Gatos y Respeto

Por unos gatos felices

El gato “Old Foss” y Edward Lear

Deja un comentario

Foss andando

Foss andando

La relación de Lear y de su gato Old Foss (El viejo Foss) puede calificarse de historia de amor. Edward Lear (1812-1888), conocido sobre todo por su poesía “nonsense” (sin sentido), aunque desde hace unos años se reconoce su talento como paisajista de acuarelas, dedicó numerosos poemas y muchos más dibujos a su querido compañero Foss.

La última foto de Edward Lear - San Remo 1887

La última foto de Edward Lear – San Remo 1887

Edward Lear fue el vigésimo de veintiún hermanos, de los que sobrevivieron once. Su padre perdió la fortuna familiar en la Bolsa, por lo que Edward acabó en casa de Ann, su hermana mayor, que le crió. Cuando tenía quince años empezó a vender dibujos a los tenderos a cambio de comida, y al cabo de dos años se hizo famoso por sus dibujos de animales realizados en el parque zoológico de Londres. A los 19 años ya trabajaba como dibujante para la Sociedad Zoológica. Desde los 15 a los 25 años padeció de depresión, asma, bronquitis y epilepsia.

Para divertir a los hijos del conde de Derby, que fue uno de sus protectores, escribió “A Book of Nonsense Verses” (Un libro de versos sin sentido) encabezado por el famoso poema “The Owl and The Pussycat” (La lechuza y el gato), prueba de su inventiva y enorme fantasía. Al igual que Lewis Carroll, su contemporáneo, creó varios neologismos, como la famosa “runcible spoon” (cuchara runcible), aunque aplicó el adjetivo “runcible” a muchos otros sustantivos.

Foss bailando

Foss bailando

Realizó numerosos viajes al sur de Europa antes de establecerse en San Remo en 1871. Allí conoció a Foss, un gato común rayado al que le habían cortado el rabo con la idea de que los gatos sin rabo se quedaban en casa. En esa época, Lear vivía en la preciosa Villa Emily, pero poco tiempo después construyeron un hotel que le ocultó la vista. Ni corto ni perezoso, hizo levantar Villa Tennyson, llamada así por la gran amistad que le unía al poeta, y exigió que fuera absolutamente idéntica a la anterior para que Foss no se desorientara.

Foss cazando

Foss cazando

Edward Strachey, que había firmado la introducción de la edición de 1895 de “Nonsense Songs”, de Lear, escribió acerca de su visita a Villa Tennyson: “A la mañana siguiente de mi llegada, y durante el desayuno, el muy considerado gato – a pesar de su medio rabo -, entró por la ventana y aceptó comer el trozo de tostada que le ofrecí. Descubrí que era todo un acontecimiento, y el hecho de que me hubiera aceptado parecía complacer al Sr. Lear, convencido de que era merecedor de la enorme amabilidad con que me trataba”.

Foss descontrolado

Foss descontrolado

A pesar de cartearse con numerosas personas, llevó una vida solitaria. Entre los amigos de Lear estaba Franklin Lushington, un joven abogado al que conoció en Malta en 1849 y con quien recorrió Grecia. La pasión que sentía por el joven no era recíproca, sin embargo su amistad duró cuarenta años, hasta la muerte del escritor y pintor. Propuso matrimonio en dos ocasiones a la misma joven, 46 años menor que él, y fue rechazado. Su criado albanés Giorgio Cocali, que le acompañó desde 1856 a 1883, fue su compañero más constante y está enterrado en una tumba contigua a la suya en el cementerio de San Remo.

Edward Lear y Foss a una edad muy respetable

Edward Lear y Foss a una edad muy respetable

Foss estuvo con él desde el año 1871 al mes noviembre de 1887. Tenía 17 años cuando murió y fue enterrado solemnemente en el jardín de Villa Tennyson. Por desgracia, la villa fue demolida al poco de fallecer Lear, dos años después de la muerte de Foss, para construir un hotel, y es muy probable que ahora la tumba del muy querido gato esté debajo de la piscina.

Tumbas de Lear y de Giorgio Cocali, su fiel criado durante 30 años

Tumbas de Lear y de Giorgio Cocali, su fiel criado durante 30 años

En uno de sus poemas “sin sentido” dijo, hablando de sí mismo:

He has many friends, lay men and clerical,
Old Foss is the name of his cat;
His body is perfectly spherical,
He weareth a runcible hat.

Lo que más o menos significa:

Tiene muchos amigos, legos y del clero,

Old Foss, así se llama su gato;

Tiene un cuerpo totalmente esférico,

y lleva un sombrero “runcible”.

Edward Lear a los 73,5 años y Foss a los 16 años

Edward Lear a los 73,5 años y Foss a los 16 años

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s