio, mucha gente pasa unos días en el pueblo de sus padres, y la niña o el niño se enamora de uno de los gatitos, los padres no se resisten y el gatito se va con ellos a su piso de la ciudad. También puede ser que entren en una tienda de animales y vean a una camada de tres o cuatro hermanos en una jaula y compren uno. Luego hablaremos de la compra de animales. También se da el caso de personas que tienen una segunda residencia en una urbanización donde pasan los meses de verano. La gata del vecino ha tenido gatitos y se quedan con uno…

Abandono_3

Los gatitos son monísimos, divertidísimos, desde luego, pero son seres vivos, no son juguetes que se tiran cuando uno se cansa de ellos. Los gatitos, como cualquier ser vivo, crecen y cambian. Los gatitos, si no se les educa, destrozan. Los gatitos pierden pelo. Los gatitos hacen sus necesidades en un arenero que debe cambiarse regularmente y mantener limpio o el gatito no lo usará. Los gatitos quieren cariño. Los gatitos arañan a los niños que los maltratan. Los gatitos, cuando dejan de ser gatitos y tienen seis meses entran en celo, maúllan desesperadamente (las hembras) y marcan (los machos). Además, llegan los puentes de primavera, Semana Santa y ¿qué se hace con el pesado del gato?

Abandono_4

Recoger a un gato, pequeño o grande, implica hacerse responsable de él. La solución no es salir de noche con el gato en una bolsa de viaje y soltarle en medio de un parque o de un callejón pensando que un gato sabe valerse por sí solo. Un gato que no se ha criado en la calle tendrá enormes dificultades para sobrevivir, por diversos motivos: si se le abandona en un parque donde hay una colonia, es más que probable que los otros no le acepten si es macho y acaben hiriéndole o echándole; y si es en una calle, no encontrará comida, morirá de hambre o atropellado por un coche.

Abandono_5

Ser responsable de un gato significa enseñarle que no se hacen ciertas cosas; castrarle a los seis meses si es macho, y a los ocho si es hembra; jugar con él y acariciarle regularmente; no dejarle solo en casa más de dos días seguidos sin que nadie vaya a visitarle, y enseñar a los niños a respetarle. En realidad, todo esto es realmente poco a cambio de los increíbles momentos que el gato aportará a la familia, pero todo lo anterior debe tomarse en cuenta antes de llevarse a un gato a casa. Y la regla es aplicable a cualquier animal, sea gato o perro. No hablaremos de reptiles y pájaros, ya que nos parece una monstruosidad tenerlos en casa.

Abandono_6

Y por último, los animales no se compran. Hay miles de animales esperando ser adoptados en refugios, en la calle, en asociaciones. En muchos casos, los que tienen la mala suerte de caer en perreras municipales serán eutanasiados al cabo de pocos días. Probablemente sean esos animales que fueron regalados en Navidad o Reyes, o descubiertos en verano, y que al cabo de unos meses pasaron de ser monísimos a molestos.

Abandono_7

Anuncios


Deja un comentario

Los gatos y Anna Magnani

Magnani_2

Una de las más famosas amantes de gatos de Roma fue la maravillosa actriz Anna Magnani. Torre Argentina, donde vive la mayor y más famosa colonia de gatos de Roma, era visitada regularmente por la leyenda del cine italiano, y no solo cuando trabajaba en el vecino Teatro Argentina.

Magnani_1Franco Zeffirelli, un gran amigo suyo, contó en algunas ocasiones que Anna Magnani, con la cabeza envuelta en un pañuelo y una cesta llena de comida para gatos, realizaba un recorrido habitual por la ciudad. Un buen día, un hombre al que no debían gustarle los gatos, le llamó la atención de muy mala manera. Ella se paró, se quitó el pañuelo de la cabeza y le lanzó una mirada fulminante. El tipo se quedó atónito al descubrir que la “gattara” no era otra que Anna Magnani.

Ella decía que hacía “La ronda de los siete gatos” y no “La ronda de las siete iglesias”, refiriéndose a una tradición que remonta al año 1540, atribuida a San Felipe Neri, por la que se va a rezar a siete iglesias diferentes. Pero Anna y sus amigos recorrían siete colonias felinas de la capital para alimentar a sus habitantes.

Una vez dijo: “Prefiero la soledad a las fiestas, y para pasar la velada, me basta con dos gatos jugando en la alfombra”.

