Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Una película titulada “El gato”

Pelicula_El_gato

Le Chat (El gato) es una película francoitaliana dirigida por Pierre Granier-Deferre con guión del mismo director y de Pascal Jardin, a partir de una novela del mismo título de Georges Simenon, estrenada en Francia el 24 de abril de 1971. Según la base de datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, se estrenaron en España siete películas del realizador, pero ninguna de ellas es “Le Chat”. Sin embargo, hemos encontrado una reseña del ABC, edición de Sevilla del 23 de junio de 1973, en la que menciona el estreno de “Il gato” el 22 de junio de 1973 en el cine Imperial. Incluimos el cartel de la película con el título español.

Pierre Granier-Deferre se opuso abiertamente a la Nouvelle Vague. A principios de los años setenta, esta película fue considerada por algunos como “el canto del cisne” del cine de calidad.

Pelicula_El_gato_2

Una pareja de jubilados, los Bouin, interpretados por Jean Gabin y Simone Signoret, viven a las afueras de París en una pequeña casa aislada de una zona en plena reestructuración constructiva. Julien es un tipógrafo jubilado y Clémence una trapecista cuya carrera se vio truncada por una caída durante un espectáculo. Se conocieron tarde y no tuvieron hijos. Al cabo de 25 años de convivencia, sus sentimientos ya no son los mismos. Julien recoge a un gato al que llama Greffier y, aún más afectuosamente “Pépère”. Le cuida y habla con él, lo que desata la ira de Clémence, que se siente más celosa del gato que de una amante, como lo demuestra la presencia de Nelly, la dueña de un hotel a la que da vida Annie Cordy, y que ahora solo es la confidente de Julien.

Pelicula_El_gato_3

Clémence también habla con el gato, expresándole su desesperación mediante monólogos que acaban en accesos de ira contra el animal que ha ocupado su lugar. Hay una espléndida escena en la que los gatos pasean por un andamiaje con una gracilidad y elegancia opuestas a la cojera de Clémence, antaño también esbelta y grácil. Julien contempla embelesado a los felinos, mientras Clémence no le quita ojo a su marido desde la ventana de la casa, auténtico islote en medio de un mar de demoliciones.

No hemos sido capaces de descubrir quién interpretó a Greffier/Pépère en la película.

Incluimos un enlace al tráiler de la época con la traducción de las dos primeras frases:

  • Clémence: Le tienes a él, pero yo no tengo nada. No quiero quedarme sin nada.
  • Julien: Te dije que siempre te amaría, pero me equivoqué. Ya no te amo, ya no te amo, y punto.
Anuncios


Deja un comentario

Gatos paganos y Pío Baroja

Pio_Baroja_1

Pío Baroja y Nessi (San Sebastián, 28 de diciembre de 1872 – Madrid, 30 de octubre de 1956) fue un escritor perteneciente a la Generación del 98, hermano del pintor y escritor Ricardo Baroja, de la escritora Carmen Baroja y tío del antropólogo Julio Caro Baroja y del director de cine y guionista Pío Caro Baroja.

Estudió Medicina en Madrid y Valencia, doctorándose en 1893, aunque ejerció poco tiempo como médico. Su concepción filosófica fue influenciada por Kant, Nietzsche y Schopenhauer. Este último le inspiró un profundo anticristianismo que mantuvo hasta su muerte.

Ingresó en la Real Academia Española en 1935 y emigró a Francia cuando estalló la Guerra Civil. Regresó en 1940 para instalarse en Madrid, donde llevó una vida alejada de cualquier actividad pública, hasta su fallecimiento el 30 de octubre de 1956.

Madrid visto desde la Pradera de San Isidro en 1905

Madrid visto desde la Pradera de San Isidro en 1905

Pío Baroja por Antonio Santos

Pío Baroja visto por Antonio Santos

Entre 1900 y 1950 escribió nada menos que 85 obras, entre novelas, ensayos y cuentos. Agrupó sus novelas en ocho trilogías y dos tetralogías. Este prolífico/prolijo autor dijo lo siguiente acerca de los gatos:

“A los perros se les tiene más cariño; a los gatos, al menos yo sí, más estimación. El perro parece un animal de una época cristiana; el gato, en cambio, es completamente pagano. El perro es un animal un poco histérico, parece que quisiera querer más de lo que quiere, entregar su alma al amo; el gato supone que un momento de sentimentalismo es una concesión vergonzosa. El gato realiza el ideal de Robespierre de la libertad. Como bonito, no hay otro animal doméstico que se le asemeje. Tiene, además, su casta una fijeza y una inmovilidad completamente aristocráticas; en cambio, el perro es una masa blanda con la que se hace lo que se quiere”.

