Gatos y Respeto

©


Deja un comentario

Los gatos del ladrón de flores, Walasse Ting

Walasse Ting nació en Wuxi, cerca de Shanghái, en 1928, con el nombre de Ding Xiongquan. Pintor, escultor, artista gráfico y poeta autodidacta, empezó pintando siendo muy joven. Él mismo decía que había dibujado su primera libélula a los cinco años y vendido su primera acuarela a los 19. En 1946 fue a Hong Kong, donde empezó a darse a conocer como pintor. Decidió cambiarse el nombre por el de Walasse Ting en 1950 porque, según él, sonaba un poco como Matisse, un pintor al que admiraba mucho, y siguiendo la tradición china adoptó un seudónimo poético con el que firmó todas sus obras a partir de ese día, “El ladrón de flores”.

Llegó a París en 1953 y conoció a los miembros fundadores del movimiento vanguardista CoBrA (por Copenhague, Bruselas, Ámsterdam), Karel Appel, Asper Jorn y Pierre Alechinsky. A finales de los años cincuenta, el epicentro del arte occidental se había trasladado a Nueva York, ciudad a la que se mudó en 1958, relacionándose con artistas expresionistas y pop como Sam Francis, Tom Wesselmann, Andy Warhol y Claes Oldenburg. A principios de los sesenta, Ting y Sam Francis tuvieron la idea de publicar una colección de 68 litografías de los pintores más en boga del momento. El libro, titulado “One Cent Life” (La vida a un céntimo), que incluía poemas de Walasse Ting, salió a la venta en 1964 en una tirada de solo dos mil ejemplares, tuvo un tremendo éxito y actualmente está muy cotizado entre los coleccionistas.

En París había sobrevivido a duras penas, pero en Nueva York le fue mucho más fácil vender sus obras. Allí produjo una serie de cuadros abstractos de colores muy brillantes antes de inclinarse por un estilo más figurativo representando sobre todo a mujeres, flores y animales, y dentro de estos últimos especialmente gatos. Gatos con mujeres, gatos solos, gatos de dos en dos y de tres en tres, gatos rodeados de flores, gatos brillantes de todos los colores, gatos expresivos algo rechonchos que a pesar de ser azules, verdes, amarillos o rojos son auténticos gatos. Incluso sin ver la foto del pintor con su gato blanco y negro en brazos, sabríamos que Walasse Ting los amaba profundamente.

Después de vivir veinte años en Nueva York, se instaló en un espacioso estudio de Ámsterdam. A pesar de haberse ido de China mucho tiempo atrás, solía decir que los árboles y canales de la ciudad le recordaban al Lago Oeste de Hangzhou. Acabó viviendo entre Ámsterdam y Nueva York, y viajando bastante a menudo a Tahití, como Gauguin, en busca de los colores que tanto le gustaban.

Expuso en más de sesenta ocasiones en las grandes galerías y museos del mundo entero. Actualmente podemos admirar sus obras en las colecciones permanentes del Guggenheim y del Museo de Arte Moderno de Nueva York, en el Instituto de Arte de Chicago, en la Tate Modern de Londres, el Centro Pompidou de París y el Museo de Arte de Hong Kong.

El Museo Cernuschi de París inauguró una exposición dedicada al “Ladrón de flores” el 7 de octubre de 2016 que cerró sus puertas el 26 de febrero de este año. En 1970, el artista donó ochenta obras al museo; la colección fue restaurada en años recientes y, después de la retrospectiva realizada por el Museo de Taipéi en 2011 compuesta sobre todo por obras de los años 80 y 90, el Museo Cernuschi quiso mostrar el conjunto de la obra del artista. La mitad de los lienzos expuestos procedía de la colección privada del museo y la otra, de colecciones europeas y estadounidenses.

