Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

El gato de Iriomote

Otra estatua dedicada al gato iriomote

Estatua dedicada al gato de Iriomote

El gato de Iriomote (Prionailurus bengalensis iriomotensis) es una subespecie del gato de Bengala (https://es.wikipedia.org/wiki/Prionailurus_bengalensis) que habita exclusivamente en la pequeña isla de Iriomote, Japón. Está incluido en la lista

Gato iriomote

Gato de Iriomote

de especies en grave peligro de extinción de la Lista Roja de Especies Amenazadas del UICN desde 2008, al contar con menos de 250 ejemplares adultos. En 2007 se estimó que solo quedaban entre cien y ciento siete individuos en la isla.

La isla Iriomote es la más grande del grupo de islas Yaeyama, y la segunda mayor de la prefectura de Okinawa, después de la isla de Okinawa. Ocupa una superficie de 290 kilómetros cuadrados y contaba con 2.347 habitantes en 2005. La única forma de llegar a la isla es por ferry desde Ishigaki, otra isla situada a 31 km de distancia. Iriomote se encuentra a algo más de 250 km de las costas de Taiwán.

El gato de Iriomote fue descubierto en 1965 por Yukio Togawa, un autor especializado en libros de animales. Yoshinori Imaizumi, director del departamento zoológico del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia de Tokio, fue el primero en describirlo en 1967.

Cascada Maaree, donde unos niños avistaron a un gato iriomote el 5 de mayo de 1965

Cascada Maaree, donde unos niños avistaron a un gato de Iriomote el 5 de mayo de 1965

Sin embargo, antes de su descubrimiento científico, hacía tiempo que el gato de Iriomote era conocido por la población local, que le llama “yamamayaa” (gato de la montaña) o “yamapikaryaa” (el que brilla en la oscuridad).

Hábitat del gato iriomote

Hábitat del gato de Iriomote

El pelo del gato de Iriomote es gris oscuro con marcas marrones, y zonas más claras en la tripa y la parte inferior de las extremidades, así como manchas blancas en las mejillas. Entre cinco y sietes rayas recorren su lomo, pero al contrario del gato de Bengala, se detienen antes de llegar a los hombros. Los flancos son moteados y tres o cuatro rayas irregulares le recorren el pecho. El rabo es marrón oscuro y moteado. Tiene orejas redondeadas, ojos de color ámbar y una nariz grande y chata. Los gatos machos miden entre 50 y 60 centímetros de largo y pesan entre 3,5 y 5 kilos; las hembras son más pequeñas y no suelen sobrepasar los 55 centímetros de largo y los 3,5 kilos de peso. Son gatos de patas cortas y de hombros musculosos. No saltan con la misma facilidad que otros gatos.

img1e2bbdaezik4zj

Viven sobre todo en los bosques subtropicales que cubren gran parte de la isla, y en general a una altitud no superior a los 200 metros. Prefieren las zonas cercanas a los ríos y las lindes de los bosques. A pesar de cazar en tierra firme, también atrapan presas en árboles y en ríos. Son animales nocturnos y están especialmente activos en las horas del crepúsculo. Durante el día duermen en troncos huecos y en grutas. Su territorio varía de uno a siete kilómetros cuadrados.

iri

iriomote75

Se alimentan de pájaros, reptiles, anfibios, peces y crustáceos. Suelen ingerir entre 400 y 600 gramos de comida al día. Al ser los únicos carnívoros de la pequeña isla y no tener competencia, disponen de una dieta muy variada. Los gatos, al comerse pájaros del tamaño de una paloma, suelen dejar las plumas, pero el gato iriomote no se molesta en arrancar las plumas de su presa. Tampoco la mata inmediatamente rompiéndole la médula espinal; prefiere sujetarla en la boca hasta que deja de moverse.

iriomote-cat

Durante el celo, los gatos se vuelven activos durante el día. La época de celo transcurre de diciembre a marzo. Las hembras paren de uno a tres gatitos entre abril y junio en lugares secos y bien ventilados. Los gatitos se quedan cerca de la madre hasta los once meses y no alcanzan la madurez hasta los veinte.

Se estima que el gato de Iriomote vive entre siete y ocho años en la naturaleza.

Estatua de gato iriomate en el puente de Nakama

Estatua al gato de Iriomote en el puente de Nakama

Se cree que el gato de Iriomote empezó a separarse genéticamente del gato de Bengala hará unos 200.000 años, cuando las islas dejaron de estar conectadas a Asia por un puente natural.

Panel explicativo

Panel explicativo

Leyendo lo anterior, cabe preguntar por qué el gato de Iriomote está en grave peligro de extinción. La isla es pequeña, pero está muy poco poblada. Hay una industria turística limitada sobre todo a la costa. No tiene competencia por parte de otros depredadores y hay comida en abundancia. Las principales amenazas son el desarrollo urbanístico, los perros, los vehículos y las trampas para atrapar jabalíes. Otro problema son los gatos domésticos asilvestrados que se cruzan con el gato de Iriomote, con la consecuente hibridación. Asimismo, los gatos domésticos han traído enfermedades contagiosas. A partir de 2001, todos los habitantes propietarios de gatos en la isla han tenido que inscribir a sus animales domésticos en el Ayuntamiento, y a partir de 2008 es obligatorio hacerles las pruebas para detectar enfermedades, vacunarlos, esterilizarlos y colocarles microchips.

