Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Un gato en la gran pantalla: “Harry y Tonto”

harry_tonto

En 1974 se estrenó “Harry y Tonto”, dirigida por Paul Mazursky, que se había dado a conocer con “Bob, Carol, Ted y Alice” y “Blume enamorado”. En esta ocasión contaba la historia de un profesor retirado de 72 años que sigue viviendo en el mismo piso que había compartido con su esposa y sus hijos en el Upper West Side de Nueva York. Pero el edificio va a ser derribado y sustituido por un aparcamiento cubierto, y Harry no tiene más remedio que irse con su amado gato Tonto. Una serie de pequeños acontecimientos convierte un viaje a Chicago en un recorrido con su gato de costa a costa en el que descubre un mundo que nunca se había molestado en mirar, conoce a gente, hace nuevos amigos y se despide de otros.

harry-and-tonto

El actor Art Carney, que encarna a Harry en la película, dijo: “No me gustaban los gatos hasta hacer esta película, pero Tonto es un gato impresionante. Tenía dos dobles, otros dos gatos que se le parecían como dos gotas de agua, por si se cansaba o se ponía enfermo, pero es un profesional de pies a cabeza. Nunca requirió los servicios de los dobles”. (Revista Times)

harryandtonto02_2

Tonto, un gato pelirrojo, es realmente el coprotagonista de la película, ya que aparece en más de la mitad de las secuencias. Art Carney ganó el Oscar al Mejor Actor en 1975, a pesar de la competencia: Jack Nicholson por “Chinatown”, Dustin Hoffman por “Lenny”, Al Pacino por “El padrino II” y Albert Finney por “Asesinato en el Orient Express”. El actor dijo en algún momento que media estatuilla pertenecía a su compañero de reparto. Tonto se llevó el Premio Patsy, el equivalente al Oscar para los actores de cuatro patas. Sin embargo, la decisión no fue bien vista por todo el mundo… Se puso en duda la legalidad de la votación, se habló de interferencia por parte de la productora, Fox Studios, y otros pensaban que el perro Higgins debía ser el ganador por interpretar a Benji en la película del mismo nombre. Pero cualquiera que haya visto “Harry y Tonto” estará de acuerdo en que Tonto se merecía el galardón. Además, nos parece mucho más complicado convencer a un gato que a un perro para que se comporte de cierta forma delante de una cámara.

harryandtonto07

Según el director Paul Mazursky, se le ocurrió que Harry paseara a Tonto con correa por las calles de Nueva York porque su madre tenía un gato manx pelirrojo al que paseaba por el Village. En la película, Tonto es la razón por la que Harry acaba cruzando Estados Unidos. El hijo del profesor le lleva al aeropuerto para que vuele a Chicago, pero Harry se resiste a que Tonto pase por la máquina de rayos X y decide coger el autobús. Harry no consigue convencer a Tonto para que use el lavabo del autobús y pide al conductor que detenga el vehículo. Tonto se escapa, el autobús se va, Harry encuentra a Tonto y compra un coche de segunda mano para llegar a Chicago. Posteriormente, sigue camino hacia Los Ángeles.

harryandtonto20

paul-mazursky-harry-and-tonto

El realizador Paul Mazursky también dijo que su plano favorito es el de Tonto en el piso de Harry, al principio de la película, cuando la cámara está a la altura del gato andando. Para conseguirlo, la adiestradora de Tonto se tumbó en una manta con la cámara mientras dos personas tiraban de la manta delante del gato.

harryandtonto28

Según el director, colocaban trocitos de hígado crudo alrededor de Art Carney para que Tonto se le acercara siempre que fuera necesario para la escena. Betty Schumacher, la adiestradora, dijo en una ocasión que el actor trataba al gato como a un igual y que por eso Tonto se llevaba bien con él.

maxresdefault

Tonto es el protagonista, pero hay más gatos en la película. Cuando Harry y Tonto aún están en Nueva York y salen a hacer la compra, Tonto se fija en una gata de una tienda de ultramarinos. Hacia el final de la película, Harry está sentado solo en un banco en la playa de Venice, California, cuando llega una mujer mayor para alimentar a varios gatos callejeros que aparecen de pronto. En esa misma escena, Harry ve a un gato anaranjado en la playa y corre hacia él.

Anuncios


Deja un comentario

El gato del rabino y Joann Sfar

 Joann_Sfar_3

“El gato del rabino” es un cómic escrito por Joann Sfar y coloreado por Brigitte Findakly, publicado por primera vez en 2002, del que se estrenó una adaptación cinematográfica de animación en 2011 dirigida por el propio Sfar y Antoine Delesvaux, basada en los volúmenes uno, dos y cinco del cómic.

Joann_Sfar_5

Joann_Sfar_4La historia transcurre en el seno de la comunidad judía de Argel en el decenio de 1920 y gira en torno a un gato que obtuvo el don de la palabra después de tragarse a un loro. El gato está enamorado de Zlabya, la hija del rabino, pero este teme que sea una influencia nefasta para su hija, ya que el felino tiene una fuerte tendencia a decir todo lo que le pasa por la cabeza. El rabino decide enseñarle la Torá y el Talmud para volver a encaminarlo por la senda correcta. La única razón por la que el gato quiere convertirse en “un buen judío que no miente” es para que el rabino le deje reunirse de nuevo con Zablya. Aun así, no pierde ocasión para contradecir a su rabino, al rabino de su rabino y para hacer comentarios perspicaces sobre los otros discípulos del rabino.

