Gatos y Respeto

©

Gatos, el maestro y Frank Zappa

Deja un comentario

Se sabe que a Franz Zappa le gustaban los gatos gracias a la portada del disco “Zappa – London Symphony Orchestra Vol. II”, con el director Kent Nagano, que salió al mercado en 1987. Parece ser que el gato en cuestión se llamaba Marshmoff porque cuando Diva, la hija menor del músico, empezaba a hablar, no sabía pronunciar la palabra “mushroom” (champiñón) y decía algo parecido a “marshmof”.

En una foto muy graciosa hecha en 1970 por John Olson, perteneciente a una colección llamada “Estrellas del rock y sus padres”, se ve a Zappa con los brazos cruzados junto a sus padres Francis y Rosemary en el salón de la casa del músico, pero hay otra casi idéntica en la que lleva un gato en brazos, y no es un fotomontaje.

En su casa de Los Angeles con sus padres y su gato, 1970

Frank Zappa tenía un gran amigo llamado Nicolas Slonimsky que también amaba a los gatos y le puso al suyo el nombre de “Grody-to-the-max” por el tema “Valley Girl”, en el que Moon, la hija mayor de Zappa, se burlaba del vocabulario de las chicas pijas del Valle de San Fernando. “Grody to the max” podría traducirse como “mega asqueroso”.

Nicolas Slonimsky y el gato Grody-to-the-max

Moon Zappa

Slonimsky y Zappa no podían ser dos personas más dispares y con una notable diferencia de edad, Zappa tenía 41 años, Slonimsky, 87. El primero nació en 1894 en Rusia y emigró a Estados Unidos después de la revolución. Era director de orquesta, escritor, pianista, compositor, musicólogo y lexicógrafo. Un buen día, Frank Zappa buscó su número de teléfono en la guía después de leer el libro “Thesaurus of Scales and Melodic Patterns” (Tesauro de escalas y patrones melódicos), que le entusiasmó y rebautizó como “La biblia de la improvisación”. Zappa le enseñó algunas de sus composiciones clásicas, y el musicólogo se quedó atónito ante la calidad de la música. En una entrevista contó que su primera impresión fue que habían sido compuestas por Edgar Varèse de forma póstuma. También dijo: “Eran maravillosas. No se me ocurre nadie en el mundo de la música rock que tuviera los conocimientos y la concentración suficientes para componer algo semejante. Le pregunté dónde había estudiado, esperando que mencionara el nombre de una famosa escuela de música o universidad, pero no había estudiado en ninguna parte. Solo había leído y seguía leyendo partituras”.

Londres 1971

Zappa invitó a Slonimsky a su casa; este tocó una pieza en el piano Bösendorfer del músico, que posteriormente dijo: “Nadie había sacado un sonido tan potente de ese piano como él, y eso sin saltar ni brincar como un loco; le bastó la fuerza de sus brazos y su espíritu”. Esa misma noche le pidió que al día siguiente tocara el tema “Orion” al piano eléctrico con él y su banda, The Mothers of Invention, en una actuación en directo. Era el 11 de diciembre de 1981 y Frank Zappa le presentó como “El maestro, un tesoro nacional”. El público enloqueció. Un año después, recordando ese momento, Nicolas Slonimsky dijo: “Suelo tocar delante de cien o doscientas personas, pero había muchísima gente, incluso gritaban”.

Slonimsky y Zappa

Los dos músicos se hicieron muy amigos, se reunían a menudo para intercambiar ideas musicales y se admiraban mutuamente. La música de la que hablaban quizá esté mejor representada en los últimos álbumes de Zappa, “Civilization Phase III” y “Dance Me This”. Zappa describió a Nicolas Slonimsky como un “motor humano, con un fantástico cerebro y un cuerpo hecho de molibdeno”. Una de las cosas que más le gustaba del erudito era su forma de vestir: “La primera noche, ahí estaba, vestido con ropa que no tenía nada que ver, pero que le quedaba de maravilla y no dejaba duda de que era uno de ‘los hombres auténticos'”.

Hablando de su relación con Frank Zappa, Nicolas Slonimsky decía que era la prueba fehaciente de que la música es un todo, y que los músicos de rock podían ir hacia la música clásica del mismo modo que los compositores de música clásica podían ir hacia el rock. Falleció a los 101 años, el 25 de diciembre de 1995, dos años después de su gran amigo.

Frank Zappa & The Mothers of Invention

En 1989, John McNally, de la KCRW Radio, le pidió a Frank Zappa que nombrará sus diez temas favoritos y fueron estos:

  1. “Octandre” (1923), de Edgard Varèse
  2. La marcha real de “Historia de un soldado” (1918), de Igor Stravinsky
  3. “La consagración de la primavera” (1911), de Igor Stravinsky
  4. El allegretto del Concierto para piano nº 3 (1945), de Bela Bartok
  5. “Stolen Moments”, del disco “Blues and the Abstract Truth” (1962), de Oliver Nelson
  6. “Three Hours Past Midnight” (1956), de Johnny “Guitar” Watson
  7. “Can I Come Over Tonight” (1957), de The Velours
  8. Las seis bagatelas del Cuarteto de cuerda, Op. 9 (1913), de Anton Webern
  9. Sinfonía, Op. 21 (1927), Anton Webern
  10. Concierto para piano nº 3 (1931), de Maurice Ravel

El 4 de diciembre de 1971, mientras Frank Zappa y The Mothers of Invention daban un concierto en el casino de Montreux, Suiza, en el marco del Festival de Jazz de Montreux, el edificio empezó a arder. El incendio fue causado por un fan que disparó un lanzabengalas y los músicos perdieron todo su equipo por un valor en la época de 50.000 dólares, lo equivalente a unos 350.000 dólares actuales. El grupo Deep Purple, que estaba presente porque al día siguiente empezaban a grabar un disco con la unidad móvil de los Rolling Stones, fueron testigos del incendio e inmortalizaron el momento en la celebérrima “Smoke on the Water”.

En Londres

Al cabo de una semana, durante una actuación en el Rainbow Theatre de Londres, un miembro del público empujó a Zappa, haciéndole caer del escenario al suelo de cemento. Al principio, sus compañeros creyeron que había muerto. La caída le ocasionó graves fracturas en la cabeza, espalda, pierna y cuello, además de un aplastamiento de la laringe, por lo que al recuperarse había perdido algo de voz. Regresó a los escenarios en septiembre de 1972 apoyado en una muleta.

Frank y Gail

Frank Zappa nació el 21 de diciembre de 1940. Se casó por segundo vez en 1967 con Adelaide Gail Sloatman, de la que “se enamoró en un par de minutos”, según decía, y con la que tuvo cuatro hijos, Moon Unit, Dweezil, Ahmet y Diva. Falleció el 4 de diciembre de 1993, veintiún años después del incendio del casino de Montreux.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s