Y Jesús Marchamalo, escritor y periodista, dijo del autor:

Pio_Baroja_2“Pío Baroja amaba los gatos. En la calla Mendizábal, donde vivió con su madre, cuidaba dos gatos: Chepa y Apitita. Luego se trasladó a la calle Ruiz de Alarcón y tuvo otro felino doméstico: Miki, que ‘andaba siempre cerca de la estufa – la chubesqui – en el salón de aquella casa suya fría como el aliento de la muerte’. En casa, Baroja, además de las zapatillas de felpa, llevaba bufanda, las solapas subidas y boina. Quizá por todo ello alguien dijo que Baroja es uno de los personajes literarios más fotogénicos de su época. Sale muy bien en las fotos”.


Deja un comentario

Gatos y heavy metal

Tony Stark

Tony Stark

Hace unas semanas, el 6 de mayo para ser exactos, salió a la venta un libro titulado “Metal Cats”, que puede traducirse de dos formas “Los gatos del metal” o “Los tíos del metal” (metal haciendo en ambos casos referencia al género musical), publicado por Powerhouse. El libro consiste en 115 fotografías de músicos metaleros con sus gatos. La mayoría de las fotos han sido hechas por Alexandra Crockett, una seguidora del heavy metal desde su adolescencia, entonces sobre todo del death metal sueco y de la Costa Este estadounidense, del black metal noruego, así como algo de doom metal y thrash de la Costa Noroeste del Pacífico. Actualmente prepara un doctorado en psicología clínica centrado especialmente en la justicia social y la defensa.

Alexandra Crockett

Alexandra Crockett

Todas las fotografías fueron realizadas entre 2010 y 2012, para lo que Alexandra recorrió la Costa Oeste desde Seattle a San Diego para visitar a cada uno de los músicos. Se perdió en varias ocasiones camino de sus casas porque no tenía GPS en el coche ni un teléfono inteligente. Pero llegar era lo más sencillo, sacar las fotos era lo más difícil. “Fue una locura”, dice la fotógrafa. “No había nada organizado de antemano”. Por suerte, es muy paciente y consiguió lo que quería para el libro: “La mayoría de las fotos publicadas en el libro fueron hechas en ese instante en que el gato mira a la cámara preguntándose qué es eso coincidiendo con la luz adecuada”, añade.

Brett Hanson de Evil Slime con Abigail

Brett Hanson de Evil Slime con Abigail

(Del artículo “Cats and the Metalheads Who Love Them, de David Rosenberg)

Eddie-Peredeson-de-Thou-Shall-Kill-con-Squirrel

Eddie Peredeson de Thou Shall Kill con Squirrel

Unas frase extraídas de la introducción de Bariann Tuite, relaciones públicas de Black Birch, Broken Limbs Recordings:

“Lo que empezó como un pequeño proyecto fotográfico en 2010 se ha convertido en un libro realizado a base de dedicación y trabajo, lleno de respeto por nuestros peludos colegas. El lector se deleitará contemplando estas fotos de músicos del metal o de personas creativas de la escena del metal y de sus amigos felinos, y parte de los ingresos generados por la compra del libro servirá para ayudar a refugios y protectoras “no-kill” (N.T.: No sacrifican a los animales por mucho que tarden en ser adoptados) de la Costa Oeste que luchan para proteger a nuestros amados compañeros”.

El heavy metal suele asociarse a una música ruidosa y a gente violenta. Quizá las pocas fotografías que publicamos en esta entrada ayuden a cambiar una imagen en el 99,9% errónea de estos músicos y de sus seguidores. Son personas amables, generosas, pacíficas, educadas y con un gran sentido del humor. Ya se sabe, las apariencias engañan.


