Gatos y Respeto

©

Gatos, surrealismo, México y Alice Rahon

Deja un comentario

Monzón

De las tres grandes pintoras surrealistas no nacidas en México, pero que se convirtieron en mexicanas por elección propia, Alice Rahon es, sin duda alguna, la menos conocida. Las otras dos eran Remedios Varo (https://gatosyrespeto.org/2017/04/13/los-gatos-surrealistas-de-remedios-varo/) y Leonora Carrington (https://gatosyrespeto.org/2018/03/15/los-gatos-en-la-obra-surrealista-de-leonora-carrington/). Remedios, española, y Alice, francesa, se llevaban un año; Leonora, británica, era diez años más joven. No solo una tendencia artística las unía a las tres, también su amor por los gatos.

Alice Rahon

Sin embargo, no hemos encontrado una solo foto de Alice Rahon con un gato. No abundan las fotos de la poetisa y pintora en la intimidad. Pero se sabe a ciencia cierta que tuvo gatos, y muchos. En junio de 2017, el INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes de México) organizó una retrospectiva de la artista y estas son las palabras de la comisaria: “Hablaremos sobre cómo fue este descubrimiento, porque era un archivo prácticamente inédito, cubierto por los pelos de los gatos que tenía la artista…”

Los gatos (Otros)
El ratón (1945)

La periodista Teresa del Conde cuenta cómo fue a visitarla en varias ocasiones “rodeada de sus gatos” en su casa de la colonia de Tlacopac. Quizá porque tenía muchos, en sus cuadros hay más de los que se ven a primera vista. Debemos fijarnos un poco para descubrirlos a todos, como ocurre en “A la medianoche, México”.

A la medianoche, México (1953)
A la medianoche, México (detalle)

Nació en Chenecey-Buillon, un pueblo de la actual región de Borgoña-Franco Condado, el 8 de junio de 1904, en el seno de una familia modesta que se trasladó a París. Su madre era cocinera y su padre, camarero de habitaciones. Posteriormente, Alice Rahon afirmó haber nacido en 1916 en Bretaña, donde pasaba los veranos en casa de sus abuelos.

A la medianoche, México (detalle)
A la medianoche, México (detalle)

Siendo aún una niña se fracturó la cadera y los médicos la enyesaron durante nada menos que tres años, aislándola de los otros niños e incluso de su hermana pequeña. En cuanto podía, salía al jardín para entretenerse leyendo, escribiendo y dibujando. Su soledad empeoró cuando, a los 12 años, se rompió la pierna en una caída, produciéndole una ligera cojera con dolores que la perseguirían el resto de su vida. Se quedó embarazada siendo muy joven, pero el niño falleció al poco de nacer debido a una anomalía congénita.

Gato nocturno
Los gatos (1949)

En 1931 conoció al pintor surrealista austríaco Wolfgang Paalen, con el que se casaría tres años después. Paalen la introdujo en el grupo surrealista y Man Ray la fotografió en varias ocasiones. André Breton no tardó en invitarla a participar en las reuniones que se celebraban en su piso de París. En esa época, Alice Rahon no pintaba, escribía poemas que le aportaron fama en el círculo surrealista.

El búho y la gatita
Mirada tierna

Tuvo una aventura con Pablo Picasso en 1936 y su marido amenazó con suicidarse. A los pocos meses viajó a la India con la poetisa Valentine Penrose. Pasaron varios meses en un ashram, además de visitar Bombay, Goa, Agra y Almora. Los poemas “Muttra” y “Sablier couché” (Reloj de arena tumbado), así como varios textos de la colección “Noir Animal” (Negro animal) hacen referencia a su relación con Valentine.

La llorona (1956)
Gatos en el valle (1957)

André Breton y su mujer, que ya vivían en Ciudad de México en 1939, apoyados por Frida Kahlo, animaron a Alice Rahon y a Wolfgang Paalen a ir a verles. El matrimonio escogió una ruta nada directa y pasaron unos meses en la costa este de Canadá, quedando absolutamente fascinados por los tótems de los indios norteamericanos y el arte llamado entonces “primitivo”.

Su majestad y la luna (1956)
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es la-calle-y-los-gatos-1957.jpg
La calle y los gatos (1957)

Por fin llegaron a México en 1940, y Alice Rahon pasó de la poesía a la pintura, adoptando el nombre de soltera de su madre para firmar su obra. Conoció a Leonora Carrington y a Remedios Varo, pero sobre todo fue amiga de Frida Kahlo, a la que dedicó al menos dos cuadros. “El gato herido” fue pintado el mismo año que “El venado herido”, de Kahlo. Quizá les uniera el dolor físico de sus respectivos accidentes.

El gato herido (Para Frida Kahlo) (1946)
Máscara (1957)

En México, su obra pictórica, al contrario de sus poemas, parece exudar alegría y humor. Son cuadros llenos de colores, de imaginación y poesía. Aunque los Paalen se separaron no dejaron de ser amigos, y de hecho no se divorciaron hasta 1945, año en que los tres viajaron a Nueva York y visitaron la galería “Art of This Century”, regentada por Peggy Guggenheim, donde Alice conoció a la artista suiza Sonja Pekula, que se enamoró de ella. La amistad entre ambas duró hasta la muerte de Pekula.

(1958)
(1959)

Diseñó un ballet para marionetas en 1946, “El ballet de Orión”, que nunca se representó mientras vivía, y un año después se casó con Edward Fitzgeral, creador de decorados para Buñuel. Juntos rodaron un cortometraje con marionetas.

El puente de los gatos (1959)
Gato antílope (1960)

Volvió a divorciarse en 1960. Exponía con mucha frecuencia, sobre todo en Nueva York y Ciudad de México. En 1967, durante el estreno de un espectáculo en la Galería Pecanins de México, sufrió graves daños en la columna vertebral por una caída, pero rechazó cualquier tratamiento. Dijo que los médicos ya la habían torturado lo suficiente cuando era niña.

(1965)
Gato samurái (1967)

Poco a poco se aisló en su casa con sus gatos viendo únicamente a algunos de los amigos más fieles, como Eva Sulzer y el profesor estadounidense Wayne Siewart, a quien conocía desde los años cincuenta. Dejó de pintar en 1975 y vivió rodeada de recuerdos, libros firmados por André Breton y Paul Éluard, poemas de Picasso, cartas de Henry Moore y Anaïs Nin, pinturas dedicadas por Yves Tanguy y Wolfgang Paalen, fotografías antiguas…

Alice Rahon fotografiada por Man Ray en 1933
Gato en el tejado

En 1987, al no poder cuidar de sí misma, ingresó en una residencia de ancianos. Murió cuatro meses después, en septiembre de 1987, no se sabe exactamente qué día, aparentemente negándose a alimentarse. Tenía 85 años.

Ciudad de gatos (1968)

En 1986 expuso en el Palacio de Bellas Artes gracias a Teresa del Conde, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes. A partir de entonces empezó a caer en el olvido de las instituciones y de los historiadores del arte, hasta que en el año 2009 la exposición “Alice Rahon, una surrealista en México (1939-1987)”, en el Museo de Arte Moderno, mostró ochenta de sus obras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s