Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

El gato Blackie y el fotógrafo Gjon Mili

Blackie con la soprano francesa Jennie Tourel

Blackie con la soprano francesa Jennie Tourel

Gjon Mili nació el 28 de noviembre de 1904 en Korçë, en lo que entonces era el Imperio Otomano y actualmente Albania. Pasó su infancia en Rumanía y estudió en Bucarest antes de trasladarse a Estados Unidos en 1923 para estudiar Ingeniería en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), donde conoció a Harold Eugene Edgerton, uno de sus profesores. Se licenció en 1927 como ingeniero eléctrico y empezó a trabajar en investigación eléctrica. Siguió en contacto con Edgerton, que desarrolló – pero no inventó – la luz estroboscópica.

Blackie en un desfilé de moda para novias

Blackie y modelo con traje de novia

Blackie mordisqueando el pie de una contorsionista

Blackie y una contorsionista

Su carrera como fotógrafo profesional no empezó hasta diez años después, en 1927, cuando la revista Life publicó varias fotos “stop-motion” suyas del famoso tenista Bobby Riggs, las primeras de una relación profesional que duraría 40 años, hasta su fallecimiento en 1984. Durante estas cuatro décadas recorrió el mundo fotografiando acontecimientos deportivos, conciertos, monumentos, a artistas, celebridades. Visitó a Picasso en la Costa Azul, a Pau Casals en Prades, a Adolf Eichmann encarcelado en Israel, entre otros… Se han publicado miles de fotografías suyas no solo en Life, sino en  otras muchas revistas.

Blackie con las patas cruzadas.

Blackie con las patas cruzadas

Blackie después de una jam session (1943)

Blackie después de una jam session (1943)

Fue uno de los primeros fotógrafos en usar el flash electrónico y la luz estroboscópica para captar movimientos a veces imperceptibles para el ojo humano. Desde que empezó como fotógrafo disparaba varias veces seguidas con gran rapidez, lo que le permitía captar una serie de imágenes en un solo fotograma. Era un formato ideal para el teatro, la danza y los deportes, pero lo realmente increíble es que sus fotos siguen siendo tan sorprendentes hoy, casi ochenta años después.

blackie

Blackie de mal humor

Gjon Mili y Blackie

Gjon Mili y Blackie – Foto de Carl Mydans (1944)

En 1944 dirigió el cortometraje “Jammin’ the Blues” (https://vimeo.com/54355893), rodado en los estudios de Warner Bros. con músicos como Lester Young, Red Callender, Harry Edison, “Big” Sid Catlett, Illinois Jacquet, Barney Kessel, Jo Jones y Marie Bryant. El director de fotografía no fue Gjon Mili, sino Robert Burks, pero la película, en algunos momentos, usó una técnica muy parecida a las imágenes múltiples que conseguía el fotógrafo con luz estroboscópica. Algunos la han calificado de “la mejor película de jazz jamás filmada”. Clint Eastwood incluyó algunas imágenes del corto en su película “Bird” (1988), acerca de la vida del músico Charlie “Bird” Parker.

Blackie y la bailarina Katherine Dunham

Blackie y la bailarina Katherine Dunham

Gjon Mili's cat Blackie being hugged by nightclub entertainer Maune de Revel

La cantante Maune de Revel y Blackie

A estas alturas ya deben estar preguntándose qué tiene que ver todo esto con los gatos.  Pues bien, Gjon Mili tenía un gato llamado Blackie. Mucho más no se sabe, excepto que fotografió a Blackie innumerables veces solo o acompañado, como lo demuestran las fotos incluidas en esta entrada. Por lo que se deduce de estas fotos, Blackie no parecía molesto, e incluso podría decirse que era un gato de lo más sociable. Casi todas las fotos de Blackie parecen haber sido hechas en una iglesia desacralizada de Montclair, Nueva Jersey, que servía de estudio al fotógrafo. Bueno, de estudio y de lugar de reunión donde disfrutaba de las “jam sessions” de sus amigos músicos de jazz. Por lo que se ve, Blackie también participaba. Pero no se sabe nada más de Blackie, ni cómo llegó ni qué fue de él ni cuánto tiempo vivió con Gjon Mili. Solo que era un gato espléndido, y que debió ser muy amable.

Blackie y Saul Steinberg delante de un mural de este.