Joann_Sfar_2

Joann Sfar, que tiene un gran sentido del humor, dice en una entrevista realizada por Xavier d’Almeida:

Joann Sfar y su gato

Joann Sfar y su gato

 “Mi esposa, que nunca ha sido prolija a la hora de hacer cumplidos, entró en mi despacho un día y me dijo: “Hay algo que no se te da mal dibujar, nuestro gato. Deberías contar una historia con él”. El autor sigue diciendo: “Quería escribir algo sobre un “shtetl”, una historia de Europa del Este, porque mi familia materna procede de Ucrania. (…) Pero el judaísmo de la familia de mi padre es muy diferente, son sefardíes del Magreb (…) Por un lado aprendí el judaísmo con mi abuelo materno, un judío anarquista y, por otro, en Niza con rabinos muy respetuosos de la ley exiliados de Argelia. (…) Mi abuela dejó Argelia a los sesenta años, mi padre a los veintisiete, pero hablaban de Argel como de un paraíso perdido. Se preguntaban por el carnicero, el peluquero, mencionaban en qué calles vivían. Acabé sabiendo mucho de ese mundo, pero carecía de imágenes. Cuando llegó el momento de escribir una fábula acerca de ese universo, empecé a encontrar imágenes a menudo bastante caricaturescas: postales de principios de siglo, cuadros de pintores orientalistas. (…) Lo que me hace más feliz es cuando me encuentro con una señora mayor judía que me dice: ‘Reconocí la sinagoga de la calle Random’. (…) Entonces siento que he sido el catalizador de algo”.

 


Deja un comentario

Los gatos de “A propósito de Llewyn Davis”

LOS GATOS DE LA NUEVA PELÍCULA DE LOS HERMANOS COEN

_MG_7343.tif

Tres gatos atigrados encarnan a Ulises

A pesar de aparecer en la pantalla más tiempo que muchos actores de dos patas en A propósito de Llewyn Davis la última película de los hermanos Cohen, el gato que se convierte en el inesperado compañero del protagonista no aparece en los títulos de crédito. Quizá se deba a que el pelirrojo felino cuyo nombre es desconocido durante gran parte de la película está interpretado por tres gatos. Sin embargo, Ulises, pues así se llama, tiene un papel de importancia. Quién sabe si el jurado de Cannes 2013 no estaba compuesto por amantes de los gatos, ya que otorgaron el Grand Prix a la cinta.

Dawn Barkan es la persona que ayudó a los hermanos Coen a rodar escenas de su talentoso aunque desafortunado protagonista con un felino atigrado con tendencia a escaparse de la casa, en el metro, en la calle, donde sea. Tiene en su haber películas como Ace Ventura, un detective diferente, Novia a la fuga y Aventuras en Alaska, entre otras, además de haberse encargado de que el Sr. Jinx supiera usar el váter en Los padres de ella.

A primera vista, parece que convencer a un gato de que se escape es más simple que enseñarle a usar el servicio, pero Dawn Barkan reconoce que esta película fue una de las más complicadas: “Muchas escenas del guión asustarían a cualquier gato”, dice. “Sin embargo, los Coen han trabajado con animales en muchas de sus películas y sabían lo que representaba”.

LLewyn_D_2Solo dispuso de seis semanas para entrenar a cinco gatos rescatados de protectoras. Aunque dos no trabajaron en la película por problemas de “temperamento”, la adiestradora hizo milagros con el trío finalista. Tigger, una hembra, es la que Llewyn Davis lleva a todas partes; Jerry se especializó en las escenas de acción porque entendió inmediatamente que si hacía ciertas cosas, se le recompensaba con un trozo de pollo, por ejemplo. Y Daryl era “el tío tranquilo que no se inmutaba en situaciones peligrosas”, añade Dawn Barkan. Está en las escenas con más gente en el metro, en el coche, con ruido. Pero incluso el relajado Daryl perdió los nervios y arañó al actor Oscar Isaac. “Llevaba semanas diciéndoles que no era una buena idea rodar en una auténtica estación de metro”, recuerda la adiestradora. “No quiero que vuelva a ocurrir algo semejante”.

Dawn Barkan tiene tres gatos, Peanut, de 14 años, Charlie, de 8 años, y el último gato himalayo que ha dado vida al Sr. Jinx. Mischa, el gato que sabía tirar de la cadena en Los padres de ella dejó este mundo hace tiempo. Para otra escena de la película, Dawn Barkan propuso a Finn, uno de los cinco perros adoptados de los que cuida personalmente. También tiene un caballo.

Llewyn_D_3

Oscar Isaac debió aprender a tocar la guitarra de otra forma para rodar la película y no le importó, pero ¿superó el incidente del arañazo y se convirtió a los gatos? “Estaba dispuesto a hacer lo necesario para rodar las escenas”, explica Dawn Barkan, y añade que si a un actor o a una actriz no le gustan los animales, no afecta mucho a su trabajo: “Los actores pueden hacerte la vida fácil o difícil, pero solo son atrezo. Los animales trabajan con el adiestrador”.

Artículo publicado en la revista vulture.com el 12 de diciembre de 2013, escrito por Lisa Liebman.

(Traducción: M.G.)