Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Los gatos de la colonia felina de Su Pallosu (Cerdeña)

34AFE1DB00000578-3612298-image-a-23_1464349924335-590x441

En italiano existe la expresión “a memoria d’uomo”, que significa “desde que se recuerda”, pero cuya traducción literal es “en memoria de hombre”. Pues bien, desde que se recuerda ha habido gatos en Su Pallosu, un pueblecito situado en la costa este de Cerdeña, a unos 30 kilómetros de Oristán.

Es verano, hace calor, ¿qué mejor momento para hablar de la colonia felina en la playa de Su Pallosu?

colonia-felina-di-su 2Los viejos pescadores y moradores de Su Pallosu recuerdan que ha habido gatos en el pueblo al menos desde la II Guerra Mundial. Se supone que los trajeron los pescadores de la Tonnara (sitio donde se enlataba el atún) durante los veinte años del periodo fascista para controlar la población de ratones, y que los gatos que vemos hoy en día son descendientes de aquellos. Durante la segunda mitad del siglo pasado, los turistas y los pescadores, dentro y fuera de las casas y de las cabañas de juncos, convivieron con los gatos, o al menos eso dicen los habitantes del pueblecito.

La Associazione Culturale Amici di Gatti di Su Pallosu se ocupa de la colonia gatuna sin la menor ayuda pública. Los alimentos, gastos veterinarios y cuidados corren a cargo de los voluntarios. Las hembras son esterilizadas sin excepción, así como la mayoría de machos, todos llevan microchip y están registrados con su fotografía. La clínica veterinaria Fuemari di Oristano redacta el historial médico de cada miembro de la colonia.

terri

En total han esterilizado a unos cien gatos. La Asociación no acepta gatos nuevos y denuncia a las personas que abandonan animales dentro de la zona reservada a la colonia, de acuerdo con la ley 727 de la legislación italiana.

13043a60bfab22054790d28b0254855b

En los pasados siete años han conseguido que el número de gatos de la colonia mengue y esté controlada. El 15 de marzo de 2015, en “L’Oasi Felina di Su Pallosu” (Oasis Felino de Su Pallosu) había sesenta gatos, de los que treinta y nueve estaban en libertad y veintiuno se encontraban en un refugio cerrado o con restricciones parciales por diversas razones. Los gatos son alimentados dos veces al día y se ha conseguido controlar sus idas y venidas dentro de una zona delimitada, impidiendo así su incidencia en la fauna local.

gruppo1

IMG_0115

El Oasis Felino de Su Pallosu es una propiedad privada que fue comprada por el maestro de primaria Gianni Atzori en 1961 para trabajar el coral, la obsidiana, la traquita y otras piedras de gran dureza. Cuando hacía buen tiempo, solía llevar a cabo su actividad artística en el jardín, rodeado de gatos. En 1969 tuvo una embolia durante una inmersión para buscar material en el fondo del océano, lo que le impidió caminar durante varios años. “El maistu” (maestro, en sardo), como le llamaban en Cabras, donde enseñó durante décadas, se empeñó en recuperar la movilidad mediante largos paseos, seguido por los gatos. Falleció en 2002.

Andrea Atzori e Irina Albu, los gattari de Su Pallosu

Andrea Atzori e Irina Albu, los gattari de Su Pallosu

Actualmente el terreno pertenece a los dos “gattari” de Su Pallosu, la pareja formada por Andrea Atzori e Irina Albu, donde residen todo el año. El Oasis Felino es un espacio privado al que solo puede accederse reservando una visita guiada gratuita con antelación. Andrea Atzori es periodista, licenciado en Ciencias Políticas, presidente de la Asociación Cultural Amigos de los Gatos de Su Pallosu y ha escrito varios libros en colaboración con la Asociación, como puede verse en este enlace http://www.epdo.it/epdo-andreaatzori.asp.

CJ_B4QDUEAAWI-9

colonia-felina-di-su

IMG_0229-1024x768

A pesar de haberse convertido en una auténtica atracción turística en Cerdeña, la municipalidad de San Vero Millis no quiso reconocer la existencia legal de la Asociación en marzo de 2013. Incluso con la recomendación de diciembre de 2014 del Ministerio de Sanidad, el Ayuntamiento sigue sin ofrecer la menor ayuda económica o de cualquier índole a la Associazione Culturale Amici di Gatti di Su Pallosu. Asimismo, existen otras colonias gatunas con varios cientos de gatos en otros puntos turísticos del municipio. Los animales, en su mayoría, no están castrados y dependen de la generosidad de algunos voluntarios para su supervivencia.