Quizá lo más notable de la obra de Ting Walasse sea la fuerza y la vitalidad que desprenden sus representaciones, que a veces dan la impresión de querer salir del marco. Quienes le conocieron dicen que era un hombre lleno de energía, de alegría y con un gran sentido del humor.

Falleció el 17 de mayo de 2010, en Nueva York, a los ochenta años.

 


Deja un comentario

Los gatos psicodélicos de Louis Wain

Despedida de soltero

Despedida de soltero

El Dr. Walter Maclay, psiquiatra del Bethlem Royal Hospital, Londres, estaba muy interesado en la esquizofrenia y sus consecuencias en el arte. En los años treinta reunió ocho dibujos de gatos realizados por el artista Louis Wain y los ordenó, desde Louis-Wain-5el más figurativo al más abstracto, para demostrar la progresión de la enfermedad. Su “serie” ha sido reproducida en un sinfín de ocasiones en libros de psicología. Sin embargo, esta teoría ha sido rebatida en varias ocasiones. Rodney Dale, biógrafo del pintor, dice: “Si tenemos en cuenta la poca información de que disponemos acerca de los cuadros escogidos por el Dr. Maclay, no existe razón alguna para considerarlos algo más que ejemplos del arte de Louis Wain en diferentes épocas. Wain experimentaba con diseños y gatos, y siguió dibujando gatos bastante convencionales incluso diez años después de sus dibujos “supuestamente” posteriores y más abstractos. Solo puede llegarse a la conclusión de que los ocho dibujos fueron realizados en momentos diferentes, como la obra de cualquier otro artista”.

Asimismo, el Dr. Michael Fitzgerald ve más probable que Wain sufriera del Síndrome de Asperger, y añade que, incluso si su obra se hizo más abstracta con el tiempo, no perdió un ápice de técnica ni de habilidad, algo que contradice la teoría de la esquizofrenia.

Louis Wain y un gato en 1890

Louis Wain y un gato en 1890

En diciembre de 2012, el psiquiatra David O’Flynn, con ocasión de la exposición de “Gatos caleidoscópicos” en el Museo y Archivos del Bethlem Royal Hospital, propuso ver la serie como creada por dos personas, el pintor y el médico. Walter Maclay sostenía que los dibujos demostraban su teoría, basada en parte en sus experimentos con el arte y la psicosis inducida por la ingestión de mescalina, de que la esquizofrenia daña la creatividad. Sin embargo, viendo el desarrollo de las obras de Louis Wain, esto parece más que dudoso.

Serie de 8 dibujos, según el Dr. Maclay

Serie de 8 dibujos, según el Dr. Maclay

El pintor Louis William Wain nació el 5 de agosto de 1860 en Londres, de padre inglés y madre francesa. Sus progenitores tuvieron cinco hijas más, de las que no se casó ninguna. Empezó a enseñar en la West London School of Art al poco tiempo de haber ingresado como alumno. Perdió a su padre a los 20 años y, a partir de ese momento, se ocupó de su madre y hermanas.

Tomando el té

Tomando el té

Al principio de su carrera no se limitó a dibujar gatos, sino todo tipo de animales. Incluso pensó en ganarse la vida haciendo retratos de perros. Al dejar la enseñanza, trabajó como dibujante para varias revistas ilustradas. Se casó a los 23 años con Emily Richardson, diez años mayor que él, algo no muy bien visto en esa época. Tristemente, Emily tuvo un cáncer de pecho y murió al cabo de tres años; gracias a ella, Wain encontró el tema que definiría su carrera. Tenían un gato blanco y negro llamado Peter al que habían recogido una noche de tormenta. Peter alegró la vida de Emily durante su enfermedad y Louis Wain empezó a dibujarle: “Le debo los cimientos de mi carrera, el desarrollo de mis primeros esfuerzos y la fundación de mi obra”, dijo una vez, hablando de Peter.

