Gatos y Respeto

Por unos gatos felices

Crónica de un desencuentro

Deja un comentario

contra_cartel

Cada día bajo a poner comida a los “gatos pobres” a la entrada de la urbanización, en una zona con árboles donde no pasa nunca nadie, detrás del punto de limpio. Escogí un árbol alejado de cualquier casa. Les llevo pienso y agua, aproximadamente 1 kilo cada día y desaparece. Lo pongo en dos cacharros de plástico que limpio regularmente. Ya es la segunda vez que me ocurre, pero anoche, los cacharros  estaban rotos. Los habían volcado y aplastado pisándolos. Este verano les daba comida en el punto limpio. Un buen día, los cacharros desaparecieron y me dejaron una preciosa nota (ver foto). Nunca dejará de sorprenderme el miedo que algunas personas tienen a los animales. En una urbanización, un par o tres de colonias felinas controladas son muy útiles para, a su vez, controlar las ratas de campo. No me refiero a ratoncitos, sino a ratas. No tengo nada contra ellas, pero los gatos mantienen el equilibrio en la población “ratuna”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s