Irina Albu ocupándose de los gatos

Irina Albu ocupándose de los gatos

Más abajo encontrarán otros dos enlaces de interés:

https://www.facebook.com/coloniafelinasupallosusardegna/

http://www.gattisupallosu.org/?lang=it_IT

Las antiguas cabañas de junco de Su Pallosu

Las antiguas cabañas de junco de Su Pallosu

 


1 comentario

Los gatos del Jardín Botánico de Valencia (y otros)

Botánico Valencia 5

El Jardín Botánico de la Universidad de Valencia fue fundado en 1567. Durante más de 200 años albergó un huerto de plantas medicinales que cambió de sitio varias veces. Por fin, en 1802 se ubicó en el huerto de Tramoyeres, donde se instalaron las cátedras de Botánica y Agricultura, se aclimataron plantas, se crearon colecciones y se ensayaron nuevos cultivos. En el siglo XX sufrió un largo periodo de abandono hasta que en 1987 se empezaron a restaurar los edificios históricos y las colecciones de plantas, concluyendo dicha restauración el año 2000 con la inauguración del edificio de Investigación.

Botánico Valencia 1

Botánico Valencia 2

Dentro de este oasis urbano viven unos cincuenta gatos que dependen directamente de los voluntarios que forman la asociación “Gatos del Jardín Botánico”. Su labor empezó en 1995 a partir de una idea de Mercedes Andina, la coordinadora e impulsora de esta colonia de gatos, después de un viaje que realizó a Roma.  Imaginamos que Mercedes debió pasar por las ruinas de Torre Argentina y ver la famosa colonia (https://gatosyrespeto.org/2015/07/22/gatos-protegidos-el-santuario-de-torre-argentina-roma/). En los años noventa, los gatos callejeros en España carecían totalmente de protección y eran recogidos regularmente por la perrera municipal, que los sacrificaba. Aquí haremos un inciso para decir que esto sigue ocurriendo en muchas ciudades del país a pesar de las leyes aprobadas en los últimos años. Pero esto tendrá que ser objeto de otra entrada. Mejor volvamos a los gatos del Botánico de Valencia.

Botánico Valencia 3

Botánico Valencia 4

Actualmente, la colonia está formada por unas 35 hembras y 15 machos. Siempre se les da nombres alfabéticamente según el mes en que aparecen. Por ejemplo: si uno llega en enero se le pondrá un nombre que empiece por “A”, y si aparece uno en febrero, comenzará por “B”, y así hasta completar ciclos de dos años. Este sistema ayuda a los voluntarios a recordar en qué mes y año llegó el animal, y a tener un mayor control.

Botánico Valencia 6

Unas veinte personas se encargan de ayudar y cuidar a los gatos. Eso significa organizar turnos e ir regularmente a la misma hora para alimentarlos y cambiar el agua de los bebederos, además de vigilar que ningún gato esté enfermo. La Asociación Gatos del Jardín Botánico cuenta con el apoyo de una clínica veterinaria que desparasita y vacuna a los inquilinos del Jardín.

Al principio solo esterilizaban a las hembras para controlar la población, pero últimamente han empezado a castrar a los machos con el fin de evitar las peleas territoriales y los atropellos cuando los gatos en celo salen del Jardín en busca de gatas.

P1580551 - Versión 2

Como explica Mercedes Andina en https://www.youtube.com/watch?v=W7b5ry5Im6Q la Asociación no solo cuida de la colonia del Jardín Botánico, también intenta que los gatos más sociables encuentren casa. Pueden ponerse en contacto con ellos a través de la página de Facebook “Gatos del Jardín Botánico de Valencia” o de la página http://jardibotanic.org/index.php?ap=participa.

Mercedes Andina y Scaramouche

Mercedes Andina y Scaramouche

Aunque esta colonia quizá sea la más famosa, no es la única de Valencia, donde se calcula que hay unas 500 colonias de gatos. Valencia había llegado a ser una ciudad “casi” modélica en cuanto a las medidas de esterilización adoptadas por el Ayuntamiento, pero  la crisis dio al traste con todo y el control de muchas colonias felinas depende ahora de la buena voluntad de voluntarias y voluntarios que lo sufragan de sus bolsillos. Como, por ejemplo, la colonia del Jardín de Viveros, donde estaba el antiguo zoo. Las voluntarias (de las que incluimos una foto) se gastan 400 euros mensuales en comida y cuidados veterinarios para que los gastos estén sanos. No hemos podido encontrar ninguna dirección de contacto de este grupo de voluntarias.

Gatos en el Jardín de Viveros

Gatos en el Jardín de Viveros

Voluntarias colonia Jardín de Viveros

Voluntarias colonia Jardín de Viveros

Otro grupo de voluntarios constituido por profesores, personal administrativo y alumnos se ocupa de los gatos establecidos en el Campus de Burjassot-Paterna. Hasta finales de 2011, la Universidad de Valencia contribuyó al control de esta colonia felina sufragando los gastos veterinarios, de pienso y equipamiento en general. La situación económica de la institución determinó la supresión de esta línea de financiación, dejando en situación muy precaria a los gatos que habitan los jardines del Campus. http://www.uv.es/gatos/