Anna Magnani nació en Roma el 7 de marzo de 1908. Se costeó los estudios en la Academia de Arte DramáticMagnani_3o de Roma cantando en cabarets. El director Goffredo Alessandrini le dio su primer papel en La ciega de Sorrento (1934), pero no alcanzó la fama internacional hasta protagonizar en 1945 Roma, ciudad abierta, de Roberto Rossellini, que la describió como “la mejor actriz desde Eleonora Duse”. Se la conocía cariñosamente como “la Lupa”. La revista “Time” dijo que tenía una personalidad “ardiente” y el crítico Harold Clurman escribió que su interpretación era volcánica. El gran dramaturgo estadounidense Tennessee Williams era un gran admirador suyo y escribió para ella el guión de La rosa tatuada, película por la que ganó el Oscar a la Mejor Actriz. Trabajó en 51 películas, algunas tan famosas como Piel de serpiente, dirigida por Sidney Lumet, con Marlon Brando, y Mamma Roma, de Pier Paolo Pasolini. Rodó su última película en 1972, Roma, de Federico Fellini, donde se interpretó a sí misma.

Magnani_4

Se casó con Goffredo Alessandrini en 1935, dos años después de que la descubriera, y a partir de ese momento solo aceptó pequeños papeles para “dedicarse exclusivamente a su marido”. Se separaron en 1942. Tuvo una breve relación con Massimo Serato, con el que tuvo a su único hijo, Luca, que enfermó de polio a los 18 meses y nunca recuperó el uso de las piernas. Anna Magnani se ocupó de él mientras vivió. En 1945 se enamoró del realizador Roberto Rossellini mientras trabajaba en Roma, ciudad abierta. Después de una tormentosa relación, rompieron definitivamente cuando Rossellini dio el papel protagonista de Stromboli a Ingrid Bergman, otra gran actriz del momento.

Se sabe que durante el tiempo que Mussolini estuvo en el poder, Anna Magnani tenía la costumbre de hacer chistes groseros acerca del régimen fascista. Falleció a los 65 años en Roma.


Deja un comentario

Un gato con clasificación X

Cartel de estreno en EE UU

Cartel de estreno en EE UU

El cine independiente (e incluso de los grandes estudios) estadounidenses de finales de los sesenta, setenta y principios de los ochenta era mucho más osado, divertido, crítico e inteligente de lo que se produce actualmente.

Frits en Washington Park, N.Y.

Fritz en Washington Park, N.Y.

Nos ha venido a la cabeza una película realizada en 1972 titulada Fritz the Cat, escrita y dirigida por Ralph Bakshi, que tiene el honor de ser el primer largometraje de animación que recibió una calificación X en Estados Unidos y de ser la película independiente de animación más taquillera de la historia del cine al recaudar 90 millones de dólares en todo el mundo. No se estrenó en España hasta el año 1978.

Fritz relajándose

Fritz relajándose

Basada en las viñetas de Robert Crumb, cuenta las aventuras de Fritz, un gato antropomorfo que reside en Nueva York a finales de los años sesenta. La película es una sátira de la vida en Estados Unidos y de su política, y no deja títere con cabeza. En ningún momento llega a ser realmente violenta, pero abundan las escenas de sexo, lo que no sentó muy bien a Robert Crumb, que acabó desentendiéndose del proyecto. Fritz es terrible, un auténtico obseso sexual, capaz de cualquier cosa para alcanzar sus objetivos. Como buen hedonista, solo le interesa el placer, y consigue dejar un rastro de destrucción por donde pasa. Por ejemplo, en un momento dado tiene una revelación: debe convencer al pueblo para que se rebele. Baja a la calle con su amigo el cuervo Duke, incita a los transeúntes a la revuelta y consigue – sin querer, es verdad – que maten a Duke.

Fritz disfrutando

Fritz disfrutando

Ralph Bakshi

Ralph Bakshi

Lo curioso es que Ralph Bakshi dirigió el estudio de dibujos animados infantiles Terrytoons antes de dedicar tres años de su vida a la producción de El gato Fritz. Tiene siete largometrajes de animación en su haber, entre los que destacaremos Los hechiceros de la guerra (1976), El señor de los anillos (1978), American Pop (1981) y Tygra: Fuego y hielo (1983).

Nació el 29 de octubre de 1938 en Haifa, entonces Mandato Británico de Palestina. Un año después, su familia emigró a Nueva York para escapar de la II Guerra Mundial. Creció en el barrio de Brownsville, en Brooklyn. La familia vivía en un piso de alquiler controlado y la vida urbana no tardó en fascinarle. Desde muy pequeño le apasionaron los tebeos y no tiene reparo en reconocer que a menudo los buscaba en la basura.