Señal de tráfico

Señal de tráfico

Otra grave amenaza para el gato de Iriomote es la aparición del sapo de la caña de azúcar en la isla. El batracio secreta un liquido venenoso por unas glándulas en las orejas. Se empezaron a tomar medidas para exterminarlo en 2008.

El Centro de Defensa del Gato de Iriomote fue creado en 1995 con el fin de defender y llegar a una mejor comprensión de la vida de estos gatos tan especiales. El gobierno de la prefectura de Okinawa y el Ayuntamiento de Taketomi pusieron señales de tráfico advirtiendo de la presencia del gato iriomote, construyeron túneles debajo de las carreteras para permitir que cruzara con mayor seguridad e instalaron bandas sonoras para limitar la velocidad.

Anuncios


Deja un comentario

El gato de la jungla (que no vive en la jungla)

Gato de la jungla

En realidad, el hábitat del gato de la jungla, Felis Chaus, no tiene nada que ver con la jungla, sino con la densa vegetación que cubre los humedales. También se le llama gato de los pantanos.

Fotografía L. Shyamal

Es un gato grande, de patas altas. De hecho, es el mayor de la especie Felis. Suele medir entre 56 y 76 centímetros, sin contar el rabo, con una altura de unos 35 centímetros y puede alcanzar los 9 kilos en algunos casos. Según un estudio, el tamaño del gato mengua desde el oeste (Israel) al este (India), lo que se atribuye a una mayor competencia cuanto más hacia el oriente. Las hembras son en general más pequeñas que los machos. La cara es larga y estrecha con un hocico blanco; las orejas son grandes, están bastante juntas y acaban en un mechón de pelo negro de unos 15 milímetros. Los ojos son amarillos con pupilas elípticas. El pelo puede ser del color de la arena, marrón rojizo o gris. Se han observado ejemplares albinos en India, pero no tienen los ojos rojos de los auténticos albinos. Se piensa que su color quizá se deba a la endogamia. Las largas patas, la cola corta y los mechones de pelo en las orejas le asemejan a un lince de pequeño tamaño. Es mayor y más delgado que el gato doméstico.

Distribución del gato de la jungla

Su distribución es amplia, aunque irregular, desde el valle del Nilo en África hasta India y el sur de Asia, así como la zona tropical de China y el este asiático. Suele encontrárselos por encima de los mil metros de altitud y han sido avistados en el Himalaya a 2.400 metros de altura. También han sido vistos en las zonas montañosas de Tayikistán, pero en general habitan en los valles de los ríos con una densa vegetación.

images 2 images 3

Se sienten cómodos entre la hierba alta, las cañas o los matorrales en los alrededores de los humedales donde abundan los roedores. Estas zonas pertenecen a ecosistemas muy variados, entre los que están oasis, praderas, maleza o bosques de hoja caduca. Son animales que se adaptan a los cultivos (campos de caña de azúcar en India), bosques replantados y humedales artificiales. Incluso viven en las cercanías de estanques de peces y piscifactorías en Israel, así como de cultivos irrigados.

Su alimentación consiste en diferentes presas que reflejan la variedad de hábitats que frecuentan, aunque suelen cazar sobre todo roedores de pequeño tamaño. En un estudio realizado en India se calculó que un gato podía cazar de tres a cinco roedores diarios, y que los pájaros tenían una importancia muy secundaria en su alimentación. También aprovecha los restos dejados por predadores de gran tamaño.

Jungle cat - sitting01

jungle-cat-05

Son excelentes nadadores y no temen zambullirse en aguas poco profundas para cazar peces. Por ejemplo, se descubrió que los gatos del sur de Rusia se alimentaban mayormente de aves acuáticas durante los meses de invierno. Este mismo estudio, realizado por investigadores rusos, demostró que el 17 por cien de su dieta consistía en aceitunas.

A menudo usan madrigueras abandonadas por otros depredadores, como zorros o tejones. Son activos tanto de noche como de día y, en algunos casos, la hembra pare en casas abandonadas no lejos de los seres humanos.

JungleCatPhotos232

Se cree que pueden reproducirse todo el año, aunque la época de apareamiento transcurre en febrero y marzo en Asia Central, y principalmente en mayo en India. Se han visto camadas en Asam en enero y febrero, y en junio en la zona occidental del Caspio. Cabe la posibilidad de que se reproduzcan dos veces al año si el hábitat lo permite.