Wain 4

Publicó su primera serie de dibujos de gatos antropomorfos (Fiesta navideña de gatos) en el número de Navidad de la Louis Wain 2“Illustrated London News”. Se trataba de once viñetas en las que dibujó 150 gatos – muchos de ellos con un gran parecido a Peter – mandando invitaciones, jugando a la pelota, dando discursos… Pero, de momento, seguían andando a cuatro patas y no iban vestidos.

Unos años después, sus gatos empezaron a andar a dos patas, a tener expresiones faciales exageradas y a vestirse con suma elegancia. Trabajó mucho durante los siguientes 30 años, llegando a hacer varios cientos de dibujos en un año. Ilustró cerca de cien libros infantiles, dibujó viñetas para revistas y periódicos, tarjetas de felicitaciones y postales, hoy día muy apreciadas por los coleccionistas.

En una ocasión escribió: “Me llevo un bloc de dibujo a un restaurante, o a cualquier otro sitio público, y convierto a la gente que veo en gatos con características humanas. Eso me aporta una naturaleza doble, y pienso que estas obras son mis mejores trabajos humorísticos”.

Participó en numerosas organizaciones benéficas en defensa de los animales, como el Governing Council of Our Dumb Friends League, la Society for the Protection of Cats y la Anti-Vivisection Society. Llegó a ser presidente del National Cat Club, y pensaba que había ayudado “a erradicar el desdén en que se tenía al gato” en Inglaterra.

Louis Wain 9

A pesar de su enorme éxito, siempre tuvo dificultades financieras. Debía mantener a su madre y hermanas, pero carecía de sentido comercial. Era incapaz de enfrentarse a las editoriales y a menudo invertía en nuevos inventos milagrosos; por ejemplo, cuando viajó a Nueva York y dio una importante suma para la fabricación de una nueva lámpara de aceite.

Paseo en el parque

Paseo en el parque

En 1924, sus hermanas le internaron en el ala de indigentes del Hospital Mental de Springfield, alegando que no podían controlar su comportamiento errático y cada vez más violento. Un año después, el caso se hizo público y el propio H.G. Wells lanzó una campaña en la que incluso intervino el primer ministro. Fue trasladado primero al Bethlem Royal Hospital, y en 1930 al Napsbury Hospital, en Hertfordshire, un sanatorio más agradable, con jardín y varios gatos, donde pasó los últimos 15 años de su vida. A pesar de sufrir alucinaciones, siguió dibujando gatos hasta su muerte el 4 de julio de 1939.

Louis Wain 8

H.G. Wells dijo, respecto a los dibujos de Louis Wain: “Ha hecho suyo al gato. Inventó un estilo gatuno, una sociedad gatuna, todo un mundo gatuno. Los gatos ingleses que no se parecen a los gatos de Louis Wain, ni viven como ellos, se sienten abochornados”.

Louis Wain 7


Deja un comentario

Gatos al óleo de Pierre Bonnard

El marchante Ambroise Vonnard (1905)

El marchante Ambroise Vonnard (1905)

Pierre Bonnard era un pintor francés que vivió a caballo entre el siglo XIX y el XX. Nació el 3 de octubre de 1867 en el pueblecito de Fontenay-aux-Roses, no lejos de París, y falleció el 23 de enero de 1947 en Cannet, Provenza. Perteneció al movimiento “nabi” (posimpresionista), en el que también estaban Edouard Vuillard, Maurice Denis y el suizo Félix Valloton. Sus cuadros están directamente influenciados por Paul Gauguin y el “japonismo”, incluso le dieron el mote de “nabi japonés”.

Niña con gato (1899)

Niña con gato (1899)

Antes de dedicarse a la pintura, estudió Derecho, licenciándose en 1888. Ingresó en la Escuela de Bellas Artes de París, donde conoció a Vuillard, al que le uniría una amistad de por vida, y a Paul Sérusier, fundador del movimiento nabi. Abandonó la carrera de abogado en 1891 para dedicarse a la pintura. Ese mismo año participó en el Salón de los Independientes y su cartel “France-Champagne” cubrió los muros de París.