En 1947 se trasladaron a Washington DC por razones de trabajo, y se instalaron en el barrio negro de Foggy Bottom. Era la única familia blanca del vecindario y todos los amigos de Ralph eran negros. En esa época en Estados Unidos los colegios estaban segregados, pero el colegio para blancos más cercano distaba varios kilómetros y Ralph ingresó en el colegio para negros del barrio. Recuerda que a nadie le importó, excepto a un profesor. Preocupado por un eventual ataque de los blancos a la escuela si se enteraban de que uno de los suyos estudiaba en un colegio para negros, avisó a la policía, y Ralph tuvo que irse.

Fritz a punto de montar una bronca

Fritz a punto de montar una bronca

A los 15 años, de vuelta a Nueva York, descubrió el libro Complete Guide to Cartooning (Guía completa del dibujo animado) en la biblioteca municipal. Robó un ejemplar y memorizó cada lección. Ante su poco interés por los estudios, el director del instituto al que iba le trasladó a la Escuela de Artes Industriales de Manhattan, y en 1956 se graduó con un premio por sus dibujos animados.

A los 18 años, el estudio de animación Terrytoons le contrató como “pulidor de celuloide”, trabajo que consistía en limpiar los fotogramas. El estudio tenía su sede en New Rochelle, por lo que Ralph tardaba cuatro horas en ir y venir del trabajo cada día. A los pocos meses pasó a ser “pintor de celuloide”. Se convirtió en animador bajo la tutela de animadores del calibre de Connie Rasinski, Manny Davis y Jim Tyer. Acabó dirigiendo el estudio durante ocho meses antes de que Paramount lo cerrara definitivamente.

Duke, el amigo de Frtiz

Duke, el amigo de Frtiz

Después de trabajar unos meses con Steve Krantz en Toronto, decidió fundar su propio estudio, Bakshi Productions, en el “barrio de la ropa” (Garment District) de Nueva York, donde trabajaba su madre. Ofreció salarios más elevados a sus empleados y abrió la puerta a las mujeres y a animadores de otras razas.

Descubrió el cómic de Robert Crumb en 1969 y quedó cautivado por la ironía de las viñetas. Convenció a Steve Krantz de que podía convertirlo en un largometraje, compraron los derechos y así nació El gato Fritz para el cine de animación.


Deja un comentario

Vida de dos gatas, de Pierre Loti

Pierre Loti dando de comer a sus gatos

Pierre Loti dando de comer a sus gatos

“Las dos gatas de las que voy a contar la historia están asociadas, en mi recuerdo, a algunos años relativamente felices de mi vida. Deben perdonarme si las llamo a ambas “Moumoutte”. Reconozco que nunca tuve imaginación para nombrar a mis gatas, siempre se llamaban “Moumoutte”, y sus hijos siempre eran “Mimi”. Sinceramente, no hay para mí otro nombre más apropiado, más “gato” que los dos adorables Mimi y Moumoutte. Por lo tanto, conservaré los nombres que tuvieron en la vida real las dos pobres y pequeñas heroínas de este relato: Moumoutte Blanca y Moumoutte Gris o China”.

Pierre Loti con dos de sus gatos

Pierre Loti con dos de sus gatos

Así empieza el libro “Vida de dos gatas” (Vie de deux chattes), escrito por Pierre Loti en 1907.

El libro Vida de dos gatas

El libro Vida de dos gatas

Louis Marie Julien Viaud (Pierre Loti) nació el 14 de enero de 1850 en Rochefort y murió el 10 de junio de 1923 en Hendaya. Fue escritor y oficial de la Marina francesa. Gran parte de su obra es autobiográfica y sus numerosos viajes por el mundo le sirvieron para escribir sus novelas. Por ejemplo, Tahití sirve de telón de fondo a “Rarahu: El matrimonio de Loti” (1882) o Japón a “Madama Crisantemo” (1887). Pero el país que más le atrajo sin duda alguna fue Turquía, tal como ilustra en “Aziyade” (1879), seguido por “Fantôme d’Orient” (Fantasma de Oriente, 1892).

Museo Pierre Loti (Rochefort)

Museo Pierre Loti (Rochefort)

Pero además de ser un apasionado del exotismo – así lo demuestra su casa de Rochefort, convertida ahora en un interesante museo -, también lo era de los gatos. Además de escribir un libro dedicado a dos de sus gatos, los menciona a menudo en sus novelas.

Loti_7

Por ejemplo, Rarahu, la protagonista de “El matrimonio de Loti”, quería mucho a una gata melancólica llamada Turiri, que la seguía a todas partes maullando con tristeza y comiéndose mariposas azules. Solía usar símiles felinos para describir a muchos de sus personajes, y hablando de Rarahu, dice: “Tenía los ojos de color negro rojizo, llenos de exótica languidez, de mimosa dulzura, como la de un joven gato cuando se le acaricia”.