Deja un comentario

El gato y el pájaro, de Jacques Prévert

Jacques_Prevert_1

Jacques Prévert (4 de febrero de 1900 – 11 de abril de 1977), poeta y guionista francés, fue miembro del “Groupe Octobre” (Grupo Octubre), una compañía teatral de izquierdas, y formó parte del movimiento surrealista fundado por André Breton. Numerosos poemas suyos han sido cantados por artistas como Yves Montand, Barbara, Juliette Gréco, Les Frères Jacques y muchos otros. En el cine, es uno de los fundadores del movimiento poético realista y escribió más de cincuenta guiones entre largometrajes, cortos y telefilms, algunos para el director Marcel Carné (Las puertas de la noche, Le Quai des brumes, Los niños del paraíso, entre otros).

Jacques_Prevert_2

Se hizo famoso durante la II Guerra Mundial con el libro de poemas Palabras (1945), en el que reconstruye la vida cotidiana a base de imágenes cómicas y juegos de palabras con un estilo próximo al lenguaje de la calle, algo que quizá podría describirse como “cinegráfico”: un poema escrito con imágenes.

Puede que sea el más popular de los poetas francófonos; algunas de sus canciones han dado la vuelta al mundo (“Les Feuilles mortes”); algunos de sus guiones fueron grandes éxitos y son considerados como clásicos (Los niños del paraíso), y sus collages están muy cotizados. Sin embargo, siempre fue un hombre modesto que dejó el colegio a los 14 años, que no aguantaba a los intelectuales que se tomaban demasiado en serio, al ejército, a la religión… pero que amaba profundamente a los gatos.

Jacques_Prevert_poema


2 comentarios

El barco de los gatos en Ámsterdam

catboat_3

Todo empezó hace unos cuantos años, concretamente en 1966, cuando Henriette van Weelde salió a la calle y encontró a una gata y a su camada debajo de un árbol enfrente de su casa en la orilla del canal Herengracht. Henriette no lo dudo un momento y se los llevó a casa. A las pocas semanas encontró otro gato sin hogar, luego otro y otro.

Pronto scatboat_5e la conoció como “la señora de los gatos” y la gente empezó a llevarle gatos que ya no podían valerse solos. Acabaron por llenar su casa, la azotea y el jardín. Pero los gatos seguían llegando y era necesario encontrar una solución.

Casualmente, la respuesta estaba en el canal al otro lado de la calle. En los barcos atracados a lo largo de los canales vivía mucha gente, ¿por qué no podían hacer lo mismo los gatos? Y a Henriette se le ocurrió comprar uno. Adquirió el primero en 1968, una vieja barcaza cuyo interior fue remodelado completamente para adecuarse a las necesidades de sus nuevos residentes. Los primeros no tardaron en llegar: gatos sin hogar, gatos enfermos o gatos cuyos dueños ya no podían hacerse cargo de ellos.

Por suerte para Henriette, que ahora tenía un barco y una casa llena de gatos, también empezaron a llegar personas que amaban a los felinos y querían echar una mano: los primeros voluntarios.

catboat_4

Al cabo de tres años no cabía un gato más en la barcaza. Compraron y acondicionaron un segundo barco en 1971. Se había corrido la voz y cada vez acudía más gente dispuesta a adoptar o simplemente por curiosidad. Un refugio flotante para gatos no es algo que se ve todos los días. Diez años después hubo que sustituir la primera barcaza. Esta vez, un astillero se encargó de reformar especialmente el barco para convertirlo en una auténtica “arca” gatuna. Ambas barcazas están atracadas en el canal Singel.

El 3 de junio de 1987, y con el beneplácito del Ayuntamiento, la Stichting de Poezenboot o Fundación del Barco de los Gatos obtuvo un estatuto oficial. En 2002, el segundo barco fue totalmente rehabilitado como un moderno refugio para animales.

catboat_2

Ya se sabe – o al menos se dice – que los gatos y el agua no se llevan bien, pero basta con entrar en el Poezenboot para descubrir a varias docenas de gatos felices, que no parecen darse cuenta del agua que los rodea. El barco puede visitarse unas pocas horas cada día y se ha convertido en una de las atracciones turísticas de Ámsterdam. No todos los residentes proceden de la capital, algunos son de provincias. Los gatos se mueven libremente por el barco, no están encerrados en jaulas. Algunos no son muy sociables y probablemente nunca encontrarán otro hogar, pero la gran mayoría de ellos acaban por ser adoptados.


