Gatos y Respeto

©

Los gatos del pintor rumano Victor Brauner

Deja un comentario

Gato (1955)

Victor Brauner nació el 15 de junio de 1903 en Piatra Neamt, Moldavia Occidental, Rumanía, en el seno de una familia judía. Fue el tercero de seis hijos. Su padre vendía madera y la familia se mudaba a menudo, en 1907 a Hamburgo, en 1912 a Viena. En esta ciudad, el futuro artista fabricó su primer caballete y empezó a pintar. Regresaron a Rumanía en 1914 y siguió sus estudios en la escuela luterana de Braila.

Arcogato (1948)
Victor Brauner (Foto de Man Ray, hacia 1933)

Era un prolijo escritor que mantuvo abundante correspondencia con otros artistas, describió su proceso creativo en cuadernos, pero también anotó sus recuerdos de infancia, la pobreza en Rumanía, la aparición del cometa Haley en la primavera de 1910, los disturbios campesinos de 1907 en Moldavia, el interés de su padre por el espiritualismo, las sesiones con médiums famosos en las que se comunicaban con espíritus, algo que le influyó particularmente.

Arcogato (1965)
Autorretrato (1931)

Estudió en la Escuela Nacional de Bucarest desde 1916 a 1918, y en la escuela de Bellas Artes de la ciudad, hasta que le expulsaron por “mala conducta y realización de obras anticonformistas”. En esa época experimentó con el dadaísmo, el abstraccionismo y el expresionismo.

Arcoíris (1943)
(1960)

Tuvo su primera exposición en 1924 y ese mismo año cofundó la revista dadaísta constructivista “75 HP”. Colaboró en “UNU”, otra revista dadaísta. A pesar de decantarse por el surrealismo pocos años después, siguió utilizando técnicas propias del dadaísmo.

Solivan (1946)
Victor Brauner

Llegó a París por primera vez en 1925. Vivió en la calle del Moulin Vert, como Alberto Giacometti y el pintor Yves Tanguy, que le presentó al grupo surrealista. El también rumano Constantin Brancusi le enseñó la fotografía artística; conoció a Marc Chagall, Marcel Duchamp, Man Ray y muchos otros.

Composición con 4 animales (1961)
Margit Kosch, Brancusi y su perra Polar, y Victor Brauner

Cinco años después volvió a residir en París y se casó con Margit Kosch, de la que se divorciaría al cabo de nueve años En 1931 pintó el famoso “Autorretrato”, en el que se representó con un ojo enucleado. ¿Puede hablarse de premonición?  En 1938, durante una acalorada discusión en su taller, el español Oscar Domínguez lanzó un vaso contra otro español, Esteban Francés, que se apartó a tiempo, pero impactó en el ojo de Victor Brauner. No quedó más remedio que enuclearle el ojo. La repercusión de la premonición de Brauner fue tremenda entre los surrealistas; se escribieron y publicaron un sinfín de artículos, sobre todo en la revista “Minotaure”, dirigida por André Breton.

Contra-acción del otro (1951)
Metagato (1958)

Tuvo su primera exposición en la Galerie Pierre en 1934, un año antes de regresar a Bucarest. Se afilió al Partido Comunista sin mucha convicción. En este período abandonó la pintura por las caricaturas e ilustraciones, de las que produjo cientos. De vuelta a París en 1938 conoció a Jacqueline Abraham, que se convertiría en su compañera y esposa hasta la muerte del pintor.

El gato (1955)
El gato (1960)

Victor Brauner, rumano, judío, antiguo comunista, exdadaista, surrealista, decidió salir de París cuando empezó la II Guerra Mundial. Primero se refugió cerca de Perpiñán manteniendo contacto con otros surrealistas que estaban en Marsella. Obtuvo el permiso de las autoridades de Vichy para trasladarse a esa ciudad en 1941 e intentó conseguir, sin éxito, un visado para Estados Unidos. Acabó refugiándose en los Altos Alpes con Jacqueline. Al carecer de lienzos y de óleos, se dedicó a pintar sobre tablas con ceras.

Gato gallina (1940)
Pez y gato (1953)

Se trasladó a Suiza antes del final de la guerra por temor a las persecuciones nazis contra los rumanos. Por fin regresó a París en 1945 y participó en la “Exposición internacional de surrealismo” organizada por la galería Maeght en 1947. Sin embargo, no transcurrió un año antes de que André Breton le echara del movimiento después de que se negara a apoyar la expulsión del chileno Roberto Matta.

Para Jean Ramier (1953)
(1929)

En 1961 viajó a Italia antes de instalarse definitivamente en una casa llamada “L’Athanor”, en Varengeville-sur-Mer, un pueblo de la costa de Normandía, y la galería Bodley de Nueva York organizó una importante exposición de sus obras. Fue escogido para representar a Francia en la Biennale de Venecia de 1966. Falleció el 12 de marzo de ese año después de una larga enfermedad. Está enterrado en el cementerio de Montmartre con el siguiente epitafio: “Pintar es vida, la verdadera vida, mi vida”.

Mujer como gata (1940)
El gato totémico protector (1960)

Victor Brauner se inspiró en la alquimia, la mitología, el judaísmo, el hinduísmo, la teosofía, así como el arte y las religiones aztecas y amerindias. Su obra tuvo una influencia directa en las creaciones de Leonora Carrington y Remedios Varo.

El poeta en el exilio (1946)
La mandrágora
(1949)

En el cuadro “El surrealista”, de 1947, escoge al Mago del tarot para representar al surrealista ante su tabla mágica, en este caso una especie de pez-gato.

El surrealista (1947)
Mitsi (1939)

“Extracto del radiante simbólico”, de 1962, reúne mitos y elementos egipcios, precolombinos y africanos. En el Antiguo Egipto, el gato simboliza la protección divina, y los motivos sobre su cuerpo recuerdan el arte precolombino. Más aún, la construcción de la cabeza del gato híbrido puede asemejarse a las máscaras africanas.

Extracto del radiante simbólico (1962)
El gran gato (1962)

En 1953 pintó un gato negro con toques blancos en un cuadro dedicado a la segunda esposa de su amigo Roberto Matta que a algunos críticos de arte les parece un autorretrato. Gato hecho de volutas, como si de un persa se tratara, con un curioso y diminuto personaje que parece apoyarse en su lomo mientras escapa por una ventana. Cuando realizó este cuadro, hacía cuatro años que había sido expulsado del grupo de los surrealistas, al que, por cierto, se reintegró en 1958.

(1953)
Gato y personaje de perfil (1953)

¿Tuvo Victor Brauner gatos? Nos ha sido imposible descubrirlo. Pintó muchísimos cuadros, realizó esculturas e incluso objetos. Hemos encontrado 29 obras con gatos; en algunas son utilizados simbólicamente, pero en otras son solo gatos vistos a través de la mirada de Brauner. En 1948 pintó “Encuentro conmigo mismo en los cuatro gatos del mundo”, lo que indica que debían significar mucho para él.

Encuentro conmigo mismo en los cuatro gatos del mundo (1948)
Gato y ratón (1958)

Dedicamos esta entrada a una gran directora de fotografía rumana, nuestra amiga Cringuta Pinzaru.

(1964)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s