Gatos y Respeto

©


2 comentarios

Gatos, cocinas y cocineros

Foto de Ferdinando Scianna

Hoy en día no es muy habitual ver a gatos en las cocinas; es más, en numerosas casas tienen derecho a dormir en el sofá del salón, pero no pueden pisar la cocina, y si se les permite la entrada, saltar a una encimera es totalmente impensable. Sin embargo, hasta bien entrado el siglo XX, el gato formaba parte íntegra del paisaje de la cocina, aunque probablemente le estuviera vetado el sofá del salón.

Las primeras imágenes de gatos en la cocina datan del siglo XIV y son parte del Tacuinum Sanitatis, un manual medieval sobre salud basado en el tratado médico árabe Taqwim al‑sihha (Tablas de salud), de Ibn Butlan. Existen varias versiones latinas en manuscritos profusamente ilustrados.

Tacuinum Sanitatis

Dos siglos después, el pintor alsaciano afincado en París y considerado un maestro del bodegón en su época, Sébastien Stoskopff, pintó por lo menos un cuadro con un gato en la cocina. No sabemos si son truchas o lucios, pero nos inclinamos por lucios dado el tamaño del pez que el gato está a punto de disfrutar.

Sébastien Stoskopff (Siglo XVI)

También del XVI, concretamente de 1591, es el magnífico cuadro del italiano Vincenzo Campi titulado “La cocina”. Dos de las cocineras parecen estar muy interesadas en el gato que defiende las entrañas de pollo que una de ellas acaba de darle. Claramente, tanto el gato como el perro faldero eran habituales del lugar.

La cocina (Vincenzo Campi, 1591)

Detalle

Volvemos a saltar dos siglos para irnos a la cocina de un palacio valenciano trasladada a la cuarta planta del Museo de Artes Decorativas de Madrid. Además de una foto, añadimos el enlace para realizar una visita virtual a este maravilloso lugar donde se encuentran representados nada menos que ocho gatos. Excepto dos, el autor no confirió a los demás un comportamiento ejemplar. http://www.culturaydeporte.gob.es/docroot/contenido-estatico/museos/mnartesdecorativas/visita-virtual/cocina.html

Cocina valenciana (Siglo XVIII)

Ya en el XIX, no podíamos omitir a Carl Reichert ni a Charles van den Eycken, dos pintores muy dedicados a los gatos, de acuerdo con la moda imperante en la segunda mitad de ese siglo. Pero nos parece mucho más representativo el naturalista francés Joseph Bail con “El cocinero y su gato”. Este apasionado de la gastronomía realizó toda una serie sobre cocineros y pinches de cocina sin omitir al gato en numerosas escenas.

Carl Reichert (1836-1918)

Un gato en la cocina (Charles van den Eycken, siglo XIX)

El cocinero y su gato (Joseph Bail)

El último lienzo es de Ivan Albright (1934) y se titula “La cocina de la granjera”. Detrás de la mujer que pela lo que parecen rábanos, vemos a un gato sentado en el suelo, no lejos de la estufa de leña. El gato sigue aceptado en la cocina, al menos en el campo.

La cocina de la granjera (Ivan Albright, 1934)

Más reciente, pero haciendo referencia a una generación anterior, está la viñeta de Linda Benton “La abuela en la cocina”. La artista realizó una serie de dibujos de una abuela que vive con numerosos gatos y no podían faltar en la cocina.

La abuela en la cocina (Linda Benton)

A finales de los años cincuenta aparece una mujer que rompe con todos los moldes de una época en Estados Unidos. Entre los enormes cambios que produjo la posguerra en Estados Unidos en cuanto a limpieza, salud, etcétera, estaba la prohibición de que el gato entrara en la cocina. Nos referimos a la cocinera Julia Child, (https://gatosyrespeto.org/2015/01/03/julia-child-buena-cocina-y-gatos/) que hizo auténticos milagros para educar el paladar norteamericano. No solo era una magnífica cocinera, también adoraba a los gatos y solían acompañarla mientras ponía a punto sus recetas.

Julia Child

Minette en la cocina de Julia Child

El renombrado y lamentado chef Anthony Bourdain, de apellido francés, pero nacido en Nueva York, amaba a los gatos. Consideraba que la columna vertebral de los restaurantes estadounidenses eran los inmigrantes latinoamericanos. En su opinión, muchos poseían un gran talento, pero no recibían el reconocimiento ni el salario que merecían. También alzó la voz contra el acoso sexual en la restauración.

Anthony Bourdain y Lupetto

Un joven cocinero con tres canales en YouTube llamado Yun Yoshizuki siempre cocina con sus gatos Kohaku y Nagi. Ambos le observan mientras prepara deliciosos platos y jamás se atreven a estirar la pata para llevarse ese tentador trocito. Al parecer, Yun y su mujer Rachel tienen un tercer gato llamado Poki, pero no se le deja entrar en la cocina durante los rodajes porque su educación deja algo que desear. Por cierto, en ocasiones especiales, Yun prepara comida para gatos en directo: sushi y sashimi.

Jun Yoshizuki preparando sukiyaki con Kohaku y Nagi

No solo se cocinan platos suculentos para gatos, también se publican muchos libros de recetas actualmente. “The Secret of Cooking for Cats” (El secreto de la cocina para gatos), de Martin A. Garner, publicado en 1965, demuestra que pensar en recetas para gato no es una tendencia nueva. Algunos nombres de platos incluidos en el libro son “Pollo estilo Madrid”, “Pescado a la napolitana”, “Ensalada de mar”, “Interludio noruego”…

Incluso con la enorme selección de comida para gatos que se puede adquirir en la actualidad, se siguen preparando platos especiales. En la foto vemos a Deborah Robertson con Dixie ante la mesa de la cocina donde experimenta y prepara tentadoras recetas para su libro “Cooking for Cats: The healthy, happy way to feed your cat” (Cocinar para gatos: La forma sana y feliz de alimentar a su gato).

Debora Robertson y Dixie

La autora reconoce que cuando empezó a tener gatos, les compró el pienso más equilibrado del mercado, pero no eran felices. Pasó a la comida enlatada con un resultado positivo, aunque no del todo satisfactorio. Sigue diciendo, con cierta lógica, que si invita a alguien a su casa, cocina para esa persona. También cocina para su marido y para ella misma. Siendo así, ¿por qué no cocinaría para sus gatos?

Deborah Robertson