Blackie y Saul Steinberg delante de un mural de este

Blackie (1943)

Alfred Hitchcock (1942)

Alfred Hitchcock (1942)

En los años 40, Gjon Mili fue ayudante de otro famoso fotógrafo, Edward Weston, con el que compartió el amor por los gatos. Añadiremos que Henri-Cartier Bresson (otro gran amante de los gatos) (https://gatosyrespeto.org/2014/10/31/el-fotografo-y-el-gato-ulises/) dijo de él: “Admiro su sentido de la economía, su respeto por el oficio y su rechazo de las pretensiones”. Por cierto, la fotógrafa Martine Franck, esposa de Cartier-Bresson, fue la ayudante de Mili en 1964.


Deja un comentario

Los gatos y los fotógrafos: Brassaï

La portera (1942)

La portera (1942)

Los gatos atraen a los fotógrafos: Henri-Cartier Bresson, Willy Ronis, Edouard Boubat, Edward Weston, Martine Frank, Izis Bidermanas, solo por mencionar unos cuantos. Pero todos estos fotógrafos se hicieron famosos entre los años 30 y 60 del siglo pasado. La mayoría vivió en Francia, aunque no todos eran franceses, excepto Edward Weston, un enamorado de los gatos californiano. Dado que nos proponemos publicar periódicamente entradas de “gatos y fotógrafos”, tendremos que profundizar en el tema. En febrero publicamos una entrada de Willy Ronis (https://gatosyrespeto.org/2015/02/02/los-gatos-de-willy-ronis/) y en octubre del año pasado, otra cortita de Henri-Cartier Bresson (https://gatosyrespeto.org/2014/10/31/el-fotografo-y-el-gato-ulises/), pero ¿hay fotógrafos actuales que también se apasionan por los gatos y los fotografían en las calles, ventanas, tejados? Sabemos de una pareja en Boston, Jason y Elizabeth Putsché (https://gatosyrespeto.org/2015/03/09/fotografos-de-baltimore-en-defensa-de-los-gatos/).

Brassai y su cámara

Brassai y su cámara

Hoy hablaremos de Brassaï, cuyo nombre completo era Gyula Halász Brassaï. No hemos conseguido saber si le gustaban los gatos ni si tuvo un gato; solo sabemos que hizo fotografías geniales de los gatos de París. De hecho, Brassaï fotografiaba París, a los habitantes de París, durante sus largos paseos, por lo que su amigo Arthur Miller le puso el apodo de “El ojo de París”. En la época en que recorría las calles de la ciudad, se veían más gatos que ahora. Era casi imposible que la portera no tuviera un gato y que ese gato no saliese al patio de entrada, incluso a la calle, dando un salto desde la ventana. Había un gato en el café de la esquina; la dueña de la mercería tenía un gato que recibía a las clientas sentado en el mostrador y otro reinaba en la trastienda del ultramarinos de la esquina. Había muchos gatos bien alimentados y felices en las pequeñas calles de los barrios más populares. También había menos coches, los vecinos se conocían, las compras se hacían en el barrio…

Gata en escaparate - 1939

Gata en escaparate – 1939

Pero volvamos a Brassaï. Nació en Hungría, concretamente en Brasov (de ahí su seudónimo) el 9 de septiembre de 1899 de padre rumano y madre armenia. Creció hablando húngaro y rumano. Cuando tenía tres años, la familia vivió en París durante un año, mientras su padre enseñaba en La Sorbona. Estudió pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Hungría, en Budapest. Sirvió en el regimiento de Caballería del ejército austrohúngaro hasta el final de la I Guerra Mundial.

Gato en ventana - 1953

Gato en ventana – 1953

En 1920 se trasladó a Berlín, donde trabajó como periodista, y en 1924, a París, donde permanecería el resto de su vida. Hablaba poco francés y decidió mejorarlo leyendo la obra de Marcel Proust. También en París trabajó de periodista y no tardó en trabar amistad con Henry Miller, León-Paul Fargue y Jacques Prévert.

El gato

El gato

Su amor por la ciudad le llevó a fotografiarla. Años después escribiría que usó la cámara “para captar la belleza de las calles, de los jardines bajo la lluvia, de la niebla, y para plasmar París de noche”. En 1933 publicó su primera colección de fotografías con el título de “Paris de nuit” (París de noche) con un éxito inmediato. Fotografió a muchos de sus amigos artistas, entre ellos Salvador Dalí, Pablo Picasso, Henri Matisse y Alberto Giacometti, y escritores como Jean Genet y Henry Malraux.