La comida con animales  (1906)

La comida con animales (1906)

En 1893 conoció a Maria Boursin, que se hacía llamar Marthe de Méligny y que se convirtió en su modelo. Cuatro años después participó en exposiciones colectivas del grupo Nabi organizadas por Ambroise Vonnard en su galería, y también en la galería Bernheim-Jeune. Viajó repetidamente a España, Bélgica y Holanda en compañía de su gran amigo Edouard Vuillard. En 1906 expuso por primera vez en solitario en la galería Berheim-Jeune.

El pintor y su gato

El pintor y su gato

En 1908 visitó Argelia y Túnez, y en 1909 se instaló durante un tiempo en casa del pintor Henri Manguin en Saint-Tropez. Fue entonces cuando le conquistó la Costa Azul, lugar al que regresó en varias ocasiones en los años siguientes. Entre 1910 y 1911 pintó el enorme tríptico “Mediterráneo” para el industrial y coleccionista ruso Iván Morozov, que deseaba recrear un mundo armónico en su hogar. Ya era un pintor conocido y pudo permitirse comprar una casa en Vernonnet, a orillas del Sena, no lejos del hogar de Monet, y el cuadro “Ventana abierta en Collioure”, de Matisse.

No se casó con su musa Marthe hasta el 13 de agosto de 1925, treinta y dos años después de haberla conocido. Renée Montchaty, otra amante suya, se suicidó a las pocas semanas. Un año después compró una casa en el pueblecito de Cannet, donde empezó a pasar gran parte del año. Expuso por primera vez en Nueva York en 1928. Perdió a dos de sus seres más queridos en un breve espacio de tiempo; a su amigo Edouard Vuillard en 1940 y, dos años después, el 26 de enero de 1942, a su esposa Marthe. En 1946 participó en la exposición “El negro es un color” en la galería Aimé Maeght.

Mujer con gato (1912)

Mujer con gato (1912)

El 17 de marzo pasado se inauguró la retrospectiva Pierre Bonnard “Pintar Arcadia” en el museo D’Orsay de París, que durará hasta el 19 de julio. Dicha retrospectiva abrirá sus puertas en la Fundación Mapfre de Madrid el 18 de septiembre de 2015 hasta el 6 de enero de 2016.

El marchante Ambroise Vonnard (1924)

El marchante Ambroise Vonnard (1924)

Pierre Bonnard pintó unos cuatro mil cuadros, de los que más de mil son retratos de Marthe. Entre esta enorme producción hay gatos, gatos solitarios como “El gato blanco”, pero suelen ser gatos en compañía, invitados a la mesa, con Marthe, con su sobrina, con su marchante Ambroise Vonnard… El pintor debió tener al menos un gato en algún momento de su vida, como lo demuestra una de las fotos que incluimos.


Deja un comentario

Mitsou, el eterno gato del pintor Balthus

Balthus y Mitsou

Balthus y Mitsou

Balthus delante de la Rossinière

Balthus delante de la Rossinière

El 1 de marzo pasado, Manuel Vincent publicó un artículo dedicado al pintor Balthus en El País, titulado “Púberes angelicales desnudas de Balthus”. En el primer párrafo habla del Gran Chalet de Rossinière, la enorme mansión en la que el pintor pasó los últimos años de su vida con Setsuko, su segunda esposa, y con “el maullido de alguno de los treinta gatos que reinaban sobre los almohadones”. No sabemos si Balthus llegó realmente a tener 30 gatos, pero sí sabemos que casi nunca vivió sin rodearse de unos cuantos.

Balthus (Balthasar Klossowski de Rola) nació en París el 29 de febrero de 1908, hijo de Erick Klossowski, un respetado historiador del arte, y de Elisabeth Dorotea Spiro (conocida como la pintora Baladine Klossowska), que tuvo una larga relación amorosa con el poeta Rainer Maria Rilke. Era hermano del filósofo Pierre Klossowski.