Belkis en brazos de Osman Daney, el criado de Loti

Belkis en brazos de Osman Daney, el criado de Loti

Los gatos ocuparon un lugar importante en la vida de Pierre Loti. De pequeño le acompañó el Sr. Ratón, también llamado “La supremacía”. Luego vinieron Gribiche y Bello; Belkis y Kedi-Bey, y Pamouk, un angora negro que trajo de Turquía. Insistía en que hubiera gatos a bordo de los barcos en los que navegaba. Incluso hizo imprimir tarjetas de visita para sus dos Moumouttes, “Moumoutte Blanca, primera gata en casa de Pierre Loti” y “Moumoutte China, segunda gata en casa de Pierre Loti”.

Pierre Loti (por Henri Rousseau)

Pierre Loti (por Henri Rousseau)

En 1908 se convirtió en presidente de honor de una sociedad protectora de gatos, “La patte de velours” (Pata de terciopelo).

Además de “Vida de dos gatas”, escribió otros relatos cortos acerca de los gatos; en uno de ellos, “Noyade de Chat” (Ahogamiento de gato), describe con tremendo realismo el horrendo y brutal gesto de una niña que ahoga a un gatito. Sus palabras desprenden un profundo amor por el pobre animal y un desprecio aún mucho más profundo por la criminal niña.

Acabaremos con otra cita suya: “Quizá sienta más compasión por las almas de las bestias que por las de mis hermanos, pues carecen de palabras y son incapaces de salir de su media noche, sobre todo porque son más humildes y más despreciadas”.


Deja un comentario

Fotógrafos de Baltimore en defensa de los gatos

Baltimore_1

Jason y Elizabeth Putsché forman una pareja excepcional que decidió fusionar los conocimientos de Elizabeth en derechos y protección animal con la gran experiencia fotográfica de Jason para fundar Photographers for Animals, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es mostrar el mundo de los animales derribando leyendas, supersticiones y creencias erróneas, así como hacernos más conscientes de los animales que nos rodean y que tendemos a marginar.

Baltimore_2

El primer tema que ha interesado al matrimonio son los gatos callejeros de la ciudad de Baltimore, donde viven. En palabras de Elizabeth: “Nuestra percepción de los gatos callejeros, de los gatos sin hogar está estigmatizada. No suelen aparecer bajo una luz muy ventajosa para ellos. Por ejemplo, cuando salen en dibujos animados, siempre están sucios, rebuscan en la basura… Además, no se fían de los seres humanos, son animales más bien nocturnos y poco visibles”.

Baltimore_3Muchas personas dan por hecho que si un gato carece de hogar y vive en la calle, será un animal sucio, propenso a las enfermedades e incluso peligroso. Esa idea, y el hecho de que es prácticamente imposible conseguir que un gato callejero adulto se adapte a un hogar, ha impulsado el desarrollo de crueles programas de eutanasia en los que mueren millones de gatos (además de otros animales) cada año.

En palabras de Jason (y así lo demuestran sus fotografías) “los gatos callejeros son maravillosos, y están perfectamente adaptados a vivir fuera. Hemos visto gatos de pelo largo absolutamente impecables, como si acabasen de salir del salón de su casa”.

Baltimore_4

El objetivo del proyecto “Community Cats” (Gatos de la comunidad) es cambiar la idea que muchos tienen del gato callejero y demostrar que forma parte de nuestro mundo. Jason Putsché recuerda que “en zonas rurales siempre hay gatos en el exterior. Forman parte del paisaje y sirven para controlar a los roedores”. El proyecto también defiende el programa TNR (Captura, castración y liberación) para evitar la proliferación de gatos. No disponemos de cifras para España, pero se sabe que en Estados Unidos, el 70% de los gatos que son llevados a las protectoras municipales serán sacrificados. Pero trabajando por zonas, esterilizando tanto a las hembras como a los machos, marcándoles una oreja antes de liberarlos para no volver a capturarlos en una próxima campaña, se controla fácilmente a la población felina.

La pareja lleva cinco años estudiando y fotografiando a los gatos callejeros de Baltimore, desde el centro al puerto, e incluso los alrededores de la ciudad. “Hemos descubierto que los gatos viven donde sea”, dice Elizabeth. “Son seres increíbles a la hora de adaptarse al entorno”.

Baltimore_5La ciudad de Baltimore aprobó un programa TNR en 2009, un enfoque que va ganando adeptos a medida que queda demostrada su eficacia. Antes de ese año, los residentes de Baltimore que alimentaban a gatos callejeros podían ser multados. Ahora se han establecido puntos donde alimentar a los gatos.