Deja un comentario

Los gatos del desierto

gatos_desierto_1

El gato de las arenas o del desierto (Felis margarita) es un auténtico residente del desierto. De hecho, es el único felino que vive exclusivamente en un entorno desértico.

Su pelaje ha evolucionado hasta fundirse con el paisaje. Es espeso y denso, protegiéndole tanto del calor del día como de las frías noches. La parte inferior de los pies está cubierta de pelos largos y espesos que le aíslan de las arenas calientes y le ayudan a moverse por una superficie casi siempre en movimiento. La cabeza es ancha y acaba en dos grandes orejas que le permiten oír cualquier movimiento en un entorno donde las presas escasean.

Son felinos pequeños que suelen medir de 40 a 54 centímetros de largo y de 24 a 30 centímetros de alto, y que pesan entre 1,3 y 4,4 kilos.

Se les encuentra en el desierto del Sahara, desde Marruecos hasta Egipto al oeste y Sudán al este. También están en Oriente Medio y se cree que hay una pequeña población en Asia central. Estos verdaderos especialistas del desierto viven en zonas donde cae menos de 20 mm de lluvia anualmente. Obtienen el líquido que necesitan a través de sus presas, que consisten sobre todo en roedores, reptiles y algún pájaro que otro, aunque beben con ganas siempre que encuentran un punto de agua.

Zonas del mundo con asentamientos de gatos del desierto (en rojo)

Zonas del mundo con asentamientos de gatos del desierto (en rojo)

El primer estudio de radiotelemetría se realizó en Israel en 1993 y los biólogos descubrieron que eran animales sumamente difíciles de seguir. El pelo debajo de sus pies hace que sus huellas sean casi invisibles; si se les ilumina, se pegan al suelo, cierran los ojos para que sus pupilas no reflejen la luz y se funden totalmente con el entorno.

El gato de las arenas es un animal solitario fuera de la temporada de celo. Se comunican entre sí mediante el olor, los arañazos que dejan sobre los objetos dentro de su territorio y las marcas de orina. Tienen por costumbre enterrar las heces. Sus maullidos son muy parecidos al del gato doméstico, pero puede emitir sonidos parecidos a ladridos agudos, sobre todo en la época de celo. Se acicalan como el gato doméstico y su comportamiento defensivo es el mismo.

gatos_desierto_3

Son animales nocturnos que evitan el calor del día en madrigueras poco profundas cavadas por otras especies y que ellos amplían, aunque también cavan las suyas. Al caer la noche, salen y se colocan en la entrada en una posición de observación que mantienen durante unos 15 minutos antes de salir a cazar. Son activos durante todas las horas de oscuridad y recorren unos diez kilómetros buscando presas. Al amanecer regresan a la madriguera y adoptan la misma posición antes de entrar.

En el Sahara se les conoce como “los gatos que cavan agujeros”. Entre los nómadas tienen la reputación de cazar serpientes, sobre todo víboras cornudas a las que aturden con una serie de golpes rápidos en la cabeza antes de asestarles un mordisco letal en el cuello. Sus enemigos naturales son las serpientes venenosas, los chacales y los búhos de gran tamaño.

Entre enero y abril, después de un periodo de gestación de 60 a 67 días, nacen tres o cuatro cachorros. Pesan entre 50 y 60 gramos, abren los ojos a las dos semanas, salen de la madriguera a las tres o cuatro semanas, empiezan a ingerir comida sólida a las cinco semanas y se independizan a los tres o cuatro meses.

gatos_desierto_4

Se desconoce su número exacto. En Oriente Medio, su mayor peligro es la caza ilegal para ser vendidos en el mercado negro de animales; también se les mata por “deporte”. Desde 2008, la UICN(Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) le considera una especie casi amenazada. Solo la subespecie Felis margarita scheffeli, el gato de las arenas de Paquistán, está en peligro de extinción.