Su profundo amor por los gatos nació siendo un niño. A los 10 años realizó una serie de 40 dibujos describiendo su vida y aventuras con el gato Mitsou, al que había recogido de la calle, cuidado y alimentado, y su tristeza cuando este se fue. Rainer Maria Rilke se quedó fascinado por los dibujos y escribió el prólogo del libro que se publicó en 1921. Por cierto, está editado en España bajo el título de “Mitsou, historia de un gato”.

Rainer Maria Rilke, Balthus y su madre Baladine (1922)

Rainer Maria Rilke, Balthus y su madre Baladine (1922)

Balthus_3

El rey de los gatos (1935)

El rey de los gatos (1935)

Se casó con la aristócrata Antoinette de Watteville, con la que tuvo dos hijos y de la que se separó al cabo de ocho años, en 1946. En 1943 compró el destartalado castillo de Chassy, donde vivió hasta 1961, año en que se trasladó a Roma cuando André Malraux le nombró director de la Academia de Francia en esa ciudad. Su futura esposa, la joven Setsuko Ideta, que estudiaba Arte en París, se unió a él en la capital italiana.

Balthus, Setsuko y Harumi

Balthus, Setsuko y Harumi

Se casaron en 1967 durante un viaje a Japón. En 1977, a punto de dejar su puesto en Roma, tomó el té en el Gran Chalet del pueblecito de Rossinière. Se quedó prendado de la majestuosa casa, la compró, y allí vivió con su mujer y Harumi, la hija de ambos, hasta su muerte el 18 de febrero de 2001.

El gato y el espejo III

El gato y el espejo III

Fue amigo de los escritores Albert Camus, André Gide, André Breton y Antoine de Saint-Exupéry, del fotógrafo Man Ray, del actor y dramaturgo Antonin Artaud, de los artistas Joan Miró, los hermanos Giacometti y Pablo Picasso, que le dijo “Eres el único pintor de tu generación que me interesa”, y del cantante y actor David Bowie.

NIña con gato (1937)

NIña con gato (1937)

Balthus es el único pintor en vida cuya obra se expuso en el Louvre. Sin embargo, la ciudad de Essen, Alemania, canceló a finales de 2013 una exposición de 2.000 polaroids, realizadas por el artista en los últimos años de su vida a modo de apuntes de sus jóvenes modelos, por temor a ser acusados de incitación a la pedofilia. Unas semanas después, la galería Gagosian de Nueva York expuso 155 de estas mismas polaroids sin el menor problema.

El erudito y escritor Alain Vircondelet tuvo el privilegio de entrevistar a Balthus entre 1999 y 2001, y recopilar sus recuerdos. Posteriormente publicó el libro “Les chats de Balthus” (Los gatos de Balthus).

Su fascinación y amor por los gatos le valieron el sobrenombre de “Rey de los gatos”. Para terminar, y a modo de anécdota, mencionaremos que Bono cantó en el entierro de Balthus.

Portada del libro "Mitsou"

Portada del libro “Mitsou”

Un dibujo del libro "Mitsou, historia de un gato"

Un dibujo del libro “Mitsou, historia de un gato”


Deja un comentario

Sal Meijer, el “Rafael” de los gatos

Gato bebiendo

Gato bebiendo

Salomon “Sal” Meijer (Ámsterdam, 6 de diciembre de 1877 – Blaricum, 1 de febrero de 1965) fue un pintor holandés Meijer_1conocido sobre todo por sus cuadros de gatos y vistas de la ciudad de Ámsterdam. Creció en el seno de una familia judía de diamantistas después de que acabara el gran auge de los diamantes. A los 13 años debió ayudar a su familia y empezó a trabajar como “ajustador”, el ayudante del tallador. Además, ganaba algún dinero extra en otros trabajos para pagar las clases de dibujo a las que asistió a partir de 1898. En esa época, el mundo del diamante pasaba por un mal momento, y el creciente desempleo y ganas de dibujar le empujaron a centrarse cada vez más en el arte. A partir de 1914 se dedicó totalmente a la pintura. Su primera exposición individual fue en 1926.