Ojalá nuestros municipios entendieran la necesidad y beneficios de implementar programas TNR como lo ha hecho la ciudad de Baltimore. Les recomendamos que entren en los enlaces de Elizabeth y Jason Putsché para ver el trabajo que realizan.

Baltimore_6

Jason Putsché Photography
Jason Putsché Photography es un equipo formado por una pareja residente en Baltimore que se especializa en captar imágenes inesperadas. Sus fotos han sido publicadas en revistas y periódicos de la talla de USA Today, The Washington Post y The Baltimore Sun, y las fotos de animales en Best Friends Magazine, Cat Fancy y Animal Wellness. Su página es www.jasonputsche.com.

Photographers for Animals
Photographers for Animals es una organización sin ánimo de lucro dedicada a inspirar cambios positivos hacia los animales. Fundada en 2014 por Elizabeth Putsché, la organización produce documentales, vídeos online y fotografías de forma independiente y con otras organizaciones a favor de la defensa animal. www.photographersforanimals.org.


Deja un comentario

Ernst Ludwig Kirchner y cien gatos

Kirchner_1

Chica con gato (1910)

“El pintor pinta la apariencia de las cosas, no pinta su realismo objetivo; más aun, crea nuevas apariencias”.

Kirchner_2Ernst Ludwig Kirchner (1880-1938) nació en Aschaffenburg, Baviera. Estudió la carrera de Arquitectura en Dresden y se licenció en 1905. Es el fundador, con Fritz Bleyl, del grupo “Die Brücke” (El puente), formado por pintores alemanes de tendencia expresionista que tuvieron una profunda influencia en la pintura del siglo XX.

Antes del amanecer (1920-26)

Antes del amanecer (1920-26)

El grupo se separó en 1913 y la fama de Kirchner creció. Ese mismo año expuso por primera vez en Estados Unidos y los museos de este país empezaron a adquirir sus cuadros a partir de 1921.

En 1914 se presentó voluntario para luchar en la Primera Guerra Mundial, pero al año tuvo una crisis nerviosa, y empezó a beber y a tomar morfina, por lo que estuvo internado dos años en sanatorios de Taunus y Davos, Suiza. Se estableció en una granja de Davos en 1918, y empezó a pintar gatos a partir del año 1919, sobre todo a su gato negro, Bobby, al que tenía mucho cariño. Le hizo un centenar de retratos y le menciona en su diario: “El gatito Bobby está aquí, conmigo… Es limpio, está lleno de vida, su compañía es agradable. Espero poder quedarme con el hombrecillo”. En un autorretrato pintado en 1920, Bobby está a su derecha, cerca de la ventana.

Bobby, el gato del artista (1919)

Bobby, el gato del artista (1919)

Gato negro (1926)

Gato negro (1926)

En una carta que escribe a su esposa en 1928, por lo tanto nueve años después del autorretrato, el pintor dice: “Ya me siento mejor, casi he dejado de toser (…) Bobby se pasa la mayoría del tiempo fuera, solo entra a comer, pero es muy cariñoso. Me siento muy solo”. Bobby murió dos años después y su muerte afectó profundamente a Kirchner, que escribió: “Le hemos enterrado en medio de sollozos. Aunque era un animal, sufrió y murió como un hombre. Su mirada clara permanecerá largo tiempo en nuestro recuerdo”.

Gato gris en cojín (1919)

Gato gris en cojín (1919)

Autorretrato (1919)

Autorretrato (1919)

En 1931, un gato sin hogar al que llamó Schacky, empezó a visitar de forma regular al pintor, que escribió en otra carta: “Estoy solo la mayoría del tiempo, pero Schacky viene a jugar mientras dibujo. Anoche tuvo la visita de una amiga y hubo muchos gritos y alaridos”.

Ernst Ludwig Kirchner fue nombrado miembro de la Academia Prusiana de las Artes en 1931, pero los nazis le obligaron a presentar su dimisión en 1933. Su “Autorretrato como soldado” formó parte de la exposición reaccionaria “Entartete Kunst” (Arte degenerado) de Múnich con obras de pintores como Marc Chagall, Otto Dix, Max Ernst, George Grosz, Wassily Kandinsky, Oscar Kokoschka, Laszlo Moholy-Nagy y Piet Mondrian. El régimen nazi confiscó más de 600 cuadros expuestos en museos de Europa y muchos fueron quemados.

Dos gatos (1936)

Dos gatos (1936)

Se suicidó el 15 de julio de 1938.