Gatos y Respeto

©

El gato Laptop, la catedral de Canterbury y mucho más

2 comentarios

Laptop

El 17 de septiembre de 2013, la catedral de Canterbury publicaba la siguiente noticia:

“Nos entristece anunciar que Laptop, el gato de la catedral, falleció el 11 de septiembre. El cariñoso felino llevaba años viviendo en la catedral y se cree que tenía más de 18 años. Laptop era un espíritu libre y sigue siendo un misterio por qué escogió la catedral como residencia. Quizá empezó a visitar a los chicos en la Casa del Coro y creemos que ellos le pusieron el nombre de Laptop porque en cuanto alguien le acariciaba se instalaba en su regazo de un salto (Nota: La palabra laptop, ordenador portátil, viene de ‘lap’, regazo)”.

La nota sigue diciendo: “La Casa del Coro fue reformada hace varios años, y Laptop decidió trasladarse al Claustro, donde vivió felizmente. El personal de limpieza de la catedral cuidaba de él y se aseguraba de que no le faltara comida de primera calidad. Cada mañana daba la bienvenida a los sacristanes cuando abrían el claustro y tenía por costumbre maullar ante la Puerta del Martirio antes de que empezaran los maitines para que le abrieran y pudiera oír misa. Incluso tenía un asiento reservado. Por la tarde, si hacía sol, solía estirarse en el jardín de la Torre del Agua, por lo que nos ha parecido adecuado que reposara en uno de sus sitios preferidos”.

La nota acaba con estas palabras: “Era un gato cariñoso y contento al que todos adoraban, tanto los voluntarios como el personal que trabaja en la catedral. Dio la bienvenida a millones de personas que visitaron el Claustro durante estos años y probablemente esté en miles de fotografías. Nos ha sorprendido la cantidad de personas que se han puesto en contacto con nosotros para expresar su pésame y compartir algún recuerdo del viejo residente. RIP Laptop”.

Pero Laptop no fue el único gato residente de la catedral de Canterbury. El 22 de abril de 2015, la catedral publicó en Twitter que “Lionel, el gato de la catedral” había desaparecido, lo que dio pie a una búsqueda desaforada por los alrededores. La desesperación de todos incrementaba a medida que pasaba el tiempo hasta que, el décimo día de su desaparición, Lionel, un callejero atigrado de unos 18 meses, reapareció tranquilamente como si nada. Hemos podido saber que hay unos diez gatos viviendo en la espléndida catedral.

Lionel recuperado

Sinceramente, nos parece maravilloso que los británicos acojan a gatos en catedrales e iglesias, porque el caso de Laptop y de Lionel no es único. El fotógrafo Richard Surman publicó un libro titulado “Cathedral Cats” acerca de los gatos más privilegiados de Gran Bretaña, amos y señores de claustros y coros, jardines y sacristías. Cada foto viene acompañada de una descripción del gato y de sus manías. Biggles, por ejemplo, el residente de la Abadía de Westminster, tuvo que ser llamado al orden después de destrozar los bajos del pantalón de un agente de policía. Richard Surman también ha publicado “Church Cats”, “Cloister Cats” y “College Cats”.

En la catedral de Wells, en Somerset, vive un precioso gato llamado Louis. En 2015 fue acusado, injustamente según el personal de la catedral, de haber atacado a tres perros en diferentes ocasiones. Louis tenía entonces 17 años, lo que nos lleva a pensar que no fue el culpable. Sea como sea, Louis es muy famoso e incluso tiene una línea de merchandising. Y hablando de eso, también incluimos una foto de Tilly, la gata del segundo organista de Canterbury, en la tienda de la catedral ayudando a vender toallas gatunas.

Louis

Damos un salto al otro lado del Atlántico para visitar a Carmina, la gata carey de la Catedral Nacional de Washington DC. Debía tener unos 18 meses cuando fue encontrada con una camada de gatitos de no más de una semana en un solar cercano. Victoria Chamberlin, de la Sociedad Coral Catedralicia, la cuidó, encontró hogares para los gatitos y se opuso a que la gata fuera entregada a un refugio. Convenció a sus compañeros de que la Sociedad adoptara a Carmina durante un ensayo del “Carmina Burana”, de Carl Orff, de ahí el nombre de la gata.

Carmina

Carmina sustituyó a Catalina de Tarragona (sic), una gata blanca y negra adoptada por la catedral hace 16 años y que después de su jubilación vivió en una casa del barrio de Georgetown y pasaba los veranos en Carolina del Norte. Al parecer, Carmina nunca se interesó por oír misa, al contrario de Laptop, que nunca se perdía los maitines.

De vuelta al Reino Unido, aquí vemos una foto de Ginge (de Ginger), la gata de la catedral de Salisbury, fallecida en 1988 a los doce años de edad. Mantenía a raya a la población de ratones del lugar y había elegido como residencia el taller de cinceladores que restauran la catedral.

Ginge

Por último, a modo de curiosidad, incluimos un grafiti de tiempos remotos, probablemente de la Edad Media, representando a un gato. Es una pena que solo haya gatos en catedrales e iglesias británicas. Nunca los hemos visto en Francia, España, Italia, Portugal… Los gatos son amantes de la tranquilidad, del silencio y no hay nada malo en que elijan un lugar de culto para vivir, como ocurre en templos de Tailandia, Laos, Myanmar, Tíbet, Japón…

Anuncios

2 pensamientos en “El gato Laptop, la catedral de Canterbury y mucho más

  1. Leer este artículo me ha hecho viajar. Y me he visto rodeada de gatos maravillosos en muchas de las mezquitas que he visitado.
    Gracias¡

  2. Gracias por el comentario, Fatima. El gato es considerado un animal puro por el Islam. Un gato incluso puede beber y comer de tu plato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s