Gato en cama

Gato en cama

En 1930 se casó con Liesje Giehl, que no era judía. La boda no fue bien vista por su familia, y se mudó con su esposa, sus seis gatos y su caballete a Blaricum, donde había una floreciente comunidad de artistas. No pudo exponer sus obras durante la ocupación alemana de Holanda mientras duró la II Guerra Mundial, pero se salvó de ser deportado a un campo de concentración por estar casado con una gentil.

Gato teléfono

Gato teléfono

Era un hombre modesto que nunca se refirió a sí mismo como un “artista”, sino como un “artesano”, llamaba a sus obras “cuadritos” (schilderstukjes en holandés) y si hablaba de su arte con alguien, lo describía como “oficio”. Quizá por eso tardó en ser apreciado y reconocido, y tuvo que aceptar diversos trabajos para sobrevivir hasta 1957, año en que Kasper Niehuis publicó un artículo sobre él donde le describía como “el Rafael de los gatos”. Esa frase fue usada posteriormente para titular un libro acerca del pintor. Irónicamente, cuando falleció en 1965, la galería Mokum exhibió sus obras y la misma noche de la inauguración se vendió más de la mitad de los cuadros expuestos.

Gato en silla

Gato en silla

Los gatos de Sal Meijer son sencillos, callejeros, y suelen mirar de frente al pintor que los retrató tal como son, sin más. Son los gatos con los que nos cruzamos en la calle, los gatos de cada día. Las obras de Sal Meijer están expuestas en el Joods Historisch Museum y en el Kattenkabinet de Ámsterdam (ver entrada relacionada), entre otros lugares.


Deja un comentario

Gatos en la pintura de Franz Marc

Gato azul y gato amarillo

Gato azul y gato amarillo

Franz MarcFranz Marc (8 de febrero de 1880 – 4 de marzo de 1916), pintor y grabador, fue una de las figuras clave del movimiento expresionista alemán. Estudió Filosofía y Teología, y posteriormente, entre 1899 y 1903, en la Academia de Bellas Artes de Múnich. Recorrió Italia, Grecia y Francia. En París descubrió la pintura fauvista, que influiría mucho en su estilo. A partir de 1906 comenzó a estudiar a los animales detalladamente, pues para él, los animales encarnan la belleza pura y solo a través de la naturaleza se busca la espiritualidad.

En 1910 fundó con Wassily Kandinsky la revista Der Blaue Reiter (El jinete azul), que agrupó a famosos pintores del momento. Aunque tenía un concepto del color análogo (si no idéntico) al de Kandinski, no llegó nunca a la disolución casi total de la forma figurativa que caracterizó la obra del artista de origen ruso. Por el contrario, mantuvo un estilo naturalista.

Gato en cojín amarillo (1911)

Gato en cojín amarillo (1911)

Gatos detrás de un árbol

Gato detrás de un árbol

Mujer con gato

Mujer con gato

La mayoría de sus obras de madurez describen a animales en escenarios naturales. Sus cuadros se caracterizan por colores brillantes y una descripción casi cubista de los animales mediante trazos simples y poderosos. En una carta dirigida a su esposa mientras luchaba en las filas del ejército alemán, refiriéndose a uno de sus cuadros más famosos, “Tierschicksale” (El destino de los animales), pintado en 1913 poco antes de la I Guerra Mundial, decía: “Parece una premonición de la guerra – terrible y devastador. Me cuesta creer que lo pintara”.

El destino de los animales (1913)

El destino de los animales (1913)

Falleció a los 36 años cerca de Verdún, Francia.