Gato en sombrerería

Gato en sombrerería

En 1948 expuso en solitario en el Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York, y de nuevo en 1953, 1956 y 1968. Ese mismo año (1948) se casó con Gilberte Boyer y obtuvo la nacionalidad francesa después de muchos años siendo apátrida.

Pero Brassaï no solo se dedicó a la fotografía. Rodó una película, “Tant qu’il y aura des bêtes” (Mientras haya animales), en 1956, premiada en el Festival de Cannes, y escribió diecisiete libros y un gran número de artículos. Abandonó la fotografía en los años sesenta para dedicarse únicamente a la escultura.

Sin título - 1938

Sin título – 1938

Falleció en 1984 y está enterrado en el cementerio de Montparnasse, el barrio donde pasó sus primeros años en París. En 2000 se celebró una gran retrospectiva suya en el Centro Georges-Pompidou con 450 obras.

Brassaï dijo: “A veces nos preguntamos si la vida tiene sentido, pero conocemos a seres que le aportan sentido”.


Deja un comentario

Los gatos de Willy Ronis

Ronis_1

Gato provenzal

Así se titula un libro, publicado por Flammarion en 2007, en el que Willy Ronis escogió sus 50 fotos favoritas de gatos y contó numerosas anécdotas de su vida como fotógrafo. Colette Felous, en el prefacio, dice: “Los gatos de Willy son magníficos, Ronis_2conózcanlos, déjenles entrar en su vida. Cuesta entender cómo consiguió atraparlos al vuelo, seguir su verdad más íntima, hacerlos existir en su más elevada sencillez. Solo un artista inmenso puede dejar hablar así a los gatos, sin traicionarlos, sin exagerar, sin hacerlos bonitos. Haber estado allí, en el sitio adecuado, siempre dispuesto, es su secreto y su arte. (…) Este recorrido de un trozo de vida de Willy Ronis a través de la mirada de los gatos es, a la vez, un momento de ternura en estado puro y una declaración de amor por la vida”.

Willy Ronis nació el 14 de agosto de 1910 en París y murió el 11 de septiembre de 2009 en esa misma ciudad, a los 99 años. Es uno de los representantes más importantes de lo que se llamó posteriormente “fotografía humanista”. Era hijo de un judío de Odessa y de una pianista lituana judía que emigraron a París huyendo de los pogromos. De joven deseaba ser compositor, pero al regresar del servicio militar en 1932, su padre estaba muy enfermo y le pidió que le ayudara en el estudio fotográfico. Fotografió las manifestaciones obreras de 1934. Al morir su padre en 1936, la familia vendió el estudio y Willy Ronis pudo consagrarse plenamente a los reportajes.

El gato de la portera (Calle de Tournon)

El gato de la portera (Calle de Tournon)

Compartía las ideas políticas de otros fotógrafos que ya eran célebres en la época, Robert Capa y David “Chim” Seymour; conoció a Kertesz, Brassaï y Cartier-Bresson. Una vez acabada la II Guerra Mundial entró en la agencia Rapho y gracias al apoyo de su amigo Roméo Martinez colaboró en revistas de la talla de Regard, Time y Life.

“Belleville-Ménilmontant”, “Sur le fil du hasard” et “Mon Paris” son algunos de los libros importantes que publicó. Junto a Robert Doisneau y Edouard Boubat, es considerado como “uno de los principales fotógrafos de la escuela francesa de posguerra que supo conciliar con talento los valores humanistas y las exigencias estéticas del realismo poético”.

Vincent y el gato (1910)

Vincent y el gato (1910)

Se mudó a Provenza en 1972, y desde entonces hasta 1980 dedicó gran parte de su tiempo a la enseñanza en la Escuela de Arte de Avignon, y en las universidades de Aix-en-Provence y Marsella.

Gato provenzal

Gato provenzal

Creó su última serie de fotografías en 2001. En 2005, el Ayuntamiento de París le dedicó una retrospectiva en torno a los 50 años en que fotografió los barrios populares de Belleville y de Ménilmontant. Actualmente, sus obras se exponen en el mundo entero y forman parte de las colecciones de los grandes museos.

Willy Ronis dijo: “No me inspiró la luz, sino lo que alumbraba”. Sus modelos más habituales fueron su esposa Marie-Anne, su hijo Vincent y sus numerosos gatos negros.