El periodo de gestación es de 63 a 68 días y nacen entre uno y seis cachorros en madrigueras situadas entre cañaverales u otro tipo de vegetación densa, incluso en troncos de árboles vacíos o, como hemos mencionado antes, en madrigueras abandonadas por otros animales. Los cachorros nacen con rayas negras que acaban desapareciendo a medida que crecen, abren los ojos al cabo de diez o doce días, y pesan entre 130 y 140 gramos. Dejan de mamar a los tres meses, son capaces de seguir y matar a una presa entre los cinco y seis meses, y la madurez sexual llega entre los once y los dieciocho meses. Algunos ejemplares en zoológicos han vivido hasta 15 años. Por suerte, estos gatos han dejado de interesar a los zoológicos y se capturan mucho menos.

Dependen de sistemas sanos de humedales, por lo que la creciente destrucción de esos hábitats en pro de la agricultura es una grave amenaza para su supervivencia. Son numerosos en algunas zonas, pero en otras, como Egipto y diversas regiones de Asia, su número está decreciendo con gran rapidez. Parte del declive de la población se debe a las trampas y al veneno.

Jungle-Cat-Images

Estos gatos comparten la distinción, junto a los gatos africanos salvajes Felis silvestris y los gatos domésticos, de haber sido momificados y enterrados en tumbas en el antiguo Egipto. También aparecen cazando pájaros y pequeños mamíferos en frescos egipcios.

Ilustración de 1904

El gato de la jungla no está considerado en peligro de extinción. Se prohíbe su caza en algunas zonas de India, pero en muchas otras está totalmente desprotegido. En 2009 fue incluido en la lista de especies protegidas en Afganistán. Se cree que la población mengua rápidamente en el este y el oeste asiático debido, entre otras razones, a que los granjeros lo consideran una amenaza para las aves domésticas y lo envenenan indiscriminadamente.


Deja un comentario

El gato andino

gato_andino_5

El gato andino (Oreailurus jacobita) es un pequeño felino que habita en las regiones altas de los Andes de Argentina, Bolivia, Chile y Perú; está considerado como la especie felina con el mayor grado de amenaza en América y una de las menos conocidas del mundo. Actualmente se encuentra entre los cinco felinos más amenazados del planeta.

Algunas culturas andinas le consideraban, junto con el gato de las pampas (Oncifelis colocolo), un animal sagrado relacionado con la abundancia y el bienestar; sus pieles aún se usan en las ceremonias dedicadas al ganado camélido o al inicio de la época de siembra o de cosecha. Ambas especies son conocidas como “titi”, “titimisi” o “titiphisi” en zonas de habla aimara, y como “oskhollo” en zonas de habla quechua.

gato_andino_2

gato_andino_4Mide entre 60 y 80 centímetros de largo, sin contar una cola larga que puede alcanzar hasta el 70% de la longitud del cuerpo, y su altura es de unos 35 centímetros. Pesa entre cuatro y siete kilos. Su pelaje es largo, en especial en la región dorsal, con manchas de color café o rojizo de diversas formas (fajas, estrías, puntos) sobre un fondo plomizo o grisáceo. Puede llegar a tener un aspecto atigrado debido a las fajas verticales paralelas bajando del dorso a los flancos. La cola luce entre siete y nueve anillos oscuros, con la punta blanca. Las orejas son grandes y ligeramente redondeadas.

Habita en zonas de vegetación no muy alta ni espesa, así como en las estepas y áreas rocosas. Está documentado desde los 3.000 hasta los 5.000 metros de altitud, tal vez más arriba, por encima de la línea de árboles, aunque se ha avistado en la provincia argentina de Mendoza por debajo de los 2.000 metros. En esa provincia, el extremo austral de su geonomía, se ha señalado la presencia de la especie en la Reserva Privada Villavicencio y se considera de valor la propuesta de anexar como nueva reserva el ambiente de Paramillos de Uspallata por ser muy probable zona de presencia del gato andino entre los 2.500 y los 3.000 metros.

gato_andino_3

Se alimenta de roedores de pequeño y mediano tamaño de los géneros Abrothrix, Chinchilla, Lagidium, Ctenomys y Phylotis, entre otros, además de aves acuáticas y terrestres, huevos y reptiles.

Muestra un comportamiento tranquilo y al parecer no se siente perturbado por la presencia humana, ya que tolera la cercanía de observadores sin mostrar mayor temor. Reacciona agresivamente frente al zorro gris (Lycalopex griseus), erizando los pelos del lomo, probablemente porque es un competidor trófico.

Los valles habitados por humanos actúan como barreras, fragmentando la población, e incluso bajos niveles de caza furtiva pueden ser devastadores.

El estudio del gato andino es una prioridad dentro del plan de acción del Grupo Especializado en Gatos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y desde 1998 diferentes equipos de investigadores en Argentina, Bolivia y Chile han participado en exploraciones de campo, con la finalidad de obtener información básica sobre la distribución y el estado de conservación de la especie. En Perú estas actividades empezaron el año 2002.

gato_andino_1

Fuentes:

http://www.gatoandino.org/

http://www.eluniverso.com/vida-estilo/2015/03/17/nota/4671641/video-gato-andino-su-habitat-natural-es-grabado-peru

http://www.europapress.es/sociedad/medio-ambiente-00647/noticia-animales-peligro-extincion-gato-andino-20150322155119.html